Los veranos en Europa son mucho más calurosos de lo que solían ser y los inviernos ya no son tan fríos como antes. El continente de Europa se calienta mucho más rápido de lo que los modelos climáticos habían proyectado. Esa es la conclusión inquietante de un nuevo estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters .

Este verano, dos insoportables olas de calor cubrieron Europa. La segundo estableció nuevos récords de altas temperaturas cuando el mercurio alcanzó los 46ºC (114.8 grados Fahrenheit) en el sur de Francia. A medida que la crisis climática empeora, Europa puede esperar un calor extremo con mayor frecuencia y con mayor intensidad. Este estudio salio de los investigadores en un comunicado de prensa publicado por la Unión Geofísica Americana.

El verano y el invierno europeos están viendo días más calurosos. Los días extremadamente calurosos han aumentado 1,66ºC (4,14 grados Fahrenheit) en promedio, encontró el estudio. En invierno, los días extremadamente fríos se calentaron en un promedio de 2,16ºC (5.4 grados F). La investigación analizó casi 70 años de temperaturas de estaciones meteorológicas en toda Europa, que datan de 1950. Los investigadores encontraron que más del 90 por ciento de las estaciones mostraron una tendencia de calentamiento global, como informó Environment 360 en Yale . Cuando un número tan grande de estaciones meteorológicas informan los mismos datos, es un porcentaje demasiado alto para que sea una variabilidad natural.

“Incluso a esta escala regional en Europa, podemos ver que estas tendencias son mucho más grandes de lo que esperaríamos de la variabilidad natural”. Dijo Ruth Lorenz, científica climática del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zurich, Suiza, y autora principal del estudio, en un comunicado . “Esa es realmente una señal del cambio climático”.

La mayoría de los europeos son muy conscientes del cambio climático ante sus ojos. El inquietante hallazgo es que la tasa de calentamiento está más allá de lo que cualquier modelo climático había predicho, como informó Gizmodo .

“En los Países Bajos, Bélgica, Francia, las tendencias modelo son aproximadamente dos veces más bajas que las tendencias observadas”. Dijo Geert Jan van Oldenborgh, analista climático en el Instituto Meteorológico Real Holandes, en un comunicado . “Estamos alcanzando nuevos récords más rápido de lo esperado”.

Para decirlo sin rodeos, el estudio encontró que no hay forma de que estos cambios sean naturales.

No solo los extremos invernales no son tan fríos como solían ser, sino que hay muchos menos días extremadamente fríos de lo que solían ser. Algunas estaciones meteorológicas europeas vieron la mitad de días de frío extremo, mientras que otras informaron una disminución de tres veces.

Está claro que Europa experimentará veranos e inviernos más calurosos. Lo que no se sabe es qué tan bien se adaptará la gente a los cambios acelerados. El calor extremo estresa al cuerpo humano y puede conducir fácilmente al agotamiento o al golpe de calor. A medida que el calor se intensifica, también lo hace el peligro.

“Mucha gente no tiene aire acondicionado, por ejemplo, y esto lo hace realmente importante”, dijo Lorenz en un comunicado de prensa . “Esperábamos resultados basados ​​en estudios de modelos, pero es la primera vez que lo vemos en lo que hemos observado hasta ahora”.

Maarten van Aalst, director del Centro Climático de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y profesor de la Universidad de Twente en los Países Bajos, no participó en el estudio, pero le dijo al blog Earther en Gizmodo que la tendencia hacia las olas de calor tiene implicaciones humanitarias masivas.

“Las olas de calor son un asesino silencioso; mientras que para muchas personas una ola de calor solo significa unos días calurosos en la oficina, o incluso un buen día en la playa, el calor literalmente pone en peligro la vida de grupos vulnerables como los ancianos y los enfermos crónicos”. dijo. “Contrariamente, por ejemplo, a las tormentas e inundaciones, estas víctimas generalmente ni siquiera aparecen en las noticias. Solo las vemos más adelante en las estadísticas … Ningún certificado de defunción dice ‘ola de calor’ como la causa de la muerte. Incluso si el calor es en realidad un factor clave en la mortalidad “.

Las olas de calor, como próximos eventos europeos, son cada vez más probables y severas a medida que el clima se calienta en respuesta a las actividades humanas.

Iñigo Huarte
"Cada persona en nuestra vida es un maestro y cada experiencia que vivimos es una lección. Vivir es como mirarse en un espejo. Cada maestro somos nosotros." Compositor, diseñador, programador y creativo. Mi vida a girado orientada al descubrimiento personal, a la autorealización y al desarrollo espiritual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí