Descubrir mi mundo interior

Causas emocionales del Cabello

Se considera un problema capilar todo estado anormal del cabello como: CANAS, CABELLO GRASOSO o CASPA.

Entre los factores que pueden contribuir a debilitar el cabello, podemos encontrar: un gran choque, una reacción demasiado grande de impotencia y desesperación o una sobreexcitación causada por demasiadas preocupaciones e inquietudes en el mundo físico.

Los cabellos son antenas que unen nuestra cabeza (nuestro YO SOY desde el punto de vista simbólico) con la energía cósmica (lo DIVINO). Por lo tanto, un problema capilar a menudo indica que no se tiene mucha confianza en la energía divina que nos ayuda a restablecer contacto con nuestra capacidad para hacer nuestra vida. Esta falta de confianza nos resta energía vital.

Nuestro cabello es una protección adicional para la piel.

Está ahí para recordarnos que debemos sentirnos protegidos por nuestro DIOS interior.

Tus problemas capilares te recuerdan que seas tú mismo, que confíes en que el Universo va a ayudarte.

El aspecto material puede ser importante en tu vida, pero no debe dominar a tu parte espiritual, es decir, lo que tú eres.

Abre tus antenas a la Divinidad que hay en ti y verás que las soluciones llegarán más fácilmente, sin que tengas que preocuparte.

Protegiendo la parte cutánea de la cabeza, los cabellos simbolizan la fuerza, la libertad, la belleza y la potencia (pensemos a Sansón en la Biblia). Están directamente vinculados a la dignidad del ser, a la esencia del poder.

Me ponen en contacto con la energía espiritual, cósmica y supra – cósmica.

Mis cabellos crecen cerca del séptimo chakra o centro de energía, el chakra corona.

El estado de los cabellos es también la representación del poder sexual, genital y reproductor.

Varios mitos existen referente a los cabellos (los rubios, los morenos, los calvos…). Es importante saber que mis cabellos son la imagen del poder que tengo para dirigir mi propia vida.

¿Qué es lo que quiero realmente en la vida?

¿Tengo yo la sensación que los demás dirigen mi vida?

La fuerza y el valor de coger las riendas de mi vida aumentarán mi sentimiento de libertad y el vigor de mis cabellos.

Los cabellos reflejan la alegría de vivir de una persona y su limpieza indica el interés que tiene en estar cuidada, en estar aquí.

Observo los diferentes estados de mis cabellos que corresponden a ciertos estados interiores (cabellos quebrados, sin brillo, finos o que se rompen, espesos, etc.)

¡Me mantengo abierto a este maravilloso poder del cielo que son mis cabellos!

ALOPECIA (PELADERA) – CABELLOS

La alopecia es una pérdida de cabello que deja placas redondeadas de cuero cabelludo blanco y liso. Alrededor de estas placas el cabello es abundante y normal. También puede darse una alopecia total.

La peladera (alopecia) es una enfermedad de la piel caracterizada por la pérdida de cabellos en placas redondas.

Como los cabellos y el pelo son una protección adicional de la piel, el hecho de perderlo es una indicación de que la persona se deshace de su protección.

Después de un incidente o de tomar una decisión, esta persona no se siente protegida y tiene muchos miedos, entre ellos el de no ser capaz de arreglárselas sola.

Le resulta difícil pedir la protección de los demás.

También es posible que intente proteger a los que les rodean para ocultar su miedo a no estar protegida.

Esto puede proceder de un golpe emocional, de la ira y de una renunciación a mi parte espiritual o a lo que me conecta con mis valores más elevados.

Tengo ventaja en hacer la paz conmigo mismo y contemplar soluciones que me permitirán vivir mejor en armonía con mis objetivos más elevados.

Si sufres de alopecia, su mensaje es que vuelvas a establecer contacto con tu ser, con tu YO SOY, y que sepas que tienes siempre la protección de tu DIOS interior.

Además, antes de creer que nadie te quiere proteger o que debes proteger a los demás, te recomiendo que compruebes si los que te rodean necesitan realmente tu protección y que hagas tus demandas cuando necesites hacerlo.

Atrévete a permitírtelo y a reconocer que tienes miedo.

CABELLOS GRISES

Los cabellos grises simbolizan la sabiduría.

Sin embargo, la aparición repentina de cabellos grises se vincula con el estrés, una situación en que viví un golpe emocional intenso. Cuando sucede esto a los veinte años, esto representa grandes inquietudes (tensión o estrés), conscientes o inconscientes con relación al hecho de dejarse guiar espiritualmente.

¿Pienso yo que necesito vivir bajo presión y que las presiones en mi vida son necesarias para mi “bien”?

Es probablemente un esquema de pensamiento que hace que se repitan acontecimientos en mi vida, en esta vida, vinculado con el querer obtener siempre el mejor resultado.

Habitualmente, el cabello gris aparece con la edad y esto significa una baja del vigor y fuerza vital.

Reviso mis actitudes generales y acepto que la vida sigue tal como es, ni más ni menos y me libero del peso de ser competitivo

CALVICIE – CABELLOS

La calvicie es la ausencia total o parcial de cabello.

La calvicie es un signo de autoritarismo o de la persona que abusa de su autoridad, alguien que quiere hacerse obedecer sólo porque le obedezcan, que impone sus puntos de vista sin respetar los de los demás.

La persona autoritaria armónica es aquella que, teniendo poder o autoridad en un área, no siente la necesidad de imponerse.

Su autoridad es respetada de manera espontánea.

De esta forma, la persona a la que se puede llamar autoritaria es aquella que impone sus conocimientos y no acepta su YO SOY tal como es.

Se priva de relaciones hermosas y experimenta muchas emociones.

A la luz de esta descripción, tu cuerpo te manda el mensaje de que reconozcas lo que eres.

No tienes que imponer tus puntos de vista o tus conocimientos a los demás.

Acepta la idea de que eres una persona autoritaria en lugar de creer que no lo eres y aprenderás a vivir esa autoridad de una manera armoniosa.

Además te abrirás a la novedad y volverás a contactar con lo que eres en lugar de querer ser como crees que los demás quieren que seas.

La calvicie es la pérdida definitiva (parcial o total) de los cabellos.

Frecuentemente, si pierdo mis cabellos, vivo una o varias situaciones en que la tensión es tan grande que me “arranco los pelos!”

Varias experiencias estresantes o incluso traumatizantes pueden acelerar el proceso de la calvicie.

Un parto que es fuente de miedo o de inquietud (la mujer puede perder sus cabellos), un golpe emocional grave, una separación, mucha tensión en el trabajo o en el hogar, el gusto de superarse en el plano material o una desvalorización en el plano intelectual.

Cuando vivo una multitud de inquietudes y grandes miedos, pierdo el contacto con mi poder interior divino.

Acepto confiar en la vida con la actitud que todo será para lo mejor.

ENFERMEDAD DE LOS CABELLOS

Diversas causas pueden traer la aparición de enfermedades de los cabellos.

Un gran impacto emocional, una reacción excesiva de impotencia frente a una situación, un conflicto latente o varios sentimientos inhibidos tales como la desesperación, las inquietudes, el aburrimiento.

Se instala la nerviosidad, crece la inestabilidad emocional, se agotan las fuerzas y los recursos interiores.

Vivo un desorden interior.

Esta inseguridad puede proceder de mi miedo a la muerte o del hecho que nada es permanente, que todo puede cambiar repentinamente y sin aviso.

Me cierro a las energías vitales y mis cabellos cambian de aspecto.

Caen, se vuelven grasos o secos, se vuelven blancas (canas), pierden su brillo.

Aparece la caspa, resultado de un conflicto interior relacionado conmigo y mi papel social. Necesito oxígeno!

Es la primera cosa que se ha de hacer para restablecer la fuerza y vitalidad de los cabellos.

Tomo consciencia que necesito cambiar mis pensamientos y mi actitud frente a las situaciones de la vida.

Acepto mantenerme abierto y observo lo que sucede en este momento, sobre todo el modo que adopto para afrontar las diferentes situaciones de mi vida y dejo de ¡arrancarme el pelo!

PÉRDIDA DE LOS CABELLOS

Existe un problema de pérdida de cabello cuando éste se cae repentinamente y en mayor cantidad que lo usual. Cuando el cabello se cae de una manera natural y continua, otros cabellos nacen yendo a ocupar el lugar de los cabellos muertos. Si la pérdida del cabello es permanente, véase calvicie.

Una persona pierde su cabello cuando vive una pérdida o tiene miedo de perder algo o a alguien. Se identifica demasiado con aquello que corre el riesgo de perder o con lo que perdió, y experimenta un sentimiento de impotencia; o bien se siente tan desesperada como para arrancarse los cabellos.

También es posible que se acuse de perder algo o de hacer que alguien perdiera algo por una decisión suya.

En general, es una persona que se preocupa demasiado por el aspecto material de su vida y tiene miedo de la opinión de los demás, del “qué dirán”.

Si este es tu caso, observa lo que acabas de perder o temes perder y verás que crees SER alguien gracias a ello. Esta creencia es la que te perjudica.

Te identificas demasiado con lo que TIENES y HACES, más que con lo que ERES. Crees que si TIENES ese objeto o a esa persona, los demás creerán que ERES una mejor persona.

Dile a tu Yo interno que si el universo decidiera que algo o alguien debe desaparecer de tu vida, seguramente habría una buena razón para ello.

Es necesario que aprendas a no depender de lo que perdiste o de lo que temes perder.

Así aprenderás el desapego.

Acepta también que cuando tomas decisiones lo haces con lo mejor de tus conocimientos, y que las consecuencias son experiencias que siempre te enseñan algo.

Los cabellos son el espejo de cierta fuerza interior. Pienso en Sansón (en las escrituras del Antiguo Testamento) que perdía su fuerza con los cabellos cortados…

Los cabellos representan el nexo entre lo físico y lo espiritual, lo cual me vincula al cosmos y a la energía espiritual.

Se comparan frecuentemente a una forma de antena con el más – allá.

Se dice que la herencia es el factor principal de la calvicie, más frecuente en el sexo masculino.

Sin embargo, entre los diferentes tipos de calvicie, se encuentra el tipo calvo con barba, el cual está asociado al individuo que usa más sus facultades intelectuales que sus facultades emocionales.

La pérdida de cabellos significa que me he apartado de lo divino en mí.

Soy una persona más enfocada sobre el plano material que sobre el espiritual.

Puede que tenga mucha intuición pero prefiero usar más los aspectos más materiales, más racionales.

Intento lo mejor que puedo controlarlo todo porque tengo miedo de abrirme y perder el control.

Rehúso el funcionamiento de base de la vida, con el pretexto que puedo hacer mejor que ella.

Todo temor interior conlleva la incapacidad de actuar, la desesperación y tensiones que me cogen de improviso.

Es una ilusión de creer hacer mejor que la misma vida.

No he de luchar contra la vida porque siempre está conmigo para apoyarme y me ayudará si la escucho y si me mantengo abierto.

Sólo he de pedir con total quietud y la vida me dará lo que merezco.

Es el inicio; debo confiar en la vida y en mi ser interior y ver las soluciones por todas partes porque existen!

El mundo está aquí para ayudarme. ¿Qué más necesito?

SARNA – CABELLOS

Las sarnas son hongos parásitos y contagiosos que afectan la superficie de mi piel, mis pelos, mi cuero cabelludo y mis uñas.

Me dejo “atacar”, “destruir”, molestar por los demás, porque tengo poca confianza en mí.

Me siento feo y sucio.

Puedo tener la sensación que pierdo el control de ciertas situaciones.

Así, mi sombrero de jefe (mis cabellos) estarán afectados.

Puedo sentirme muy molesto por los propósitos de otros y estar afectado por la idea que tienen que ¡“si el sombrero te hace, póntelo”!

Dejo que los demás decidan por mí.

Mi cuerpo me dice de tomar mi lugar, hacerme confianza.

Soy el único que tengo poder sobre mi vida.