Descubrir mi mundo interior

Aquellos de nosotros que no hemos sido criados en la práctica del sexo espiritual sino con ciertos antecedentes religiosos, nos han podido enseñar que la sexualidad y la espiritualidad son fuerzas opuestas. Que no puedes evolucionar espiritualmente de una manera correcta si tienes relaciones sexuales, porque el sexo es un “pecado” o es “no espiritual”.

¿Qué pasaría si en lugar de un obstáculo, el sexo fuera un camino hacia una vida espiritual?

Antes de todas las ideologías dogmáticas, la sexualidad fue respetada durante miles de años como una expresión sagrada de la fuerza vital de la naturaleza y el misterio de la creación. 

Para llevar una vida espiritual necesitas abrazar y respetar tu sexualidad tanto como cualquier otra parte de tu naturaleza. Aunque el sexo se ha relacionado con muchas ideas sucias y “perversas”, el acto de hacer el amor puede ser realmente algo sagrado y profundo.

Cómo lidiar con la culpa y la vergüenza sexual

La sexualidad es un tema tabú en nuestra sociedad, porque es una de esas fuerzas primarias que consciente o inconscientemente, que muchas veces nos sentimos incapaces de controlar. En el fondo, podemos sentir que está conectado a esa fuente universal desconocida de la energía de la que venimos.

El sentimiento de vergüenza es uno de los mayores obstáculos que la mayoría de nosotros enfrentamos para aprender a abrazar nuestra sexualidad.  En una cultura que nos ha infectado con las nociones de virtud y vergüenza; donde una escena de asesinato en televisión es más “amigable para el espectador” que una escena de amor; donde alguna vez se pensó que las mujeres eran incapaces de experimentar un orgasmo, se hace evidente lo difícil que es aceptar y reconocer abiertamente esta fuerza vital que existe dentro de nosotros.

La vergüenza es una emoción que nos enseñan nuestras familias, comunidades y sociedad. Desde una edad muy temprana se nos enseña con lo que “deberíamos y no deberíamos sentirnos mal”. Como resultado de esto desarrollamos la capacidad de experimentar la culpa. A través de la culpa, comenzamos a rechazar aspectos sagrados de nosotros mismos y a reprimirlos profundamente en nuestro Yo de las Sombras ; nuestros deseos sexuales, caprichos, atracciones y fantasías.

Incluso he visto a algunas personas negar su sexualidad, descartándola como un “instinto / vibración física inferior” o afirmando “elevarse por encima de ella” como si hubiera una división entre los antojos físicos “inferiores” y las funciones espirituales “superiores” cuando están buscando la integridad del todo. El sexo forma las notas de la melodía musical de tu Espíritu.

Por supuesto, eres más que un ser sexual: tu sexualidad no te define, pero es parte de ti. Al negarla como parte de ti, crea bloqueos de energía dentro de tu cuerpo que perpetúan la fragmentación de su alma, manteniéndolo incompleta y restringida en lugar de expandida y completa.

Irónicamente, es el orgasmo sexual lo que nos da el sabor de una expansión conmovedora,  de trascender nuestro ser y de sentirnos ilimitados por primera vez en toda nuestra vida (aunque solo sea un vistazo momentáneo).

Sexo espiritual: 3 tipos de unión divina

sexo espiritual

A muchos de nosotros no nos han enseñado que el sexo es en realidad una poderosa herramienta de desarrollo trascendental. De hecho, el sexo espiritual es la forma más rápida y fácil de tener algo parecido a una experiencia mística .

Lo poderoso de la energía sexual, es que es uno de los pocos instintos dentro de nosotros que rara vez puede ser completamente “civilizado”. Si estás cansado en casa de un día duro de trabajo y un amigo te ofrece salir a ver una película, puedes pasar de la oferta. Pero si te encontraras con una persona atractiva que de alguna manera se interesa por ti, despertaría una energía profunda dentro de ti que igual no sabías que existía.

Cualquier tipo de experiencia como el sexo, es un punto de partida ideal para comenzar a cultivar momentos espirituales de “no-mente” y llevarlos naturalmente a nuestra vida diaria. En mi experiencia, hay tres tipos principales de sexo de los que puedes beneficiarte:

1. La Unión de alertas

La mayoría de las experiencias sexuales entran en este tipo de unión. Cuando nos hacemos vulnerables, íntimos, expuestos y “trabajamos” hacia ese momento de placer mutuo, nuestra conciencia se intensifica por la novedad de explorar el cuerpo de la otra persona.

Nuestros sentimientos de vulnerabilidad y emoción hacen que nuestro mecanismo de adrenalina natural estimule un estado de alerta, haciendo que la experiencia sea mucho más primitiva que espiritual. Este tipo de sexo es muy adictivo, ya que la novedad de buscar nuevas parejas sexuales nos recompensa con un estado mágico y momentáneo de conciencia.

2. La unión consciente

Sin embargo, es típico que a medida que nuestro sentido de vulnerabilidad y estimulación se debilita, también lo haga nuestro deseo por hacer el amor del punto anterior.

Debemos aprender cómo cultivar una forma más equilibrada de sexo espiritual, una que cree armonía entre las partes apasionadas y los lados sensualmente juguetones de nuestra sexualidad. En la unión Consciente escuchamos nuestros deseos sexuales, exploramos nuestros cuerpos y los de nuestros amantes, construimos una intimidad más profunda a través de la mirada, acariciamos sensualmente y seguimos nuestras formas más profundas de expresión sexual. Estos a menudo generan intensos sentimientos de unión y amor que nos llevan más allá de nuestro sentido de identidad.

Es a través de esta práctica de unión consciente que podemos alcanzar la siguiente etapa de la unión del alma.

3. La unión del alma

Hay un hermoso término en las escrituras tántricas sánscritas conocido como “Maithuna”, que literalmente se traduce como “unión sexual”. Maithuna es una de las enseñanzas más importantes del Tantra, ya que utiliza la “intensidad sexual” consciente como una escalera que asciende a mayores alturas de intensidad. Esta se centra en la iluminación del alma en lugar de únicamente en el placer sexual físico.

El impulso sexual deriva de su fuerza del cuerpo y de nuestras emociones, y por sí mismo no es lo suficientemente poderoso como para elevarnos a nuevos niveles de conciencia. Es el sexo tántrico el que nos ayuda a experimentar una verdadera Unión sexual al ayudarnos a encarnar nuestra Alma. Este tipo de sexo solo puede describirse como un sentimiento de felicidad pura e ilimitada, calidez y fusión de identidad (o pérdida del ego), especialmente durante el orgasmo.

Si desea experimentar esta unión del alma a través del sexo espiritual, aquí hay algunas recomendaciones:

  • Mantente célibe todo el tiempo que puedas. Esto aumentará tu energía sexual para que puedas aprender a canalizarla. Puedes sentir una sensación de hormigueo en la zona lumbar, esta es la energía kundalini que ayuda en la experiencia de la Unidad.
  • Dedica tiempo con tu pareja. Crea un espacio sensual con velas, música étnica suave, túnicas de seda, fragancias afrodisíacas, etc.
  • Sentarse uno frente al otro y mover ligeramente las manos sobre el cuerpo de su compañero (para despertar los nervios). Permite que tus suaves caricias le estremezcan a través de su cuerpo. Pero no permitas que tus manos pasen sobre sus zonas erógenas (pezones, pene, etc.), solo cerca de ellas. Prolonga este estado de excitación por el tiempo que desees.
  • Siéntate en el regazo del otro (llamado la posición “yab-yum”) y acompaña a la respiración de tu pareja. Esto permite a ambos armonizarse conscientemente entre sí.
  • Mantén un contacto visual durante las relaciones sexuales. Ser testigo del acto de hacer el amor te permite permanecer presente y ver y notar una inmensa belleza.

El sexo espiritual nos conecta de nuevo con nuestro centro

sexo espiritual

La energía sexual es el puente de regreso a nuestra Fuente; es nuestra conexión con la fuerza de la Vida. Los beneficios físicos, emocionales y mentales de una vida sexual saludable están bien documentados y no se pueden negar. Cualquiera que intente hacerte sentir avergonzado por el sexo es un enemigo de tu crecimiento espiritual.

Me he encontrado con muchas parejas que sienten que falta algo en su vida sexual, lo que hace que parezca aburrido y sin ningún rumbo. Necesitamos devolver nuestra vida espiritual a nuestra vida sexual. Disfrutar de una unión de amor no solo con nuestras parejas, sino también con la existencia misma.

El sexo que sigue siendo puramente sexual se convierte en una distracción y, en última instancia, estanca tu crecimiento espiritual. Pero cuando el sexo se convierte en una oportunidad para regresar a tu Fuente y se convierte en una puerta de transformación hacia estados superiores de conciencia, adquiere un propósito completamente nuevo.