Hacer que un niño se siente quieto es un desafío en sí mismo, pero conseguir un millón para hacerlo no tiene precedentes. No en Tailandia, sin embargo. Aquí, el Templo Budista Wat Phra Dhammakaya es el anfitrión de uno de los eventos más increíbles jamás presenciados en la historia moderna para cambiar el mundo.

cambiar el mundo

El proyecto

Cada año, un millón de niños de más de 5,000 escuelas se reúnen en el templo para participar en ‘V-Star Change the World’, un proyecto que los ve meditando uno al lado del otro en absoluto silencio durante un día entero.

¿Por qué?

Por la paz mundial, algo que este planeta necesita urgentemente. Cada V-star, que significa ‘estrella virtuosa’, está especialmente seleccionada para participar en el evento monumental. Todos han sido reconocidos como ejemplos de excelencia moral en sus escuelas y comunidades locales. La idea es reunir a estas personas virtuosas para que puedan conectarse entre sí, formar una red de apoyo y compartir historias sobre las buenas acciones que hacen todos los días.

Ciertamente no es un paseo por el parque. Antes de la meditación en masa, los niños seleccionados para participar, reciben 10 tareas para completar todos los días durante 3 meses. Estas tareas incluyen ahorrar dinero de bolsillo, ayudar a sus padres con las tareas del hogar y hacer sus camas.

Donde comenzo todo…

El proyecto comenzó en 2008 como parte del World Morality Revival, que fue llevado a cabo por el abad en el Templo Wat Phra Dhammakaya, Luang Phor Dhammachayo. Para el abad, los niños representan el futuro y deben ser criados con fuertes valores morales que puedan extenderse a otros. Con el futuro más incierto que nunca, nunca ha sido más importante.

Hablando de sus objetivos, el programa establece: “Si queremos cambiar el mundo, debemos comenzar con las pequeñas cosas, por lo que si queremos realizarlo, primero necesitamos que los niños cambien. Cambiar el mundo comienza con cambiarnos a nosotros mismos, por lo que cuando un millón de niños están haciendo todo lo posible para ser una mejor persona, realmente se puede cambiar el mundo”.

En cuanto a la meditación, el programa cree que es la única actividad que nos llena de energía positiva, cumple nuestro potencial y acerca a las personas. Elimina los prejuicios y todo lo que se interpone entre nosotros. Sin embargo, la exhibición anual del templo ha sido criticada por otros budistas, acusándola de ser una exhibición más que una verdadera virtud. Otros lo han comparado con un culto debido a la creencia inquebrantable del templo en lo que está haciendo.

Y, sin embargo, el proyecto tiene fe absoluta en su éxito y tiene visiones de una raza humana pacífica.

Su vision

Al eliminar las cosas que causan daño en el mundo a través de la meditación, el objetivo es hacer que las relaciones entre las personas sean pacíficas. Las cosas como el sexo, el género, la raza, la orientación sexual, la opinión política y todo lo demás que aísla a las personas y causa conflictos, están como objetivo el no ser un problema.

La visión surge de la idea de que todos somos uno. El proyecto promueve la idea de que con suficiente trabajo duro y un esfuerzo combinado, el futuro del mundo puede ser alterado para mejor. Los cantos que suenan desde los terrenos del templo reflejan esta visión. A menudo se puede escuchar a los niños repitiendo: “Somos los líderes de un proyecto de reactivación moral”.

El Ministro de Educación, Prof. Dr. Suchart Thadathamrongvej, felicitó a los niños en el evento: “Hoy estoy muy impresionado cuando veo a muchos niños venir aquí juntos para hacer buenas obras”. Luego dijo: “Estoy confiado en que el método de Luang Phaw es correcto para cambiar este mundo con el objetivo de que sea mas hermoso nuevamente “

El templo sostiene que cambiar el mundo comienza con cambiarnos a nosotros mismos. Debido a esto, todos podemos alterar el futuro del mundo de una manera pequeña.