Descubrir mi mundo interior

Los niños, especialmente los que tienen carácter y son luchadores, deberían expresar las dificultades y las luchas interiores que tienen y compartirlas con palabras. Cuando las palabras no están disponibles, ayudar a encontrar otras formas de demostrar de la conexión entre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos, puede ser una manera muy efectiva de enseñar atención plena a niños y como estar atento a lo que sucede en su interior.

Una bola de cristal con nieve que se mueve dentro al agitarla o una tarro de brillantina que también se mueve, es una de las metáforas visuales más poderosas para la conexión interior en niños. Ilustra de una manera muy efectiva cómo la atención plena y el cultivo de la quietud frente al remolino del caos de la vida, nos afecta. Al principio solía hacer esta práctica solo con niños pequeños, pero desde entonces descubrí que incluso los adolescentes la disfrutan.

atención plena en niños

Materiales que necesitamos

  • Un tarro o recipiente con tapa
  • Agua
  • Glicerina
  • Purpurina o brillantina de diferentes colores

Cómo hacer un tarro de purpurina

Puedes usar un tarro de albañil, un tarro de especias o incluso una botella de agua de plástico para esta práctica. Asegúrate de usar brillantina que se hunda en lugar de que flote. Agregar un poco de glicerina al agua ralentiza la caída del brillo.

Si prefieres evitar el uso de purpurina o brillantina, puedes hacer una versión más ecológica usando cuentas de diferentes colores, una mezcla de colorantes para alimentos y aceite, o incluso piezas de LEGO que ya tengas por casa.

Llena la jarra hasta el tope con agua. Haga que sus hijos escojan tres colores de brillantina: uno para representar pensamientos, uno para representar sentimientos y otro para representar comportamientos (o “impulsos para hacer cosas”). Coloca alguna pizca de cada color en el agua, lo que representa su mente, y tal vez unas gotas de colorante para alimentos. Sella el frasco con su tapa o con cinta adhesiva.

“Con cada evento que sucede, mueven el tarro, demostrando cómo se hace difícil hacer un seguimiento y ver claramente cuáles son nuestros pensamientos, sentimientos e impulsos.”

Pregúntales a los niños qué tipo de cosas en sus vidas, hacen que se muevan las brillantinas del frasco (pensamientos, sentimientos y comportamientos). Con esto fomentaremos respuestas que reflejen los eventos angustiantes que llevan en su interior (peleas con sus hermanos, perder en algún deporte), sucesos positivos (obtener una buena calificación, hacer un nuevo amigo), eventos en primer plano (hermanos enfermos) y eventos en segundo plano (historias de miedo en las noticias). Con cada evento que nombran, agitan el tarro, demostrando cómo en realidad es difícil hacer un seguimiento y ver claramente cuáles son nuestros pensamientos, sentimientos e impulsos.

Cómo usar un tarro de purpurina para enseñar la atención plena a niños

atención plena a niños

Hay muchas variaciones de esta práctica para enseñar la atención plena a niños, dependiendo de lo que quieras enfatizar. Tengo un compañero que a menudo trabaja con grupos de niños, usa un frasco gigante al que todos los niños pueden agregar un color. Cada color representa los diferentes sentimientos que tienen. Otras variaciones incluyen el uso de algunas cuentas de plástico para representar comportamientos y observar hasta que los comportamientos se separen de los pensamientos y sentimientos. Los niños también pueden tratar de enfocarse en un solo color, o una pieza hasta que se asiente, o en todas.

Los pasos pueden ser algo como:

  • El frasco es como nuestra mente, y cada color de brillo representa algo diferente en nuestra mente.
  • Pongamos rojo para los pensamientos, dorado para los sentimientos y plateado para los impulsos para hacer las cosas. (Vierta un poco de brillo con cada comentario).
  • Ahora cerramos el frasco. (Coloque la tapa en el frasco y séllelo). Luego comenzamos nuestro día.
  • Nos despertamos y las cosas están bastante tranquilas y arregladas. Podemos ver eso claramente. (Muestre cómo se ha depositado todo el brillo en el fondo del frasco).
  • Pero muy pronto, las cosas comienzan a girar. Tal vez estamos llegando tarde (agitar el frasco). Nuestra hermana mayor come la ultima galleta para el desayuno, y esto lleva a una pelea (agite el frasco). Escuchamos cosas aterradoras en las noticias en el viaje en automóvil a la escuela (agita el frasco). Llegamos a la escuela y descubrimos que nos aceleramos (agite el frasco).
  • Ahora faltan solo unos minutos para el día en la escuela y no podemos ver con claridad porque todos nuestros pensamientos, sentimientos e impulsos se interponen en el camino.
  • Entonces, ¿cuál es la única cosa que podemos hacer para que el brillo se asiente y vuelvas a ver el tarro calmado y claro?
  • ¡Estate quieto!… Entonces podremos ver claramente de nuevo.
  • Tampoco hay forma de apresurarse a quedarse quieto. No podemos empujar todo los colores hasta el fondo. Solo tenemos que mirar y esperar. Ningún esfuerzo hará que se resuelva antes.
  • Cuando las cosas se aclaren, sabremos lo próximo que hay que hacer. De hecho, esa es una definición de sabiduría: ver las cosas como son y elegir cómo actuar.
  • Mientras esperamos, ¿desaparece el brillo?… No, se queda en el fondo. Nuestros pensamientos, sentimientos e impulsos todavía están en nuestras mentes, pero ya no están en nuestro camino nublando nuestra visión.

Un frasco de brillo terminado puede servir como un temporizador visual para otras prácticas, como las de respiración. Por ejemplo, puedes sacudir el frasco y decir: “Hagamos algunas respiraciones observándolas con atención hasta que el brillo se asiente”.

En realidad, no queremos deshacernos de los pensamientos, sentimientos e impulsos. Solo los queremos fuera del momento para que no nos impidan ver con claridad.

Algunas familias usan el frasco como un “frasco de calma” para marcar y medir el tiempo de calma. Idealmente, toda la familia puede usar el frasco de calma cuando hay un conflicto: “Todos estamos molestos y con muchos pensamientos. Así que tomemos un descanso hasta que el brillo en el frasco se haya calmado y luego comencemos a hablar nuevamente ”.

En definitiva, la realidad es que no queremos deshacernos de los pensamientos, sentimientos e impulsos. Simplemente los queremos fuera del camino para que nos dejen ver con claridad .