Descubrir mi mundo interior

Si no quieres enfermar:

 
Habla de tus Sentimientos. Emociones y sentimientos que son escondidos y reprimidos, terminan en enfermedades. Sincerar, confidenciar, compartir nuestros dolores, secretos y errores: libera!. Las personas que reprimen sus sentimientos sufren de: gastritis, úlceras, dolores lumbares, dolores de espalda, cáncer.

Habla, expresa, sincerate, dialóga…

 

Toma Decisiones. La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana está hecha de decisiones.

Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros. Personas indecisas sufren de: dolencias nerviosas, gástricas y problemas en la piel.

 

Busca Soluciones. Personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad. Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

 

Deja de Vivir de Apariencias. Quien esconde la realidad finge, quiere dar la impresión de estar bien, hace poses, quiere mostrarse perfecto, bonachón… está acumulando toneladas de peso!. Una estatua de bronce con pies de barro. Su destino es la farmacia, el doctor, el dolor.

 
Aceptate. El rechazo de sí mismo, la poca autoestima hace que nos volvamos ajenos a nosotros mismos. Quien no se acepta a sí mismo es envidioso, celoso, imitador, competitivo, destructivo. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable.

 
Confía. Quién no confía, se incomunica, se cierra, se aísla, genera relaciones inestables y poco profundas. Sin confianza no hay relación ni fe.

 

Ríe. El buen humor recuperan la salud y trae larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive. El buen humor evita la visita con el doctor.

 

EJERCICIO:

La vida debería ser un juego, una exploración, un camino que recorro con alegría y expectativas optimistas.La racha de apreciación.

Este ejercicio de autoestima consiste en encontrar cualquier cosa que tenga algo de valor. Me propongo encontrar al menos 21 cosas que pueda apreciar. Si puedo las escribo.

La intención es que yo logre cambiar mi manera de ver la vida y aprecie cada vez más y desprecie cada vez menos.

A.- Puedo sentarme en mi cuarto y observar lo que me rodea.
“Me gusta esta cama, disfruto este silencio, me gusta como ladra aquel perro, la temperatura es perfecta, ese libro es genial, la música de XX es buenísima, este es mi pantalón preferido, disfruto este ejercicio…”

Escribelos aqui :

B.- Puedo apreciar a una persona en su presencia o su ausencia.
“Me gusta tu sonrisa, aprecio cómo te vistes, valoro mucho lo que me dijiste aquella vez, eres honesta, simpática y linda, aprecio que buscas siempre la justicia, tu mirada es transparente, vistes muy alegre, siento tu energía constructiva, siempre andas buscando algo mejor…”

Escribelos aqui :

C.- Escribo una lista de las cosas que aprecio de mí misma.
“Soy bienintencionado, soy responsable, me gusta mi pelo, soy capaz de amar, soy bueno en las matemáticas, sé ahorrar por poco que sea, conduzco bien, cuido las plantas con cariño, acepto mis debilidades, disfruto la compañía de tales amigos, lavo los platos muy bien…”

Escribelos aqui :

Y así puedes ir apreciando y apuntando muchas más cosas en este tipo de ejercicio.
Ahora sigue tú!

Fuente:

Dr. Drauzio Varella. Oncólogo, educador, científico y escritor.
http://acosomoralvictima.blogspot.com.es/2012/05/si-vas-tomar-determinaciones.html