Descubrir mi mundo interior

El acto de curar con las manos tiene un origen ancestral remontandose a miles de años de antiguedad. Es una técnica que aparece en todas las culturas. Solo hay que observar la sabiduria de nuestro cuerpo incosciente al darnos un golpe en una alguna zona… ¿Que es lo primero que llevamos ante un dolor?… Si, llevamos nuestras manos instintivamente.

¿Alguna vez has experimentado la energía que sale de tus manos?… Si nunca has notado esto espontáneamente, ahora te pediré que mires tus manos con la palma hacia arriba y te des cuenta de que tienes dos chakras grandes situados en las palmas de tus manos. Los chakras son simplemente centros de energía o sellos, desde lo etérico, colocados por todo nuestro cuerpo. Siempre se habla principalmente de los 7 chakras principales (12 contando los de la espalda), pero tenemos muchos más, por ejemplo en nuestras manos y pies. Cuando sentimos que la energía sale de un chakra, sentimos sensaciones físicas como calor, frío, hormigueo, pulsos y la sensación de un flujo de energía.

Nuestros chakras de la mano están conectados a nuestro chakra del corazón y, a veces, cuando sientes amor, puedes sentir también una sensación real en tus palmas.

En primer lugar, querrás sentir esta energía saliendo de tus palmas para que sepas que esto es real. Para comprobar nuestra energía de las manos, simplemente frote suavemente una contra otra durante 30 segundos. Junte ahora sus palmas y vaya separandolas poco a poco. Despacio. Cuando tengas una separación de aproximadamente 5 centimetros, pare y mantenga esta posición durante 15 segundos. Ahora muevalas acercandolas y alejandolas entre ellas y podrás sentir como hay una energía entre ellas. Será una sensación de que les cuesta acercarse, como si hubiera una fuerza entre ellas. 

Ahora simplemente intenta que salga la energía de las palmas de sus manos. Siente como los centros de las palmas están abiertos y invita a que fluya la energía curativa. Concentrese hasta que lo notes y sus palmas comenzarán a sentirse calientes. Esta es su energía curativa natural y su prueba de que algo está sucediendo aquí. ¡Sí, tienes manos curativas!

Curar con las manos

La base del curar con las manos

El curar con las manos puede mover a una persona de la debilidad y la enfermedad a la salud y la felicidad. La idea detrás de la curación práctica es que el chi, qi o prana está en todas partes. Se combina con todo, es mente y energía. La persona que sana, usa el enfoque como herramienta, y cree que esto es posible. Muchos sanadores siguen el mantra y el concepto de que alli donde va nuestra atención, fluye nuestra energía.

La teoría detrás de la curación es que el chakra de la corona se abre y la energía universal fluye a través del chakra de la corona hacia el chakra del corazón. Luego fluye a través de las manos hacia el sujeto. El enfoque curativo está en los conceptos de luz y amor. El siguiente paso fundamental es enviar “raíces” simbólicas o de energía desde sus pies, a la madre tierra. A esto se llama puesta a tierra. Construye un puente entre el universo y la tierra. Recibes desde el universo nuevas energías y liberas las viejas a la madre tierra para que sean transmutadas.

Como siempre, las intención enfocada es la forma de lograr cualquier cosa espiritual. Los procesos y detalles sucederán por sí mismos y la conciencia conducirá al resultado final deseado. Si eres el sanador, debes querer lo mejor para el sujeto. Debes confiar en el proceso de que estás enviando energías curativas. Estas se sienten como sensaciones de hormigueo en la mano, y se siente un calor en este área.

La importancia de elevar nuestra vibración

En la curación práctica tenemos que tener en cuenta que tratamos con energías sutiles, y estas tratan de energizar los chakras, los meridianos y el aura. Tenemos que tener muy claro que debemos estar en un estado consciente, cargados energéticamente y sin ningún tipo de vibración ni pensamiento que pueda afectar a nuestro paciente. Las energías y pensamientos negativos pueden influir en el aura y adherirse a ella.

Asi como podemos influir nosotros a través de la energía, el paciente también puede dejarnos una carga en nosotros. Por lo que también es importante el hecho de descargar de energía de nuestras manos según vamos realizando el proceso y al terminarlo. Esto se realiza haciendo unas sacudidas de nuestros brazos como para sacar lo que tenemos en las manos. Como si nuestros brazos fuesen unos latigos.

También es posible curarse a uno mismo, colocando las manos en el área que deseas curar. Colocar una mano sobre el área del seno y otra sobre el estómago es bastante popular y se tiende a realizar de una manera incosciente sobre todo a la hora de dormir. Observa como pones las manos cuando te acuestes por la noche.

Mano de un niño y su padre

Donde colocar las manos

Algunos sanadores de energía colocan sus manos justo por encima del cuerpo, mientras que otros colocan sus manos sobre la ropa y las dejan descansar allí durante cinco minutos. Cuando me hago una curación a mi mismo, descanso las manos sobre mi cuerpo, ya que esto me es mucho más fácil.

La energía curativa, a medida que ingresa en el cuerpo, tiende a fluir alrededor de todo el cuerpo y va a donde más se necesita. Me gusta comenzar en el pecho, luego mover mis manos hacia el abdomen y luego hacia las piernas. Si estás tratando de curar un dolor de cabeza, es posible que desees colocar las manos sobre la cabeza.

Activando la energía de las manos

1. Relajalas. 

Relaja tus manos y cierra los dedos y los pulgares para que estén todos juntos con una mano casi plana. Sus manos probablemente se curvarán un poco y no necesitan estar perfectamente planas. Coloque sus manos donde desees, la izquierda en el lado izquierdo de su cuerpo y la derecha en el lado derecho. A veces puedes querer colocar una mano sobre la otra, no importa cuál sea.

2. Simplemente concéntrate en tus manos 

Observa y recorre tus manos, sobre todo el centro de la palma. Mantente asi y habra un momento en el que sentirás la energía fluir de ellas. Si lo deseas, puedes concentrarse por unos momentos en esto, sintiendo las sensaciones en tus palmas. Tu mente ahora puede alejarse, pero mantente en esa sensación y la energía seguirá fluyendo. El objetivo es solo comenzar a sentir el flujo de la energía y una vez que haya comenzado, seguirá fluyendo.

3. Empezar el proceso

Manten cada posición durante unos cinco minutos o más si es necesario. Intenta sintonizar tu intuición y deja que eso dirija la curación. Puedes mover tus manos hacia el abdomen durante cinco minutos, luego hacia la parte superior de las piernas, todo depende de la zona que deseamos tratar. Simplemente puedes decidir lo que tu intuición diga. Puedes comenzar por los pies y subir hasta la cabeza. 

Una vez que hayas terminado, simplemente quita las manos y sacudalas durante unos momentos. La energía dejará de fluir por sí misma. Sus manos son inteligentes y saben cuándo ya han acabado. Deberías sentirte profundamente relajado en esta etapa.

Curar con las manos

Técnicas para curar con las manos

Recuerda que la base de cualquier forma de curación es la intención. Su intención es increíblemente poderosa y quizás más importante que cualquier técnica particular de curación de energía que uses. Entonces, antes de intentar cualquier trabajo de curación, establece una intención de sanar y complementarlo con el poder de la presencia. Estos son los cimientos para curar energéticamente con las manos.

1. Sintonizar

Con las manos sobre el cuerpo o dentro del campo energético, mantenga las manos quietas o muévalas ligeramente sobre el área donde la energía se siente perturbada. Su intención es devolver la energía al equilibrio, el flujo y a la cohesión. En algún momento, la energía se sentirá estable o bien de nuevo, o instintivamente sentirás que es hora de seguir adelante.

Si no cambias de posición dentro de un período de tiempo práctico, puede ser que la falta de armonía sea una parte crucial de un proceso más amplio de curación. Si este es el caso, déjalo ir a una sabiduría superior.

2. Escaneo

Esta técnica implica pasar las manos sobre el campo de energía que se encuentra a unos pocos centimetros del cuerpo.

Con las palmas abiertas hacia el cuerpo, mueve tus manos a lo largo de el, comenzando a unos 7 o 8 centimetros de distancia. Muévete desde los pies hasta la cabeza. Manténte relajado pero concentrado y consciente, y sea receptivo a las sensaciones de sus manos. Puedes comenzar a sentir zumbidos, golpes, calor o frío, empujones o tirones, o muchas otras sensaciones. O te sientes naturalmente atraído por ciertos chakras o áreas particulares del cuerpo.

3. Barrer o alisar

Esta técnica ayuda a devolver la energía perturbada o en crisis a su estado natural equilibrado de movimiento, flujo y armonía.

Mueva las palmas abiertas en un movimiento de barrido a través del campo energético repetidamente, aproximadamente a 10 centimetros sobre el cuerpo.

4. Magnetización

Esta técnica de curación de energía usa las manos como imanes para atraer la energía no deseada de la otra persona, una droga, una enfermedad, una experiencia traumática u otras energías negativas.

Con las manos en el campo energético, sobre el área que está emitiendo estas energías negativas, establezca su intención de extraer la energía no deseada del cuerpo y del campo. Visualice como se extrae del cuerpo y se aferra a sus manos. Cuando pueda sentir esta energía no deseada pegada a sus manos, mueva sus manos hacia la tierra para deshacerse de la energía.

5. Bomba de energía

Cuando se ha acumulado un desbordamiento de energía en un área del cuerpo, las manos pueden usarse para drenar la energía con la técnica de la bomba de energía, reequilibrando así el área. Este método de curación energética se puede aplicar a dolores de cabeza, heridas, lesiones y otras partes dolorosas del cuerpo.

Coloque su mano dominante en el campo sobre el área de dolor o energía excesiva. Extiende tu otra mano lejos de ti, apuntando al suelo.

Manten la intención de tirar del exceso de energía desde su mano dominante y enviarla a tierra a través de su otra mano. Puede que sientas el flujo de energía a medida que hace el viaje de una mano a la otra. Si sientes que el flujo de energía se ha ralentizado antes de que disminuya el dolor, bombee suavemente la otra mano mientras hace un puño suave. Vuelva a abrirla y cerrarla varias veces en sucesiones rápidas.

¿Es el curar con las manos realmente una cura?

La curación energética puede ayudar en muchos tipos de circunstancias, sin embargo, muchas veces no es una cura. Muchas veces puede ayudar a sanar afecciones, sin embargo, trata de tener una mente abierta. Muchas afecciones médicas necesitan otros tratamientos y siempre se debe consultar a un médico primero cuando algo va mal con el cuerpo. La curación energética es más un complemento de la medicina tradicional.

Esperemos que la curación energética pueda encontrar un lugar en tu vida. Si lo practicas con frecuencia, puede ser útil si hay una emergencia, o como una forma de ayudar a aliviar el dolor. Si lo deseas, puede estudiar Reiki si sientes que necesitas una sintonización para tener una curación más poderosa. También puedes ayudar a tus seres queridos y amigos si necesitan de tu ayuda. No debes ofrecer esto por dinero a menos que te hayas preparado, actualizado y practicado adecuadamente.