Interesante documental que trata de las últimas investigaciones sobre la Atlántida y su posible localización.

Una hermosa ciudad con palacios de marfil, oro y plata se levanta en mitad del Océano Atlántico. Rodeada por enormes puentes de tierra y canales concéntricos de agua, la capital de la Atlántida es sin duda la más hermosa del mundo. Sus pobladores se trasladan en barcos por el mar y en vehículos flotantes por la tierra. Esta es una civilización muy avanzada, que conoce el principio de la electricidad y sabe como controlar la fuerza vital de los ríos y los árboles. Los atlantes viven en un paraíso adornado con plantas exuberantes y animales de todo tipo. Sin embargo, su arrogancia los conducirá a la destrucción de su imperio.

Platón reveló la leyenda de la Atlántida en sus Diálogos de Timeo y Critias. Empezó diciendo: “Escucha pues, Sócrates, una historia muy singular, pero rigurosamente verdadera”. Afirmó que hace 9, 000 años aproximadamente, existió una isla del tamaño de Asia Menor y Libia combinadas frente a las Columnas de Hércules (hoy en día el estrecho de Gibraltar). Aunque para algunos la Atlántida no es más que una historia proveniente de la imaginería de Platón, numerosas expediciones siguen buscando por los mares de todo el mundo las ruinas del imperio perdido, ya que, según cuenta el relato, se hundió debido a una espantosa catástrofe. Lo más interesante es que en las últimas décadas se han encontrado vestigios de civilizaciones antiguas en el fondo del océano. Hay hasta quien asegura haber descubierto los restos de la Atlántida.

Se dice que la atlante era una raza híbrida, divina y mortal. La mitología establece que Poseidón, la principal deidad de los atlantes, se enamoró perdidamente de una mujer humana llamada Clito y se casó con ella. Poseidón fortificó la colina en donde vivía su amada, aislándola por medio de dos anillos de agua y tres de tierra para hacerla inaccesible a los invasores. La pareja tuvo diez hijos varones, razón por la cual la isla de la Atlántida quedó dividida en diez partes. Al primogénito se le concedió la región más vasta y rica del país, y se convirtió en el rey de todos sus hermanos, príncipes del resto de las provincias. Su nombre era Atlas.

En el capítulo 6 del Génesis se puede leer: “Cuando los hijos de Dios (los gigantes o ángeles caídos) se dieron cuenta de que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron de ellas a cuantas quisieron, tuvieron hijos con ellas y esos fueron los grandes héroes de la antigüedad, varones de nombre”. ¿El relato bíblico se estará refiriendo al linaje de Clito y Poseidón?

Por mucho tiempo, los atlantes vivieron en la virtud, lejos de la arrogancia y las pasiones; conservaron su naturaleza divina y el imperio alcanzó su etapa de esplendor. Sin embargo, cuando la esencia divina se fue debilitando por la continua mezcla con los humanos, vino la decadencia y, finalmente, la destrucción de la ciudad.

Existen varias teorías acerca de la desaparición de la Atlántida. De acuerdo con Platón, ocurrieron intensos terremotos e inundaciones que hicieron que en un solo día, en una noche fatal, el imperio se desvaneciera entre las olas. Algunos afirman que la erupción del volcán Atlas sepultó la capital de la Atlántida; otros dicen que en aquel tiempo un meteorito destruyó casi toda la vida de la Tierra. También hay quien asegura que fue debido al Diluvio Universal. Cualquiera que sea la razón, de haber existido la Atlántida, sus restos deben encontrarse en las profundidades del océano.

En la actualidad, investigadores de distintas nacionalidades buscan las ruinas de la Atlántida en lugares estratégicos. En la isla de Andros, que forma parte del conjunto de las Bahamas, se encontró una gran plataforma construida con piedras talladas y dispuestas en líneas rectas. Una ingeniera oceanográfica que buscaba yacimientos petrolíferos en la costa de Cuba descubrió los restos de una antigua ciudad sepultada a 600 metros de profundidad. En 2004, se hallaron las ruinas de una civilización antigua en Chipre. Se han encontrado pistas que coinciden con el relato de Platón en España, India y en el Mediterráneo. Y que decir de los impresionantes hallazgos en la isla de Yonaguni. Los científicos del Centro Geológico Oceanográfico de la Universidad de Ryukyu, en Okinawa, descubrieron una estructura parecida a un zigurat o templo que mide 120 metros de largo por 40 metros de ancho y 20 de alto en las aguas de la isla japonesa. En las ruinas se aprecia una imponente escalinata, así como dos orificios de unos 90 cm. de diámetro que se cree eran para colocar las columnas del templo. Los estudios indican que la estructura tiene unos 10, 000 años de antigüedad, por lo que se le ha llegado a considerar el edificio más antiguo del mundo. Se dice que las ruinas de Yonaguni son un vestigio del desaparecido continente de Lemuria, que se alzaba en algún lugar del océano Pacífico. Supuestamente, Lemuria se hundió poco antes de que desapareciera la Atlántida.

En Yucatán se han encontrado esqueletos humanos 5, 000 años más antiguos que los mayas, por lo que incluso ha surgido la teoría de que los edificios de esta zona en realidad no fueron construidos por los mayas, sino por los atlantes, quienes debido al cataclismo, probablemente decidieron buscar refugio en América.

Santiago Martínez Concha, autor del popular libro Códex, afirma haber encontrado las ruinas de la Atlántida. Según él, existe una enorme masa continental en el centro del Atlántico, como decía Platón. Establece que el hecho de que determinadas especies de anguila y salmón vayan a desovar al centro del Atlántico es una prueba de que hace miles de años existieron ríos de agua dulce en ese lugar. Por otra parte, sostiene que las aves migratorias que salen desde el norte de Europa hacia América en busca de un clima cálido caen exhaustas en mitad del océano porque no encuentran un lugar en donde reponer sus energías. Instintivamente saben que ahí debían haber encontrado tierra.

Nada es oficial todavía, pero cabe destacar que otros lugares míticos como la ciudad de Troya existieron en realidad. ¿Será la Atlántida una metáfora de Platón sobre la arrogancia del hombre?, o por el contrario, ¿es su relato un documento histórico? No lo sabremos hasta que aparezcan pruebas contundentes. Mientras tanto, seguiremos buscando ese paraíso de aguas cálidas y jardines de ensueño, aunque sólo sea en nuestra imaginación.

Fuente:
http://leeanapazos.blogspot.com.es/2010/09/atlantida-la-busqueda-continua.html