Descubrir mi mundo interior

Otras posibilidades:

 

Hay innumerables posibilidades de viajes imaginarios. Lo mejor es trabajar con cualquier fantasía que se te ocurra en el momento. Compenétrate en ella identificándote con tu conciencia en el presente. Este ejemplo me contaba la semana pasada una persona: La semana pasada observaba a mi hijo de dos años luchando por abrir la puerta de la calle sin dejar caer el voluminoso diario que traía. Pensé: “¿Y si esto fuera una fotografía que estoy mirando diez años después?”. Cuando imaginé que lo que estaba viendo sucedía diez años atrás, me puse en contacto con sentimientos de calidez y protección hacia mi hijo que hasta entonces no había tomado en cuenta.

Lo que sigue son breves sugerencias para viajes imaginarios que tu puedes desarrollar y vivenciar por cuenta propia a través de la identificación y el diálogo. Si tu simplemente haces un viaje, o sólo piensas acerca de… o analizas tu fantasía, será una pérdida de tiempo. Una fantasía sólo es útil si te das cuenta mientras la vivencias como parte tuya en ese momento.

Retrocede a alguna época en tu vida que te venga a la mente y experimenta cómo te resulta tener nuevamente esa edad. Una vez que te hayas compenetrado realmente en eso, mantén un diálogo entre tu a esa edad y tú mismo ahora. ¿Qué es lo que te produce ser así de joven?

Repasa los acontecimientos de tu más temprana memoria. Ahora, a esa edad ¿Recuerdas algún hecho anterior? De ser así, revívelos y descubre que pusiste en ellos.

Estás limpiando una buhardilla o un depósito de cosas viejas, en una casa dónde alguna vez viviste, y te encuentras con cosas que fueron importantes para ti. Encuentra un viejo álbum de fotos y míralas. Entrégate totalmente.

Regresa a tu infancia. Hay algo que le falta a tu vida ahora, que tú dejaste atrás en la infancia. Vuelve y descúbrelo y encuéntrate con eso, observa si puedes incorporar eso a tu vida ahora.

Tú estás sentado a la orilla de un río en silencio. Date cuenta de lo que allí sucede y de lo que el río te aporta.

Te encuentras en un valle. Descubre cómo es tu valle y que ocurre allí. Luego levanta la vista y observa algo lejano que avanza hacia ti. Descúbrelo mientras va acercándose y vaya a tú encuentro.

Te encuentras en una habitación sombría, llena de humo, detrás del humo hay algo muy importante para ti. A medida que el humo desaparece gradualmente podrás ver de qué se trata aquello, luego descubrirlo y encontrarte con eso.

Tú estás frente a una pantalla en blanco. Alguna representación de tus sentimientos íntimos aparecerá proyectada. Compenétrate y conviértete en la proyección.

Tú mente es como un gran baúl con montones de pequeños compartimientos. Imaginas que levantas la tapa y miras dentro ¿Qué cosas y acontecimientos encuentras?.

Es una noche oscura y tú estás escapando de algo o de alguien. Descubre   que te está persiguiendo, luego vuelve la cara y encáralo a través de la interacción, el diálogo y la identificación.

Acabas de estrellarte sobre otro planeta. Explora este planeta desconocido y descúbrelo. Luego busca a un nativo. Conócelo y luego conviértete en él.

Te hallas en el vestuario de un teatro. Mira las ropas y accesorios, elige algunos para ponerte. Luego elige un nuevo nombre e identidad para ti mismo y explora esa nueva existencia ¿Qué te proporciona esa nueva existencia y qué evitas de este modo?.

Estás en un largo vestíbulo con la puerta al fondo, cerrada con llave. Busca la llave de la puerta y ábrela. Descubre que hay detrás, y luego conviértete en lo que descubriste.

Tú y tu familia estáis de pic-nic en el campo. Imagina que cada persona se convierte en algún animal, tu incluido. Descubre cómo os relacionáis unos a otros.

Imagina a un animal macho y luego a un animal hembra. Ponlos a los dos en un claro y observa cómo se encuentran. Luego identifícate con cada uno de ellos mientras interactúan.

Piensa en alguien a quien odias, e imagina que tú y él os transformáis en animales. Descubre cómo influencias tu con cada uno y qué puedes aprender de cada uno.

Inventa un animal que te gustaría ser y luego conviértete en él. Explora tu existencia siendo ese animal. ¿Qué es único en ti?