Descubrir mi mundo interior

Flores de Bach: Como hacer la tintura madre

Las flores de Bach son un sistema natural que se utiliza para ayudarnos a recuperar la armonía en distintos estados mentales y emocionales. Pueden ser un apoyo cuando tenemos emociones o pensamientos que nos desequilibran, desde miedo, inseguridad, tristeza, traumas… etc. Las flores nos ayudan a que poco a poco prevalezca la cualidad positiva que contrarresta la que nos limita. Así pues, si tenemos miedo, la flor potenciará en nosotros la cualidad opuesta al miedo, el valor.

Estos remedios florales fueron desarrollados por el doctor inglés Edward Bach a principios del siglo XX y desde entonces se han seguido utilizando. Actualmente se pueden encontrar en muchas partes del mundo. En el mercado las tenemos bajo diferentes nombres comerciales, pero lo que mucha gente desconoce es que son muy fáciles de hacer por uno mismo, lo único que hay que tener es acceso a una pequeña cantidad de la flor que queramos preparar, fresca y recién cortada.

Es importante saber que estos macerados florales no tienen tanto que ver con las propiedades físicas de las plantas, sino con sus propiedades vibracionales o energéticas. 

Edward Bach abogaba por la sencillez de este método de curación y para que cada uno aprendiera a usar estos remedios por sí mismo, y describía una y otra vez en sus escritos la forma de preparar,  tomar, o aplicar las flores.

Actualmente muchos cursos, talleres y libros olvidan esta parte concerniente a la elaboración de las tinturas madre, incluso muchas obras actuales que plasman el legado de Bach la eliminan directamente. Sin embargo, enseñar los métodos de preparación de los remedios es importante si queremos ser realmente fieles a la filosofía de autosuficiencia y autocuración del creador de los mismos.

MÉTODOS DE PREPARACIÓN

Método Solar

Necesitaremos:

– Bandeja o recipiente de cristal fino

– Agua de manantial o mineral (preferentemente, si se puede, de manantial recién recogida)

– Acceso a la flor fresca (asegurándonos de que no ha sido fumigada con químicos y que es de cultivo ecológico o que está en un terreno libre de contaminantes).

Hay que elegir un día despejado y esperar a que el sol haya dado directamente sobre las flores un par de horas antes de proceder a cortarlas. Cortar las flores con sumo cuidado, manipulándolas lo menos posible,  y echarlas inmediatamente sobre la bandeja de cristal llena de agua. Debe quedar toda la superficie del agua cubierta de flores, procurando que no estén superpuestas.

Dejar la bandeja al sol hasta que las flores empiecen a dar signos de decaimiento, entre dos y siete horas. Si es necesario se irá moviendo la bandeja de posición para que el sol bañe siempre todo su contenido.

Después se retiran las flores manualmente, se llenan botellas de cristal oscuro hasta la mitad con el agua, y se acaban de rellenar con brandy. Cerrar bien y guardar.

Esta es la tintura madre de la flor, de la que necesitaremos un par de gotas por vaso de agua como mucho cuando queramos tomarla.

Los remedios que se elaboran por este método son: Agrimony, Centaury, Cerato, Chicory, Clematis, Gentian, Gorse, Heather, Impatiens, Mimulus, Oak, Olive, Rock Rose, Rock Water, Scleranthus, Wild Oat, Vervain, Vine, Water Violet, White Chesnut.

Método de ebullición

El resto de remedios se preparan de esta forma. En lugar de ponerlo al sol, hay que hervir las flores en agua durante media hora. Filtrar, llenar botellas de cristal oscuro hasta la mitad con el agua y rellenar el resto con brandy. Cerrar bien y guardar.

Consejos: Si el preparado es para uso personal, no es necesario hacer mucha cantidad, un pequeño bol de cristal fino con agua será más que suficiente para tener preparado para mucho tiempo.


QUÉ PARTE DE LA PLANTA HAY QUE USAR

En general se usarán las flores tiernas y frescas, que al cortarlas pueden llevar pequeños trozos de pedúnculo, peciolo u hojas jóvenes tiernas.

En el caso de Chesnut Bud (Brotes de Castaño), se cortarán los brotes tiernos, justo antes de que se desarrollen en hojas.

LISTA DE LOS 38 REMEDIOS, SU NOMBRE EN ESPAÑOL Y SU NOMBRE BOTÁNICO

A continuación tenéis una lista con los nombres por los que se conocen los preparados de los 38 remedios que desarrolló en doctor Edward Bach, el nombre de la flor en español, y el nombre botánico para facilitar su identificación.

HOLLY Acebo (Ilex Aquifolium)

CHICORY Achicoria (Cichorium Intybus)

AGRIMONY Agrimonia (Agrimonia Eupatoria)

ASPEN Álamo temblón (Populus Tremula)

LARCH Alerce (Larix Decidua)

GORSE Aulaga (Ulex Europaeus)

WILD OAT Avena silvestre (Bromus Ramosus)

HEATHER Brezo (Calluna Vulgaris)

CHESNUT BUD Brotes de Castaño (Aesculus Hipoocastanum)

WHITE CHESNUT Castaño Blanco (Aesculus Hippocastanum)

SWEET CHESNUT Castaño dulce (Castanea Sativa)

RED CHESNUT Castaño rojo (Aesculus Carnea)

CENTAURY Centaura (Centaurium Erythraea)

CHERRY PLUM Cerasifera (Prunus Cerasifera)

CERATO Ceratostigma ( Ceratostigma Willmottiana)

CLEMATIS Clemátide (Clematis Vitalba)

SCLERANTHUS Escleranto (Sclerantus Annuus)

STAR OF BETHLEHEM Estrella de Belén (Ornithogalum Umbellatum)

GENTIAN Genciana (Gentiana Amarella)

BEECH Haya (Fagus Sylvatica)

ROCK ROSE Heliantemo (Helianthemus Nummularium)

HORNBEAM Hojaranzo (Carpinus Betulus)

IMPATIENS Impaciencia (impatiens Glandulifera)

HONEYSUCKLE Madreselva (Locinera Caprifolium)

CRAB APPLE Manzano silvestre (Malus Pumila Sylvestris)

MIMULUS Mímulo (Mimulus Guttatus)

MUSTARD Mostaza (Sinapis Arvensis)

WALNUT Nogal (Juglans Regia)

OLIVE Olivo (Olea Europea)

ELM Olmo blanco (Ulmus Procera)

PINE Pino silvestre (Pinus Sylvestris)

OAK Roble (Quercus Robur)

WILD ROSE Rosa silvestre, escaramujo (Rosa Canina)

WILLOW Sauce (Salix Vitellina)

VERVAIN Verbena (Verbena Officinalis)

VINE Vid (Vitis Vinifera)

WATER VIOLET Violeta de Agua (Hottonia Palustris)

ROCK WATER Agua de Roca (es el único de los remedios que no procede de una planta sino que se hace directamente con el agua del manantial desde el que el dr. Bach se proveía).

Cualquier persona puede aprender a emplear estos remedios por su cuenta, hay muchos libros e innumerable información en la red que facilitan su conocimiento. Tenemos que entender que los remedios florales son algo sencillo, sin complicaciones, fáciles de usar y de preparar.

Perdamos el miedo a utilizarlos por nuestra cuenta, lo peor que puede pasar es que no acertemos con el remedio, y en ese caso, simplemente, no pasará nada, pues las flores sólo actúan para bien cuando son necesarias.

Si les damos una oportunidad, debemos saber que hay que ser constantes y estar atentos para descubrir los cambios sutiles que iremos experimentando poco a poco.

Una colaboración de Jasmin Monsalve