Descubrir mi mundo interior

Recuerda: este símbolo  indica una pausa. No sigas leyendo cuando llegues a esta pausa y dáte un tiempo de explorar tu propio darse cuenta, siguiendo las instrucciones.


Identificación invertida

Recuéstese y busque una posición confortable

Cierre los ojos y déjese estar
Note cualquier tensión. Vea si puede relajar esa tensión o colocar su cuerpo en otra posición más confortable
Enfoque su atención en su respiración y déjese estar mientras yo le hable

Todos nosotros tendemos a construir una imagen de cómo las cosas “son realmente”, y una imagen de quién y de cómo somos. Esa imagen de nosotros mismos puede ser cierta en alguna medida, pero es una fantasía. Siempre hay aspectos de nosotros mismos que no coinciden con esa imagen. Si nos aferramos a esa imagen, nos restringimos y aminoramos y nos prevenimos de descubrir las partes de nuestra experiencia que son desconocidas o permanecen alienadas.

Si puede desapegarse, aunque sólo sea un poco, de la idea de lo que piensa que usted es, tiene una oportunidad de descubrir más acerca de lo que experimenta en este momento. Lo que quiero hacer en seguida, es darle alguna experiencia en revertir el modo en que vivencia partes de su mundo y cómo se vivencia a sí mismo. Es una manera simple de desatar algunos de sus prejuicios ceñidores sobre la realidad. Puede aún ser una manera de encontrar nuevos modos de funcionamiento y de descubrir cosas acerca de usted mismo, de las que usualmente no se da cuenta. Si no fuese más, es una manera interesante de pasar al tiempo cuando está aburrido.

Respirando

Enfoque ahora la atención sobre su respiración
Dése cuenta de todos los detalles de su respiración
sienta el aire entrando por su nariz o su boca
siéntalo penetrar por su garganta hacia los pulmones
y dése cuenta cómo su pecho y su vientre se expanden y contraen lentamente cuando respira
Imagine ahora que ese aire penetra suavemente en sus pulmones  y luego se retira lento
Usted no tiene que hacer absolutamente nada, pues el aire realiza la respiración por usted
Experiencie tan sólo esto por un rato  y luego invierta-

Sexo

Quisiera ahora que imaginara que su sexo está invertido. Si usted es un hombre, ahora será una mujer; si es una mujer, ahora será un hombre
¿De qué manera es distinto su cuerpo ahora? Llegue a darse realmente cuenta de este nuevo cuerpo, especialmente de las partes que han cambiado
Si no quiere hacerlo, está bien. Pero no se diga a sí mismo “Yo no puedo hacer esto”. Diga “Yo no quiero hacer esto” y en seguida agregue las palabras que se le ocurran. Mediante esto se podrá dar cuenta de qué es lo que evita rehusando hacer esta inversión
¿Cómo se siente en este nuevo cuerpo?
Y, ¿cómo será distinta su vida ahora?
¿Qué hará distintamente?
¿Qué hará de otra manera, ahora que su sexo ha cambiado?
Y, ¿cómo se siente con todos esos cambios? Continúe explorando el ser sexo opuesto durante un rato
Invierta el proceso ahora y póngase en contacto con su cuerpo real y su sexo real
Compare en silencio la experiencia de ser usted mismo con el sexo opuesto
¿Qué fue lo que experimentó siendo el otro sexo que no experimenta ahora?
¿Fueron estas experiencias agradables o desagradables?  Continúe explorando su experiencia por un rato

Raza

Imagine ahora que el color de su piel se ha invertido: si es negro o de tez oscura, ahora es blanco. Si es de piel blanca, ahora es negro o de tez oscura
Llegue a darse realmente cuenta de su nuevo cuerpo
¿De qué modo es su cuerpo diferente ahora?
¿Y cómo se siente en ese cuerpo?
¿Cómo será su vida distinta con el color de piel cambiado?
¿Y, cómo se siente con esos cambios?
Continúe explorando su nueva existencia por un rato.
Reviértase ahora en su cuerpo y color real. Compare en silencio la experiencia de ser usted mismo con la experiencia de tener otro color de piel
¿Qué diferencia nota entre los dos y cómo se siente en cada uno?

Eligiendo

Me gustaría ahora que intentase cambiar algún acto habitual en su vida. Elija lo que quisiera —lavar los platos o salir de compras, por ejemplo— y primero explore la sucesión real de eventos mientras los experimenta
Invierta ahora esta secuencia habitual y vea qué puede descubrirle
En un minuto más quiero que cada uno de ustedes abra los ojos y cuente a los otros acerca de sus experiencias en este experimento de inversión en primera persona del presente, tal como si estuviera sucediendo ahora: “Cuando invierto mi sexo, me siento suave y amante como una muchacha” — o cualquiera que sea su experiencia.
Tómense alrededor de diez minutos

Invertir nuestra manera acostumbrada de pensar es una manera de decir: “Tal vez algunas cosas y sucesos en el mundo son en realidad lo contrario de como yo los veo“. Es una manera de descartar temporalmente nuestros preconceptos y prejuicios y ver si otra manera de mirar el mundo puede ser más correcta. Toda imagen o preconcepto limita nuestro vivenciar porque nos relata por anticipado lo que será o no será nuestra experiencia. Esto es especialmente cierto, si la imagen es la mía propia. Por ejemplo, si mi imagen de mí mismo es que soy fuerte y resistente, y de que sólo las mujeres son tiernas y amantes, entonces debo negar toda debilidad o sentimientos de ternura que yo tenga.

Si estoy dispuesto a abandonar temporalmente mi imagen, cuando invierto los roles y me vuelvo mujer en la fantasía, yo me vuelvo mi imagen de lo que una mujer es. Ya que mi imagen de mujer permite debilidad y sentimientos tiernos, como mujer puedo vivenciar mis propios sentimientos de debilidad y ternura que no me permitía vivenciar previamente porque no calzan con mi imagen. Ya que distintas personas tienen distintas imágenes, tendrán diferentes inversiones y a menudo sentimientos bien distintos mientras experimentan la inversión.

Toda persona, casi todos los días, experimenta en algún grado cada uno de los sentimientos que un ser humano es capaz de sentir. Las inversiones son un modo de descubrir cualquier sentimiento que tiene precisamente ahora, pero que sus imágenes no le permiten vivenciar.
Son otra manera  de retomar  contacto  con  mi  experiencia continua real y de liberar mi potencial como persona.