Descubrir mi mundo interior

003 ELECCIÓN Y LIMPIEZA DEL CRISTAL – CRISTALOTERAPIA

 

Cuando estés en algún lugar donde vayas a comprar cristales, permanece atento: quizá alguno te mande un destello especial, comunicándote psíquicamente que debes utilizarlo tú. Esa piedra puede convertirse en un compañero de viaje; tal vez la lleves puesta o la tengas siempre a mano. Incluso puede llegar a ser un ayudante en tus prácticas terapéuticas o un hermano para la meditación.

Tan sólo un cristal muy especial y exclusivo puede emplearse de este modo; normalmente sólo tú puedes tocarlo para que no se mezclen otras energías. Estos cristales personalizados suelen llamar nuestra atención haciéndonos ver que son, sin lugar a dudas, poderosos instrumentos personales.

Si te llama algún cristal, puedes estar seguro de que percibirás su toque de atención. Sin embargo, no debes reivindicar la propiedad. A veces, tras haberte servido, el cristal debe seguir su camino, dirigiendo sus pasos hacia otros lugares y otras personas para compartir con ellas su luz y energía. Cuando esto ocurra, déjalo marchar.

ELECCIÓN DEL CRISTAL PERSONAL

Como acabas de leer en las líneas anteriores, “ES EL CRISTAL QUIEN NOS ELIGE ” y no al revés. El cristal tiene conciencia propia así que sabe muy bien quien necesita de su ayuda y quien le puede ayudar a evolucionar, ya que lo que hacemos es un intercambio y nos ayudamos mutuamente. Aunque, claro está, hay cristales que ya han terminado con su evolución y están simplemente para ayudarnos en la nuestra. Lo cual es de agradecer.

Pero si la señal no la recibes de manera muy clara es por que tu mente no le deja paso a tu intuición. Así que, puedes hacer una cosa que nunca falla:

Coloca delante de ti los cristales que más te llamen la atención y entonces cierra los ojos. Pasa tu mano sobre ellos, sin tocarlos, pidiéndoles mentalmente que te de una señal el cristal que necesitas. Normalmente sentirás una “presión” o “cosquilleo” más fuerte sobre el cristal que te esté llamando, este es el que debes de coger.

NOMBRE DEL CRISTAL PERSONAL

Cada cristal tiene su propio nombre al igual que conciencia. Para averiguar el nombre de nuestro cristal personal, lo primero que tenemos que hacer es sintonizar con él. Llevarlo con nosotros, meditar juntos, etc. Y después de un cierto tiempo, cuando ya se halla hecho tu amigo, le puedes preguntar su nombre a través de una meditación.

Cuando un cristal te dice su nombre existe, a partir de ese momento, un vínculo muy importante en el ámbito de trabajo y espiritual. Existe una conexión directa con él, casi telepática. Un cristal así es una joya, nos puede enseñar millones de cosas y ayudarnos más directamente haciéndonos comprender el por qué de las cosas, de las situaciones, etc.

LIMPIEZA DE LOS CRISTALES

 Lo primero que tenemos que hacer en cuanto nos llegue un cristal o piedra a nuestras manos es … LIMPIARLO/A . ¡ No debemos utilizar, ni siquiera llevar con nosotros, ese cristal o piedra !. ¿Por que?, sencillamente porque esas piedras han pasado por muchas manos y lugares y se han impregnado de todas esas energías que no sabemos si nos van a ser perjudiciales o no.

MODOS DE LIMPIAR LOS CRISTALES

ELEMENTO AGUA

-Agua y sal marina, dejarlo durante 24 horas y a continuación ponerlo debajo del grifo y pedir al Deva del agua que neutralice de energias el cristal o piedra

 

– Dejar los cristales bajo la corriente de un río, cascada, lluvia, etc.

– Con las olas del mar.

-Bajo el grifo, un minuto más o menos. Pensando y visualizando que el cristal se limpia de toda energía negativa.

 

ELEMENTO AIRE

– Con el viento, visualizando que se limpia el cristal.

 

– Soplando sobre el cristal visualizando el aire blanco-azulado y que el cristal se limpia de la energía negativa.

ELEMENTO TIERRA

-Enterrarlos en la tierra, en la arena de la playa.

 

-Enterrarlos en una maceta con tierra o bien en la misma tierra

– Enterrarlos en sal marina. (Muy efectiva).

– Enterrarlos con la punta hacia arriba junto a las raíces de un árbol.

– Sobre una drusa de cuarzo transparente.

ELEMENTO FUEGO

– Pasando el cristal por el incienso siempre pensando y visualizando que se limpia.

 

Mejor utilizar un incienso neutro, si no podemos programar el cristal.

MODOS DE CARGAR Y ENERGETIZAR LOS CRISTALES

– Exponiendo los cristales unas horas, por lo menos, al sol.

– Sobre drusas de cristal de Cuarzo Transparente.

– Cogiéndolos con la mano derecha, acercándolo a nuestro chakra corazón para darle nuestra energía.

Otra forma de Limpiarlos es la siguiente:

Sin duda alguna, el mantenimiento de los cristales es una de las partes fundamentales de su uso. Y es que un cristal puede emitir tanto energías positivas como negativas y dependiendo de quién ha estado en contacto con él puede darnos un resultado u otro. Además hay piedras que se cargan negativamente más rápido que otras. Es por ello que hay que tener mucho cuidado con los cristales que usamos ya sea en nuestra casa como los que llevamos puestos o utilizamos como ayuda.

Es imprescindible que tengas presente que si bien el mayor efecto energético de los cristales se produce cuando realizamos una exposición directa del cristal con nuestro cuerpo, también nos emiten energía si los llevamos en el bolsillo o los tenemos, aunque sólo sea de uso decorativo, en nuestra casa.

Por ello reiteramos una vez más que siempre debes realizar cada cierto tiempo el proceso que te relatamos a continuación.

  Paso 1: limpieza y purificación

 Ya sea un cristal que has comprado tú o te han regalado, ya sea un cristal que has estado utilizando, cada cierto tiempo debes limpiarlo de las energías que se puedan haber quedado impregnadas en él.

Este paso es especialmente importante cuando recibimos por primera vez un cristal, puesto que no sabemos exactamente con quién ha estado en contacto y de qué energías puede estar impregnado.

Para ello puedes recurrir a los tres elementos clave. Escoge aquel método con el cual te sientas más identificado:

Por agua: es uno de los métodos más conocidos y utilizados. Se trata de llenar un vaso de cristal con agua y un puñado de sal lo más pura posible. Después introducimos el cristal en el vaso con la mezcla entre 24 horas y tres días en función de lo cargado que sintamos que puede estar.

Por aire: otro de los métodos más conocidos y utilizados. Se trata de encender una barrita de incienso natural y pasar el cristal por el humo. En este caso se debe tener especial cuidado en pasar todo el cristal por el humo del incienso porque sino la limpieza y purificación no será eficaz. Déjate llevar por tu intuición para determinar cuánto tiempo tienes que tener el cristal bajo los efectos del humo del incienso.

Por tierra: es un método también muy eficaz, pero poco utilizado. Se trata de enterrar el cristal en una tierra totalmente natural, sin alterar, durante tres a siete días. La ventaja de este método es que si dejas el cristal durante más de siete días ya estarás efectuando el segundo paso: la recarga.

Paso 2: recarga energética

 Una vez bien limpios los cristales hay que recargarlos con una energía natural y positiva que potencie todas sus cualidades al máximo. Para ello puedes utilizar también unos sencillos métodos:

Hay varias maneras de cargar el cristal. Te cuento la que mas efectiva me ha resultado a mi: cárgalo con tu propia energía poniéndolo en tu mano izquierda, imponiéndole la derecha y acercándolo a tu chakra corazón para darle tu energía, y el amor que brota de ese chackra. Lo que es muy importante piensa en la intención con que la cargas y repítela como si fuera un mantra, mientras visualizas un rayo brillante de luz blanca que penetra tu cabeza conecta con el amor en el chakra del corazón, prolongándose desde tu brazo para llegar hasta la piedra.

Con la luz solar: la luz solar suele ser las más utilizada para recargar los cristales. Para ello, debes poner a exposición directa de los rayos solares el cristal. La ventaja de la luz solar es que tarda menos en cargarlos. Sigue tu intuición para determinar cuánto tiempo de sol necesita. La mayoría de las veces sólo necesita un día.

Con la luz lunar: la luz lunar también es muy efectiva, sin embargo es más débil. A pesar de todo es muy utilizada especialmente en cristales con energías más femeninas e intuitivas como la “piedra de luna”. Pon el cristal a exposición directa de los rayos de luz lunares. Se suele necesitar como mínimo tres días.

Con la energía de la tierra: como hemos explicado antes, puedes cargar el cristal si lo entierras en tierra natural, sin alterar, durante más de siete días. En ese caso obtendrás una energía más firme y sólida, ideal para piedras como la “hematite”.

SINTONIZACION

Igual de imprescindible que los pasos anteriores es la sintonización. La sintonización es para armonizar el cristal con tu propia energía. Esto significa que si quieres trabajar con los cristales, esos cristales deben estar armonizados contigo y con las energías que tú emites. Por muy limpio y recargado que esté, sino lo sintonizas puede serte ineficaz. Para sintonizarte con él puedes hacer lo siguiente:

Por tu aliento: puedes echarle suavemente tu aliento varias veces.

Por el tacto: puedes estar durante un tiempo “acariciándolo” y mandándole buenas energías tuyas.

Por el pensamiento: puedes cogerlo en tu mano izquierda y visualizar cómo su energía y la tuya se convierten en compatibles.

Sea cual sea el método que prefieras, siempre debes realizar estos tres pasos para darle mayor efectividad a tus cristales.

Neutralizar la mente, y desde la serenidad percibir la verdad. El aprendizaje de este arte no sólo desarrolla la sensibilidad necesaria para acceder a una información interior de gran valor, sino también ejercita la mente a comunicar en planos más sutiles con diversas formas de vida. Cuando uno armoniza con un cristal, éste se vuelve espejo y refleja la luz hacia la conciencia.

Los cristales tienen su propio lenguaje: la interpretación de sus mensajes requiere una mente lúcida y un corazón abierto. Pronto se hacen amigos y maestros, descubriendo sus secretos y revelando su ciencia, prestándonos su luz y resplandor para que podamos mejorar. Sólo se precisa apertura de espíritu y predisposición para captar una voz silenciosa que apela directamente a nuestro sentido interior. Los cristales son intermediarios de la Luz; si sintonizamos correctamente, nos enseñarán el camino que conduce a la luz propia, instruyéndonos asimismo en su utilización.

Esfuérzate en conocer cada uno de tus cristales y piedras curativas hasta comprender cuál es su secreto. Tal vez no sea el mismo para ti que para los demás, ya que las piedras regulan su fuerza para servir y responder a la persona que las está utilizando. Ayudándoles a alcanzar sus objetivos, también estas facilitando su evolución y la realización de su elevado destino