Descubrir mi mundo interior

Causas emocionales del Estómago

El estómago es un órgano importante en la digestión, que se encuentra situado entre el esófago y el intestino delgado. Transforma los alimentos en líquido gracias a los jugos gástricos que segrega. Los problemas estomacales más comunes son las ÚLCERAS, la GASTRITIS (ardores), las HEMORRAGIAS GÁSTRICAS, los CÁNCERES y los problemas de digestión (vómito, indigestión, etc.). Verifica la descripción individual del problema en cuestión, además de la siguiente.

Todos los problemas del estómago se relacionan en forma directa con la dificultad para aceptar o digerir a una persona o a un acontecimiento.

La persona que los padece manifiesta intolerancia y temor ante lo que no es de su agrado.

Se resiste a las ideas nuevas, sobre todo a las que no proceden de ella.

Tiene dificultad para adaptarse a alguien o a algo que va contra sus planes, sus hábitos y su manera de vivir.

Tiene un crítico interior muy fuerte que le impide ceder y dejar hablar a su corazón, al cual no quiere aceptar incondicionalmente.

Es posible que también se acuse a sí misma de falta de audacia.

El mensaje que recibes de tu estómago es que dejes de querer controlarlo todo, resistiéndote a las ideas de otros.

En lugar de creer que eres incapaz de cambiar a los demás o a una situación determinada, toma consciencia de tu propia capacidad para hacer tu vida.

Confía más en los demás, de la misma forma que debes confiar en que tu estómago es capaz de digerir tus alimentos.

No necesitas decirle a tu cuerpo cómo ser un cuerpo ni cómo digerir.

Lo mismo sucede con tu entorno.

Todos y cada uno tenemos una manera diferente de ver la vida.

No es casualidad que el estómago esté ubicado en la región del corazón.

Debemos aceptar a todos con amor, es decir, aceptar las particularidades de todos y cada uno.

Los pensamientos que alimentas del tipo “es injusto”, “no es correcto”, “es idiota”, etc., no te benefician: bloquean tu evolución, así como tu estómago bloquea la digestión.

Si te vuelves más tolerante hacia los demás, tolerarás mejor los alimentos que ingieres.

El estómago recibe el alimento y lo digiere para colmar las diferentes necesidades de mi cuerpo en vitaminas, en proteínas, etc.

Alimento mi cerebro del mismo modo por las situaciones y los acontecimientos de mi vida.

Cada estómago tiene su propio funcionamiento.

Por más que la forma general sea la misma, la digestión puede ser diferente de una persona a la otra.

Así, la forma de mi estómago está en relación con mi personalidad.

Mi estómago refleja el modo en que absorbo e íntegro mi realidad y mi capacidad en digerir las nuevas ideas o las nuevas situaciones.

Puede compararse a un barómetro indicando mi grado de apertura y mi modo de reaccionar en la vida.

Los problemas de estómago aparecen cuando mi realidad cotidiana está en conflicto con mis deseos y mis necesidades.

Estos conflictos se vuelven a encontrar habitualmente al nivel de mis relaciones familiares, amicales o al nivel de mis relaciones de trabajo.

DOLORES  DE ESTÓMAGO

La barriga o abdomen es la parte anterior que contiene al intestino. La definición que sigue se refiere al dolor de barriga sin causa aparente, sin relación con otro malestar o con alguna otra enfermedad.

Cuando duele la parte alta del abdomen, es decir, la región del plexo solar, el cuerpo envía el mensaje de que esta persona se preocupa demasiado por los demás y siente miedo por ellos.

Cuando duele la parte baja del abdomen (debajo del ombligo), el cuerpo envía el mensaje de que esta persona se preocupa demasiado por lo que sucede en el momento y siente miedo por sí misma.

Puede tener la impresión de que alguien quiere destruirla para lograr sus fines.

En el primer caso, tu cuerpo te dice que dejes de creer que has venido a la Tierra para preocuparte constantemente por la felicidad de todos tus seres queridos.

Puedes sentir compasión por ellos, pero nadie te pide que enfermes por su causa.

Debes aprender a dejarlos vivir sus experiencias y a ayudarlos sólo cuando te lo pidan, respetando siempre tus límites.

Con respecto a la parte baja del abdomen, tu cuerpo te dice que crees que preocupándote mucho tendrás más oportunidades de hacer desaparecer los acontecimientos o las personas que te dan miedo en ese momento.

Si te sueltas tendrás muchas más oportunidades de encontrar la solución adecuada, porque así permanecerás centrado.

Cuando te preocupas pierdes tu centro y tus decisiones se basan en el miedo y no en tus verdaderas necesidades..

Conozco el trabajo efectuado por mi estómago y sé que representa mi modo de digerir, absorber e integrar los acontecimientos y las situaciones de mi vida.

Los estirones en el estómago están vinculados con frecuencia a una necesidad de amor, de “alimento emocional” y de alimentos.

El alimento representa el afecto, la seguridad, el premio y la supervivencia.

Si vivo un vacío cualquiera en mi vida, querré colmarlo con el alimento, en particular en los momentos de separación, muerte, pérdida o escasez de dinero.

El alimento también puede ayudarme artificialmente a “liberarme” de las tensiones materiales o financieras.

Siento como una carencia indispensable para mi supervivencia.

La fermentación, por su parte, procede del hecho que no quiero enfrentar ciertas emociones que vivo con relación a personas o situaciones. Pongo estas emociones de lado, pero éstas siempre son presentes, se acumulan, “fermentan”, bajo el efecto de mi actitud “ácida”.

Rumio constantemente ciertas situaciones que viví y que “no digiero”. Por lo tanto tengo tendencia a “rumiar” situaciones pasadas y a vivir las mismas actitudes y las mismas emociones negativas. Éstas me quedan pues en el estómago.

Es muy difícil para mi estómago digerir emociones no vividas.

Al estar mi realidad en conflicto con mis sueños y mis necesidades, esto me lleva a vivir diversas emociones.

No expreso mis contrariedades, estoy irritado.

La ira y la agresividad rugen en mí, pero las reprimo. Ya está! La úlcera y los ardores de estómago están aquí.

Tengo grandes miedos, mi digestión se hace laboriosa porque mi estómago es nervioso y frágil.

¿Cuál es la situación de mi vida “que no digiero”?

Vivo gran inquietud, sobre todo debido a mi débil confianza en mí, lo cual hace difícil la aceptación de mis emociones.

Los dolores de estómago se producirán cuando vivo una contrariedad en el campo de mis finanzas personales o de mi vida profesional.

Ciertas situaciones son tan repugnantes y asquerosas que mi estómago rechaza digerirlas.

Reacciono frente a mi realidad de un modo negativo y “ácido” y padezco indigestiones y nauseas.

La digestión es muy lenta si el estómago está tenso y rígido, evitando que cambios se produzcan en mi vida.

Tomo consciencia que debo revelar más apertura en la vida y acepto que las situaciones y los acontecimientos están aquí para hacerme crecer.

La aceptación permite transformarlos en experiencias y la presión o la tensión desaparecen.

ARDORES – ESTOMÁGO

Como lo indica su nombre, el ardor de estómago es señal de que algo, una situación, un suceso, una persona me quema, me acidifica, me enfurece.

La situación me parece irritante, injusta y vivo interiormente impotencia.

Cuando tal situación me sucede, puedo preguntarme:

“¿qué es lo que me quema o me pone furioso?

¿Qué es lo que a mí no me gusta y que no consigo digerir?” (Aquí, la expresión debe tomarse en sentido figurado. Podría tratarse de una persona de quien digo: “A esta persona, no la puedo digerir”. Esto significa que no aprecio a esta persona, estoy furioso contra ella por algo, etc.)

También es muy posible que me enganche a esta ira de un modo inconsciente, porque tengo miedo de afirmarme, de soltarme y expresar mis necesidades, mis deseos y mis intenciones al nivel del corazón.

Soy único en todo y los demás son diferentes de mí en todo.

Debo pues quedarme abierto y atento a mis propias necesidades y aceptar la entera responsabilidad de mis actos, por más que la gente sea diferente de mí.

El hecho de volver a reprimir, inhibir una emoción (ira, pena, rabia) aumenta la acidez de los gases gástricos y, al mismo tiempo, me impide tragar cualquier cosa (porque los ardores manifiestan un tipo de presión interna en el área del estómago).

Debo ver el nexo entre mis auténticos sentimientos y los ardores de estómago.

Conservo la calma y observo mi modo de ser, mis reacciones frente a las situaciones que vivo así como mi actitud frente a los acontecimientos cotidianos.

Centrando mi atención en mi convicción que la vida es buena y que mis necesidades todas se colman en el momento adecuado, mi estima personal aumenta y mis próximas cóleras serán menos intensas.

Tomo el tiempo de apreciar cada momento de mi vida y mi ¡estómago se lleva mejor!

CÁNCER DEL ESTÓMAGO

Si tengo el cáncer del estómago, debo tomar consciencia del “trozo” o de la situación que no soy capaz de digerir.

Esta situación “que no pasa”, la vivo de un modo muy intenso y muy fuerte.

“Es abominable todo lo que me hicieron, todo lo que me hicieron sufrir. Además, ¡no vi nada llegar!”

Esto puede expresar lo que vivo.

Es importante que tome consciencia del porqué de esta situación y cuál lección he de sacar para “dejar pasar la tormenta” y que se resorbe el cáncer.

Sólo puedo ganar si suelto mi ira y mi rencor y que los sustituyo por la aceptación y el perdón.

GASTRITIS – ESTÓMAGO

La gastritis es una inflamación aguda o crónica de la mucosa del estómago, lugar donde empieza el proceso de digestión.

Si hay inflamación, hay irritación e ira frente a algo o a alguien a quien no digiero: ciertas cosas no pasan como quisiera, o puede ser una o personas que no actúan como lo deseo.

la persona que la padece siente o ha sentido mucho enojo y que eso que siente le quema. 

Puedo tener el sentimiento de haber sido engañado y de estar cogido en una situación.

Estoy irritado por algo que absorbió mi sistema de digestión y la realidad “digerida” me molesta en alto grado.

Aprendo a aceptar las situaciones y a los demás tales como son, sabiendo que el único poder que tengo es el poder sobre mí – mismo.

INDIGESTIÓN –  ESTÓMAGO

El término indigestión abarca a las manifestaciones digestivas más diversas atribuidas a un exceso de alimentos, de bebida o de alcohol, así como a una intolerancia digestiva a un tipo de alimentos o a una intoxicación alimenticia. Véase problemas en el estómago.

Si la indigestión ocurre después de una intoxicación, véase también envenenamiento.

Si ocurrió después de comer o beber alcohol en exceso, agrega a la descripción de los problemas estomacales el hecho de que acumulas demasiado en tu interior, hasta el extremo de estar harto de una persona o de una situación que te resulta pesada.

No olvides que este sentimiento de hartazgo o de pesadez proviene de tu actitud interior y no del exterior.

El estómago es el lugar por el cual mi cuerpo físico asimila el alimento.

Si tengo una indigestión, mi cuerpo expulsa este alimento y estoy afectado por nauseas, vómitos o dolores abdominales.

Es lo mismo para la realidad, los pensamientos, los sentimientos, las emociones que vivo y que van también a causar una indigestión si tengo dificultad en transigir con éstas.

Hay un desorden, una desarmonía en el interior mío.

¿Cuál es la situación o la persona que me resulta difícil digerir?

¿Qué es lo que sucede en mi vida y que ya no quiero soportar, porque “todo esto a la vez, es excesivo”?

Incluso puedo llegar a estar en rebelión contra esta situación o contra esta persona que criticó severamente.

Esto puede también ser algo que he visto u oído que me era desagradable y que “no pasa bien”.

La ansiedad, la inseguridad me pondrán “el estómago al revés” y al no poder realizarse normalmente la digestión, voy a echar físicamente el alimento como echo las nuevas ideas o situaciones que vivo.

Aprendo a poner el amor en la o las situaciones porque tengo una toma de consciencia por hacer.

El amor es el ingrediente que me ayudará a digerir y a dejar pasar las situaciones en mi vida, en armonía con mi ser.

ÚLCERA GÁSTRICA O PÉPTICA – ESTÓMAGO

 La úlcera es un agujero, una erosión más o menos profunda de la pared gástrica. Es causada por una reducción de las defensas naturales de la pared estomacal ante la agresión ácida. Es resultado de una falta de mucosidad en la pared del estómago, que lo protege de digerirse a sí mismo por el efecto de sus propias secreciones. La úlcera produce dolores parecidos a los calambres.

Véase problemas del estómago, agregando que la persona afectada se siente agredida por los demás y no se cree capaz de defenderse.

Experimenta un sentimiento de impotencia.

Le beneficiaría contactar con sus defensas naturales sabiendo que lo logrará si cambia su percepción de los acontecimientos y de las personas.

Úlceras de estómago pueden producirse si tengo una débil estima de mí.

Quiero tanto complacer a los demás que estoy listo para tragar cualquier cosa.

Actuando así, reprimo mis emociones y mis propios deseos; no me respeto y acabo por reprochar a los demás de no respetarme.

Me siento embaucado para mis adentros y llego hasta dramatizar cualquier suceso de mi vida.

Además tengo dificultad en digerir todas estas contrariedades, estas inquietudes.

Es como un exceso de irritantes que se transforma en úlcera.

Este irritante puede ser una persona o una situación que quiero evitar ver o afrontar pero esto es imposible y “esto” me queda en el estómago!

Quisiera “expulsar” este irritante de mi espacio vital, de mi “territorio”.

Tengo tendencia a criticarme severamente e incluso quiero llegar a auto – destruirme.

Mi cuerpo me indica que es tiempo de que descubra las cualidades que están en mí, que me aprecie a mi justo valor y que acepte mi necesidad de amor.