Descubrir mi mundo interior

La muerte es una palabra que nosotros, los humanos, generalmente asociamos con la oscuridad, el luto, la decadencia y el miedo general. Pasamos toda nuestra vida huyendo, evitando y negando el hecho de que algún día moriremos físicamente. Sin embargo, la muerte de la que hablaremos en este artículo, no es el tipo muerte que tememos. La muerte a la que me referiré es la experiencia más hermosa, preciosa, esclarecedora, inspiradora, expansiva y rompe paradigmas que jamás hayas experimentado. Esta experiencia se conoce como la “muerte del ego”, y para cada buscador espiritual serio, es un proceso fundamental por el que pasar.

“Despertar es una pérdida interminable de lo que crees saber, como una ola de destrucción que no deja nada, sino lo que es verdad.”

Unmani

¿Qué es el ego?

Para entender qué es la muerte del ego, primero debemos entender qué es el ego.

¿Qué es el Ego?…. El ego es básicamente nuestro sentido del yo o de nuestra identidad. El ego es una herramienta biológica y espiritual que fue creada y defiende la creencia de que todos somos entidades “individuales” separadas.

Como resultado de creer que estamos separados y aislados en esta vida, sufrimos inmensamente. El ego percibe la vida a través de la lente de la dualidadLa dualidad es lo opuesto a la realidad: es la división de la vida en fuerzas opuestas como el amor / odio, lo bueno / malo, lo correcto / incorrecto y lo santo / pecaminoso.

Cuando dividimos la vida, sufrimos. El resultado del ego dualista es el juicio, el odio, la condena y la alienación. Si bien aceptamos algunas cosas, rechazamos otras. Si bien amamos a algunas personas, odiamos a otras personas. En lugar de aceptar incondicionalmente la vida en su totalidad, la segregamos en experiencias, personas, creencias, pensamientos y emociones “aceptables” e “inaceptables”. Por lo tanto, sufrimos.

Como resultado de la separación percibida desde el Espíritu, y la lente de dualidad a través de la cual vemos la vida, también comenzamos a rechazarnos a nosotros mismos. Cualquier pensamiento, sentimiento, sensación, experiencia o creencia que tengamos que se considere “malo”, “inaceptable” o “incorrecto”, la suprimimos, evitamos y negamos. Como resultado de esta represión, alimentamos a nuestro Ser de las Sombras, que se vuelven más retorcidos, enojados y pervertidos cuanto más nos “encerramos”.

El producto de vivir a través del ego se puede observar muy claramente en nuestro mundo. La depresión, la ansiedad, la enfermedad mental, el asesinato, el odio, la codicia, la pobreza, la guerra y la destrucción del medio ambiente que experimentamos, es un reflejo de nuestro sufrimiento interno. Nuestro sufrimiento interno es únicamente el producto del ego, que cree que está separado de los demás y de la vida misma.

depresión y la muerte del ego

¿Qué es la muerte del ego?

He usado el término “muerte del ego” en este artículo porque es la frase más popular que se usa para esa experiencia. Pero la verdad es que el ego nunca puede realmente “morir” ; en cambio, puede ser trascendido y hacerse consciente para que ya no esté funcionando nuestras vidas.

Entonces, ¿cómo podemos definir la “muerte del ego”?

La muerte del ego es la experiencia de trascender el ego, el yo o la identidad. Esta experiencia es la experiencia más deslumbrante, alucinante, impresionante, pacífica e incondicionalmente amorosa que puedas tener. La muerte del ego es esencialmente una experiencia de encarnar su verdadera naturaleza por completo (o volver a ser quien realmente es), temporalmente.

Sin embargo, aunque la experiencia de la muerte del ego es indescriptiblemente hermosa, también puede ser indescriptiblemente horrible para aquellos que no son conscientes del camino espiritual, y para aquellos que se resisten a la experiencia real.

Los que informan de su muerte del ego, generalmente se dividen en dos grupos: los que encontraron una experiencia iluminadora y los que encontraron una experiencia atormentadora. 

La naturaleza ama el coraje. Usted hace el compromiso y la naturaleza responderá a ese compromiso eliminando obstáculos imposibles. Sueña el sueño imposible y el mundo no te aplastará, te levantará. Este es el truco. Esto es lo que todos estos maestros y filósofos que realmente contaron, que realmente tocaron el oro alquímico, esto es lo que entendieron. Esta es la danza chamánica en la cascada. Así es como se hace la magia. Al arrojarte al abismo y descubrir que es una cama de plumas.

Terence McKenna

La muerte del ego puede dar miedo porque es la mayor amenaza para el ego: la pérdida total de “sí mismo”, aunque solo sea por un minuto. Como mecanismo de defensa, el ego crea un miedo intenso. Sin embargo, para progresar en nuestros caminos espirituales, debemos entender el papel de este miedo, tenerlo en cuenta y no permitir que nos limite.

la muerte del ego

7 etapas de la muerte del ego

La muerte del ego ocurre en etapas, y si se persigue con valentía, da como resultado la experiencia del Nirvana, la Unidad o la Iluminación.

Si bien la muerte del ego no es una fórmula predecible, tiende a seguir un patrón:

Etapa 1 – Despertar espiritual

En la primera etapa de la muerte del ego, comenzamos a “despertar” a la vida. Nuestro proceso de despertar espiritual puede ser provocado por una crisis existencial, una tragedia, una enfermedad crónica o simplemente el proceso natural de maduración del alma. 

Cuando experimentamos un despertar espiritual, comenzamos a buscar más profundidad en la vida. A menudo, nos hacemos grandes preguntas como ¿Cuál es mi propósito?… ¿Cuál es el significado de la vida?… ¿qué sucede después de la muerte?… Los despertares espirituales se desencadenan por la sensación de que falta algo profundo en la vida, y van acompañados de sentimientos de depresión y ansiedad. 

Etapa 2 – La noche oscura del alma

La noche oscura del alma es inseparable al proceso de despertar espiritual. Cuando experimentamos la Noche Oscura, nos volvemos extremadamente conscientes de la separación de nosotros mismos. La Noche Oscura del Alma es un período en el que nos sentimos completamente perdidos, solitarios y aislados de los demás. Es la acumulación o culminación de nuestro sufrimiento. En el fondo, sabemos que algo tiene que cambiar drásticamente en nuestra vida, pero no sabemos qué o dónde mirar. 

Etapa 3 – El buscador espiritual

Finalmente, después de experimentar un despertar espiritual y la Noche oscura del alma, nos topamos con el campo de la espiritualidad. Comenzamos a experimentar con diferentes prácticas espirituales y encontramos que algunas alivian nuestro sufrimiento. Nos obsesionamos con reducir el sufrimiento que hemos estado llevando y exploramos muchos campos diferentes, como la curación de energía, zen, yoga, astrología, misticismo, etc.

Etapa 4 – Satori

La palabra “Satori” es una palabra budista zen que significa “iluminación momentánea”. Satori es un pequeño vistazo a su verdadera naturaleza o conciencia misma; un momento en que tu ego está completamente perdido. Para algunos, esta experiencia es aterradora, y el crecimiento espiritual se estanca, para otros, cambia profundamente la vida y el crecimiento espiritual continúa.

Etapa 5 – El Alma Mayor

Después de un cierto período de tiempo, comenzamos a desarrollar el discernimiento espiritual. Descubrimos los trucos y las prácticas de evasión espiritual que nos mantienen atrapados en el ciclo del dolor, el miedo y la separación, y aprendemos prácticas que nos abren a lo Divino. A medida que comenzamos a experimentar más madurez conmovedora, aprendemos las virtudes de la autodisciplina, la paciencia y el enfoque.

Etapa 6 – Disolución y deconstrucción

En esta etapa, comenzamos a entregar todo lo que no somos. Esta etapa no se trata solo de identificar nuestras creencias y patrones de comportamiento destructivos y limitantes, sino de dejarlos ir y dejar entrar la luz. La gracia, la disciplina, la confianza, el coraje, el desapego y el amor, juegan un papel importante en este proceso.

Etapa 7 – El fin de la búsqueda

Finalmente, nos detenemos. Nos damos cuenta de que todo lo que somos y todo lo que necesitamos, se puede encontrar ahora mismo. La búsqueda de convertirse en algo, perder algo, encontrar algo y lograr algo perece desvanecerse. Vemos a través de la ilusión de buscar la verdad, la alegría, la paz y el amor, en cualquier lugar fuera de nosotros mismos. Vemos la verdad de que estamos reflejados en todos los seres y todas las cosas. Mientras el ego todavía existe, nos damos cuenta del ego como simplemente una herramienta; no la verdad de quienes somos. Trascendiendo la dualidad y el control del ego, desarrollamos la capacidad de dar un amor y aceptación incondicionales. Este es el estado de la máxima paz interior, de la libertad y de lo que las personas llaman “iluminación”. Sin embargo, quienes experimentan esto, saben que ninguna etiqueta o construcción mental puede encapsular tal experiencia. 

La muerte del ego es una experiencia seria, purgante, profunda y devastadora. Es tan profunda y más allá de todo lo que hemos experimentado en esta vida, que cambia la percepción de la existencia en un solo momento.

“La muerte es un despojo de todo lo que no eres tú. El secreto de la vida es morir antes de que mueras y descubrir que no hay muerte.”

 Eckhart Tolle ( El poder de ahora )