Descubrir mi mundo interior

015 – Ágata – Cristaloterapia

Gran poder Vibratorio

Origen

agatas La Ágata, una piedra con varias capas, se ha usado tradicionalmente en grabados y camafeos, y para objetos decorativos tallados, talismanes y fetiches. Las fuentes de las Ágatas naranja / marrón son Alemania, Uruguay, Brasil, Italia, China, México y Estados Unidos. Son unas piedras de aspecto fascinante, cada una única en sus diseños y capas de colores. Son el material que forra las geodas, los huecos de las rocas tapizados de una sustancia generalmente cristalizada y, una vez pulimentadas, su contacto resulta muy agradable en las palmas. Son piedras duras, con una graduación de 6,5 a 7 en la escala de Mohs, y duraderas.

Ágata con Bandas: Energía proyectiva, Protección. Restituye la energía del cuerpo y alivia las situaciones difíciles.

Ágata negra: Energía proyectiva, otra piedra protectora. Se usa para el coraje y las competencias exitosas.

Ágata blanca y negra: Energía receptiva. Llevada como amuleto, esta piedra protege contra los peligros físicos.

Ágata de encaje azul: Energía receptiva. Se usa o se lleva para la paz y la felicidad. Colóquesela en la mano para deshacerse de la tensión. Ponga una sobre su escritorio u otro sitio de trabajo y mírela cuando se encuentre en situaciones difíciles. En la casa, una Ágata de encaje azul rodeada de velas encendidas de color azul pálido calma la atmósfera psíquica y reduce la peleas familiares.

Ágata parda o tostada:Energía proyectiva. Una vez fue usada por los guerreros para lograr la victoria en las batallas. En la actualidad, la Ágata parda se usa para triunfar en cualquier empresa. En Italia y Persia se la apreciaba como una protección contra el mal de ojo. También es un talismán para la riqueza.

Ágata verde:Energía proyectiva. Se usa para mejorar la salud de los ojos. En el pasado, una mujer que tomaba el agua en la que se lavaba la Ágata verde era protegida mágicamente contra la esterilidad.

Ágata musgosa: Energía receptiva. Debido a sus curiosas marcas, que sugieren el musgo de los árboles, la Ágata musgosa es el talismán especial del jardinero. Se usa para aliviar tortícolis, para transmitir energía a los disminuidos y con propósitos curativos. También se usa en los conjuros que tengan que ver con las riquezas, la felicidad y la vida larga. Lleve esta piedra hasta hacer nuevos amigos y para descubrir el “Tesoro” (esto se puede interpretar de muchas maneras).

Ágata roja:Energía receptiva. También conocida como “Ágata de Sangre”, esta piedra se usaba en la Roma antigua como protección contra las picaduras de insectos, para curar la sangre y para fomentar la tranquilidad y la paz.

Usos Curativos

 Las Ágatas descargan la energía y son suaves, piedras de protección, para adquirir valor y capacidad de aceptación, para superar obstáculos y tener elocuencia.

 Utilice las Ágatas naranja / marrón para combatir el estrés, superar la fatiga producida por el ejercicio atlético, para el parto, los calambres menstruales, los trastornos estomacales de naturaleza física más que emocional, para superar el temor y proteger a los niños de caídas. Protege de tormentas y ayuda a los niños en la dentición, protege la vista y evita las pesadillas. La Ágata contribuye a la vitalidad sin los efectos de una descarga total de energía, mejora la visión y el oído, ayuda a superar los problemas cardiacos y es buena para el cabello. Purifica la sangre, estimula la circulación sanguínea, combate las enfermedades de la sangre y la anemia y previene el envenenamiento. Las Ágatas naranja / marrón no calientan en exceso y se usan contra la fiebre. Estimulan la inteligencia y la seriedad, contribuyen al equilibrio físico y emocional y se usan contra la epilepsia.

 Entre casados, proporciona una relación prolongada y llena de cariño y comprensión. A los enemigos les ofrece el don del perdón y, a los amigos, el de la fidelidad.

Entre compañeros de trabajo, genera solidaridad. Proporciona paz a los que sufren; comprensión a los que son tratados injustamente y consuelo a los que están llenos de odio.

 El Cristal rosa estimula nuestra sensibilidad hacia lo bello y no sólo en las artes, sino también con respecto a la propia vida, a la naturaleza y a nuestros semejantes. Debe utilizarse en los momentos de crisis y de disputas, pues disminuye las tensiones, calma y relaja los nervios, y combate el estrés, las depresiones y el cansancio físico y mental.

En la antigüedad era pensada para dar protección contra la epilepsia y los disturbios mentales. También era utilizada como amuleto.

Su campo de aplicación es muy amplio. En general fortifica, alivia desórdenes del equilibrio, epilepsia, dolencias en general, problemas digestivos, infecciones.

Fortifica y estimula el aparato digestivo, ayuda al equilibrio emocional y físico, fijación energética, actúa sobre todos los chakras.

Aceptación, equilibrio emocional y físico, refuerzo de la acción de otros minerales, elevación de la conciencia.

Es también beneficiosa para la piel, el cabello, sonambulismo, picaduras de insectos, complicaciones de la próstata.

Aumenta la fertilidad de las plantas.

Promueve la autoestima y el coraje; permite a las personas reconocer verdaderos amigos. Ayuda también en asuntos legales.

Lo correcto en su uso sobre chakras o programaciones, son las de tonalidades naturales.

Sus asociaciones astrológicas son con Tauro y Géminis. Dicese de esta piedra que atrae paz, victoria en el juego, la felicidad y la buena suerte. Se considera su poder máximo cuando es portada por personas nacidas bajo los signos de Géminis y Tauro.

Refuerza la acción de otros minerales.

Da coraje y fuerza, ayuda a descubrir la verdad y a aceptar el destino. Fortalece el cuerpo y la mente.

Es una piedra energética y poderosa.

 Ayuda al sistema circulatorio y al páncreas.

 


ÁGATA AMARILLA

ágata amarilla

Se la relaciona con el chakra del plexo solar y su capacidad de vibración relaja el sistema nervioso.

Provee equilibrio emocional.

ÁGATA AZUL

ágata azul

Es de un azul profundo y generalmente con estrías blancas.

Esta piedra se vincula con el chakra de la garganta o laringeo en su tonalidad de azul claro y con el chakra del entrecejo, en azul profundo.

Proporciona serenidad.

Aumenta la perseverancia, intuición y percepción.

La intensidad de su energía está en directa relación con su pureza.

Ayuda todo lo relacionado con la comunicación.

Trasmite serenidad y es excelente para ser usada en la meditación

ÁGATA DE ENCAJE AZUL

ágata encaje azul

Su color es celeste con bandas blancas. Ayuda todo lo relacionado con la comunicación. Trasmite serenidad y es excelente para ser usada en la meditación.

ÁGATA CORNALINA

ágata cornalina

De color rojo y anaranjado, tiene propiedades electromagnéticas.

Dentro de la familia, es las que más energía posee.

Relacionada con el chakra sexual (roja) y con el bazo (naranja).

Favorece la concentración y la exploración introspectiva

ÁGATA FUEGO

ágata fuego

Como su nombre lo dice, a la luz parece color fuego.

Por su capacidad energética, al hacer pasar su energía por la columna y llegar hasta la cabeza, energiza el centro del entrecejo.

Es afín al chakra sexual.

Acentúa el espíritu de lucha y provee energía sexual.

Se la relaciona con Kundalini, (palabra hindú que significa “serpiente roja”, configuración de la energía que pasa a través de la columna y que está representada por una serpiente roja, enroscándose en la misma hasta llegar a la cabeza.)

Induce un estado general de equilibrio y mantiene un equilibrio entre nuestro cuerpo y la naturaleza. Posee el mayor alto grado de vibración y nos ayuda a encontrarnos con nuestro interior y conectarnos con el todo único.

ÁGATA LILA

ágata Lila

PROPIEDADES:

Existen muchas variedades de ágata. Por ser de la familia del cuarzo, todas ellas son buenas para la absorción de energía negativa, aunque cada una de sus variedades tiene aplicaciones específicas.

En general, es adecuada para el tratamiento de la depresión y del decaimiento, para personas que de alguna manera necesitan que se les infunda actividad.El ágata proporciona seguridad en uno mismo.

Eficaz en el tratamiento de diabetes, de trastornos cardíacos y de nerviosismo.

Confiere paz y equilibrio espiritual.

Se utiliza desde la antigüedad para curar y evitar el mal de ojo.

Es una piedra de un gran valor energético, indicada para enfermedades del hígado, vesícula y corazón.

Da buenos resultados en el tratamiento de la artrosis.

Favorece la concentración y la ampliación de la capacidad mental.

Lila, con estrías y destellos violáceos. Es muy utilizada para desarrollar la creatividad en actividades artísticas tales como la música, escultura, artesanías, etc. Su capacidad vibratoria se relaciona con el chakra coronario. Utilizada en tiempos antiguos contra picaduras de insectos.

 ÁGATA MARRÓN

ágata marrón

También combinada con beige, naranja, con estrías blancas y con centros cristalinos.

 Actúa sobre el chakra esplénico.

Provee energía vital y emocional. Aumenta la lealtad.

ÁGATA MUSGOSA

ágata musgosa

Gris, traslúcida o incolora, con destellos musgosos.

También llamada “cuarzo dendrítico”.

 Con inclusión de minerales arborescentes, que le dan en su interior una apariencia de ramas de árbol fosilizadas.

Este tipo de ágata posee inclusiones de hierro y manganeso en forma estrellada.

Es muy utilizada para desarrollar la creatividad en actividades artísticas tales como la música, escultura, artesanías, etc.

Su capacidad vibratoria se relaciona con el chakra coronario.

Utilizada en tiempos antiguos contra picaduras de insectos.

En la actualidad era una piedra que se utilizaba como amuleto para protección contra accidentes.

 ÁGATA NARANJA

ágata naranja

En realidad, de Agatas encontramos una gran variedad de colores. Pero trataré la que aquí nos corresponde, que es la que tiene el color que va desde el naranja clarito hasta los colores más terrosos.

La Ágata nos ayuda a ver, separar, y aceptar la realidad de las cosas. Nos aporta fuerza, ya que trabaja con el segundo Chakra, y nos llena de coraje para, precisamente poder enfrentarnos a lo que hemos visto.

Al trabajar en el segundo Chakra, refuerza y tonifica el cuerpo mental. Podemos trabajar con dos Agatas, una en el segundo Chakra, y la otra en el quinto, para que lo que sentimos, tanto en nuestro empuje como en nuestra visión, pueda ser transferido y compartido con los demás.

En el plano más físico, la Ágata nos ayuda a superar estados de dolor en general, osea que es ideal para convalecencias y post-traumas. Refuerza también nuestro sistema inmunológico.

El cristal como auto-ayuda

El ágata naranja nos ayuda en todo lo que requiera esfuerzo mental. Ideal para estudiantes porque les permite concentrarse mejor. Además, es un cristal muy apto para trabajos de tipo intelectual, pues ayuda a que el rendimiento mental sea mucho mayor, y evita que nos estresemos ante alguna responsabilidad muy grande.

Es un cristal que puede ayudarnos a superar el pasado y sobre todo a sanar nuestras relaciones emocionales. Nos permite relacionarnos de un modo más positivo con los demás y superar viejas barreras.

El cristal para el espíritu

El ágata naranja nos ayuda a desarrollar nuestra fuerza espiritual en contacto con la mente. Esto significa que su energía nos permite desechar esas ideas mentales que nos bloquean, abriéndonos a la verdadera inteligencia espiritual y emocional.

Este cristal se puede utilizar para cualquier tipo de meditación, pues las hará más nítidas y clarificantes.

Ideal para el primer, sexto y séptimo chakra.

ÁGATA VERDE

ágata verde

En tonalidades más oscuras o más claras y combinada en algunos casos con iridiscencias amarillas.

Se la relaciona al chakra cardíaco y es excelente para fortificar la circulación sanguínea. Con su uso prolongado, previene la obstrucción arterial.

Muy utilizada para tratar la depresión y desarrollar la autoestima.

Estimula un espíritu jovial y alegre.

Ideal para personas de carácter introvertido pues promueve la seguridad en uno mismo.

Como posee un gran valor energético esta indicada para trastornos de corazón, vesícula, e hígado.

Muy utilizada por estudiantes, ya que favorece la concentración y equilibra el sistema  neurovegetativo.