Descubrir mi mundo interior

Eres un inútil. Nada saldrá bien. Todos siempre son mejores que tú, nunca serás perfecto. Quieres que te quieran, pero no eres amable y eres un fracaso en la vida. ¿Esto te suena familiar?…. Seguramente que para la mayoría de las personas sí les resulte familiar. Las trampas mentales actúan como unos engranajes oxidados que continúan ciertos ciclos mecánicos de dolor, de vergüenza tóxica, y de la desesperanza. En muchos casos, están tan profundamente arraigados en la mente, que la víctima vive completamente ajena a la existencia de estas trampas mentales.

Lo más importante a tener en cuenta sobre estos errores cognitivos, es que son formas no correctas de tratar con el mundo y con el ser. Vivir en el mundo de las trampas mentales es como vivir una mentira . La percepción está contaminada de una negatividad melancólica que produce pensamientos poco realistas y falsos .

Afortunadamente, es posible replantearlos y desprogramarlos. Sin embargo, antes de hacerlo, debemos tomar conciencia de cuáles son estas trampas.

trampas mentales

Las 6 trampas mentales

¿Con cuántos te puedes identificar?

1. Suposiciones

Una suposición es una suposición. Cuando asumimos, creemos que algo es verdad basado en lo que creemos que es verdad, sin pruebas. Las suposiciones pueden ser sobre otros, sobre ti o sobre una determinada situación en la vida. Las suposiciones a menudo suenan como, por ejemplo, ” Él me trata de esta manera porque ____”, “Creen que soy un ____”, “Siempre hago esto porque ____”.

Por qué arruina tu vida: las suposiciones crean mucho dolor emocional y mental innecesario, especialmente si siempre asumes lo peor. Las suposiciones también pueden llevarnos a hacer juicios falsos sobre los demás. Esto puede dañar e incluso destruir las relaciones con las personas que nos importan.

2. Creencias

Una creencia es una convicción de que algo es cierto, incluso aunque no lo sea. A menudo, las creencias son muy extremistas o de naturaleza en blanco y negro. Las creencias a menudo suenan de la siguiente manera: ”  Nunca podré hablar normalmente “, ” él / ella me odia “, ” otras personas siempre están tratando de atraparme “, ” a nadie le agradaré porque soy feo “.  Como todas las trampas mentales, las creencias se llevan a cabo inconscientemente. Pueden estar tan arraigadas, que logran evadir la mente consciente.

Por qué arruina tu vida: las creencias son muy cegadoras por naturaleza. Si son falsas, pueden afectar profundamente a nuestra autoestima al estar tan profundamente arraigadas en nuestra mente. Cuando luchas con una baja autoestima, todos los aspectos de tu vida se ven afectados negativamente.

3. Comparaciones

Una comparación es un juicio que hacemos cuando medimos dos o más personas / cosas entre sí. Las comparaciones, por ejemplo, pueden existir entre usted y los demás, por ejemplo, “él es mucho más inteligente que yo”, “mi cuerpo es más gordo en comparación con el de ella”. También pueden existir comparaciones entre nosotros y nuestros ideales de lo que debería suceder , por ejemplo “Debería poder trabajar más duro”, “Debería ser mejor socializando ”. La insatisfacción y la baja autoestima, son las dos características que impulsan la comparación: queremos ser mejores, más perfectos, más ideales y sobresalir sobre los demás. Además, la comparación también impulsa la competencia: utilizamos a otras personas y nuestros ideales como criterio de éxito.

Por qué arruina tu vida: las comparaciones generan unos celos y envidias tremendos, que resultan en ira, dolor y frustración. Estas emociones llenas de angustia ejercen una gran presión sobre nuestras relaciones con los demás y con frecuencia destruyen amistades, conexiones familiares y asociaciones románticas.

4. Deseos

Desear es querer algo que no tienes. Hacemos esto porque estamos descontentos y sentimos que, en algún lugar en el fondo, nos falta eso que deseamos. Cuando deseamos, estamos plagados de la sensación de que no tenemos suficiente. No somos suficiente. Los deseos a menudo suenan así: “Quiero ser como ____ pero no puedo”, “Quiero comprar ____ porque mejorará mi vida”, “Quiero ser tan gracioso como él”. Los deseos están vinculados a las comparaciones. Cuando nos comparamos con otros con una ideal mental, a menudo nos encontramos quedándonos por debajo y, por lo tanto, surge el deseo.

Por qué arruina tu vida:  El principio básico del pensamiento budista es que el deseo es igual a dolor . A menudo, el deseo nos lleva a la lujuria, y la lujuria resulta una idolatría y una obsesión. El resultado a menudo son sentimientos de infelicidad, enojo y celos. Cuando pensamos en todos los delitos cometidos en el mundo (robos, asesinatos, violaciones, etc.), todos resultan de una obsesión que surge del deseo. Cuando deseamos lo que no podemos tener, el resultado suele ser dolor.

5. Expectativas

Esperar es tener la idea preconcebida de que algo debe suceder o va a ocurrir. Las expectativas generalmente son creadas por la mente a la que le gusta poseer el control, incluso sobre los resultados futuros. Cuando no se cumple una expectativa, el resultado es ansiedad, confusión interna y enojo / ira. Por ejemplo, si inconscientemente esperas que tu jefe te trate bien y se sienta decepcionado por su arrogancia, te sentirás molesto y lleno de ira. Las expectativas surgen de una certeza equivocada, y este es un síntoma de un comportamiento de búsqueda de seguridad. También puedes crear expectativas como por ejemplo, puedes pensar inconscientemente “Me sonrojaré y comenzaré a tartamudear”, e inmediatamente … ¡lo hace!

Por qué arruina tu vida:  Esperar ciertos comportamientos de otros, generalmente acaban en desilusión, confusión, frustración y enojo, y esto causa tensión en nuestras relaciones. Además, establecer unas altas expectativas para ti mismo también resulta en sufrimiento, ya que eres, después de todo, humano e imperfecto. Las expectativas también pueden convertirse en profecías manipulando el resultado de una situación al predeterminar si será buena o mala. Por ejemplo, si esperas estar ansioso, el 99.9% del tiempo lo estarás . 

6. Ideales

Un ideal es el resultado de algo que imaginamos perfecto. Un ejemplo de un ideal común es encontrar al “amante perfecto” (el “Amor Verdadero”), lo cual no es para nada realista, ya que todos tienen defectos y un yo en la sombra. Otros ideales que podemos poseer pueden incluir querer encontrar la casa perfecta, el trabajo perfecto o hacer todo bien cuando se trata de nuestro propio crecimiento. Los ideales son un síntoma de perfeccionismo y generalmente se establecen como objetivos poco realistas que casi siempre son imposibles de cumplir.

Por qué arruina tu vida:  Debido a que los ideales son difíciles de lograr, con frecuencia sentimos que fracasamos, que nuestras vidas no son lo suficientemente buenas y que nada nos irá bien. Además, los ideales pueden hacer que vivas bajo una inmensa presión, creando mucha ansiedad crónica por lo que se avecina. Cuando fallamos en hacer coincidir nuestro ideal interno con la realidad externa, experimentamos un colapso interno que puede desencadenar en depresión y, a veces, en una crisis existencial. Finalmente, como aquellos que tienen muchos ideales son a menudo perfeccionistas, sus seres queridos constantemente sienten que “no están haciendo lo suficiente” o no son suficientes. Esto puede ejercer una presión tremenda en nuestras relaciones.

Meditación  y trampas mentales

Cómo estar libre de las trampas mentales

Antes de aprender cómo deshacer, reescribir y desprogramar tu mente de las trampas mentales anteriores, quiero resaltar algo importante:

No todos los patrones mentales son malos.

A veces es necesario tener una cierta creencia para motivarte frente a una dificultad. A veces tenemos que sacar conclusiones precipitadas y hacer suposiciones para protegernos del peligro (por ejemplo, suponiendo que un hombre con una sudadera con capucha negra que acecha en la esquina de la calle podría intentar asaltarte). Y sin deseos, no podría haber progreso en la vida .

Pero los patrones mentales se convierten en trampas mentales cuando comienzan a interferir con nuestro bienestar mental, emocional y espiritual y luchamos por liberarnos de ellos.

A continuación, compartiré cómo liberarse de los impactos dañinos de las trampas mentales:

1. Practica la auto-indagación

Cuando surge una emoción negativa dentro de ti, indaga en ella. Piensa en ti mismo como un psicoanalista, maestro, científico, observador, cualquiera que sea la palabra que te atraiga, y examina la naturaleza de la misma.

Hazte preguntas como:

  • ¿Qué estoy sintiendo?
  • ¿Cual es el pensamiento raíz de este sentimiento?
  • ¿Qué evidencia puedo encontrar en contra de este pensamiento / sentimiento?
  • ¿Cuál podría ser una explicación alternativa?
  • ¿Qué otras opciones tengo?

Sé tan abierto y curioso como puedas. Es posible que incluso te guste escribir un diario sobre tus experiencias con la autoinvestigación.

2. Acércate a la vida con bondad amorosa

Cuando examinamos la energía de los supuestos tóxicos, creencias, comparaciones, deseos, etc., vemos que todo proviene del miedoEste temor puede venir de la creencia de que no somos suficientes, que podemos perdernos, que podemos ser heridos, que podemos ser abandonados, en cualquier caso, todo se basa en el miedo.

¿Qué es lo opuesto al miedo?

Respuesta: el amor.

El miedo contrae y cierra, mientras que el amor abre y expande.

Para desprogramar las trampas mentales, debemos acercarnos a nosotros mismos, a otras personas y a la vida misma con bondad amorosa. Sí, es más fácil decirlo que hacerlo, pero recuerda que lleva tiempo y práctica.

Incluso la incapacidad de abordar la vida con bondad amorosa puede abordarse con compasión. ¿Puedes ser gentil con tu falta de gentileza?… ¿Puedes perdonar tu falta de perdón?… ¿Se puede practicar la suavidad en medio de la dureza?…

3. Sé desafiante y desafíate a ti mismo

Tienes derecho a preguntarte… ¿Es eso cierto?.. cada vez que surge un pensamiento sobre ti u otra persona.

Al examinar las presunciones que surgen en tu mente, podrás quitarles su poder al socavar su autoridad. Después de todo, los pensamientos indiscutibles pueden convertirse fácilmente en dictadores internos, que nos esclavizan a emociones dolorosas y a creencias desmoralizadoras .

No necesitas ser un esclavo de tu mente si te atreves a cuestionarlo.

Sé desafiante, sé rebelde, sé un provocador. Cuando surge una suposición, creencia o comparación, pregúntate… ¿Puedo estar 100% seguro de que eso es cierto?… Una pregunta tan simple tiene un impacto liberador en su psique.

Trampas mentales

4. Medita para desarrollar la conciencia del observador.

La meditación es una técnica utilizada como una forma de acceder a la paz interior, a la claridad y a la Unidad. Sin embargo, no necesitas ser religioso o incluso espiritual para practicarla.

En este contexto, la meditación es una técnica dinámica para aprender a presenciar tus pensamientos en lugar de convertirte en ellos. La mayoría de las personas están tan apegadas e identificadas con sus pensamientos, que no son conscientes de que existe una gran quietud dentro de ellos que existe fuera del pensamiento.

Si nunca has meditado, esto puede sonarte confuso. Pero piensa en ello como en el cielo: el cielo siempre está ahí, y los pensamientos son como nubes en ese cielo que van y vienen. No importa qué nube (pensamiento) surja, el cielo siempre está ahí, sin cambios. Lo mismo se aplica a tu conciencia.

Para dar un paso atrás de los supuestos, creencias, comparaciones, deseos, expectativas e ideales, el método más directo es meditar. Hay muchas meditaciones gratuitas para observar los pensamientos que puedes buscar, o puedes intentar descargar para crear una práctica diaria.

Dedica de 5 a 10 minutos al principio a meditar y a hacer un esfuerzo para ser constante. Aunque la práctica puede ser frustrante al principio, es la práctica más poderosa y científicamente validada que conozco para deshacer los impactos dañinos de las trampas mentales.

Aquí hay una simple meditación de cinco minutos que puedes probar:

  • Encuentra un lugar tranquilo.
  • Si te ayuda a crear un ambiente, ponte música ambiental tranquila de fondo.
  • Siéntate en una silla o cojín, manteniendo la espalda recta.
  • Cierra los ojos (o si lo prefieres, déjalos entreabiertos).
  • Lleva tu atención a tu respiración.
  • Observa como tu pecho o estomago sube y baja, o como entra y sale el aire por tus fosas nasales.
  • Cuando tus pensamientos aparezcan, obsérvalos, déjalos fluir y vuelve a concentrarte en tu respiración.
  • Continúa esta práctica durante cinco minutos.
  • Cuando termines, haz un pequeño estiramiento y pasa tranquilamente a tu vida normal.

Con la práctica, podrás notar que observas a los pensamientos que surgen cada vez más. Te darás cuenta de lo ocupada y de lo charlatana que es tu mente. Pero con la meditación constante, tu mente comenzará a calmarse y podrás observar las trampas mentales a medida que aparecen . 

No te desanimes por la simplicidad de esta práctica. Puede ser simple, pero es tremendamente poderosa.

5. Date cuenta que eres humano

Sé paciente contigo mismo. Es fácil el tener una mentalidad perfeccionista. Así que date cuenta de que eres humano, que estás obligado a cometer errores y es muy probable que te equivoques. Esto es normal y está bien.

Cuando adoptas una actitud relajada que deja espacio para el fracaso, hay menos estrés y tensión. Darse permiso para tener una mentalidad relajada también actuará como una defensa natural contra nuevas trampas mentales.


Espero que los consejos de este artículo te hayan ayudado. Recuerda tomarte tu tiempo y relajarte.