Descubrir mi mundo interior

Transitamos una nueva etapa – Una etapa de Resurrección

Esta es una nueva etapa de nuestro proceso de ascensión. Con el Fenix como inspiración, bien se puede llamar la etapa de Resurrección, ya que la fusión entre nuestro ser inferior y nuestro Ser Superior es lo que estamos sintiendo, al mismo tiempo que nos expandimos a niveles nunca antes experimentados de poder personal y luz emitida desde el corazón.

Fusión

Por eso, algunos están sintiendo TANTA presión (resistencia interior). La mente está sintiendo la presión de entregarse al corazón, porque la única manera de lograr esa fusión Y acceso a esa resurrección es DESDE el corazón, SINTIENDO el proceso. Ya no controlando, planificando, o conociendo previamente lo que ocurrirá. Sino experimentando instante a instante lo que ocurre, observando con conciencia y sintiendo en el corazón. Es un territorio desconocido.

La fusión entre el ser inferior y el ser superior es un proceso de conciencia, que requiere esfuerzo, dedicación. “Foco, intención, atención” como lo aprendieron en el Taller de Maestros junto a St Germain.

Es curioso que en las últimas sesiones varios hayan mencionado que “con los ojos cerrados puedo conectar con el corazón, pero al abrirlos me voy a la cabeza”.

Creer que ya lograron la conexión con el corazón, es una ilusión. Porque si estás conectado DESDE el corazón, el anclaje es permanente. Y SOIS esa conciencia, durmiendo, despierta, con ojos abiertos, cerrados o parpadeando.

Así como preguntar “¿cuánto más va a durar esto?”. Estas son reacciones del ser inferior (mente humana).

Es fundamental distinguir la ilusión/engaño de la idea de “conexión” que uno tiene porque si no puedes permanecer consciente viviendo en la 3D (“con los ojos abiertos”), entonces la meditación es sólo herramienta que te ayuda a escapar y no trascender.

Es un proceso gradual, como todo en la evolución. No se trata de culparse, castigarse o exigirse, sino de aceptar con HONESTIDAD donde están a cada instante y continuar aprendiendo y expandiéndose. Esto es parte del trabajo de Maestría interior.

La honestidad y la pausa contemplativa te ayudará a reconocer los miedos que son los que te impiden esa conexión. Reconocer es VER el miedo. Y una vez que se acepta, uno se habilita automáticamente a entrar en otro estado, el de la acción consciente. “Ahora que ves tu miedo, qué es lo que vas a hacer con él?”

Estamos renaciendo, creando al ser humano cristalino.

Intenso, pero maravilloso.

Fuente: Anclaje de Luz Rayma