Experiencia Francisco

0
1848
Preocupacion

Hola, soy Francisco y quiero compartir con todos vosotros, mi vivencia

Hace años llegué a sentirme bastante pleno, comprobando en aquellos momentos, que el estar bien no te lo da nada del exterior, que la felicidad la tenemos dentro de nosotros.

Llegue a sentir ese amor Universal, confiaba en la vida, vivía  ilusionado y lleno de proyectos,  en esos momentos sentía muy cercana la energía de Cristo.

He hecho trabajos de meditación, respiraciones,  intentos de crecer espiritualmente, pero siempre vuelvo otra vez a lo mismo, a un personaje que he creado yo mismo en base a la educación que he recibido, es el de estar siempre preocupado, aunque no haya motivos aparentes,  siempre yo mismo provoco situaciones en las que realmente tengo que estar preocupado.

Al mismo tiempo, cuando estoy preocupado me siento vivo, porque es una imagen de mi mismo con la cual me he identificado siempre, pero a la vez en mí hay una demanda para estar bien, despertar y crecer hacia lo espiritual. El conflicto está en que hay una parte de mi que se aferra a sentirse mal (aunque parezca de locos) .Hay otra parte de mi que busca estar bien. Me siento algo hundido, sobre todo cuando le doy poder a mis pensamientos negativos, se me baja el ánimo.

En medio de todo esto, he llegado a un punto que cuando estoy mas tenso me duele la espalda, y esto mismo me produce preocupación, lo cual, es la imagen que yo mismo estoy alimentando.

He intentado trabajar mi interior y crecer interiormente, pero en esos momentos cuando estoy bien, me escapo porque no se lo que me espera, en realidad y en el fondo tengo miedo a ser yo mismo.

Cuando me siento muy mal, en un estado extremo, nace de mi un impulso, que rompe barreras, y entonces no me importa ser yo, y abrirme a todo. Me abro a todo, se me sube el ánimo, y así estoy mejor, estoy así unas semanas, hasta que de nuevo aparece en mi una preocupación que he creado yo, y me digo a mi mismo que no puedo estar bien porque tengo esa preocupación. Entonces mi vida se centra completamente en esa preocupación; siempre suele ser una preocupación muy importante para mi. Me entra mucho miedo, y entro en un círculo, poniéndome muy tenso, negativo, y mal. Me encierro en mi mismo, en un estado completamente egocéntrico. Después de esto, cuando llego a un extremo de sentirme mal, no me queda más remedio que romper  barreras, y ser de nuevo yo. Entonces me tengo que trabajar la positividad, el estado de ánimo, hasta que mejoro. Una vez que he mejorado, estoy así unas semanas, hasta que me relajo, me acomodo, y surge de nuevo una preocupación muy importante, y vuelta a empezar.

Me siento como si gobernaría mi vida la preocupación;  le estoy dando todo el poder de mi mismo a esa energía.
Sí que me doy cuenta que estoy envuelto en esta locura, pero no llego a encontrar de momento la forma de salir.

Francisco

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí