Descubrir mi mundo interior

Causas emocionales de Aneurisma

Un aneurisma es una dilatación de un vaso sanguíneo directamente comunicado con una arteria; dicha dilatación permanece llena de sangre, rodeada por una membrana en forma de saco.

Existe un gran riesgo de que el vaso sanguíneo se rompa. Se le suele detectar por la presencia de dolores torácicos, tos y dificultad para tragar. Si es abdominal, viene acompañado de dolores y trastornos digestivos, con frecuencia palpables. Se considera generalmente que un aneurisma cerebral es consecuencia de malformaciones congénitas que se revelan tardíamente.

Este problema puede surgir después de un gran dolor, casi siempre relacionado con la familia, dolor que bloquea la alegría de mantener las relaciones como antes.

La persona que presenta un aneurisma vive o desea vivir un rompimiento, aun cuando éste le destroce el corazón.

De manera inconsciente, también se siente culpable de su decisión.

Ha acumulado demasiado y ha llegado al límite.

Su decisión de romper la tomó cuando ya no podía más, pues esta persona, en lugar de actuar, reacciona demasiado.

El hecho de sufrir un aneurisma es un mensaje urgente para que dejes de acumular penas internas y tomes la decisión de expresar tus sentimientos a las personas involucradas en lugar de guardarlos en tu interior.

No quieres mostrar tu enorme sensibilidad, pero no tienes otra opción: o la expresas o te causará la muerte.

También te sugiero que trabajes con tu terquedad, que te lleva a tomar decisiones radicales de rompimiento, que no te benefician. Tu corazón desea lo contrario.

No te dejes invadir por tus pensamientos negativos: provienen de tu dolor.

Si lo expresas, volverás a encontrar la alegría de vivir con tus seres queridos.