Descubrir mi mundo interior

Causas emocionales de los Dientes

DIENTES (En general)

Los dientes simbolizan las decisiones, la puerta sólida de entrada que me permite morder con “todos mis dientes” en la vida! Realidad interior y exterior pasan por mis dientes que son uno de los medios para expresarme enteramente en este universo.

El diente es uno de los órganos anexos muy duros que representa la energía fundamental de mi ser.

La capacidad interior de acoger las nuevas ideas, el amor y el alimento interior se manifiesta por los dientes sanos y duros.

Los dientes son, en parte, el espejo del ser.

Cuando el alimento pasa a través de mi boca, ésta transmite también sentimientos que pueden afectar mis dientes a más o menos largo término.

Así, dientes alterados (por ejemplo: con caries) indican una débil afirmación de sí, una realidad inaceptable para mí y el miedo a coger mi lugar en el universo con las responsabilidades que esto implica.

Aunque tenga dificultad en tomar ciertas decisiones benéficas para mí, debo quedarme abierto a los medios disponibles que me permiten superar las situaciones más delicadas.

Los dientes representan también mi voluntad de ir hacia delante, de hacer bien las cosas, mi capacidad en dar vida a mis pensamientos y a mis emociones.

Un conflicto profundo, culpabilidad conectada con una situación emocional transportada con las palabras, o cualquier desarreglo interior pueden manifestarse por una reacción en los dientes e incluso en las encías.

Puedo pues “apretar los dientes” para defenderme de una agresión exterior en una situación que me hace fuertemente reaccionar.

Cierro la puerta, resistiendo a lo que quiere entrar en mí o, al contrario, a lo que necesita salir de mí.

Los incisivos (los dientes de delante) se relacionan con el hecho de no hacer tal acción, etc.

Los caninos se vinculan más con el hecho de poder ejercer cierta autoridad sobre las decisiones que he de tomar.

Pueden estar afectados cuando me siento “estirado” frente a una decisión que he de tomar.

Las pre muelas me indican mi grado de acuerdo con mis decisiones.

En cuanto a las muelas, representan mi grado de felicidad frente a las decisiones que se tomaron o que debo aún tomar.

El esmalte del diente estará afectado cuando tengo la sensación de que no tengo el derecho de “morder” en una situación y la dentina estará afectada cuando pienso no poder ser capaz de “morder” en una situación, dudando de mí – mismo, de mis capacidades.

Acepto quedar abierto al amor, sin tener miedo de perder la gratitud de los demás.

Me amo tal como soy, con todas mis cualidades.

Debo cuidar de mis dientes, “visten” mi personalidad.

Los dientes no tienen máscara!

Me mantengo yo – mismo, sin juzgarme y quedando abierto a las críticas exteriores.

Transformo mis pensamientos en amor auténtico y mis dientes se mantienen en buena salud!

ABSCESO DEL DIENTE

Este absceso se halla en los tejidos que cubren la raíz dental; esto demuestra mi ira frente a una decisión que he de tomar.

La infección está situada en la cavidad central del diente, esto indica la contrariedad que vivo en relación con una decisión que me roe por dentro (“dient -ro”).

Entonces es tiempo que tome la decisión con todo el amor y la armonía posible teniendo en cuenta valores más elevados que gobiernan mi vida, en el respeto de mí – mismo y de los demás.

CARIES DENTAL

La caries dental es la manifestación de un dolor interior extremo.

Algo me roe hasta lo más hondo de mi ser. No consigo expresar este mal que me corroe y la inflamación hace su aparición.

El diente empieza a ablandarse y generalmente es doloroso, debido a la sensibilidad nerviosa presente en el nivel del diente.

La estructura del diente es la más rígida del cuerpo humano.

La caries dental se refiere al aspecto “mental”.

¿Es odio o rencor frente a alguien?

Puede ser que “enseñe los dientes” cuando me siento atacado.

¿Cuál es la verdadera causa de mi dolor?

La razón primera aumentará Mis probabilidades de invertir este proceso de destrucción.

También puedo haber vivido una situación en que tenía el gusto de “morder” a alguien en situación de autodefensa y que no lo hice porque “un niño bien educado no hace este tipo de cosas”.

Frecuentemente tenía caries de niño, porque tengo un “diente” contra una persona.

También es posible que viva un conflicto familiar o que asuma difícilmente lo que recibo de mi entorno y que deba filtrar este conflicto con mis dientes por el proceso de masticación.

Porque mis dientes me permiten filtrar y discriminar lo que entra en el interior de mi cuerpo y por el mismo hecho, en mi Universo en general.

Dejo de buscar la causa física (alimentación, azúcar, etc.)

Mejor dejo que mis pensamientos evolucionen y cambio mi manera de ver las situaciones de mi vida.

Tomo la vida con “un grano de sal” y permitiré así a mis “dientes del juicio” desarrollarse y fortalecerse. ¡Será mucho más provechoso para mí!

CHIRRIDO DE DIENTES

Los dientes representan las decisiones y cierta forma de agresividad.

El chirrido de dientes es pues una ira inconsciente que aflora en la superficie, una rabia reprimida que se expresa frecuentemente de noche.

Estoy muy nervioso interiormente, me retengo y no digo o no hago ciertas cosas.

Como que no consigo tomar decisiones claras y precisas, el chirrido de dientes es la expresión física de mi tristeza y de mi agresividad reprimida.

Como una puerta mal engrasada, el chirrido de dientes me indica mi miedo a abrirme para tomar decisiones y el ruido expresa una forma de gemido interior.

Acepto tomar consciencia de este estado sin inhibirlo y expresarlo como lo vivo actualmente.

Acepto mi sensibilidad y las emociones que afloran y comprendo que mis incertidumbres me llevan a vivir mucha más tensión interior que el hecho de tomar las iniciativas que se imponen.

Cuando tomo una decisión, me libero y me siento más desarrollado.

DIENTE DEL JUICIO

El juicio, es una gran cualidad. Tengo la alegría de manifestarlo en esta vida.

Me permite abrirme al universo y me procura bases sólidas en todo lo que emprendo.

Así, un diente del juicio que no quiere salir, “coger su sitio”, significa en el plano mental que rechazo aún tomar todo el espacio que me pertenece.

Debo hacerlo conscientemente para desarrollar todas las cualidades divinas esenciales a mi evolución.

¡Acepto dejar la naturaleza seguir su curso y abrir mi consciencia para crecer y ver los cambios en mí! ¡Me darán beneficios!

DOLOR DE DIENTES O DE MUELAS

Se considera un problema dental al dolor ocasionado por una CARIES, la ROTURA DE UN DIENTE o la PÉRDIDA DE ESMALTE. Sucede frecuentemente que las personas con dientes mal alineados dicen tener problemas, cuando en realidad esto es sólo una anormalidad de orden ESTÉTICO. También se considera un problema el RECHINAR LOS DIENTES.

Como los dientes sirven para moler los alimentos, se les relaciona con la trituración de las ideas o con las circunstancias nuevas que deben ser asimiladas.

La persona a la que le duelen los dientes suele tener dificultad para decidirse, ya que no analiza bien las situaciones.

Los dientes también sirven para morder.

Un problema en ellos puede indicar que la persona se siente impotente e incapaz de defenderse en la vida.

Con respecto a este tema, a continuación presento los resultados de muchos años de investigación realizados por la señora Michele Caffín, cirujana dentista:

Los ocho dientes del lado superior derecho tienen relación con el deseo de manifestar lo que la persona quiere hacia fuera; todo problema en uno de estos dientes expresa una dificultad para encontrar nuestro lugar en el exterior.

Los ocho dientes del lado superior izquierdo tienen relación con el deseo de manifestar lo que la persona lleva en sí misma; todo problema en uno de estos dientes expresa una dificultad para realizar su deseo de ser.

Los ocho dientes del lado inferior derecho se relacionan con la concretización de algo, como por ejemplo el trabajo; todo problema en uno de estos dientes expresa una dificultad para concretar nuestra vida.

Los ocho dientes del lado inferior izquierdo tienen una relación con la concretización de la sensibilidad de la persona, de todo lo que lleva en ella; cualquier problema en uno de estos dientes expresa una falta de reconocimiento afectivo del medio familiar. Los dientes mal alineados también tienen cierta relación con los mensajes citados.

Como el lado derecho del cuerpo tiene una correspondencia directa con nuestro padre, los problemas en los dientes del lado derecho te indican que todavía hay conflictos pendientes de resolver con él, es decir, que sería bueno que tuvieras una reacción diferente hacia él, que lo aceptaras más.

Si es del lado izquierdo, sucede lo mismo, pero con la madre.

Además, los cuatro incisivos superiores representan el lugar que quieres ocupar junto a tus padres, y los cuatro incisivos inferiores el lugar que éstos ocupan.

El mensaje implícito en todo problema dental es principalmente que actúes, que concretices tus deseos.

Aprende a ver las situaciones como son.

Si es necesario, acepta pedir ayuda para que puedas discernir mejor.

Ocúpate de tu YO QUIERO.

Vuelve a contactar con tu poder interior y concédete permiso para defenderte.

Si sufres un problema de desgaste en los dientes y el esmalte está desapareciendo gradualmente, es muy posible que te estés dejando utilizar por quienes te rodean.

En general, la persona que se deja manejar por los demás critica mucho internamente, pero no se afirma exteriormente.

Quisiera que los demás cambiaran.

Tu mejor protección para que no dejes que te utilicen es el amor verdadero hacia tus seres queridos.

El rechinar los dientes, que se manifiesta sobre todo en la noche, es signo de que la persona durante el día reprime la ira y la tensión.

El cuerpo, inteligentemente, utiliza con frecuencia la noche, los momentos de sueño, para ayudarnos a liberar las tensiones vividas durante la vigilia. Sin embargo, esta liberación es temporal.

Debes ocuparte de esta ira contenida antes de que te ocasione muchos más problemas que el tratado aquí.

Para lograrlo, te aconsejo que pongas en práctica las etapas del perdón sugeridas al final 

Los problemas dentales están vinculados con las decisiones, especialmente cuando me duelen los dientes. Aplazo la toma de decisiones, porque las consecuencias de estas elecciones me asustan, me hacen perder seguridad.

Se asocia a la responsabilidad personal, a mi capacidad de tomar decisiones, sin tener miedo de lo que sucederá después.

Si tengo un dolor de muelas, puede ser que me sienta dolido porque me culpo de no conseguir comunicar lo que quiero.

Tengo el gusto de “enseñar los dientes” para coger mi sitio y mostrar que existo.

Quiero que me escuchen, que me respeten.

Tomo consciencia que comunicando mis necesidades y mis deseos, los dolores de muelas ya no tendrán razón de existir.

Cuando se trata de sarro en los dientes, es una forma de agresión interior, una reacción que no ha sido resuelta y vuelve a aflorar.

Esto me puede llevar a endurecerme en mis posiciones frente a las decisiones que he de tomar o que tomé.

Mis comportamientos pueden cambiar.

Sabiendo que no es benéfico para mí estar a disposición de mi imaginación, desarrollo más bien el lado creativo de las circunstancias.

Intento encontrar un medio de estructurar mejor mi pensamiento y mis ideas; así, me será más fácil tomar iniciativas juiciosas vinculadas a lo que vivo actualmente.

Acepto ser consciente de lo que sucede en mi vida, comprender la esencia de la determinación que rige mi universo.

Compruebo el lado afectado por los problemas dentales y aporto la solución que conviene.

Si está arriba, pienso en la intuición y en el instinto; y si está abajo, se trata de una decisión del campo racional y lógico, algo querido físicamente.

DOLORES DE MANDÍBULAS

La mandíbula está formada por dos huesos (superior e inferior) en los que están incrustados los dientes. Los problemas más comunes son: DOLORES, FRACTURA y LUXACIÓN MANDIBULAR.

Como la mandíbula es absolutamente necesaria para que los dientes hagan su trabajo, los problemas en ella representan un enojo reprimido que impide que la persona que lo sufre se exprese adecuadamente. Si se reprime hasta el punto de luxarse la mandíbula, es decir, que se le bloquee por completo hasta el punto de no poder moverla, indica que se ha controlado demasiado y que no puede más.

Perdió el control de sí misma del mismo modo en que perdió el control de su mandíbula.

Tiene una necesidad urgente de expresarse, y el hecho de reprimirse es muy nefasto para ella.

Como las mandíbulas y los dientes nos ayudan a morder y a masticar para después digerir bien, un problema en este lugar indica que la persona se impide morder bien a la vida o darle un buen mordisco a lo que desea.

El mensaje que tu cuerpo te envía con este problema es que es urgente que compruebes si los miedos que te hacen controlarte y reprimirte hasta ese extremo están fundados.

Tu cuerpo te dice que ahora es el momento de hacerles frente porque tienes todo lo necesario para ello.

Para más detalles sobre la mandíbula inferior y la superior, te sugiero que veas problemas en los dientes. Sí se trata de una fractura, ver también esta palabra.

Las mandíbulas son huesos esenciales para comer, para empezar el proceso de digestión y asimilación de lo que tomo, bien sea el alimento o la realidad que me rodea.

Los problemas de mandíbula pueden producirse cuando aprieto los dientes porque reprimo cosas e inhibo toda la energía relacionada con la ira, obstinación, la testarudez y quizás entonces una gana inconsciente de vengarme de alguien o de algo.

Cuando chirrían mis dientes, vivo inseguridad.

También pueden estar descalcificándose o ablandándose mis mandíbulas.

Me revelan cómo yo también puedo ser “blando” en algunas situaciones, en particular cuando tengo la sensación de que se ríen de mí y que no se prestaba atención a lo que decía.

Sigue una gran desvalorización de mí – mismo.

También puedo sentirme dominado, siendo impotente en expresarme, bien a causa de mi timidez o de mis miedos.

También puede que me esté prohibido hablar, lo cual interpreto como “¡¡¡lo que he de decir debe ser muy poco interesante!!!”.

Cuando se bloquean mis mandíbulas, estoy en la incapacidad de expresarme, de controlar lo que me rodea, reprimo mis emociones.

Debo relajarme, dejar la energía fluir libremente.

PRÓTESIS DENTALES O DIENTES POSTIZOS

La prótesis dental me da la ilusión de una fuerte vitalidad.

En efecto, similar a los dientes verdaderos, da la sensación de ser verdadera, de ser sincera como dientes de verdad! Es totalmente falso!

Ya que deseo una respuesta clara, voy al fondo de las cosas.

¿Soy yo capaz de vivir mis experiencias con valor y sinceridad, igual como con mis verdaderos dientes?

¿Estoy decidido a ser lo que soy realmente, a afirmarme, a “morder” en la vida?

Dejo de vivir en función de los demás.

Acepto ser yo – mismo y, afirmándome, encuentro la satisfacción y la felicidad.