Descubrir mi mundo interior

Hace unos días pude comprobar como una experiencia mística me llevaba a una percepción del Yo inimaginable. Me encontraba sentado en silencio, escuchando los sonidos de la noche. Mientras miraba conscientemente mi alrededor, de repente me invadió una extraña sensación de “despertar” de un sueño muy largo e intrincado en el que había estado sumergido durante toda mi vida.

Mi pareja, que estaba en la habitación conmigo, parecía fundirse con el todo, por lo que no había “yo” o “él”, no había “yo” u “otro”, solo una inmensidad inexplicable, una totalidad infinita. Durante un pequeño momento, todo fue una expresión de perfección y todo lo que sentí fue una infinita quietud y silencio… Una pureza de unidad con el todo.

Nuestra búsqueda para construir el yo ideal

Cuando comenzamos nuestro viaje espiritual de crecimiento interno, descubrimos muchas cosas sobre nosotros mismos, sobre otras personas y sobre el mundo.

Descubrimos las mentiras ocultas que nos contamos a nosotros y a los demás, las mentiras que el mundo nos dice, trabajamos para explorar y mejorar nuestras personalidades, curamos nuestras heridas, tratamos de hacer las paces con nosotros mismos… y muchas más cosas que van de la mano con el cultivo de la autoconciencia, el autodescubrimiento, la autocomprensión y la auto transformación. Todas estas son prácticas muy útiles.

Eventualmente, desarrollamos una comprensión bastante buena de nosotros mismos, de nuestros defectos y fortalezas, de nuestras heridas centraleselementos en la sombra y de nuestros verdaderos sueños y dones. Alimentamos nuestros cuerpos, cambiamos nuestras dietas, creamos límites personales saludables, eliminamos hábitos tóxicos, nos despedimos de personas destructivas, construimos nuevas amistades y relaciones, y eventualmente desarrollamos amor y respeto por quienes creemos que somos. Todo esto es imprescindible.

Y sin embargo … siempre sentimos que falta algo en nuestras vidas.

Persona viendo las estrellas y haciendo una Experiencia mística

Trabajamos para lograr crear un “yo ideal” que siempre sea feliz, que nunca sufra y que esté constantemente en paz. Trabajamos para construir y mejorar nuestras identidades, ya sea identificándonos como veganos, yoguis, empáticos, intuitivos, budistas, curanderos, estudiantes o maestros espirituales, almas viejas, chamanes, guerreros ecológicos y cualquiera de los otros cientos de etiquetas de identidad que nos encanta coleccionar y encarnar.

Y sin embargo … nunca somos felices. Siempre buscamos más y siempre buscamos “ser” más. Nuestra búsqueda es interminable. Creemos que podemos “derrotar” la mente usando la mente… pero ¿alguna vez has cuestionado la validez de esto?… ¿Alguna vez te has hecho la siguiente pregunta:

“¿Alguna vez seré suficiente?”

¿Realmente “seré suficiente”?

La pregunta puede parecer absurda: “¡Por supuesto que soy suficiente!”. Podrías pensar “Soy una persona inteligente, atractiva, inteligente, amable y amorosa, ¡por supuesto que soy suficiente!”

Si, si lo eres. Y lograr este tipo de autoestima es una parte importante del proceso de crecimiento, lejos del odio hacia el amor propio .

Pero llega un momento después de haber cultivado el amor propio y el respeto propio en el que te das cuenta de algo milagroso:

Nunca serás suficiente porque quien “crees” que eres no es realmente “quién” eres.

Todos los recuerdos, todas las creencias, todas las asociaciones, todas las etiquetas espirituales y mundanas, todos los gustos, todos los traumas, todos los amores y odios, todas las inseguridades y fortalezas, no son verdaderamente “quien” eres.

Y no importa que alto te consideres, no importa que popular, querido, celebrado o amable seas. Tu identidad sigue siendo una carga; una barrera que te impide la más pura autorrealización que es que eres una expresión de Unidad. Tu verdadera naturaleza no tiene nombre, ni forma, ni identidad, ni límites. Eres todo y nada al mismo tiempo.

Experiencia mística

6 preguntas poderosas que nos llevan a una experiencia mística y cambian el paradigma

Seis de las preguntas más poderosas que puedes hacerte en cualquier momento tienen que ver con quién “crees” que eres. La manera perfecta de trabajar estas preguntas es meditar durante un rato sobre alguna de ellas y buscar su origen y significado:

  1. ¿Soy esta emoción?
  2. ¿Soy este pensamiento?
  3. ¿Yo soy esta sensación física?
  4. ¿Soy esta circunstancia?
  5. ¿Soy este cuerpo?
  6. ¿Yo soy esta personalidad?

Al principio, esta pregunta puede sonar extraña o demasiado simplista. Pero cuanto más consciente seas de los procesos de pensamiento que dan lugar a tus sentimientos, percepciones, suposiciones y creencias sobre el mundo, más comprenderás que estrechamente te identificas con estos seis elementos que pueden llevarte a una experiencia mística.

Cuando comencé a hacerme estas preguntas, inmediatamente me sentí incómodo y no quería seguir completamente hasta el final con tal autoinvestigación. Pensé: “Si no soy esta emoción, pensamiento, sensación física, experiencia, circunstancia, cuerpo y personalidad porque todos son transitorios y están sujetos a crecimiento, cambio y decadencia … ¿qué soy?”

Mi conclusión fue: “No soy ninguna de estas cosas, no soy nada “. Y debido a mis asociaciones oscuras y miserables con la palabra “nada”, he descuidado hacer estas preguntas en serio.

Pero recientemente he experimentado lo contrario. He descubierto la verdad que es que ser “nada” es paradójicamente ser todo. Estar vacío de la identidad fabricada es, paradójicamente, estar completamente lleno y completo de nuevo. Lejos de estar desolado y vacío, ser “nada” existe en un estado de inmenso descanso, de paz interminable y de liberación profunda.

Una vez que investigas las verdaderas profundidades de la pregunta, ” ¿Quién soy yo?”, Te das cuenta de una fascinante comprensión: “tú” no eres quién crees que eres, qué asumes que eres, qué te han enseñado o qué has llegado a creer que eres, y nunca lo has sido. ¿Por qué?…. Porque todas estas cosas son temporales, pasajeras y transitorias.

Para el alma que experimenta un despertar espiritual, esto abre la puerta final a la liberación; desde la creencia de “Yo soy esto o aquello” hasta la realización del Yo soy“.


Si te gustaría experimentar una experiencia mística y la realidad de que no eres quien crees que eres, si te gustaría experimentar la Unidad espiritual, te animo a que hagas el hábito de hacerte las seis preguntas anteriores. Llévalas a tu práctica de meditación todos los días y observa qué sucede. 

Al principio puedes sentirte aburrido, cansado, incluso molesto por la práctica. Pero con el tiempo y con autodisciplina, llegarás a comprender y encarnar verdadera y profundamente tu verdadera naturaleza. 

Despierta. Crece. Prueba la verdad.