Descubrir mi mundo interior

Cuando hablamos del lado espiritual de la vida, nos referimos al alma, al espíritu, a la sensación, a la respiración, al cielo, al infierno, al mundo superior y al mundo espiritual, mientras que el lado físico de la vida se refiere al cuerpo, cerebro, corazón y mundo físico.

El mundo físico no da una idea clara sobre el proceso de la vida, mientras que solo con la espiritualidad la vida física no seria posible. Necesitamos un balance entre ambos mundos.

La vida espiritual tiene sus propias reglas y la vida física también tiene sus propias reglas. La verdad es que la existencia de la vida física es posible solo debido a la vida espiritual y esta verdad solo puede entenderse cuando te das cuenta de tu verdad dentro de tu cuerpo.

Espíritu y alma residen en el cuerpo físico y experimentan la vida de formas diferentes. El cerebro puede crear una percepción diferente a través de los sentidos, de los cinco elementos. Cuando observas la vida directamente a través de la conciencia, ves todo fuera de su verdadera naturaleza. La respiración y la sensación forman parte del espíritu. El espíritu experimenta la vida a través del cuerpo y gobierna al cuerpo a través de las sensaciones.

El proceso natural de la vida tiene lugar de adentro hacia afuera. El alma crea al espíritu y el espíritu da forma al cerebro, el corazón y el cuerpo. Cuando el espíritu se expande dentro del cuerpo físico, el cuerpo físico también se expande con el espíritu.

EL ESPÍRITU JUNTO CON LA MENTE, LLEVA LAs EXPERIENCIAs Y LAS IMPRESIONES PASADAS.

LA MENTE Y EL BIENESTAR EMOCIONAL DEPENDEN DE LA CALIDAD DE LAS EXPERIENCIAS E IMPRESIONES DEL PASADO.

Muchas vidas, muchos maestros

La energía espiritual está dirigida por la dirección en la que llevamos a la atención. Si movemos la atención hacia el exterior, el movimiento del espíritu, sensación, mente, corazón y cuerpo se mueve hacia el exterior, y por lo tanto, la energía espiritual permite que el proceso de la vida tenga lugar. Cuando la misma atención de la mente, se mueve hacia nuestro interior, nos movemos hacia el camino de la autorrealización.

En el nivel de la mente, cuando tus deseos nos piden que nos movamos en el mundo físico, toda la energía espiritual se dirige hacia ese deseo para cumplirlo. Cuando la atención se dirige hacia nuestro interior, hacia la respiración, la sensación, los pensamientos, los sentimientos y las emociones, la energía espiritual que cumplía los deseos de la vida, ahora te sirve para comprender la realidad sutil y física de la vida.

La vida espiritual comienza cuando tu atención cambia hacia nuestro interior. La atención en la respiración es la puerta de entrada que puede llevarnos en este proceso, en la realización de la energía espiritual en el interior. La atención a la respiración y a las sensaciones, nos permite experimentar el yo que está separado de nuestra identidad física. El proceso de entrada y salida de la respiración es posible debido a la existencia del espíritu en el cuerpo. Podemos realizar distintas técnicas para conseguir este objetivo.

La energía espiritual se encuentra bloqueada en la parte inferior de la columna vertebral. Ese hilo sutil de nuestro espíritu está tan unido al cuerpo físico, que se vuelve difícil darse cuenta de el cuando intentamos comprender las cosas con la mente.

“SOLO CUANDO LA SENSACIÓN SE SEPARA DEL CUERPO FÍSICO, TE DAS CUENTA DEL ESPÍRITU EN EL CUERPO”.

En busca de lo milagroso

En el lado espiritual de la vida, la respiración y la sensación son una confirmación del espíritu en el cuerpo. Todas las funciones del cuerpo, el corazón y el cerebro son posibles gracias al espíritu. A nivel cerebral, parece que la vida está sucediendo debido al cerebro, pero cuando nos damos cuenta del espíritu dentro de nuestro cuerpo físico, desbloqueamos la energía espiritual y experimentamos el espacio puro de la conciencia dentro de nuestro cuerpo. La mente es la que actúa como un puente entre la vida espiritual y la física.

Cuando el espíritu comienza a revelarnos todo lo existente en el mundo sutil, es cuando nos acercamos a nuestro yo interior. La atención se mueve cada vez más hacia adentro de nosotros. Es ahí cuando nos acercamos a desbloquear nuestra energía espiritual. Una vez que la energía espiritual se desbloquea, ayuda al espíritu a desprenderse del cuerpo y experimentar la verdad absoluta de la vida.

El cerebro piensa, imagina cosas, crea lógica a partir de cosas, analiza y evalúa la vida, debido al hilo sutil del espíritu, que pasa a través del cerebro. El cerebro no puede funcionar por sí solo, a menos que el hilo sutil del espíritu trabaje a través de él.El papel del cerebro es hacer que las experiencias e impresiones registradas en el pasado vivan en el espíritu. El proceso del cerebro, el corazón y el cuerpo se inicia desde el cerebro y termina con el cuerpo.

No es el cerebro el que almacena los datos, sino el espíritu que guarda todo en él, en forma de experiencias e impresiones. Una vez que la experiencia o las impresiones se registran en el espíritu, se mantienen en el para siempre. Las experiencias e impresiones no tienen una imagen concreta. Solo cuando la impresión o experiencia entra en contacto con el cerebro, las experiencias o impresiones del pasado cobran vida.

En lado espiritual de la vida , una vez que empiezas a observar a la experiencia superior, nunca regresaras a la experiencia inferior de un modo total. Siempre existirá una llama de luz que te avisara donde te quedaste.

Con la mente, es posible que siempre repitamos o ampliemos nuestras experiencias, volviéndolas a traer al mundo físico. En el espíritu, si hemos experimentado algo superior, nunca tiende a llegar a las experiencias inferiores de la vida. Las experiencias superiores se convierten en una parte integral de tu vida.

Con la espiritualidad, la verdad se agrega a la vida, y con la verdad, nunca te equivocas en la vida. El camino de la autorrealización solo te lleva más y más alto, cerrando la brecha entre la ilusión y la realidad de la vida.