Descubrir mi mundo interior

La práctica y la filosofía de la unidad se basa en priorizar la búsqueda del bien común para todos, antes que el bien personal que pueda afectar de una forma negativa a esta unidad de todos.

“Quien, en busca de su propia felicidad, lastima a otros que también buscan la felicidad, no la encontrará, ni en este mundo ni en el próximo”.

Buda

Nuestra sociedad está moralmente enferma. Debido al valor exagerado otorgado al individualismo y al materialismo, la mayoría de las personas se ven obligadas a perseguir sus propios deseos a cualquier coste. No hace falta decir, que esto causa un conflicto y sufrimiento a los demás y al planeta. Sin embargo, muchas personas ni siquiera son conscientes de que esta no es una estrategia inteligente en la búsqueda de su propia felicidad personal, y mucho menos del desarrollo de una sociedad.

Esta situación es como si cada célula de tu cuerpo decidiera actuar por sí misma y consumir tantos nutrientes y energía como sea posible, incluso más de los que necesita. Pronto, algunas partes de tu cuerpo enfermarían, y eso dañaría la salud de todo tu cuerpo, incluida la de esas células codiciosas.

El desafío de hoy es hacer que las células individuales redescubran:
1 – Su relación entre sí y con el todo.
2 – De qué trata una buena “vida celular”.

La espiritualidad ofrece una forma alternativa de vivir la vida y ser feliz, que no implica competencia y materialismo. ¿Cuál es el principio que encontramos en todas las tradiciones espirituales que podrían hacer una diferencia radical en el mundo? La Unidad.

En la filosofía de la unidad de todo, cada célula se cuida a sí misma, pero también trabaja en cooperación con otras, teniendo como objetivo la salud de todo el sistema. Como resultado, las células obtienen todos los alimentos y la energía que necesitan, junto con un mejor entorno físico y social, y una vida útil más larga.

La necesidad de la unidad

La comprensión y la experiencia de la unidad pueden ayudar a detener guerras, la explotación, la injusticia, la violencia, el abuso, el daño ambiental, entre otros problemas. Estas acciones no tendrían ninguna razón para surgir, al igual que no tiene sentido que la mano izquierda lastime la mano derecha, o que las células sanguíneas deseen la destrucción de las células óseas, así su “forma de vida” puede prevalecer.

La filosofía de la unidad puede mejorar nuestros entornos sociales, políticos y profesionales, ayudando a crear una “sociedad más iluminada”. Una sociedad donde reconocemos que, como seres humanos, todos somos células de un organismo más grande.

Esto puede sonar muy utópico, porque probablemente nunca viviremos en un mundo donde todos comprendan y se comporten de acuerdo con la verdad de la unidad. Sin embargo, este cambio es posible, y cualquier pequeño progreso en esta dirección tiene el potencial de crear el bien.

Las enseñanzas espirituales, en toda su variedad de enfoques y tradiciones, ofrecen tanto la perspectiva como las herramientas necesarias para que ocurra esta transformación.

La filosofía de la unidad

La filosofía de la unidad

Algunas tradiciones hablan de unidad basada en la idea de un origen común. Por ejemplo, el cristianismo dice que todos venimos de Dios y que somos hijos de Dios. Si ese es el caso, entonces todos somos hermanos y sería menos probable que nos lastimáramos. “Ama a tu prójimo como a ti mismo.

En muchas tradiciones orientales, la unidad se basa más en una idea de naturaleza común o ser común.

  • El budismo habla de la interdependencia de todas las cosas.
  • El Zen te invita a ir más allá de la individualidad, a abandonar el cuerpo y la mente para que puedas ver y vivir desde la Gran Mente.
  • El budismo Mahayana enfatiza la compasión como una de las más altas enseñanzas, personificada en el ideal del Bodhisattva.
  • El taoísmo también te invita a moverte más allá de los apegos a ti mismo, para que puedas vivir en armonía con el Tao. “ El bien supremo es como el agua. El agua beneficia enormemente a todas las cosas, sin conflictos. Fluye a través de lugares que la gente detesta. Por lo tanto, está cerca del Tao. 
  • Vedanta Advaita enseña que todo el universo es solo Consciencia Pura. Por lo tanto, todo es de la misma sustancia y naturaleza, y la separación es una percepción equivocada.
  • Las tradiciones del yoga enfatizan la no violencia como el corazón del estilo de vida del yogui, la piedra angular de la ética yóguica.

Nota : algunas de estas filosofías aclaran que incluso la idea de la unidad sigue siendo conceptual / relativa, y que la verdad última está más allá de eso. Sin embargo, honran el hecho de que vivir según el principio de unidad desarrolla una mente que está más preparada para absorber completamente la verdad no dual.]

En los últimos tiempos, algunas personas están llegando a la experiencia de la unidad a través de psicodélicos y rituales chamánicos. He oído que al 5-MeO-DMT se le llama la “molécula de Dios”, porque hace que la persona que lo toma tenga visiones sobre la unidad de todas las cosas. (Desde Shurya no aconsejamos esta práctica ya que puede conllevar otros riesgos para la salud)

La concepción de la unidad toma diferentes sabores y formas, dependiendo de la tradición que este detrás de ella. Pero todas se reducen a esto: Una invitación a concebirse a sí mismo y a su bienestar como algo más grande que su cuerpo-mente.

Por último, incluso si todas estas tradiciones estuvieran equivocadas, y estuviéramos viendo solo desde una perspectiva pragmática, podemos ver que el concepto de unidad es una herramienta poderosa para transformarnos a nosotros mismos y a nuestro mundo, porque promueve la bondad y la acción positiva.

La práctica de la unidad

La práctica de la unidad

Hay dos aspectos en la práctica de la unidad. Primero, debes apreciar lo que esta dentro de ti y experimentarlo. Reflexiona sobre estas cosas y escucha enseñanzas relacionadas. Pero para entenderlo en un nivel más profundo, la práctica espiritual es esencial, especialmente en forma de meditación. Ayuda a mover la identidad del ego a una conciencia más grande.

El segundo aspecto es traducirlo a la acción. El ideal de la filosofía de la unidad y no violencia se desglosa en varios otros principios. Por ejemplo, aquí están los 5 preceptos budistas centrales.

  • No causar daño.
  • Intenta no tomar lo que no se da.
  • No hablar de lo que es falso.
  • Intenta no involucrarte en una conducta sexual inapropiada (una que cree sufrimiento).
  • No usar intoxicantes.

¿Puedes ver cómo romper cualquiera de estas pautas crea circunstancias de sufrimiento? Incluso tomar intoxicantes, que algunos pueden argumentar que causan daño solo a uno mismo. Pero pensemos que se suma al sufrimiento en el mundo, ya que de por si, oscurece el poder de la atención plena en nosotros, haciéndonos más propensos a causar daño por otros medios.

La unidad es una buena regla general para basar nuestras acciones. En cierto modo, es como llevar el principio de no hagas a los demás, lo que no te gustaría que te hicieran a ti, pero en un nivel más profundo.

Vivir en armonía con el ideal de unidad es un gran desafío y un proceso continuo de crecimiento. ¡Puedes hacerlo, poco a poco!

En definitiva, no hay reglas restrictivas. Ten en cuenta la unidad de todos los seres y haz que tus acciones sean un reflejo de la comprensión cada vez más profunda de la unidad. No te desanimes por lo difícil que esto puede ser a veces. Simplemente mantén este ideal, lo mejor que puedas, ya te pone en una mejor situación que la de la mayoría de las personas.

Hay que decir una palabra sobre el equilibrio. ¡No olvides que tú también eres una célula de este gran cuerpo de vida!. Por lo tanto, mientras estés al servicio de los demás, cuida también tu salud y tu bienestar. Si las células del pulmón mueren como resultado de ayudar a las células del corazón, por heroico que parezca, no es realmente útil para el organismo en su conjunto, ¿verdad?

Así que actuemos de una manera que beneficie la vida de la célula y del organismo al mismo tiempo.

La Unidad: Todo es uno

La práctica y la filosofía de la unidad hace que nuestras acciones sean congruentes con nuestros valores e ideales. Nos hace vivir una vida que realmente importa.

Ya sea que esté involucrado en activismo y filantropía o no, darse cuenta de la unidad e implementarla en sus acciones es una de las mejores formas de lograr realmente un cambio en la sociedad y en el mundo. 

Puede ser un desafío el aprender cómo aplicar y vivir este concepto con integridad y equilibrio. Pero si lo piensas constantemente y lo tienes como un objetivo, será una herramienta poderosa para tu personaje y te permitirá contribuir más al bienestar del organismo.

La actuación basada en la filosofía de la unidad se recompensa internamente con felicidad, independientemente de los resultados de los esfuerzos. Porque sentimos una conexión con todo, en lugar de estar aislados, solos e indefensos.

Si vives tu vida como si fueras un individuo aislado, la relevancia de tus acciones y resultados es limitada. Cuando vives y actúas con la conciencia de ser parte de un papel más importante en el mundo, de ser más grande que tu pequeño ego, de que realmente estás contribuyendo a este todo, tus acciones serán diez veces más importantes y poderosas.

Cuando vives así, el todo también te está contribuyendo y recompensándote con una sensación de satisfacción que no se puede lograr a través de esfuerzos individualistas.

La elección es clara: vivir y morir como una célula individual, o vivir y morir como un todo. La felicidad de una célula es tan grande como la célula. La felicidad de todo el organismo es mucho mayor que cualquier objetivo que pueda alcanzar una célula.

Si te enfocas solo en tus necesidades individuales, vives la vida de una célula. Céntrate en el bien mayor y vivirás la vida de todo el organismo. Ayúdame a difundir este mensaje compartiendo este artículo.