Descubrir mi mundo interior

Viajes Sagrados

Un viaje Sagrado es un viaje a algún lugar que nos merece respeto y consideración por algo en especial. También se puede considerar Sagrado un viaje hacia el interior de uno mismo. Si bien es cierto que existen lugares “Sagrados”, lugares en que la energía por algún motivo es más fuerte, también es cierto que nuestro interior es “Sagrado” y que tener la oportunidad de contactar con nuestro interior es importante. Solo tenemos que aprender a escucharnos a nosotros mismos, a nuestros órganos y células y comunicarnos con ellos.

Sagrado significa: venerable, augusto, algo digno de respeto. Podemos hacer viajes sagrados sin salir de casa, como dice el Tao: “sin salir de casa podemos conocer el mundo”. Nuestro lugar sagrado es nuestro interior y podemos viajar a el, siempre que deseemos. Si decidimos realizar un viaje a algún punto del planeta considerado como sagrado, lo será por el solo hecho de que nosotros lo consideremos así. Al transferirle la sacralidad al lugar, lo elevamos vibratoriamente y nosotros también elevamos nuestra vibración con él.Podemos sentir la sacralidad en todo lo que nos rodea y el lugar se transformará en un lugar de bienestar y vibración superior. Si además también consideramos sagrado a todo ser vivo, la propia vida se convierte en sagrada y aprendemos a comunicarnos con aprecio y respeto con todo aquello que entra en nuestras vidas.La comunicación a este nivel es muy profunda, es desde lo más profundo de nuestro ser hacia lo más profundo del ser de la otra persona. Esta otra persona capta nuestra vibración y se transforma automáticamente, dando ambas lo mejor de ellas mismas. Sentir veneración y respeto por todo lo existente, ya transforma la propia vida en Sagrada.

Los lugares sagrados, son lugares en los que se ha dedicado culto o admiración por algo venerable.

Realizar un viaje sagrado es realizar un viaje importante y digno de respeto para el que lo realiza. El solo hecho de pensar en ello hace que nuestras células eleven su nivel vibratorio.

Si muchas personas sienten lo mismo en ese lugar, el lugar va tomando cada vez más energía vibratoria de sacralidad, todo se va impregnando de esta energía y va tomando cada vez más fuerza.

Podemos hacer viajes sagrados sin salir de casa, como dice el Tao: “sin salir de casa podemos conocer el mundo”. Nuestro lugar . Nuestro lugar sagrado es nuestro interior y podemos viajar a el, siempre que deseemos.

Si decidimos realizar un viaje a algún punto del planeta considerado como sagrado, lo será por el solo hecho de que nosotros lo consideremos así. Al transferirle la sacralidad al lugar, lo elevamos vibratoriamente y nosotros también elevamos nuestra vibración con él.

Podemos sentir la sacralidad en todo lo que nos rodea y el lugar se transformará en un lugar de bienestar y vibración superior. Si además también consideramos sagrado a todo ser vivo, la propia vida se convierte en sagrada y aprendemos a comunicarnos con aprecio y respeto con todo aquello que entra en nuestras vidas.

La comunicación a este nivel es muy profunda, es desde lo más profundo de nuestro ser hacia lo más profundo del ser de la otra persona. Esta otra persona capta nuestra vibración y se transforma automáticamente, dando ambas lo mejor de ellas mismas.

Sentir veneración y respeto por todo lo existente, ya transforma la propia vida en Sagrada.

Autora:  Susana Cano – Susan reflections