Descubrir mi mundo interior

¿Por qué es bueno tomar el sol? Aquí te decimos lo bueno, y lo malo aconsejable

¿Sabías qué cada vez que te bronceas tus huesos se están fortaleciendo? El Sol te ayuda a vivir mejor y es imprescindible para todos los seres vivos del planeta, aunque muchas veces no seas consciente de ello. Tomarlo de forma moderada aporta muchas beneficios para la salud.

Antes de explicar su lado positivo, es importante saber qué implica tomar los rayos ultravioletas responsablemente, lo que te ayudará a obtener mayor rendimiento y evitar dañar tu piel.

♦ El Sol es más agresivo (tiene una mayor radiación) entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde. Evita exponerte al sol en esta franja horaria.

♦ Cuanta más clara sea tu piel, mayor factor de protección solar debes utilizar, es decir, dependiendo del tipo de piel que tengas toleras mejor la radiación solar, por ejemplo, las personas rubias o pelirrojas tienen menos tolerancia que las personas morenas.

Menos Cáncer

Tomar el Sol reduce la probabilidad de padecer cáncer. De hecho, en los países escandinavos la incidencia de cáncer de mama, colon, próstata y pulmón es muy superior, tal y como daba a conocer un reciente estudio estadounidense publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Este beneficio viene ligado a los niveles de vitamina D y su efecto protector; incluso, se está investigando el papel del sol en el desarrollo de enfermedades autoinmunes, como es la esclerosis múltiple, ya que en países con más horas de sol hay una incidencia menor de la enfermedad.

Estos beneficios los producen los rayos UVB, mientras que los rayos UVA son los causantes del cáncer de piel y las quemaduras.

Disminuye la presión arterial y reduce el riesgo de ataque al corazón

Son las conclusiones que se extraen de estudios como el de la Universidad de Edinburgo. La exposición a la luz solar mejora la salud en general, pero en especial es beneficiosa para reducir la presión sanguínea y disminuir el riesgo de fallo cardíaco y derrame cerebral; el sol provoca una dilatación de los vasos sanguíneos y aumenta la circulación de la sangre

Aumenta la sensación de bienestar y contribuye a un buen descanso

Los rayos UV aumentan los niveles de serotonina y endorfinas, de manera que te hace sentir bien y menos cansado; además evita la depresión y la ansiedad. La serotonina también interfiere en la producción de melatonina, la encargada de la regulación del sueño, manteniéndote más activo y lleno de vitalidad.

Mejora la calidad de los huesos

La principal función de la vitamina D es favorecer la absorción de calcio a través del intestino, de esta manera, se pueden evitar importantes enfermedades asociadas como raquitismo en niños, que les supondrá una debilidad de los huesos e incluso un retraso en el crecimiento y la osteoporosis u osteomalacia en adultos, es decir, que los huesos se ablanden o se vuelvan más frágiles respectivamente.

Para obtener la vitamina D necesaria, no hace falta largas exposiciones, con 5 minutos, tres veces por semana es más que suficiente para fortalecer y mineralizar los huesos y dientes.

Mejora y previene el asma infantil

Diversos estudios avalan que la falta de vitamina D puede empeorar esta afección e incluso, los procesos alérgicos. Es decir, unos niveles adecuados de la vitamina D tendrían un efecto protector y reduciría las posibilidades de este diagnóstico en los niños.

Relaja, protege frente a la depresión y activa el deseo sexual

La razón viene dada en que los rayos solares aumentan la producción de serotonina, un neutransmisor que interviene en la regulación del sueño, el apetito, el estado de ánimo y el deseo sexual (en los hombres aumenta la producción de testosterona).

Mejora el aspecto de tu piel

Si tu problema es el acné, el Sol con moderación puede ayudarte, basta con media hora al día. La clave está en que lo tomes a primera hora de la mañana o la última en la tarde, cuando no tienes peligro de quemadura, eso sí no sobrepases los 30 minutos.

No te asuste si la primera semana sufres un empeoramiento, eso significa que está provocando una reacción de limpieza, piensa que la piel no tiene otro recurso para eliminar la grasa e impurezas, que expulsar lo que sobra para poder arreglar el problema.

Después de una semana la piel irá recuperando su equilibrio y se irá sanando progresivamente, si no es así, puede que hayas desarrollado ‘acné estival’, un tipo de acné que está provocado por los ingredientes hidratantes de las cremas fotoprotectoras.

Otra enfermedad de la piel que le va muy bien al sol es la psoriasis, ahora se utilizan lámparas con frecuencias de rayos UV determinadas para reducir áreas enfermas.

Fuente: Virales Curiosos