Descubrir mi mundo interior

¿Qué significan realmente las etapas del despertar de la conciencia?…  Es justo decir que el despertar es un viaje de cambio de la limitación a la libertad, de lo inconsciente a lo consciente. Ya sea que elijamos intencionalmente hacer este viaje o que sea una experiencia inesperada que te impulse hacia este camino, una vez lo comiences, ya no hay vuelta atrás.

Es cierto que este viaje puede ser a veces bastante duro. Pero no importa que largo o desafiante sea, ya que el destino tan extraordinario que tiene, supera con creces cualquier obstáculo del camino. El resultado final del despertar es la libertad del sufrimiento personal, la claridad mental, la alegría sin límites, la paz interior y la capacidad de vivir una vida increíblemente satisfactoria. El estado de estar totalmente despierto contiene todo lo que siempre hemos deseado, y mucho más.

¿Dónde estás y qué sigue?

Hay 5 etapas en el proceso del despertar, y cuando comprendemos cada etapa y dónde nos encontramos en nuestro viaje, podremos reconocer los postes de señalización del camino y las posibles dificultades que nos vamos a encontrar.

Utilice la siguiente guía como una forma de navegar por las etapas del despertar, pero tenga en cuenta que la experiencia de cada persona es diferente. No hay una forma correcta o incorrecta en el despertar. Como en el arte, todo es bello y perfecto.

Etapas del Despertar

1. La Etapa del Ser Falso

La conciencia sutil de que existe “algo más” comienza a crecer.

En la primera de las etapas del Despertar, vivimos nuestra vida totalmente dormidos sin ni tan siquiera saberlo. Estamos atrincherados en la conciencia de las masas, atravesando los movimientos de la vida y generalmente siguiendo las reglas de la cultura y las leyes de la sociedad.

La vida normal. La primera de las etapas del despertar

Por lo general, no cuestionamos la realidad ni buscamos respuestas más allá de lo necesario para nuestra supervivencia y el mantenimiento de nuestro estilo de vida. Nos define nuestra identidad, y vivimos dentro de la construcción de las religiones, la cultura y la sociedad.

Una programación mental inconsciente nos dirige y, como resultado, vemos el mundo en blanco y negro o bueno y malo. Es probable que procesemos un modelo rígido del mundo de acuerdo con nuestra programación específica.

Debido a que existe un gran deseo de encajar y ser aceptado, en esta etapa, es común sacrificar nuestras necesidades y comprometer nuestros valores para recibir la aprobación y ser incluidos en nuestra comunidad deseada, sea la familia, la cultural, la de negocios, la religiosa, etc.. La autoestima es probablemente condicional y vinculada a la identidad o a los roles que desempeñamos.

Debido a que el ego generalmente dirige el espectáculo, es probable que creamos que somos el ego, con poca o ninguna conciencia de que existe algo superior en nosotros. Podemos jugar a cientos de papeles como pueden ser de víctima, amante, guru, divertido, perpetrador, etc….

En la etapa uno, la felicidad se basa en aspectos externos, por lo tanto, para sentirnos felices, tratamos de controlar la realidad; a otras personas, lugares y experiencias. Aunque intentamos controlar nuestras vidas, tanto para la felicidad como para la seguridad, es más que probable que nuestras emociones gobiernen y nuestras acciones y reacciones se basen en nuestros sentimientos en cada momento.

No hacemos ninguna conexión entre nuestros pensamientos / creencias y nuestras experiencias en la realidad y, por lo tanto, no tenemos la capacidad directa de crear conscientemente nuestra realidad.

A pesar de nuestra naturaleza inconsciente, los primeros signos de las etapas del despertar ocurren durante esta etapa; una “sensación instantánea” de que hay algo más, o un indicio de duda que nos hace dudar de la vida o de la realidad.

2. La etapa de cuestionamiento

Las dudas experimentadas en la etapa uno comienzan a convertirse en preguntas significativas. Los primeros signos de un movimiento de inconsciente a consciente son experimentados.

Mujer pensando en las etapas del despertar.

En la segunda de las etapas del despertar, experimentamos una creciente incomodidad en nuestras vidas. Existe la sensación de que algo nos falta o está mal. Comenzamos a cuestionar la conciencia de masas y la validez de las reglas, creencias y leyes. Las cosas que solían brindarnos consuelo, como la religión o las tradiciones, ya no son satisfactorias y los lugares en los que una vez encontramos respuestas, ya no nos brindan alivio.

Cuestionamos nuestra identidad, pero aún nos aferramos a ella porque debemos continuar demostrando nuestro valor, y todavía no nos conocemos fuera de nuestra identidad humana. Cuando cuestionamos los roles con los que jugamos en la vida, podemos sentirnos perdidos e incluso traicionados por otros o por la vida en general. Incluso podemos culpar a la religión, a la familia, a la cultura, al gobierno o al mundo por nuestros problemas, o quizás culpar a personas específicas por nuestras disfunciones. 

A medida que cambiamos la responsabilidad hacia los demás, nos sentimos impotentes ante nuestras vidas; sin darnos cuenta aún de que para recuperar nuestro poder, debemos asumir la responsabilidad. En esta etapa, podríamos pasar de un papel de víctima a superviviente, pero probablemente todavía estaremos culpando a otros y sintiéndonos impotentes.

Comenzamos a preguntarnos: “¿Quién soy yo?… ¿Por qué estoy aquí?…”

Aunque estamos buscando respuestas, todavía nos aferramos a ciertas creencias limitantes que nos mantienen esclavizados en la realidad que hemos conocido. Cuando intentamos desafiar estas creencias, el miedo nos trae de vuelta y nos mantiene dormidos un poco más.

En nuestra incomodidad con la realidad, y en nuestra búsqueda de respuestas, podemos experimentar una gran confusión, agobio, ansiedad e incluso depresión. Nos “mantenemos al día” con nuestras vidas, pero en secreto estamos “pasando por ciertos movimientos”.

A medida que experimentamos una variedad de desafíos diseñados para ayudarnos en las etapas del despertar, la incomodidad tolerable se convierte en dolor y sufrimiento. A medida que nuestras creencias de empoderamiento se demuestran en situaciones y relaciones de la vida real, podemos ver por primera vez los programas inconscientes que ejecutan nuestras vidas, pero nuestro deseo de encajar y ser aceptados es más fuerte que cualquier deseo de liberarnos. Aunque este es el comienzo de la ruptura de nuestros programas internos, todavía estamos tratando de demostrar nuestro valor a través de nuestra importancia y buscando la aprobación de nuestros esfuerzos.

Comenzamos a entender que la felicidad no se puede encontrar en el mundo exterior, pero todavía estamos jugando a este juego, buscando la felicidad en otras personas, lugares y experiencias.

En esta etapa, puede haber una gran cantidad de desencadenantes emocionales. Incluso podemos experimentar traumas o recordar traumas pasados. Las emociones son generalmente muy fuertes, y podemos sentirnos más frágiles o vulnerables. Lo que aún no nos damos cuenta es que nuestros problemas están saliendo a la superficie para ser curados y liberados.

A pesar de que estamos comenzando a ver el mundo con una luz completamente nueva, aún podemos tener pensamientos en blanco y negro, tal vez más que nunca. No estamos listos para asumir la responsabilidad de nuestras vidas y, por lo tanto, hacemos poca o ninguna conexión entre nuestros pensamientos y nuestras experiencias en la realidad.

Como el mundo exterior ya no satisface nuestra hambre, el viaje hacia el interior está por comenzar.

3. La etapa de la introspección

Inicio del crecimiento personal / espiritual y el comienzo de la evolución consciente a través del autodescubrimiento.

Mujer saltando desde un árbol

En la tercera de las etapas del despertar, comenzamos el viaje de introspección. En la Etapa 2, nos rebelamos contra el mundo externo con poco o ningún éxito para aliviar nuestro dolor, sufrimiento o incomodidad, por lo que ahora nos retiramos a medida que comenzamos a buscar respuestas dentro de nosotros mismos.

Comenzamos a desenredarnos de la conciencia de masas, liberando muchas creencias limitantes que fueron programadas en nosotros por nuestros padres, maestros, cultura, sociedad, religión y medios de comunicación. A medida que liberamos de estas creencias, podemos experimentar tanto dolor como alivio. Si pasamos toda una vida encarcelados en creencias que nos causaron un sufrimiento emocional, dificultades físicas y falta de felicidad, podemos llorar por la vida que nunca tuvimos, y al mismo tiempo, podemos sentir un gran alivio a medida que nos liberamos de estas limitaciones.

Al reconocer lo dormidos que hemos estado, podemos ver claramente que la mayoría de las personas que conocemos todavía están dormidas. Trataremos de despertarlos, pero nuestros intentos serán vistos como críticos y, por lo tanto, caerán en oídos sordos.

No es sorprendente que con nuestros ojos bien abiertos, sea común experimentar hacia nosotros un mayor juicio de otras personas, de la sociedad y del mundo. Otros pueden sentir nuestro juicio interno hacia la vida y responder defensivamente con su propio juicio sobre nosotros. Somos vistos como diferentes, raros y tal vez incluso locos. Tarde o temprano, decidimos mantener nuestra creciente conciencia con nosotros mismos; quizás deduciendo que es mejor guardar silencio, que ser juzgado. En este punto, no tenemos muchas esperanzas de que otros se despierten.

Todavía estamos enfocados en todo lo que está mal en nuestras vidas y en el mundo, pero, al mismo tiempo, tenemos resistencia para dejarlo ir. El proceso de dejar ir es a menudo “el trabajo” en esta etapa, y, a medida que aprendemos a dejar ir, la etapa 3 es donde podemos dejar trabajos insatisfactorios, relaciones íntimas, familias, amistades, religiones, organizaciones y cualquier forma de vida que les quite el poder. Podemos separarnos de los roles que desempeñamos, rechazar nuestra identidad pasada, e incluso puede haber una retirada total de la sociedad.

Nuestro antiguo modelo del mundo está fallando, y ya no vemos el mundo en blanco y negro o bueno o malo. Puede haber una sensación creciente de que todos estamos conectados, pero al mismo tiempo podemos sentirnos completamente desconectados de cualquier otro ser humano. En muchos sentidos, nos enfrentamos a la dicotomía de la vida y la existencia.

El atributo más común de la etapa tres es la soledad. En un mar de miles de millones de personas, puedes sentir que eres el único que está despierto; nadie te entiende, y no hay nadie con quien conectarse. En este punto, empezarás a cuestionarte todo este proceso: ¿Por qué comenzó este viaje?… ¿Cuál es el punto de despertar?… ¿Debes estar solo?… Pensaras que es posible que hayas sido infeliz cuando vivías dormido, pero al menos tenías amigos, familiares y personas que se preocupaban por ti. Ahora no hay nadie. Es entonces que consideras “regresar”. Desearías poder olvidar todo lo que ahora sabes para poder ser parte de una familia o comunidad. Anhelas la “normalidad” para encajar con los demás, pero también sabes que es demasiado tarde.

Los problemas de dignidad a menudo surgen en esta etapa, porque las formas que una vez demostramos que valían, ya no funcionan o ya no están disponibles porque abandonamos el trabajo o las situaciones que una vez nos hicieron sentir dignos. Todavía podemos tratar de buscar la aprobación, aceptación o apreciación u obtener otras necesidades emocionales satisfechas por aquellos que todavía están en nuestras vidas. Pero nada nos satisface como lo hacia antes, y nos sentimos vacíos, obligados a lidiar con sentimientos de indignidad por nuestra cuenta.

Nuestro deseo de encajar y ser aceptados se está ahogando lentamente por nuestro deseo de ser libres y estar despiertos.

En la búsqueda de respuestas y del alivio del dolor emocional, podemos embarcarnos en algún tipo de práctica espiritual como la meditación, el yoga o la atención plena. Si no estamos usando la práctica para evitar algo, es probable que nuestro propósito nos lleve a alguna parte, logre algo o nos despertemos.

En la etapa tres, podemos experimentar la primera sensación real de poder, pero, si el ego reclama este poder, podemos tener experiencias desafiantes y humillantes.

En este momento, es posible que podamos ver la conexión entre nuestros pensamientos / creencias y la creación de nuestra realidad, y, como resultado, tratemos de controlar nuestros pensamientos, pero es un proceso difícil porque los viejos programas aún se están ejecutando.

Ya no buscamos felicidad fuera de nosotros mismos, pero tal vez aún no sabemos cómo encontrarla dentro. La paz y la libertad también pueden prevalecer sobre la felicidad.

La etapa tres es a menudo es la etapa más larga y casi siempre la más desafiante, pero también es la más importante en términos de despertar.

Esta etapa está marcada por la oscilación entre la resistencia y el soltar, con momentos de claridad e iluminación, pero no nos duran. Es muy común tener múltiples experiencias de despertar en esta etapa e incluso creer que cada una de las etapas del despertar es la final; solo para encontrarse de nuevo en la “realidad”, horas, días o semanas después. Con cada experiencia de despertar, la sensación de tu ser superior se fortalece. Sin saberlo, estás creando un espacio para que este ser real emerja en su conciencia y se integre en su vida.

En la etapa tres es común experimentar el miedo a perderse, y puedes tener dificultades para mantener un sentido de sí mismo, pero en última instancia, hacia el final de esta etapa, la muerte del ego es inevitable. Cuando el ego pierde el control, a menudo se da cuenta de que la vida no tiene ningún sentido ni propósito. Esto puede ser liberador, como un soplo de aire fresco, o puede ser devastador, lo que resulta en desesperanza y desesperación. Sin un punto o propósito, ya no sabemos cómo vivir nuestras vidas, y nada es igual.

Hay una sensación premonitoria de que el despertar te costará todo, pero, al mismo tiempo, hay una mayor sensación de que algo dentro de ti está despertando.

4. La etapa de resolución

El despertar espiritual se experimenta sin esfuerzo en la vida cotidiana.

Persona meditando.

En la cuarta de las etapas del despertar, es en la que tu verdadero yo finalmente ha eclipsado a tu falso yo o ego. La lucha que experimentaste en las primeras tres etapas ha terminado y experimentas una profunda paz, sabes quién eres realmente y ya no estás buscando respuestas. 

Todas las creencias han sido revisadas en las últimas dos etapas, y las creencias que permanecen apoyan la armonía y el equilibrio. Has dominado el arte de dejar ir y rendirte a un poder superior. También experimentas y tienes acceso al poder interno que posees sin un control del ego.

La duda ha sido reemplazada por la fe y la confianza. Puedes ver y comprender tu vida de tal manera, que tu pasado y presente tienen un sentido. Has perdonado a todos por todo, incluido a ti mismo.

La programación inconsciente ha sido reemplazada por la conciencia, y no hay prisiones emocionales o mentales que te mantengan cautivo.

Asumes la responsabilidad de toda tu vida y ya no culpas a nadie por nada. Como te has liberado, también has liberado a todas las personas que alguna vez se han visto afectadas por tu juicio y expectativas.

Ya no estás tratando de demostrar tu valía. Ahora conoces y posees tu valor intrínseco y, como resultado, experimentas un amor propio incondicional.

Aunque todavía puede que estés solo en tu viaje, experimentas una conexión profunda con toda la vida y la sensación de soledad probablemente haya desaparecido. La necesidad y el deseo del viejo paradigma de las relaciones ha cambiado y ya no anhelas encajar o ser “normal”. Te permites ser exactamente quien eres, sin necesidad de la aprobación o aceptación de nadie. Ya no tienes la necesidad de cambiar a nadie o de ayudar a tus seres queridos en las etapas del despertar. Todas tus relaciones mejoran, y las nuevas personas que entran en tu vida están mas alineadas con lo que eres tú ahora.

En esta etapa, integras tus conocimientos y desarrollas una mayor comprensión del viaje que has emprendido. Puedes enseñar, guiar o compartir, pero no porque sientas que tienes que hacerlo, o porque lo necesites, sino solo porque te trae una alegría y te guían para hacerlo. Puedes tener un deseo convincente de apoyar a otros en su viaje o puedes no tener ninguna inclinación hacia ello. Si asumes el rol de maestro, mentor, sanador o entrenador, no te responsabilizas de los demás, sino que los empoderas para que se empoderen a sí mismos. No tomas nada personalmente, y el comportamiento del otro tiene poco o ningún efecto en ti.

Durante la cuarta etapa, es común tener algún tipo de práctica espiritual, como la meditación, el yoga o la atención plena, pero no porque estés tratando de llegar a algún lugar o lograr algo (como en la etapa anterior), sino más bien porque te sientes bien contigo, y es una expresión natural de tu vida.

También puede experimentar una mayor intuición y la capacidad de acceder a una inteligencia infinita, como si tuvieras una línea directa con información ilimitada.

Esta etapa está marcada por vivir en el momento.

Te das cuenta de que es la vida y, como resultado, te es fácil vivir en el momento presente. Tu amor por la vida y por todos los seres vivos, se desborda incondicionalmente con gratitud y aprecio como un estado común del ser.

Los conceptos de lo bueno y lo malo se han disuelto y, sin embargo, tienes el pleno conocimiento de que dentro de todos y todo está el amor.

Haces un balance de ti mismo, dándote cuenta de que sigues siendo tú. Estas libre del control del ego y no se han perdido las “partes auténticas” en el viaje hacia el despertar. Es posible que tu personalidad sea la misma, pero es probable que seas más tranquilo y alegre.

Seguramente hayas encontrado un medio de vida que está alineado con quien eres o has hecho las paces con tu medio de vida actual.

Realmente no se piensa en la felicidad, porque ya no necesitas nada para hacerte feliz. Te has dado cuenta de que el secreto de la felicidad es vivir el momento y ahora te es fácil estar presente en todo momento.

Has aprendido a dominar tus pensamientos y creencias, pero, sorprendentemente, es posible que no desees cambiar nada en tu vida.

Aunque es probable que experimentes una gama completa de emociones, las emociones ya no te gobiernan, ni controlan tus elecciones o relaciones.

Tu ser superior se ha integrado en tu cuerpo y vives tu vida como este ser real.

Finalmente estás consciente, despierto y agradecido de que tu pasado “dormido” tuviera el coraje y la tenacidad para hacer este viaje. Valió la pena, un millón de veces.

5. La Etapa de la Creación Consciente

La capacidad de crear conscientemente la vida desde el estado de vigilia.

Entrega a las etapas del despertar

Muchas personas llegan a la etapa cuatro y creen erróneamente que es la final de las etapas del despertar, pero en realidad es un puente hacia una experiencia aún mayor de despertar.

En la quinta de las etapas del despertar, experimentas y profundizas todos los atributos de la etapa cuatro, pero también entra el poder como creador consciente.

Aunque no hay un punto o propósito preestablecido para la vida, ahora entiendes que el punto y el propósito de la vida pueden ser cualquier cosa que elijas, e integras este entendimiento eligiendo conscientemente el propósito de tu vida, porque ese es el punto. El trabajo y el juego se fusionan en uno, y se experimenta la paz y la satisfacción por igual en ambos.

Ya no haces nada por obligación o necesidad, sino que te guían a través de la inspiración y el puro deseo.

Experimentas una conexión directa con toda la vida, y está inspirado para crear de una manera completamente nueva. A través de una conexión intuitiva con la inteligencia infinta, puedes desarrollar nuevos paradigmas de construcción comunitaria, enseñanza o liderazgo.

En esta etapa, tienes la capacidad de atraer relaciones y formar comunidades que apoyen el mejoramiento de la humanidad. Como has dominado tus pensamientos y creencias, ahora puedes crear conscientemente la vida que deseas; viviendo en el momento, mientras que también creamos para el futuro.

Eres un canal de expresión en todo lo que haces.

Independientemente de la etapa que estés experimentando ahora, no puedes equivocarte y no hay pruebas que necesites aprobar. El despertar es simplemente un proceso natural, al igual que la oruga que se despierta como una mariposa.

Una pregunta común es, ¿cuánto dura cada etapa?… El tiempo que pasamos en cada etapa no está predeterminado, pero podemos pasar por una etapa más rápido y más fácil cuando utilizamos una práctica de atención plena. Dejar ir es realmente el secreto del despertar.

A medida que más y más personas se despierten, se experimentará un umbral del despertar, y las masas despertarán en un paradigma muy diferente al de aquellos que ya han despertado o que estamos despertando ahora. Las etapas del despertar estarán menos definidas y tal vez incluso desaparezcan por completo.

No importa dónde te encuentre en tu viaje hacia el despertar, usted está exactamente donde necesita estar.