Descubrir mi mundo interior

Los 5 Ritos Tibetanos tienen muchísimos beneficios para reducir el estrés y preservar la vitalidad y la juventud. Ayuda a equilibrar el cuerpo, la claridad de la mente, además de fortalecer y estirar todos los músculos principales, mejorando la salud integral y el bienestar emocional.

Se recomienda hacer estos Ritos tibetanos por las mañanas, ya que aumenta el flujo de energía de su cuerpo. Se recomienda repetir la práctica, por lo que sería mejor comenzar haciendo de cinco a diez repeticiones de cada una, durante aproximadamente 10 minutos al día y acumular hasta aproximadamente 21 repeticiones. Sé consciente de tu cuerpo y ve despacio si es necesario.

Si experimenta algún dolor o molestia severa, puede buscar formas de modificar el movimiento o hacer menos repeticiones hasta que obtenga la fuerza y la ​​resistencia necesaria.

Recuerde practicar la respiración durante los ejercicios: inhale y exhale profundamente mientras gira.

ritos tibetanos

Rito 1: Giros sufíes

Colócate de pie, con los pies separados unos 3 pies y los brazos extendidos hacia los lados en línea con los hombros y las palmas hacia abajo. Gira en el sentido de las agujas del reloj lo más rápido que puedas. Si se marea un poco, deténgase o disminuya la velocidad.

Rito 2: Levantamiento de piernas

Acuéstese en el suelo en posición reclinada. Extienda los brazos a los lados con las palmas presionando el suelo a ambos lados de las caderas. Si sufre de problemas en la parte baja de la espalda, coloque los dedos debajo del sacro.

Inhale profundamente mientras levanta la barbilla hacia el pecho al mismo tiempo que levanta las piernas sin doblar las rodillas en posición vertical. Si lo desea, puede extender sus piernas sobre su cuerpo hacia su cabeza.

Mientras exhalas, baja las piernas y dirígete al piso con las piernas rectas y los pies juntos y repite.

Este Rito fortalece tus abdominales y estimula tu centro de energía, que está asociado con tu páncreas.

Rito 3: Postura de recuperación

Arrodíllate en el suelo. La parte superior de los pies debe estar orientada hacia el suelo. Sus caderas se alinean sobre sus rodillas y sus manos tocan la parte posterior de los músculos de sus muslos. Mete la barbilla hacia el pecho.

Inhale profundamente mientras desliza las manos hacia abajo sobre el músculo del muslo y levante la parte superior de la caja torácica y arquee la espalda con la cabeza y los hombros. Aquí debe doblar la parte superior de la espalda más que la parte inferior de la espalda.

Exhala lentamente mientras regresas a una posición vertical y repite.

Este Rito, abre su corazón, garganta y plexo solar, y ayuda a limpiar y equilibrar sus emociones.

Rito 4: Postura de la mesa

Siéntese en el piso en una posición sentada con las piernas extendidas hacia adelante, con los pies separados aproximadamente 30 centímetros, con la columna erguida y las palmas planas en el suelo, junto a usted, a cada lado. Los dedos deben apuntar hacia tus pies.

Inhale profundamente mientras baja la cabeza suavemente y levanta el torso. Dobla las rodillas y tus brazos deben permanecer rectos para levantarse en una mesa.

Exhala y vuelve a tu posición de sentado y repite.

Este Rito aumenta la energía en su región sacra, lo que fortalecerá sus muslos y glúteos.

Rito 5: V invertida

Desde la posición de la mesa (postura anterior), puedes caminar unos pocos centímetros y luego meter los dedos debajo de ti para que estés sobre las puntas de los pies y los brazos extendidos.

Inhale mientras estira las piernas, arquee la espalda e incline la cabeza hacia atrás y la caja torácica hacia adelante en la posición en forma de V. Trate de no tocar el suelo con ninguna parte de su cuerpo, excepto con las manos y los pies.

Mientras exhalas, muévete hacia la postura del perro mirando hacia abajo doblando la cintura en forma de V invertida. Estire los brazos y las piernas mientras mete la barbilla hacia el pecho.

Este Rito revitaliza los centros de energía de tu cuerpo.


Una vez que hayas completado los Ritos, cierra los ojos y deja que tu sangre circule por tu cuerpo. Céntrate en ello. Haga esto en una posición neutral sobre su espalda. Alternativamente, recuéstate boca abajo con los brazos estirados hasta los hombros y la barbilla en el suelo.

Una vez que su respiración vuelve a la normalidad, puede comenzar su rutina diaria.

Consejo importante:

Nunca te esfuerces hasta el punto de agotamiento. Tómelo con calma y aumente sus repeticiones diariamente.

¿Sabías que: ?

Los tibetanos consideran 21 un número sagrado. Por lo tanto, los ejercicios están en repeticiones de 21. Aparentemente, los 5 Ritos Tibetanos tienen más de 2,500 años y es una forma de yoga similar a la serie de yoga que se originó en la India. Se cree que los Ritos han circulado entre los yoguis durante décadas.