Descubrir mi mundo interior

EL CAMINO HACIA LA ESPIRITUALIDAD

La manifestación del hombre como Ser en proceso de perfección aquí en la tierra, le conduce a la búsqueda de la realidad del Ser  como partes de Universo, la demanda natural de todo Ser Humano, ha ido enfocando su desarrollo por varios caminos, tomando como base de partida, dos enfoques completamente distintos entre sí, como son

El Hombre Espiritual

El Hombre Material o Físico

EL HOMBRE ESPIRITUAL.- El origen primordial del buscador de la espiritualidad, Yo Superior, Consciencia, Dios, etc. O como quiera llamarse a la Divinidad que está en cada uno de los Seres Humanos, se remonta a Oriente principalmente.

El medio por el que se ha servido el hombre llamado espiritual, ha sido en la búsqueda hacia arriba, hacia las alturas, centrándose únicamente en el Espíritu, enfocando toda su atención por medio de la concentración pasiva, descubre a su Yo Superior sin partir desde su propia realidad, sino desde la mente, adquiriendo la sabiduría en forma de Símbolos, transmitiéndola oralmente de unos a otros, poco a poco, según el grado de iniciación, de mente a mente, y no por medio natural desde la misma persona

Llegando a ser una iluminación y ascenso totalmente ilusorio, porque al no ser su origen desde él mismo como ser físico, se convierte en una escapada, en una huída de su propia condición física. Y al ser una respuesta  no a una demanda real interior, sino desde la mente, como una negación al estado físico o materia.

Huye hacia metas más altas, se aparta incluso de ese exterior, que le crea un sinfín de interrogantes y problemas, refugiándose en éste estado de éxtasis contemplativo, se deja arrastrar por este camino  de iluminación espiritual.

Pero como no puede mantener continuamente este estado, al volver la conciencia al cuerpo físico, se encuentra que este no ha cambiado, que tiene las mismas pasiones, deseos y bloqueos, incluso en muchas de las ocasiones, ellos mismos castigaban duramente ese cuerpo físico, sometiéndolo a un sinfín de torturas de distintas índoles, desde flagelaciones y golpes al propio cuerpo, cinturones de castidad, etc.

Llegando a apartarse del mundo físico o materia y de las demás personas, de tal manera, que espera y desea la muerte física como meta de su liberación, llegando incluso, a posturas egoístas de cara a la Unidad.

Se sienten superiores a los demás (Que en muchas ocasiones se demuestra con falsa modestia) con respecto al resto de la Humanidad, en este tipo de buscadores se encuentran los místicos, falsas beatitudes y las distintas sectas o grupos religiosos, que la mayoría de ellos son normalmente cerrados al resto de la humanidad, e inadaptados para convivir de cara al mundo exterior, en este punto yo me pregunto, si tan grande es su Fé ¿porqué se retiran de los demás seres Humanos? Y conviviendo en grupos cerrados garantizan la continuidad de sus creencias, si son reales, no tienen necesidad de vivir en comunidades cerradas, dándose paso solamente a personas que demuestren una serie de actitudes de sumisión, obediencia y disciplina al Jefe del Grupo, Papa, Gurú etc.

Obligándoles a reprimir cualquier situación emocional de la persona como ser Físico, impidiéndole el derecho a discrepar y desarrollar su propia iniciativa y creatividad, sin contar para nada con el proceso afectivo de la persona, y cuando ha pasado el periodo de disciplina a que es sometido, se le enseña a buscar la espiritualidad desde la mente, no quiere decir que sea un Espíritu falso, no, porque el Espíritu nunca es falso, simplemente el camino, no conduce a nada real, llegando a un callejón sin salida.

Dentro de este grupo también están las personas que crecen por medio de las experiencias de otras personas, en la búsqueda continua de información, libros, charlas etc. Al no ser una ascensión desde su propia realidad física, demuestran a los demás que están por encima de ellos. Por medio de los datos que han aprendido, crean un estatus y un reconocimiento de sabiduría ante las demás personas, lo cual, repercute en una sensación de inferioridad, a las personas que no van por este mismo camino.

La información no es perjudicial en sí misma, pero si que puede llegar a serlo, cuando se utiliza para engrandecer el Ego. También es importante la información cuando la persona está trabajándose así misma, porque a veces, se está teniendo una vivencia que ya han pasado por ello otras personas, y de esta forma, puede aclarar o reafirmar situaciones por las que se está pasando.

EL HOMBRE MATERIAL O FÍSICO.- Cuyo origen principalmente radica en Occidente, y toda su atención se centra en el materialismo físico, y en el exterior que le rodea, en la política, en la ciencia, en la física etc., rechazando lo que concierne al espíritu interior y todo lo que no se pueda medir con la lógica, sentidos corporales, científica y físicamente, buscando la respuesta utilizando como métodos los microscopio, telescopios, y maquinaria que ha fabricado y proyectado desde el pensamiento centrado en la materia y en su exterior.

El hombre así llamado materialista, centra su atención en lo meramente físico, está en continua acción en obra y pensamiento, enfocándolo siempre de cara al futuro, no vive y disfruta plenamente el presente, debido a que no se siente feliz.

Nota los efectos de esas fobias y experiencias reprimidas en el pasado, que constituyen las causas del presente, en inconscientemente enfoca todo su presente hacia el mañana, haciendo continuamente planes para mejorar el futuro, siempre en busca de la felicidad que se la proporcione el exterior, los demás, o bien en otros casos, se abandona dejándose arrastrar pasivamente, en continua dependencia de su exterior, utilizando la mente sola y exclusivamente como intelecto.

Vive en continua competitividad, y lucha por el poder personal y material, en medio de una jauría humana, llena de deseos y pasiones inconscientes, al huir de su propia demanda interior, de su propia Divinidad, tiene que estar continuamente inventando cosas, y nuevos descubrimientos en el exterior, y para uso del mismo siempre que tenga utilidad y explicación científica, las sensaciones están dirigidas desde el pensamiento, y es el que gobierna toda la materia física, rechazando todo lo que no se pueda comprobar en laboratorio, y no tenga una respuesta lógica en el intelecto, respondiendo de esta forma, a la demanda interna de búsqueda, enfocando toda su atención hacia el exterior y en la materia física exclusivamente, escapando de sí mismo, y de su espiritualidad.

Le cuesta vivir en soledad, necesita emociones que le da el exterior para sentirse vivo, vive arrastrado por su propio inconsciente, y aunque en ocasiones sienta la demanda interna de su propia realidad como Ser,  interviene el pensamiento, creando un montón de razones que justifiquen esa inquietud y dirijan la atención hacia otros objetivos, buscando un Dios fuera de él, pero el pensamiento lo enfoca por medio de la imagen hacia un Dios exterior y separado de él mismo, sin embargo intuye que se encuentra en su interior. Es ésta contradicción la que produce un fuerte conflicto, sensación de abandono, soledad y dudas.

Así como el Hombre Espiritual, predomina el egoísmo y la individualidad, lucha por encima de todo por sobrevivir, y tiene verdadero pánico a la muerte, ya que no cree más que en lo que ve y se pueda comprobar físicamente.

Tampoco puede decirse que sea una materia falsa, porque la materia nunca es falsa, simplemente el concepto de conciencia en la misma materia, este camino tampoco conduce hacia nada real, desembocando también en un callejón sin salida.

Hasta ahora el proceso del Ser Humano se ha dirigido por distintos caminos, hacia estos dos enfoques de evolución como meta del desarrollo del Ser, cuyo resultado es incompleto, ya que los dos van por polos opuestos y los dos tienen razón, puesto que son complementarios entre sí.

En el Ser Humano existe el Espíritu y la materia conjuntamente, pero también hay que señalar que no ha resultado en vano, ha sido necesario el camino de los Místicos, que gracias a su investigación y encuentro con lo Espiritual, aunque haya sido elevándose desde la mente, han colaborado y despertado en los demás seres la inquietud y la intuición de esa Suprema realidad, pero el camino no ha sido el que verdaderamente teníamos que recorrer.

Y también los estudios científicos nos han descubierto que existe un Universo, cómo está formado nuestro cuerpo, la función que tienen nuestros órganos internos, externos, como responde a distintos impulsos nerviosos, motores etc., que bueno… es una parte muy importante saber cómo está compuesto el vehículo por el cual, se expresa, toma contacto con nuestro exterior el Espíritu, formando una especie de puente, ya que éste al ser etéreo, no se podría manifestar en la densa materia.

Son muchas las oportunidades que se nos ha ofrecido encarnación tras encarnación, ha llegado la hora, estamos en un momento decisivo, y hay en nosotros una fuerte demanda interior, y una fuerte presión exterior a punto de explotar, de todo esto es necesario que despertemos, que salgamos de este letargo en que nos encontramos.

Que nazca un nuevo Hombre, un nuevo camino de evolución, fusionándose los dos continentes, y uniendo conjuntamente la percepción individual, en un mismo camino, sin exclusión de ningún Ser Humano, que no sea privilegio de unos pocos, de cara a una Unidad como partes del todo.

Comenzando por trabajar en la materia o físico, que en sí es el plano más denso del hombre, por mediación del propio esfuerzo y vivencia consciente, conquistando palmo a palmo, cada una de las actuaciones de nuestro propio inconsciente, a favor de la consciencia, investigando y experimentando con nuestro trabajo interno, consiguiendo que se iluminen poco a poco, las células que están oscurecidas, siendo la causa de nuestra ignorancia, malestar y desesperación (Estas células oscurecidas son el ejército de nuestro inconsciente, o la ausencia de nuestra consciencia, ya que por sí mismas, contienen toda la información)

Empecemos por lo tanto a  caminar, colaborando con nuestro propio esfuerzo, despertando poco a poco de este vivir sin vivir, vamos a ir saliendo de este mundo de la ilusión, en que todo perece, hasta depositarnos y abandonarnos a nuestro Yo Superior o Espíritu (Esto implica una entrega total de nosotros mismos) y desde esta fusión y nuevo estado de consciencia y Espiritualidad, tener el poder, la capacidad de estar en todos los planos, desenvolviéndonos sin dificultad en el plano físico, disfrutando plenamente con nuestro interior y exterior conjuntamente y en armonía, en manos de nuestro Yo Superior, con plena libertad interna y sin ningún temor, ya que no habrá esquemas que romper, ni luchas, ni escapadas, hemos unido los dos polos y disfrutamos de ellos con alegría, paz y gozo.

Si, este es el nuevo Hombre, que abarca desde Oriente a Occidente, sin distinción de razas, en completa unidad del Universo. Poder estar con las demás personas sin necesidad de grupos cerrados, todos unidos en un objetivo común, que cumple las necesidades del Hombre Espiritual y del Hombre Material o Físico, comunicándonos desde nuestra propia Divinidad, con Amor, Compasión y en Armonía.

Comencemos pues la Revolución, a la búsqueda de ésta nueva realidad y este nuevo hombre, dando un salto de evolución y avance en la Raza Humana y demos nacimiento al HOMBRE UNIVERSAL.

Sofia Yoldi