Descubrir mi mundo interior

¿Alguna vez te encuentras afectado por la energía negativa de los demás sin quererlo?… Si es así, no estás solo. La mayoría de nosotros nos ponemos en contacto con numerosas personas todos los días, que de alguna manera bajan nuestro estado emocional y energético positivo, hacia un estado más pesimista y negativo.

Todos lo sentimos en algún momento. Sabemos cuando estamos con alguien que es positivo y alegre o alguien que es bajo e infeliz, pero… ¿por qué es tan fácil para los demás afectarnos de una manera negativa?… Algunos de nosotros, ni siquiera podemos ir a los supermercados sin salir afectados de alguna manera de los problemas de muchas personas en la tienda. Para protegernos de la energía negativa, primero debemos entender cómo los demás se infiltran en nuestra energía.

Si queremos tener éxito en el hecho de ayudar a las personas, no debemos tomar ninguna energía negativa que nos afecte. Si aprendemos a mantener una energía limpia y clara, podremos ayudar a muchas personas sin que nos afecte de una manera adversa, y de hecho, podremos sentirnos constantemente llenos de energía y satisfacción.

Dedos indice tocándose. Conexión de energía positiva con los demás en vez de energía negativa

La infiltración de energía negativa

Cada vez que nos encontramos con alguien, en cualquier lugar y condición, entra en juego un intercambio de energías. Existe tu energía, la energía de la otra persona y el punto del espacio donde las energías se encuentran. Esto significa que si no estas centrado en tu campo de energía, tu energía podría ser infiltrada e influenciada por la de tu amigo, cónyuge, hijo, amigo, padre o quizás por un extraño. Entonces, si estas teniendo un buen día y te encuentras con alguien que está arrojando su energía negativa de su día hacia ti, tu buen día probablemente se volverá malo.

Has sido golpeado por una infiltración de energía.

Todo esto sucede sin darnos cuenta, pero ¿qué pasa si traemos un estado superior de conciencia a todas nuestras interacciones y relaciones?… ¿Qué pasaría si pudieras ser responsable de tu energía y no ser afectado negativamente por el ambiente negativo o de baja vibración de alguien?… ¿Qué podría conseguir esto en tu calidad de vida?… ¿Y por la calidad de tus relaciones?…

Si deseas proteger tu energía personal, primero debes darte cuenta de que tu energía es tu recurso más valioso. En otras palabras, el cómo te sientes en un día determinado es tu mayor fuente de poder y atracción. Si te sientes bien, estás más conectado con tu poder y con tu capacidad de crear conscientemente. Si te sientes mal, estás menos conectado con tu poder y probablemente estás creando inconscientemente más de lo que no quieres. Cuando permitimos que las energías negativas de otros afecten a nuestra energía, cedemos nuestro poder y bajamos vibratoriamente a un nivel en el que no tenemos la capacidad de crear conscientemente.

Esto significa que se trata de ti, y no tienes que cambiar a nadie, más que a ti mismo.

Por eso es esencial hacer del “cómo me siento”, la parte más importante de cada día, y no comprometer tu energía para nada ni para nadie. ¿Entonces, cómo lo hacemos?…

Recuperando la energía y previniendo la infiltración

Mujer saludando al sol y recuperando la energía positiva y quitando energía negativa.

1. No uses las emociones negativas como herramientas para conectarte

Es natural querer conectarse de alguna manera con otros, pero a menudo lo hacemos inconscientemente al unir las emociones. En otras palabras, si tu amiga o amigo está triste, te pones triste para conectarte con ella o el. Si tu pareja está molesta por algo, tu reflejaras esa molestia para obtener la misma vibración. La cuestión es que cada vez que usemos las emociones negativas como herramientas para una conexión, comprometeremos nuestra propia energía. Si queremos ayudar a nuestro amigo, cónyuge, hijo o compañero de trabajo, no podemos ofrecer un apoyo u orientación eficaz de esta manera. ¿Cómo puedes ayudar a alguien si estás sufriendo con ellos?…

Si tu amigo está deprimido, no necesitas deprimirte para conectarte con él. Es posible ofrecer compasión y comprensión sin comprometer tu energía. Si puedes mantener un nivel más alto de vibración emocional, puedes brindar un mayor servicio, simplemente creando un espacio seguro para que tu amigo exprese sus sentimientos sin desanimarte.

2. Deja ir la responsabilidad

La forma más rápida de verse afectado por la energía negativa de otra persona, es sentirte responsable de ellos o de su experiencia. Cada vez que te sientes responsable de otro, asumes la responsabilidad como si te perteneciera, y tu cuerpo, mente y espíritu responden como si realmente fueras responsable y debes solucionar el problema. En otras palabras, asumes la preocupación, el estrés y la presión que le pertenecen a la otra persona.

Sentirse responsable por otro, es como aceptar su equipaje como tuyo; por lo tanto, caminando con su peso sobre tus hombros. ¿A cuántas personas puedes hacer esto sin sentirte abrumado o incluso enfermo?… A veces, nuestras enfermedades son el resultado de ciertos problemas de transporte de energías que ni siquiera son nuestras. ¿Cuánto de lo que llevas ni siquiera te pertenece?… Piensa en esto detenidamente.

No importa cuánto te preocupes por alguien, tu no eres responsable de ellos o de sus problemas. Te eres responsable de ti y de tu experiencia con ellos, pero no de ellos. Esto no significa que no puedas y debas ayudarles. No pienses que puedes ayudar a alguien tomando sus cosas como si fueran tuyas. La mejor ayuda que puedes brindar, es mantener tu vibración alta e invitar a otros a conocerte. 

3. Deja de jugar al juez

El acto de juzgar, nos conecta inmediatamente con la fuente de nuestro juicio. Esto significa que si la vibración emocional de la otra persona es baja, tu vibración coincidirá rápidamente con ella. Por lo tanto, comprometemos nuestra energía a cambio de un juicio.

Tan pronto como juzgues la experiencia de alguien, incluso si es silenciosa para ti, invitas a la energía de su experiencia a tu propio campo energético. Como la mente no conoce la diferencia entre lo real y lo imaginado, juzgar algo sobre otro, te abre a asumir la energía de lo que sea que estés juzgando, como si te estuviera sucediendo a ti. Esto incluye todos los chismes.

4. No le des a nadie poder sobre ti

Tendemos a permitir que nuestra energía sea influenciada por aquellos que parecen tener poder sobre nosotros: padres, maestros, jefes, figuras de autoridad, etc. Si alguien con cierta autoridad sobre nosotros está teniendo un mal día y nos lo arroja, no dudamos en aceptarlo inconscientemente, o incluso permitimos que estas personas dicten cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos.

Cuando recuerdas que todos son un reflejo de tu propia conciencia, es fácil ver que nadie tiene poder sobre ti. Solo tienen el poder que les das a través de tus pensamientos, creencias y acciones.

Cuanto más poseas tu poder, más control tendrás sobre tu vibración, y tomaras menos energías que no te pertenecen.

5. Deja de pensar que sabes más

Cuando pensamos que sabemos más de ciertas cosas y tratamos de cambiar el pensamiento o creencias de otros, instantáneamente permitimos que su energía se infiltre en la nuestra. Si no quieres que nadie afecte a tu energía, entonces es importante aceptar las experiencias y elecciones de otros. Ni siquiera el hecho de tener opiniones sobre sus opiniones. Al tratar de convencer a alguien de tus creencias, es probable que comprometas tu propia energía. 

6. Deja de reaccionar a los demás

¿Hay personas en tu vida que intentan obtener su energía a través del drama?… En otras palabras, ¿intentan invocar respuestas emocionales negativas en ti para “obtener energía”?…  ¿Quizás incluso tu mismo estás haciendo esto inconscientemente a otros?…

En el momento en que reaccionas, liberas tu poder y también aceptas la energía negativa de la persona que te hace reaccionar. Para llegar a sentirte enojado, resentido, celoso, etc… debes bajar tu vibración. Cuando tienes una relación emocional con otra persona, su energía se infiltra en la tuya.

Si quieres ser dueño de tu energía y mantenerte positivo, simplemente no vale la pena reaccionar a ciertos hechos. El costo es muy alto. Esto no significa que no puedas decir tu verdad y establecer tus límites. Esto se puede hacer desde un espacio de claridad y compasión.

7. No te posiciones

Otros pueden querer usar tu energía para apoyar su causa. Meterse en medio de una disputa o causa ajena, cuando sabes que no te concierne, es básicamente un desperdicio de tu valiosa energía. Puedes apoyar a otros sin meterte en el medio y sin permitir que tu energía sea envenenada por los problemas de otros.

8. No aceptes la culpa

Si alguien te culpa o está enojado contigo, no necesitas asumir su energía. Recuerdo como una vez mi nieto de cinco años derramó su helado en el auto y me culpó porque di un pequeño volantazo de repente en el camino. Estuvimos hablando y reflexionando de como él me culpaba para que pudiera sentirse mejor por la pérdida del helado. La gente nos culpa todo el tiempo por cosas que están fuera de nuestro control. El hecho de que alguien te culpe, no significa que tengas que enfrentarte a él. Si eres el responsable, se responsable y rectifica la situación, pero no te permitas ser el cabeza de turco de la otra persona. Ni siquiera necesitas reaccionar ante la culpa, simplemente déjala pasar.

9. Complacer primero nuestras propias necesidades

Si te agrada la gente, es probable que consideres que sea bueno el regalar tu energía, y por lo tanto, verte afectado por la energía de los demás. Debido a que las personas complacientes ponen a los demás antes que a sí mismos, muchas veces no son responsables de su energía, y por lo tanto, se convierten en unas esponjas de energía para todos a los que intentan complacer. No es tu trabajo complacer al mundo. De hecho, sería mucho mejor complacer a los demás si primero te complacieras a ti mismo, poniendo tus propias necesidades y deseos en primer lugar. Está bien decir “No”… Establece unos límites que creen un refugio seguro para que seas responsable de tu propia energía.

10. Deja de creer en las creencias de los demás

Cuando dos personas se encuentran y comparten pensamientos, el que tiene las creencias más fuertes sobre la vida a menudo domina la danza enérgica, pero solo si no estás basado en tus propias creencias. Puedes considerar variar las creencias presentadas por otros, pero no te dejes intimidar por alguien que piense que conoce mejor las cosas. A veces, otros piensan que saben lo que es mejor para nosotros e intentan infringir sus creencias en nombre de nosotros, pero solo tu sabe lo que es mejor para ti. Sigue tu propia guía interior.

Se el responsable de tu energía

Ser el responsable de su energía

La mayoría de las personas no son responsables de su energía, pero esto no nos da permiso para ser irresponsable con la nuestra. Esto significa ser conscientemente responsables de la energía que recibimos y que proyectamos. Una vez que eres completamente responsable de tu propia energía, no importa si alguien proyecta su energía sobre ti, no la tomarás.

Si tomas la energía de otro, es importante recordar que una vez que la tomas, se convierte también en tu energía. Si este es el caso, observa en cuál de las 10 formas anteriores has permitido que se infiltre su energía. Asume la responsabilidad por ello. Nadie puede obligarte a tomar su energía. Mientras culpes a otro, no tienes el poder para liberarlo, por lo tanto, regalas aún más energía.

Con el tiempo, puedes aprender a llevar tu energía hasta un umbral donde otros no puedan afectarla. Puedes llevarte un esfuerzo consciente para llegar allí, pero una vez que lo hagas, la vida fluirá con facilidad y gracia y se convertirá en un faro de amor y luz para los demás.

Así es como puedes ser aún más responsable con tu energía:

1. Siente tu energía

Es importante saber cómo te siente antes de todas las interacciones que tengas, para que si hay algún cambio en el cómo te sientes, puedas identificarlo y liberarlo rápidamente diciendo: “Esto no es mío, lo libero”.

2. Ver la inocencia en todos

Cuando miras profundamente en los demás, puedes observar que todos somos realmente inocentes. Ver a todos como inocentes y comprender que lo hacen lo mejor que pueden, te permitirá mantenerte positivo y no asumir las energías negativas de los demás.

3. Haz feliz a las personas felices

Cuando entres en contacto con personas felices o con mucha energía, únete a la fiesta. Acepta ese gran regalo de energía positiva. Solo ten cuidado de no depender de otros para sentirte bien.

4. Practica dejar ir

Vivir en un estado de soltar, te permite mantener tu energía limpia y despejada. Cuando sueltas y dejas ir ciertas cosas, la energía negativa no puede adherirse a ti.

5. No juegues a atrapar

El hecho de que alguien te arroje un trapo sucio no significa que tengas que atraparlo. Déjalo ir. No puede afectarte.

6. Busca la belleza

Tendemos a buscar lo que está mal en los demás. Intenta buscar la belleza y te alinearás con aspectos cada vez más altos y positivos en los demás. Las personas sentirán tu amor y responderán a este a la vez, elevando tu vibración y la de ellos.

7. Sé amable contigo mismo

El mundo siempre refleja los sentimientos y creencias que tenemos hacia nosotros mismos. Si deseas que otros se dirijan a ti de una manera más positiva, también debes comprometerte a hacerlo por ti mismo.

8. Establece límites

Está bien que las personas sepan cómo tratarte e incluso cómo hablar contigo. No tengas miedo en establecer límites, tales como: no chismes, no juicios, no quejas. Podrías decirte algo como: “Yo soy la parte más importante de todos los días, por lo que ya no deseo participar en chismes ni en nada que me juzgue a mí o a cualquier otra persona”…

9. Comparte energía positiva

Si te sientes bien, muéstralo. Sonríe, sé generoso y haz cumplidos. Vive en voz alta. Recuerda, la vibración más fuerte domina todos los encuentros personales. Cuando te alejes, piensa en la energía positiva. No te afectarán las vibraciones más bajas y los que te rodean comenzarán a sentirse mejor.

10. Proyecto Energía

En lugar de rodearte de un escudo protector de energía, imagina que la Energía Divina fluye hacia ti y se desborda dentro y fuera de ti, creando un aura de luz y amor a tu alrededor. Permite que esta poderosa energía resuene en ti y afecte a todos los de tu alrededor.

11. Confía en tu intuición

Tu intuición es un sistema de guía interno superior y siempre te mostrará el camino correcto. Cuando no te escuchas a ti mismo y pones primero los deseos de los demás, comprometes tu energía y permites que la energía de los demás te afecte. Cada vez que confías en tu guía interior y tomas medidas en consecuencia, fortaleces tu capacidad para proteger tu energía personal, y por lo tanto, evitas naturalmente la energía negativa.

Pensamientos finales

Cuando finalmente llegas a un punto en el que no tomas la energía negativa de los demás, puedes conectarte y responder desde un nivel superior, donde es posible sentir lo que alguien siente sin adquirir sus dolores y problemas. Esta es la experiencia divina de la compasión. Desde este espacio prístino, puedes dar amor sin comprometerte ni sacrificarte de ninguna manera. En lugar de sentirse agotado, te sientes poderosamente energizado y tienes una abundancia de energía positiva y poderosa para ofrecer y compartir.

Es a través de este estado de Amor Superior, cuando realmente estamos al servicio del mundo.