Descubrir mi mundo interior

Tus Guías Espirituales

Tus guías espirituales pueden ser tanto entidades que en alguna ocasión encarnaron en el planeta o no, aunque estos últimos son la minoría. Ellos existen primordialmente para ayudarte a conectarte a tu divinidad. También para acortar algunas de las luchas que tienes al tomar un camino que va desde aquí hasta la iluminación.

Ellos te dicen cuando quedarte tranquilos o cuando correr. Son los más efectivos para esto, siempre y cuando los escuches. Ellos siguen las leyes del universo, por eso no interfieren en tu vida, en tu karma o tu libre voluntad, a menos que se les sea solicitado. Por eso es importante para poder trabajar con ellos, darle la autorización solicitándoles su intervención en nuestra vida. Luego de pedir, estén abiertos y escuchen o ábranse a recibir lo fructífero del pedido.

Siempre están ahí. Nunca te juzgan. Nunca tachan de errónea cualquier decisión que hagas. Aunque te alejes de su guía siempre te dan la bienvenida si regresas al camino. Por lo tanto, cuando estés necesitando un amigo que  no te juzgue, que solo te ame, que tenga una perspectiva mas elevada y que esté deseoso de compartir lo que te ayude, es cuando debes dirigirte a tus guías.

Tienes varios guías, entre ellos hay uno que es el principal, es tu guardián del umbral. Si te quieres conectar con otro ser, este deberá pasar a través del guardián del umbral. Pero les aclaro que este guía principal puede cambiar, esto se da cuando evolucionas y cambias tu conciencia, entonces tu guía gentilmente puede retirarse para dar paso a otro o fusionarse en otro guía. Este período de cambio de guías puede ser sentido como un período donde el sentimiento de soledad y desorientación puede ser profundo, uno se siente raro, es un periodo de transición luego de un periodo previo de iniciación espiritual.

Ellos tienen sentido del humor, traen alegría y liviandad a tu corazón. Si estás mal les puedes dar permiso para que abrasen a tu corazón, para que te toquen. Si te quedas quieto lo sentirás.

Hay ocasiones en que tu guía espiritual es una personificación de tu YO SUPERIOR, así que si te es incomodo trabajar con una entidad fuera de ti, trabaja con la propia energía espiritual de tu alma. Siempre tienes mínimo un guía. Aunque en la imaginación uno puede conectarse con varios, lo puedes ver con los niños que en su creatividad e imaginación están siempre en contacto con ellos. No es necesario el estado meditativo para trabajar con tu guía, solo debes poner atención en el hecho que ellos siempre trabajan contigo. Charlas con él siempre en tu cabeza, esa conciencia con la que mantienes diálogos dentro de ti. Si preguntas “Que debo hacer ahora?” y de repente llega un pensamiento que te dice que hacer. Si es tu vos, tu pensamiento, pero es que tu guía eres tú mismo solo que desde un nivel mas elevado. Tú y él son UNO.

Claro que la meditación es buena, lo que quiero decir es que no es imprescindible. Lo bueno de ese momento es que te fusionas con tu guía, se convierte en parte de la totalidad de tu sistema de energía. En la quietud los puedes disfrutar mas. Pero en la conversación con tu conciencia (guía) puedes trabajar en el día a día.

A ellos le da gusto que les preguntes, y que tomes su paz y amor. Los deleita que les agradezcas por lo que tienes. Y los regocija que ilumines tu vida y te conviertas en luz radiante para otras personas. No tienen necesidades de que les pagues de vuelta. No les importa que no sepas que son ellos lo que te ayudan y no los reconozcas,  o que los odies aunque te ayuden. La forma que tienes si quieres darles algo a cambio es que le envíes luz a tus hermanos y hermanas en la tierra, que te conviertas en canal y les solicites luz para enviarle a personas. Ellos te enviaran y enviaran luz, dichosos.

Ellos nunca dejan de estar a tu lado, de hecho siempre les haces preguntas y casi siempre los dejas colgados! Y aún así siguen están a tu lado.

Última aclaración, es fácil distinguir si el consejo en tu mente es tu ego o es tu guía: si el consejo te hace sentir seguro, fortalecido y amado, entonces es digno de confianza. El consejo de tu guía nunca llega del temor o el medio; el de tu ego si.

Fuente: Zuxael