Descubrir mi mundo interior

El Arcángel Miguel: Su amor y servicio

De los siete Amados Arcángeles – que son los Mensajeros de Dios – quizás el más conocido y amado es el Señor y Príncipe de los Arcángeles, el Señor Miguel. Incontables oraciones a ÉL con sus respuestas acompañantes e inmediatas Le han acercado a los pueblos de la Tierra. De cabello dorado, con ojos azules magnificentes y una apariencia de esplendor, Confianza y Fe en Dios, el Señor Miguel ha respondido frecuentemente al requerimiento de los pueblos sobre la Tierra que están atrapados bajo aflicciones de mente, cuerpo y alma.

De su propio libre albedrío, el Señor Miguel escogió convertirse en el Guardián de la Fe del hombre en Dios, en el propio principio de la encarnación de la humanidad sobre la Tierra, Su Presencia, o la de alguno de los Colaboradores Celestiales que conforman Su Legiones acude a la Tierra para dar asistencia a cualquiera que está afligido.

Hace muchos años, el Gran Arcángel Miguel estableció Su Poderoso Templo de Fe en las Montañas Rocallosas en Canadá, cerca de lo que se conoce como Banff. Esta era una construcción física de proporciones gigantescas y exquisitamente hermosas. A este sitio acuden muchos de los que están conscientes de este Foco para la renovación de su Fe en Dios, y encuentran ánimo renovado para servir a su prójimo sobre la Tierra.

Una vez, hace mucho tiempo, tal cual aparece en la Biblia, la Tierra era pura y su gente inocente. Los hombres moraban en el Jardín del Edén y disfrutaban de la Belleza, de la Opulencia y de la Perfección que Dios había creado para ellos. “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera”. Génesis 1:31. Luego la humanidad, dotada con el don de libre albedrío, escogió experimentar con el uso de su Vida, desobedeciendo la ley de Dios, y apareció el mal desde sus mentes, sentimientos, palabras habladas y acciones. Esto es lo que muchos denominan “la caída del hombre”.

El Señor Miguel apareció en el momento en que las primeras corrientes de vida encarnaron sobre la Tierra, e hizo un voto al Todopoderoso de que permanecería hasta que toda corriente de vida, todo Ángel aprisionado, Elemental y toda Vida fueran de nuevo felices y libres. Cuando tuvo lugar la “caída del hombre, el Señor Miguel – viendo el dolor y la agonía del hombre que resultaría de tal desobediencia a la Ley de Armonía de Dios – comenzó a prepararse para Su Largo y Amoroso Servicio para con los hijos desobedientes de Dios. Modeló de Su Propio Pensamiento una magnífica Espada de Llama Azul.

Atrajo alrededor de si Legiones de la Hueste Angélica para que Le asistieran y ofreció a Dios Sus Servicios hasta que la última Corriente de Vida hubiera sido redimida, sus pecados expiados y hubiera regresado a su Estado Divino. Dios, en su infinita Misericordia, aceptó los amables Servicios del Señor Miguel y sus Colaboradores, y desde entonces el Amado Señor Miguel y sus Ángeles han estado sirviendo a la humanidad, a los Ángeles aprisionados al Reino Elemental y a toda cosa viviente, con un solo pensamiento en mente – LA PRESENCIA DE LA LUZ ESPIRITUAL EN EL ALMA Y LA RESTAURACIÓN DEL DESEO POR LA OBEDIENCIA A LA LEY DE ARMONÍA DE DIOS SOBRE LA TIERRA Y EN SU ATMÓSFERA.

Al lado de la cama de una persona enferma, en los hogares de quienes sufren, en las grandes instituciones donde se tratan las enfermedades de la mente y cuerpo, siempre están presentes las Legiones del Señor Miguel, ayudando a cortar la causa y el núcleo invisible de la aflicción para que el alma pueda encontrar la Liberación y la Felicidad en el Servicio a Dios.

En muchos servicios religiosos en los que se da reconocimiento real al Señor Miguel, Su Presencia Radiante vierte hacia abajo una lluvia de Fe, Amor y Protección sobre la congregación. El sólo hecho de pronunciar Su Nombre atrae su atención y su ayuda hacia el interior de sus mundos.

Cuando las personas hacen la transición desde esta vida terrenal, a menudo están tan profundamente inmersas en la discordia como cuando vivían en un cuerpo terrenal, El Señor Miguel, con sus propias Manos y Espada de Llama Azul destellante, corta las bandas que atan a estos “difuntos” a sus seres amados que quedan el la Tierra, y se le permite al alma elevarse hasta el Trono del Padre.

En muchos lugares donde la aflicción, la discordia y la impureza han emanado desde los habitantes (algunas veces durante centurias) la invocación al Señor Miguel y Sus Colaboradores liberará a esos hogares de todas la impureza del pasado, y le permitirá a los habitantes actuales de ese hogar disfrutar de la belleza del presente en vez de la atmósfera pesada y deprimente del pasado.

Los pensamientos, sentimientos y acciones secretas de la humanidad, además de sus expresiones externas rebeldes de discordia, han creado un manto de energía calificada discordantemente alrededor de la Tierra. A esto se le llama “el ámbito psíquico o astral”. En su interior moran muchos espíritus invisibles y elementales que hacen victimas a las mentes crédulas de aquellas personas de la Tierra, que buscan saber la verdad acerca de sus seres amados que han atravesado el velo de la llamada muerte, o que buscan penetrar los “misterios” ocultos de la vida allende el velo. Su Presencia vendrá (y de hecho viene) a todo aquel que esté temporalmente atrapado de esta manera, en el ámbito psíquico y la liberación es inmediata y permanente.

También aquellos que están atrapados en los hábitos de adicción a la droga, alcoholismo y demás depravaciones de la carne, tendrían en el Señor Miguel un Redentor Instantáneo si tan sólo lo invitaron a ayudarlos.Algunas veces, el individuo de tal manera atrapado en las condiciones psíquicas no quiere ayuda. Quienes saben del Señor Miguel tienen el privilegio de llamarlo, y Él les responderá. No es menester que este llamado (oración) se haga en voz alta, ni siquiera en presencia de los individuos que requieren asistencia, porque la propia mención de la Salvación establece una resistencia en la conciencia de aquel que tanto necesita ayuda.

LA SABIDURÍA y el DISCERNIMIENTO de parte de quienes ven la necesidad y el deseo de la ayuda del Señor Miguel para ellos mismos y los demás, los ayudará hacer tal llamada silenciosa o audiblemente cuando estén solos. De este modo se evita la resistencia de la mente externa, que es sustancia cargada pesadamente con rebelión.

Las palabras no pueden expresar los múltiples servicios del Gran Príncipe, el Señor Miguel y sus Colaboradores Divinos, pero la invocación de su Presencia Celestial y su ayuda para todos los que Lo invocan a sus propios mundos o al de sus seres queridos (ya sea que estén encarnados o que hayan la transición a través del velo llamado muerte), probará su Realidad y Poder para dar tal asistencia. Recuerden que aunque un individuo haya pasado por el cambio llamado “muerte”, él o ella siguen necesitando de la oración. Háganse Amigos Personales del Señor Miguel.

¡La oportunidad se les presentará cada día cuando vean la aflicción y las limitaciones alrededor de ustedes¡ De esta manera, se convertirán verdaderamente en uno de los colaboradores de este Ser Desinteresado al invitar Su asistencia para liberar a toda vida de la discordia, la enfermedad, la limitación y la aflicción por doquier.

Del Libro del Arcángel Miguel. El Puente a la Libertad.

Fuente: Compartiendo Luz con Sol