Descubrir mi mundo interior

A la hora de comprender los chakras, y desde un punto de vista general, los chakras son “puntos de intercambio de conciencia”, donde la luz del alma se alimenta de nuestro vehículo de energía corporal. El alma entra a través de los chakras en un cuerpo sutil en particular, como puede ser el emocional o el mental.

Donde exista algún tipo de distorsión o falta de desarrollo por parte de nuestra alma en un plano particular de densidad, entonces generalmente resultará en algún tipo de bloqueo del chakra y una acumulación de energía en ese cuerpo en particular. Si por ejemplo, tenemos dificultades para dejar ir a una persona con la que mantuvimos una relación, entonces eso podría desarrollarse a través del chakra sacro básicamente y generar una densidad emocional, que luego se reprime evitándola o bien explotando.

Puedes leer más sobre los planos de densidad y su relación con los chakras.

Entonces, en nuestro camino es absolutamente esencial trabajar para sintonizar y comprender los chakras. Y también es crucial darse cuenta de que no se puede simplemente separar el trabajo de los chakras internos de los comportamientos externos, porque los dos están perfectamente relacionados. Así que vamos a trabajar para sintonizar y comprender los chakras, sí, pero que sepas, que a medida que la energía se actualice y se abra, el proceso de transformación se reflejará en su mundo exterior y requerirá que trabaje en los patrones de comportamiento. De lo contrario, el trabajo de los chakras será ineficaz.

El comprender los chakras y con qué vehículos corporales se relacionan, será de una gran ayuda para esta investigación.

comprender los chakras

Chakra base

Ubicado alrededor del coxis y los genitales, se relaciona con nuestra conexión con el plano físico, incluido nuestro sistema inmunológico y la sexualidad. Si la vibración aquí es baja, tendemos a estar demasiado apegados e identificados con las experiencias físicas. Nos sentiremos separados del ‘Todo’ y tendremos deseos sexuales lujuriosos y potencialmente explotadores. A medida que transmutamos la energía en este chakra a una vibración superior, nos liberamos cada vez más del apego al plano físico y naturalmente aspiramos a un mayor crecimiento espiritual.

Chakra sacro

Ubicado aproximadamente cuatro dedos debajo del ombligo, el chakra sacro es el centro emocional que gobierna nuestro estado del ser dentro de las relaciones. Si la vibración es baja, tendemos a estar demasiado unidos en las relaciones, necesitados y celosos. Sin embargo, a medida que transmutamos la energía y aumentamos la vibración, descubrimos una sensualidad creciente en las relaciones.

Chakra del plexo solar

Este chakra esta ubicado en la boca del estomago, en la parte superior del mismo. Su propósito es aceptar e infundir conocimiento espiritual superior en la mente inferior, lo que podríamos llamar mente subconsciente. De hecho, se puede considerar que gobierna el funcionamiento correcto de la mente inferior. 

Cuando la vibración es baja, somos propensos a la programación mental y la distorsión y, por lo tanto, somos más susceptibles a comportamientos adictivos como el apego a la cafeína, el chocolate, el azúcar, el alcohol, los cigarrillos y otras drogas. Cuando transmutamos completamente la conciencia aquí, podemos tomar el control sobre los impulsos básicos (del animal inferior), expandir nuestra conciencia y abrir nuevos canales de influencia creativa a través de la manifestación etérica. 

Chakra del corazón 

Ubicado a la altura del corazón, este es el centro donde se activa el amor incondicional para toda la vida, lo que algunos llaman “La conciencia de Cristo”. Cuando la vibración es baja, se manifiesta como un juicio crítico y la adhesión radical a una verdad singular, precipitando así el conflicto en nuestras vidas y limitándonos al reino dimensional inferior. Sin embargo, cuando la vibración aquí se transmuta, el juicio desaparece y es reemplazado por el amor incondicional para toda la vida. Podemos ver y sostener múltiples verdades y, a través del discernimiento correcto y sin prejuicios, podemos elegir la acción correcta en línea con la mano guía de la Conciencia. Cuando alcanzamos un chakra del corazón completamente abierto, comenzamos a abrirnos a la Quinta Dimensión.

Chakra de la garganta

Ubicado en el área de la garganta, el quinto chakra se conecta directamente con la mente superior, nuestro quinto vehículo corporal de expresión. Rige nuestra capacidad de recibir, interpretar y articular la verdad más elevada de la biblioteca de todo conocimiento. El centro de la garganta proporciona la conexión directa con una conciencia espiritual superior. 

Cuando la vibración es baja, tendemos a estar más limitados por una noción de identidad separada, lo que nos limita más a las dimensiones inferiores. Una vibración baja aquí se manifestaría como una incapacidad para expresarse y estar agusto con la realidad auténtica. Estamos más gobernados por las limitaciones del pensamiento condicionado inferior debido a nuestro apego a las identidades falsas. En pocas palabras, somos menos capaces de expresar nuestra verdad interior y de estar de acuerdo con ella. El chakra se abre completamente cuando ya no estamos afectados internamente por reacciones externas a la expresión de nuestra verdad. Somos capaces de “poner la otra mejilla” y expresar automáticamente una sabiduría superior a cambio de cualquier costo personal. Así se nos abre la puerta a la experiencia multidimensional.

Tercer ojo 

Ubicado en la glándula pineal, aproximadamente en el centro de la frente, al nivel de las cejas. El tercer ojo puede considerarse como el centro de la conciencia del alma dentro del cuerpo. Mientras estamos involucrados en la transmutación de la conciencia dentro del comprender los chakras inferiores, tendemos a no darnos cuenta porque nuestras acciones están gobernadas más por el falso yo, que por el alma. En pocas palabras, la conciencia del alma del tercer ojo hace desaparecer la identificación con nuestro cuerpo-mente y sus apegos a los dramas externos. 

A medida que liberamos estos apegos, la vibración de los chakras inferiores también transmuta y luego la Conciencia del Alma se libera elevándose por la columna vertebral y reconectando el tercer ojo con la Conciencia de Unidad. Esto se conoce como “activación de la kundalini“. Cuando se activa el tercer ojo, cada vez somos más capaces de ver reflejos de nosotros mismos en otras personas y en la vida. Somos capaces de identificarnos y alinearnos con nuestro verdadero sentido de ser. Por lo tanto, aquí es donde el propósito del alma se ve claramente.

Chakra de la corona

Ubicado justo en la coronilla de nuestra cabeza, donde se unen las tres placas óseas del cráneo. Este chakra solo se activa realmente cuando hemos transmutado gran parte de la densidad en los chakras inferiores y liberado suficiente consciencia del alma de la identificación con nuestra mente. 

En este punto, el chakra de corona se abre e infunde energía en nuestro vehículo corporal más elevado: el “cuerpo de luz espiritual”. Esto allana el camino para una correcta racionalización de las influencias multidimensionales que podemos experimentar, incluido, por ejemplo, el patrón sincrónico que existe a través de todos los eventos que ocurren en nuestro camino. A medida que nos dedicamos a activar el chakra de corona por completo, la vida multidimensional a través del cuerpo de luz espiritual se convierte en una realidad para nosotros. Nos centramos en el flujo universal de la acción correcta y somos cada vez más capaces de cambiar la conciencia entre dimensiones según lo requiera el flujo natural del universo.

También es esencial tener una buena meditación para comprender los chakras y para apoyar al trabajo interno. Al final de este artículo dispones de una meditación con los chakras para que puedas descargar en tu movil o pc.

Meditación para comprender los chakras

  1. Toma algunas respiraciones profundas inhalando energía de luz desde el área del octavo chakra, a unos 25 cms por encima de la corona.
  2. Ahora inhala desde el octavo chakra, conten la respiración, y luego desplaza la atención al chakra de la corona y exhale hacia el tercer ojo.
  3. Conten la respiración después de exhalar y siente una sensación de liberación, apertura y expansión. Puedes visualizar para ayudarte, así que tal vez vea una flor abriéndose, un sol saliendo o unas ondas que fluyen hacia afuera.
  4. Cuando sientas naturalmente que es hora de inhalar nuevamente, mueve la atención hacia la parte posterior del chakra de la corona, hasta el octavo. Inhala nuevamente desde el octavo chakra.
  5. Cuando hayas inhalado, conten la respiración y dirige la atención esta vez al de la garganta. Exhala y libera como has realizado antes y luego inhale nuevamente desde el octavo.
  6. Continúa este proceso hacia abajo a través de cada chakra hasta la base y luego repite la secuencia al revés, hacia arriba, comenzando con la base (abrimos cada chakra dos veces). Recuerda, siempre inhalamos desde el octavo chakra y luego exhalamos en el chakra que estamos abriendo.
  7. Cuando lo hayas completado, sintoniza con el aumento de energía desde el chakra base hasta los otros chakras, deteniéndote en el tercer ojo. 
  8. Si la energía se atasca en cierto chakra, sigue exhalando y liberando tensión y esfuerzo allí. Es probable que debas repetir esto durante unas semanas y meses para liberar completamente el flujo.

En conclusión

No esperes que sucedan cosas necesariamente importantes las primeras veces que lo realizas. Quienes lo practican diariamente durante varios meses, generalmente experimentan un profundo efecto transformador.

Es probable que encuentres un vehículo corporal en particular, como la energía o el cuerpo causal, por ejemplo, cuando esté totalmente sintonizado, que se expandirá y contraerá en algunas circunstancias, dependiendo de lo que el alma tenga que hacer.

Así que únete a nuestra exploración de comprender los chakras, y esencialmente, cómo se reflejan e impactan en tu vida exterior. Hay una gran transformación para realizar.