Meditación del tercer ojo

0
5963
meditacion tercer ojo
Descubrir mi mundo interior

Meditación del tercer ojo

Imaginemos que habría sido de nuestra vida, si nuestros párpados hubiesen estado cerrados desde el momento en el que nacimos. Nuestro ojos funcionarían perfectamente, pero nuestro sentido de  visión no estaría funcionando. Pues bien, esta simbología podemos aplicarla al tercer ojo. Disponemos de una vision que nos haría percibir cosas que ni imaginamos, pero su “párpado” está cerrado.

En nuestra niñez, muchos de nosotros hemos tenido experiencias con distintos planos al físico, a lo que nuestros padres y madres nos han dicho que no existen, o que son imaginaciones nuestras. Quien no a tenido alguna experiencia en su habitación con seres, luces, sonidos o cualquier experiencia extrasensorial. Esto es debido a que en nuestra niñez, este “párpado” que cubre nuestro tercer ojo, se encontraba mucho mas abierto y estábamos mucho mas receptivos a todas estas experiencias. Con el paso del tiempo y debido a los dogmas sociales, empezamos a cubrir esta tercera visión con capas de normas y percepciones unicamente del plano físico. A partir de aquí, se empieza a achacar cualquier suceso al plano físico, a cualquier norma que pueda explicar lo que hemos podido ver o sentir. Es entonces cuando empezamos a perder nuestra percepción extrasensorial y perdemos el contacto con cualquier otro plano que no sea el físico.

La única manera que tendremos para comprender esta visón del tercer ojo, es la de experimentarlo nosotros mismos. Nunca podremos describir el color naranja a una persona que nunca ha visto este color. Así que todas estas experiencias como pueden ser la visión astral, la consciencia áurica, experiencias místicas o cualquiera de este tipo de indole, las tendremos mas accesibles cuando encontremos la manera de abrir nuestro tercer ojo.

La meditación es una buena técnica para empezar a retirar estos velos que cubren esta visión y abrir la ventana interior de la sabiduría. Es como si pelásemos las capas de la piel de una cebolla hasta llegar a su corazón. Es entonces, cuando llegaremos a una percepción directa y auténtica de las maravillas del universo que están ocultas en lo mas profundo de nosotros.

En esta ocasión, desde Shurya queremos ofreceros una meditación para poder ir abriendo estos velos que cubren nuestra visión del tercer ojo.

Técnica de Meditación del tercer ojo.

1.- Comenzaremos colocándonos en un lugar y en una posición cómoda para nuestra meditación. Realiza varias respiraciones profundas y a ser posible completas. Respiramos por la nariz… al estomago… pasamos a los pulmones… y expiramos. Vamos relajando nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones.

2.- Enfocamos nuestra atención en el aire que entra a nuestro cuerpo. Notemos como recorre cada parte de nosotros y como sale hacia el exterior. Si en algún momento perdemos este enfoque, no te preocupes, regresa a él y a tu consciencia. Es lo mas normal que perdamos en algún momento la atención. Simplemente volvamos a la meditación.

3.- Con los ojos cerrados, ahora vamos a prestar atención al área que tenemos entre las cejas. Mantengamos nuestro enfoque allí. Si te encuentras mas cómodo, puedes levantar un poco los ojos (siguiendo con los párpados cerrados) como si mirásemos hacia ese punto. Si aun tenemos dificultades para realizarlo, podemos pulsar con nuestro dedo indice en esta zona para que se nos active y poder mantener nuestra atención en ese punto.

4.- Podremos sentir hormigueos, ver un punto de luz en esa zona o vivir experiencias extrasensoriales. Pero recuerda que este proceso, es un trabajo constante. No pretendamos tener una visión extrasensorial, solo con 20 minutos de trabajo en el tercer ojo.

5.- En el momento que creamos oportuno, realizaremos 3 respiraciones profundas, nos situaremos en la sensación del lugar donde nos encontramos e iremos abriendo lentamente los ojos.

Con la práctica, iremos cada vez quitando pequeñas capas del velo que cubre nuestro tercer ojo e iremos percibiendo en nuestro día a día, pequeños detalles de conocimiento, de luz y de experiencias que antes no te habías percatado.

Esta técnica de meditación tiene el potencial para transportarnos a una realidad infinita, eterna y universal, un derecho nuestro que disponemos desde el momento en que nacimos.

 

[social-bio]

Iñigo Huarte
"Cada persona en nuestra vida es un maestro y cada experiencia que vivimos es una lección. Vivir es como mirarse en un espejo. Cada maestro somos nosotros." Compositor, diseñador, programador y creativo. Mi vida a girado orientada al descubrimiento personal, a la autorealización y al desarrollo espiritual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí