Descubrir mi mundo interior

Hay un resurgimiento de conceptos antiguos para conectarse con la energía de la tierra, con nuestro planeta, en un entorno en constante cambio. Estos pueden ser el uso de remedios naturales, la curación alternativa, yoga, meditación o incluso un simple acto de caminar descalzo sobre la tierra, conocido como ‘Conexión a tierra’. A lo largo de los años, los humanos y los animales siempre han tenido un contacto más cercano con la Tierra. Desafortunadamente, el estilo de vida moderno nos ha desconectado de la energía de la Tierra, haciéndonos más vulnerables al estrés y a las enfermedades.

Seguramente que en nuestra infancia, caminábamos descalzos por el jardín. Es posible que tengamos la sensación de que era algo refrescante y que nos encantaba la sensación de hierba y hojas verdes acariciando nuestra piel. Ahora hay una razón científica del por qué el contacto con la Madre Tierra nos hace sentir bien y como lo necesitamos más que nunca en los tiempos actuales.

Vivimos en un entorno donde estamos expuestos a una cantidad cada vez mayor de campos electromagnéticos. Esto aumenta la cantidad de radicales libres o estrés oxidativo que se produce en nuestros cuerpos. Los radicales libres son moléculas cargadas positivamente que conducen a la inflamación. El contacto directo con la tierra transfiere instantáneamente la energía eléctrica natural al cuerpo, ya que la tierra es una fuente ilimitada de electrones libres con carga negativa. Nuestro corazón, cerebro, sistema nervioso, músculos y sistema inmunológico, son subsistemas esencialmente eléctricos que operan dentro de un cuerpo ‘bioeléctrico’.

Cuando estamos en contacto directo con el suelo (caminando, sentado o acostado en la superficie de la tierra), el flujo de energía de la tierra (electrones libres) neutraliza el impacto de los radicales libres en nuestro cuerpo. Esto induce cambios fisiológicos favorables que promueven una salud óptima.

Tradicionalmente, los zapatos estaban hechos de cuero, que en realidad conduce electrones y, por lo tanto, mantiene un contacto conductivo entre la Tierra y los pies. Sin embargo, el caucho y los plásticos modernos son aislantes eléctricos y por lo tanto, bloquean el flujo beneficioso de electrones de la Tierra a nuestro cuerpo.

La puesta a tierra se puede hacer caminando descalzo y / o sentado afuera en el césped, tierra o arena. La conexión a tierra debe realizarse durante al menos 60 minutos todos los días para obtener los mejores beneficios.

Caminar descalzo y conectarse con la energía de la tierra

Las razones por las que debemos caminar descalzos y aprovechar la energía primaria de la Tierra:

  • La inflamación se ha relacionado con casi todas las enfermedades degenerativas que se te pueden ocurrir: enfermedades cardiovasculares, diabetes, artritis, glaucoma, trastornos autoinmunes, cáncer y muchas más. La puesta a tierra reduce la inflamación crónica y el dolor crónico relacionado.
  • La puesta a tierra neutraliza los radicales libres en nuestros cuerpos, reduciendo significativamente el estrés oxidativo y nos recupera fácilmente de lesiones, traumas y agotamiento.
  • La conexión a tierra afecta su ADN de inmediato
  • Cuando aterrizas en la tierra enriquecida con electrones, se produce un mejor equilibrio del sistema nervioso simpático y parasimpático.
  • Mejora la circulación y circula más energía por nuestros cuerpos.
  • La Tierra es el antídoto natural para la deficiencia de electrones que podamos tener y lograr asi un equilibrio saludable.
  • Mejora nuestro sueño.
  • Reduce los síntomas y dolores hormonales y menstruales.

El Dr. James Oschman, biofísico e investigador pionero de Earthing dice: “En el momento en que tu pie toca la Tierra …, tu fisiología cambia. Comienza una normalización inmediata y se activa un interruptor antiinflamatorio. Las personas permanecen inflamadas porque nunca se conectan a la Tierra. La fuente de electrones libres que emana de la tierra, pueden neutralizar los radicales libres que están en nuestros cuerpos, que son los causantes de enfermedades y de la destrucción celular “.

Trabajo de profundización de la Conexión

La conexión a tierra, también llamada puesta a tierra, es una de las habilidades fundamentales de la curación energética. Simplemente significa conectar tu energía a la de la tierra. Literalmente es cuando hablamos de “estar con los pies en la tierra”.

Conectar tu energía a la de nuestro hermoso planeta nos puede ayudar a orientarnos a tener una conexión fija, en lugar de conexiones externas. Esto es importante, porque las cosas externas no son estables. La tierra, por el contrario, es estable, neutral y nutritiva para nuestro campo de energía personal.

Estar conectado a tierra te ayudará a sentirte más seguro y estable. Nos permite liberar el exceso de energía a tierra y nos llevará la energía nutritiva y estabilizadora de la tierra a nuestro campo personal.

Cuando estás sólidamente conectado a la tierra, puedes estar más fácilmente centrado en tu propio cuerpo. Te sentirás más tranquilo, más claro y con más energía. Además, será menos probable que agote su propia energía ya que tendrá acceso a la energía ilimitada de la tierra.

Hay muchas formas de conectarse a la energía de la tierra y cuando te acostumbres, podrás hacerlo solo con la intención. Pero mientras tanto, aquí hay un método que puede usar.

  • 1. Siéntate en un lugar cómodo, donde no te molesten. Siéntate con la columna recta.
  • 2. Imagina unas raíces que se extienden desde las plantas de los pies o la pelvis. Imagínelos presionando la tierra y hundiéndose profundamente en ella.
  • 3. Siente tu conexión con la tierra. Es una conexión fuerte e inquebrantable. Tomate un tiempo para sentir la energía de la tierra.
  • 4. Permite que estas raíces drenen cualquier exceso o energía no deseada que tengas, cualquier tensión, temor o preocupación, enojo o malos sentimientos hacia alguien o cualquier cosa. Observe como se descargan en la tierra, donde se neutralizan. Dale algo de tiempo.
  • 5. Luego, permite que la energía bella, calmante y nutritiva de la tierra penetre en ti a través de las raíces. Permita que fluya a través de las piernas, la pelvis, el torso, bifurcando en los hombros y bajando por los brazos y las puntas de los dedos.
  • 6. Permite que la energía de la tierra continúe a través de su cuello, hacia su cabeza y su cara. Puede contenerlo y circularlo a través de su cuerpo, o permitir que salga por los dedos y la parte superior de la cabeza y caiga al suelo. Permita que alimente su cuerpo y lo ayude a sentirse revitalizado, renovado y tranquilo. Tómese unos minutos para disfrutar de este sentimiento.
  • Cuando esté listo, abra los ojos y regrese al aquí y ahora.

Otras Formas más cortas de conectarse con la energía de la tierra

Cuando no disponemos de tiempo o no disponemos de espacio para realizar el ejercicio anterior, siempre podemos realizar algo como:

  • Caminar
  • Comer alimentos nutritivos
  • Tocar la tierra
  • Sentir las plantas de tus pies conectando a la tierra
  • Pararse descalzo al aire libre 
  • Ensancha los chakras de la planta de tus pies para dejar entrar más energía de la tierra.

Esto bueno para ti, para tu salud y para las personas de tiu alrededor, ¡así que tómate un tiempo y hazlo a menudo!.