Descubrir mi mundo interior

EL PODER DEL CAMBIO


“Todos sabemos que los cambios son inevitables, pero aun así, tratamos de evitarlos o de postergarlos”

Los cambios son parte de la existencia y constantemente estamos sometidos a ellos, sólo que, usualmente, suceden tan paulatinamente que casi no los notamos. La vida está en un continuo proceso de cambio y renovación, por ende, nosotros también, y aun a pesar de saberlo, nos resistimos a ellos, aunque sean para nuestro bien. Los cambios nos atemorizan, porque implican soltar y dejar atrás, para vivir nuevas experiencias y enfrentar lo desconocido.

Existen dos tipos de cambios, los que suceden sin que nos demos cuenta de ellos, porque se manifiestan lentamente y como consecuencia natural de la vida y de nuestro proceso de crecimiento y madurez. Son los que ocurren día a día, sin que podamos percibirlos, como el desgaste de las cosas, el crecimiento de los niños, el envejecimiento… Pero hay otros que se presentan de manera inesperada, que nos sorprenden con su dureza y sus exigencias, y que nos llevan a vivir una experiencia totalmente nueva y desconocida que nos hace sentir temor, inseguridad o dolor.
Todos sabemos que los cambios son inevitables, pero aun así, tratamos de evitarlos o de postergarlos, pensando que de esa manera estaremos más seguros y felices. Inclusive, a veces vivimos la ambivalencia de desear un cambio con la cabeza, pero con las emociones hacemos todo lo posible para evitarlo, convirtiéndonos así, a causa de nuestro temor y actuación, en el obstáculo que detiene y sabotea la posibilidad de tener esa nueva experiencia.

Es natural que al reconocer los cambios que han ocurrido en nuestra vida, sintamos un poco de nostalgia por algunos de ellos, porque, definitivamente, ya forman parte del pasado y no los volveremos a vivir de la misma manera. Pero esto significa que tendremos la posibilidad de vivir nuevas experiencias, de superar nuevos retos, de aprender cosas nuevas que nos harán crecer, madurar y sentirnos bien, satisfechos por el permiso que nos dimos para vivir las oportunidades de cambio.

Debemos estar dispuestos a perder un poco, para ganar algo nuevo, entendiendo que tenemos la oportunidad de ser personas diferentes y mejores cada día, y que, además, tenemos el regalo de poder elegir como queremos vivir el resto de nuestra vida.

Para afrontar los cambios
Gana confianza en ti mismo. Recuerda que tú puedes afrontar cualquier situación nueva con confianza y seguridad. Apóyate en tus logros y haz uso de las herramientas que se encuentran dentro de ti para asumir los cambios con más suavidad.

Mantén una actitud positiva. En lugar de quejarte y sufrir el proceso de cambio, busca todos los elementos positivos que tiene la situación que enfrentas, para que puedas reconocer posibilidades y oportunidades en ella, ese es el reto.

No te arrepientas en mitad del camino. Una vez que tomes la decisión de asumir un cambio, no te detengas, confía en ti y sigue adelante. Ten siempre un plan B, por si las cosas no salieran como lo esperas.

La vida conspira para ayudarte. ¡Nunca estás solo! La Divinidad siempre te acompaña, para hacerte llegar la guía y los recursos que necesitas para afrontar cada experiencia nueva en tu vida.

 

10 CLAVES para cambiar con confianza

“Hay personas que sufren recordando lo que tenían, lo que dejaron o lo que les quitaron, y llenas de nostalgia y tristeza se enfrentan a una situación nueva”


ENFRENTA
EL CAMBIO
SIN TEMOR
Recuerda que los cambios son parte de la vida y prepárate para vivirlos con seguridad y serenidad. Pregúntate: ¿Qué puedo aprender de esta nueva experiencia? Y reafirma la confianza en ti mismo y en tu capacidad de afrontarla y manejarla.

SIÉNTETE DISPUESTO A RENUNCIAR
No es posible afrontar un cambio apegado a lo que seguramente tendrás que soltar. Es importante que te prepares para renunciar si fuese necesario, de manera que puedas estar más ligero de equipaje al momento de asumir el cambio. Eres capaz de soltar, pasar la página y de volver a comenzar.

DEFINE EL MOTIVO DEL CAMBIO
Son muchas las razones que pueden llevarte a desear o a buscar el cambio. Cuando sientas que algo debe cambiar en tu vida, pregúntate cual es la razón y de qué manera te vas a beneficiar haciéndolo; así tendrás la motivación necesaria para fortalecer el valor, la confianza y la voluntad que te harán falta para dar los pasos necesarios para producirlo.


NO MIRES ATRÁS
Esta actitud dificulta apreciar y reconocer todo lo
bueno y positivo que te espera.

EVITA LAS COMPARACIONES
Comparar la nueva situación con lo que viviste en el pasado, hará que no te sientas capaz de asumirla completamente. Cada situación es nueva y diferente, debemos aprender a tomarla de esa manera sin dejar espacio para comparaciones. Encuentra los recursos que tienes, y piensa en quien puede aportarte algo positivo para esta nueva experiencia.

RESALTA LO POSITIVO
En lugar de fijarte en lo que no tienes, en lo que necesitas, o en todo lo que es diferente y desconocido, descubre y resalta todo lo positivo que tengas o encuentres en esta nueva experiencia. De esta manera te será más fácil adaptarte y manejar la situación. Abre los ojos de adentro y mira más allá de lo conocido para reconocer todo lo positivo que también traerá a tu vida el cambio.

NO QUIERAS TENERLO TODO
Seguramente te gustaría conservar lo que tienes y aun así, ganar nuevas y mejores experiencias, pero lo cierto es que para ganar algo nuevo, tenemos que ser capaces de desprendernos de algo viejo. Si queremos tenerlo todo, seguramente nos estancaremos.

SIÉNTETE CAPAZ DE ADAPTARTE
La rigidez y la inflexibilidad hacen que nos quebremos y que suframos más de lo debido cuando se presentan los cambios inesperados. En la medida en que desarrollamos la capacidad de adaptarnos a lo nuevo, maduramos, crecemos y nos convertimos en un mejor ser humano. Fluye con las trasformaciones que tiene la vida y renuévate con cada experiencia.

BUSCA TU TRANSFORMACIÓN
Cuando eres capaz de reconocer que tienes creencias, actitudes y hábitos negativos, estás listo para cambiarlos. Asume el compromiso de sacar de tu vida todo lo que te haga daño y busca incorporar las cosas que te hacen sentir bien.

DISFRUTA TODO LO NUEVO
Con cada cambio surge algo nuevo en nuestra vida, vale la pena que aprendamos a celebrarlo y a disfrutarlo. Deja de sufrir y de lamentarte por lo que dejaste atrás y ábrete a disfrutar de todo lo bueno y lo nuevo que estás por experimentar.