Descubrir mi mundo interior

Si preguntamos a personas aleatorias que pasen por la calle, si les gusta ser controlados por otros, seguramente que sea difícil el encontrar a alguien que diga que sí. Si bien podemos rechazar conscientemente la idea de que permitimos ser controlados por otros, lo hacemos constantemente.

  • Permitimos que ciertos miembros de la familia nos controlen.
  • Permitimos que las instituciones religiosas nos controlen.
  • También permitimos que los políticos nos controlen.
  • Permitimos que los medios nos controlen.
  • Permitimos que otros nos controlen. 

Claro, es posible que ni siquiera nos demos cuenta de que el hecho de ser controlados por otros esté sucediendo, pero eso se convierte en un problema si no somos conscientes de estar bajo esta influencia. Si no tienes un control consciente de ti mismo, entonces alguien u otra cosa te controlará a ti.

Cuando tienes control de tus pensamientos, tienes el control sobre tu vida. Recuperarás tu soberanía mental y vivirás una vida verdaderamente liberada. Tu mente inconsciente y consciente entrará en resonancia.

A la hora de ser controlados, podemos dejar de dar nuestro consentimiento inconsciente (o consciente). En última instancia, tu tienes el poder de liberarte. Estos son grilletes autoimpuestos que nos ponemos porque no sabíamos que nos estaban manipulando para que nos controlaran. Ahora puedes deshacerte de esos grilletes y experimentar tu libertad de control.

Ser controlados por otros

Cómo nunca volver a ser controlados por otros

Nunca seremos controlados por la mente de otro cuando controlamos nuestra mente. Por control, me refiero a ser consciente de todas las influencias externas que influyen en nuestra forma de pensar y en lo que creemos. Obviamente podemos ser influenciados positivamente, pero la influencia y el control son dos cosas diferentes. El control significa que nos limitamos en lo que somos capaces de lograr y hacer. Una influencia positiva ayuda a expandir de lo que somos capaces y ayuda a actualizar los posibles logros.

Para recuperar el control de tu vida, la práctica de la meditación de atención plena es excepcionalmente útil. En estos días, hay miles de formas para aprender cómo aumentar nuestra lucidez y conciencia, por lo que no deberíamos tener problemas para aprender cualquier técnica. El truco para tener el control alejado de los manejadores, es practicar la atención plena lo suficiente como para que estemos conscientes de cada momento de vigilia.

Otra forma de dejar de ser controlado por otros, es estar más en sintonía con tus sentimientos y discernir cómo te están haciendo sentir en el momento. Por ejemplo, cuando escuchas a alguien decir algo que te asusta, ya sea una figura de autoridad u otra persona, está usando el miedo para controlarte. Usar el miedo es un gran negocio. Cuando mantienes a las personas asustadas, puedes controlarlas y venderles todo tipo de mentiras. Evita rendirte al estar consciente de en qué estado de conciencia te están poniendo las personas.

Recuerda esto: no existe la autoridad. Es una ilusión. Tu tienes el control de tu vida, si así lo deseas. Retira el control de tu mente de la maliciosa matriz de poder. Cuando practiques las dos técnicas descritas anteriormente, identificarás todas las diferentes formas en que otros intentan controlarte.

Ten el coraje y la valentía de estar en un lugar de neutralidad desde el cual pueda discernir si alguien está tratando de controlarte. Todo tu mundo se transformará. Podrás ver los juegos a los que juegan los controladores. Notarás las técnicas de manipulación, programación y condicionamiento que usan las personas que intentan controlar a los demás. 

Ten el control sobre ti. Que otros no controlen tu parte incosciente.