Incluso  un tren que se mueve a bastante profundidad bajo la Tierra, es imposible librarse de ellos, es cierto que el vagón parece casi vacío, pero solo es una ilusión porque en realidad está lleno de vida.

Ninguno de nosotros está jamás realmente sólo, todos llevamos microbios, y en grandes cantidades, en cada centímetro cuadrado de nuestra piel, hay al menos 2.000 bacterias, bacterias que se alimentan, se reproducen y que a veces incluso viajan, aunque la mayor parte del tiempo vivimos ajenos a estos organismos, en realidad hay cientos de millones de formas extrañas de vida, tanto dentro como sobre nosotros, todos llevamos encima más microbios que células humanas.

Piensen en ellos como parte de la familia, probablemente es la relación más importante que jamás tendremos, porque ya está en el aire que respiramos, o en los alimentos que comemos, los microbios modelan nuestras vidas.

Revelaremos los secretos de los microbios, que viven dentro de nosotros y a nuestro alrededor, cómo se extienden, y la velocidad con la que racan, dentro de los microbios, hay bacterias mutantes que causan graves enfermedades, o pequeños virus que pueden  desencadenar plagas devastadoras.

Pero el cuerpo, ha desarrollado sus propias defensas súper humanas, veremos cómo varias personas enferman y se curan, y revelaremos cómo contraataca el cuerpo humano, pero lo que resulta aún más asombroso, es que hay médicos que están utilizando microbios como armas para tratar enfermedades humanas, por ejemplo, inyectando bacterias a pacientes para curar su asma, o utilizando un virus para destruir un cáncer, ahora estamos transformando estos asesinos en sanadores, Imaginen una fiesta en la que todos sus mejores amigos, llevan consigo sus peores enemigos, los virus.

Los virus son mil millones de veces más pequeños que nosotros, lo que les permite colarse en una fiesta sin ser vistos, los virus son muy sencillos, simples pedazos de material genético, pero una vez dentro de nuestro cuerpo se multiplican y destruyen.

Entre los más comunes está el herpes, que se transmite por la saliva y que nos produce llagas, o la hepatitis que ataca al hígado y causa ictericia, los virus de la gripe que se contagian por el estornudo, o al estrechar la mano de un enfermo, provocan fiebre y sofocos………