Descubrir mi mundo interior

La meditación de la llama violeta tiene su origen en tradiciones antiguas. Durante siglos, los alquimistas espirituales han buscado la piedra filosofal y la transformación del plomo en oro. Si alguna vez has visto una representación popular de un alquimista, bruja o mago, a menudo hay una olla en la que se mezcla en un fuego y la llama se vuelve de color violeta cuando la poción tiene éxito.

En la meditación de la llama violeta este fuego no arde, no es un fuego ordinario, es un fuego espiritual de auto-transformación que algunas personas le llaman la “llama violeta”.

La llama violeta es un nombre simbólico que se le da a las habilidades transformadoras de la energía espiritual. La energía espiritual puede ayudarnos a superar muchos obstáculos en nuestro camino y a curar una multitud de problemas desde problemas físicos y emocionales hasta problemas de relaciones.

El poder del fuego

El fuego ha sido siempre una fuente de luz, calor y protección desde el comienzo de nuestros tiempos. Al igual que nuestros caminos espirituales, el fuego puede ser peligroso, pero también un agente de cambio y renacimiento a una nueva forma.

El fuego es el único de los cuatro elementos clásicos que puede transformar rápidamente algo por completo.

Para nuestros antepasados, el fuego fue algo mágico: les unió, les animó a compartir historias, a reflexionar y a entrar en un profundo silencio meditativo. La naturaleza cambiante de las llamas, nos habla hasta hoy en día de la naturaleza mágica y efímera de la realidad.

¿Qué es la llama violeta?

También llamada la “Llama de la transmutación”, la “Llama de la misericordia”, la “Llama de la libertad” y la “Llama del perdón”. La llama violeta es un fuego sagrado que transforma y purifica el ” karma” o los bloqueos negativos .

La llama violeta es un poderoso símbolo y una forma de imagen que puede usarse como catalizador para nuestros viajes espirituales. La razón de esto es que crea el espacio necesario para curar cualquier bloqueo del alma que tengamos, y utiliza dos herramientas importantes: las propiedades curativas del color y el sonido.

El poder curativo del color violeta

Al color se le conoce desde hace siglos como una herramienta poderosa para preparar nuestros estados mentales, cambiar nuestros estados de ánimo, emociones y sentimientos.

En las tradiciones herméticas de Egipto y Grecia, se usaron piedras de colores, minerales y cristales en la cromoterapia, también conocida como terapia del color. La cromoterapia está demostrando lentamente a través de la ciencia moderna, que es un tratamiento efectivo para la angustia emocional y mental. En esta época en la que vivimos, los investigadores conductuales han implementado efectivamente el poder del color a través de espacios, que han sido pintados de colores específicos por sus cualidades curativas. ¿Alguna vez te preguntaste por qué los hospitales a menudo están pintados en tonos azules? Esto se debe a que el azul está asociado con la calma, lo cual es muy útil en un ambiente agitado.

Si todo está compuesto de energía que vibra a diferentes frecuencias, entonces cada color tiene su propia longitud de onda y propiedad específica.

De todos los colores, el violeta tiene una de las frecuencias vibratorias más altas. El violeta es una combinación de azul y rojo y ayuda a promover el crecimiento espiritual, el amor universal, la imaginación, la creatividad y la integración de ideas. No solo eso, sino que el color violeta estimula nuestra apertura a la sabiduría divina, promueve el desinterés y acelera nuestro proceso de curación natural. El color violeta generalmente se asocia con la transformación.

No es sorprendente que la violeta nos conecte con el Sahasrara, mas conocido como el chakra de la corona dentro de nuestros campos de energía. Generalmente se considera el séptimo chakra primario según la mayoría de las tradiciones de yoga tántrico. El violeta es también el color del séptimo rayo, que es un concepto que ha aparecido en varias religiones y filosofías esotéricas.

Meditación de la llama violeta

Si desea aprovechar el poder de la llama violeta, puedes hacerlo con una simple visualización. Esta es una gran práctica de trabajo interno.

Si aún no tienes ningún espacio sagrado en el que practiques meditación, yoga u otros ejercicios, busca un lugar donde no te molesten y siéntate cómodamente con la espalda y la cabeza erguidas y las piernas y los brazos sin cruzar. Descansa las manos sobre la parte superior de las piernas, con las palmas hacia arriba.

Tenga en cuenta que cuando se trabaja con la llama violeta, hay decretos (o mantras) que se repiten. Un mantra común comienza con “YO SOY”, que significa “Dios está en mí”.

1) Elige tu intención

Piensa en un problema que hayas descubierto recientemente y en el que te gustaría enfocarte. El problema podría ser un bloqueo personal o una preocupación terrenal como el miedo a la inestabilidad social. Es posible que desees utilizar una ayuda visual como una foto o un recorte de revista delante de usted.

2) Ayúdate a través de un mantra

Para ayudarte a establecer un sentido de unidad con la vida y hacerte receptivo, comienza a recitar un mantra. Yo personalmente elijo el “OM MANI PADME HUM“. Puedes usar uno tuyo.

Repite tu mantra tantas veces como creas necesario para que tu mente encuentre quietud y serenidad.

3) Comienza a visualizar una esfera de luz

Visualiza en el centro de tu ser, una esfera que irradia llamas de luz blanca. A medida que respiras más profundo, observa cómo estas llamas arden más y más con cada respiración, convirtiéndose en un sol blanco resplandeciente.

Continúa repitiendo este trabajo de respiración hasta que el sol haya crecido tanto, hasta que sea una esfera de llamas blancas que rodea todo tu cuerpo, por encima de tu cabeza y por debajo de tus pies, y se extiende al menos tres pies o más de ti.

4) Transforma la luz en una Llama Violeta

Ahora que tu energía física y conciencia están centradas, comienza a transformar esta luz blanca en una llama violeta.

En el centro de este ardiente sol blanco, visualiza una pequeña chispa violeta. Observa cómo esta pequeña chispa crece y se extiende suavemente sobre las llamas blancas, transformando lentamente la luz blanca en un deslumbrante sol de llamas violetas.

Comienza a repetir el siguiente decreto: “ YO SOY la Llama Violeta de la presencia, que arde y transforma todo lo que hay dentro de mí que necesita ser curado.” Repite esto enérgicamente y tantas veces como sea necesario.

Cuando repitas el decreto, observa si te sientes más amoroso y espacioso. Prueba con diferentes palabras, siempre comenzando con el ” YO SOY la Llama Violeta …” para crear tus propios decretos y encontrar lo que te proporcione una mayor curación.

5) Enviar tu llama a otros

Si la intención que estableciste en el primer paso no es personal, sino social o global, lleva la imagen del problema externo a tu llama violeta. Aquí es donde puede servirte la ayuda visual que elijas.

Mientras visualizas tu llama violeta y repites tu decreto, levanta las manos frente a ti con las palmas hacia afuera, como si el problema estuviese frente a ti. Observa cómo la llama violeta comienza a irradiar su luz a través de tus manos hacia la situación para transformarla.

6) Cerrando tu llama

Una vez que su problema ha sido disuelto por la llama violeta, puedes comenzar a cerrar tu sesión de meditación. Sabrás que tu meditación de la llama violeta ha tenido éxito, cuando sientes una sensación de paz interior y amplitud dentro de ti.

Comienza a repetir el mismo mantra que usaste para entrar en la meditación, pero ahora para cerrar tu meditación (en mi caso es “OM MANI PADME HUM”).

Mientras lo haces, observa cómo la llama violeta ardiente se contrae lentamente en el centro de tu frente, donde está tu tercer ojo .