Descubrir mi mundo interior

Abrazar nuestras Sombras

Si miramos en nuestro interior y lo hacemos lo mas honestamente posible, sin llevarnos a autoengaños, podremos ver nuestras pequeñas debilidades y flaquezas, pero también veremos un lado oscuro nuestro que no pensábamos que teníamos. Rara vez conocemos y/o miramos esa parte de nosotros.

¿Alguna vez has sentido como si algo se apoderase de ti?… una reacción que hace preguntarte el porque diablos hice eso????…. o como pude reaccionar de esa manera????…. En todas estas preguntas a nuestras acciones no nos reconocemos como si fuésemos nosotros…. pues bien, de la bienvenida a su lado oscuro. Vamos a bucear en el.

En primer lugar, no se sienta culpable, nos pasa a casi todo el mundo. La clave de todo esto es entender el porque sucede y podamos aprender a integrar este auto-alter ego o sombra antes de que en otra situación futura se vuelva a apoderar de nosotros.

“El lado de la sombra se puede clasificar como culpas ocultas, reprimidas y de personalidad inferior, cuyas ramificaciones provienen de nuestros antepasados animales. Así comprenderemos todo nuestro aspecto histórico inconsciente.” (Diamond, p.96 – Jung)

Habitualmente, evitamos mirar nuestra sombra y lo que realizamos es proyectar en los demás lo que rechazamos de nosotros mismos y con esta proyección, creamos una disasociación con nuestra mente inconsciente. Al proyectarnos, no creamos un equilibrio en nosotros, sino que nos centramos unicamente en el “amor y la luz” que vemos en nosotros y por lo tanto, esta sombra reprimida puede convertirse en una fuerza destructiva que puede asumir el control de nosotros en momentos de estrés, falta de sueño, alcohol, drogas, etc…

Cuanto mas rechazamos este alter ego, mas fuerte se hará y en cualquier momento hará su aparición y asomará su fea cabeza. Si no lo integramos,  tiene consecuencias a nivel individual y colectivo y puede ser una parte “autodestructiva” de nuestra conciencia.

Es la creencia de siempre sobre el bien y el mal, sobre la luz y la oscuridad, lo aceptable y lo inaceptable. La misma mentalidad también para nuestros hijos con el “Chico bueno…. recompensa… Chico malo… castigo”, creando así una división interior, una dualidad, en donde nacen el angel y el demonio.

En cambio si aceptamos e integramos a nuestra sombra, puede servirnos para un propósito y es que en nuestro inconsciente, encontramos también a nuestra creatividad y a nuestra expresión mas clara y natural. Cuando hablamos de integrar  a nuestra sombra, no nos referimos a actuar en cada deseo de lujuria, rabia o lo que sea, sino mas bien a arrojar luz sobre la parte que tenemos oculta y catapultarla hacia nuestra evolución de consciencia, hacia nuestra transformación psicológica que en muchas enseñanzas nos animan.

“Sin la inclusión de nuestra sombra en nuestra vida diaria, no puede haber una relación positiva con los demás; no puede existir una relación individual limpia con lo divino.” Liliane Frey-Rohn (1967)

Para reconocer esta presencia y para ascenderla hacia la luz, debemos iluminar nuestras sombras. Al realizar esto, la aceptamos y la abrazamos liberándonos del poder que ejerce en nosotros.

Esto se realiza más fácil de lo que parece ya que cada persona de este hermoso planeta es nuestra sombra… ¿Cómo?.. Debido a lo que ya hemos mencionado, proyectamos en los demás tanto nuestros rasgos positivos como los negativos.

Para reintegrar estas sombras, desde Shurya vamos a indicarte que empieces con 4 técnicas sencillas. Reconocer, Reverberar, Reintegrar y Repetir.

Póngase en esta situación: Digamos que usted tiene un compañero de trabajo con el que siente una gran competitividad, incluso hasta de sentirse amenazado. En un momento dado, su compañero necesita llegar a los objetivos pero no puede conseguirlo sin recibir algo de ayuda. Usted prefiere no trabajar con el por lo que siente, pero recibes su llamada de ayuda… ¿Qué haces?

1. Reconocer

En primer lugar debemos reconocer la emoción principal que está sintiendo. ¿Estás celoso, envidioso, con ira, o con algún sentimiento que no puede ser consciente de que es?. Analice, piense en ello y encuentre cual es esta emoción profunda.

2. Reverberar

A menudo reconocerá fortalezas y debilidades suyas observándolas en otra persona. ¿Que cualidades tiene esta persona que puedes encontrar dentro de ti?… Escriba una lista si es necesario y verá que puede encontrar muchas.

3. Reintegrar

Una vez reconozcamos que las personas son una proyección de nuestras fortalezas y debilidades, podemos reintegrar estas cualidades dentro de nosotros.

4. Repetir

Con cada persona que se encuentre, localice que es lo que puede molestarle y encuentre esas sombras que proyecta sobre la persona. Repita este proceso y verá como va encontrando cosas que nunca supo de usted mismo.

Vamos a dar luz a la oscuridad y así pueda brillar un poco mas nuestro camino.

 

“Cada persona en nuestra vida es un maestro y cada experiencia que vivimos es una lección. Vivir es como mirarse en un espejo. Cada maestro somos nosotros.”

[social-bio]