La curación espiritual, aunque generalmente se considera algo muy positivo, también tiene un lado oscuro que a menudo se pasa por alto. A menudo se enfoca en el amor y la luz, pero hay muchas prácticas y enseñanzas en la curación espiritual que pueden ser peligrosas o llevarnos por un camino erróneo si se usan de una manera incorrecta o malinterpretadas. Esto puede llevarnos al lado oscuro de la Curación espiritual.

Mientras que la combinación de las palabras «espiritual» y «curación» puede sonar como algo inspirador y encantador, no podemos simplemente enfocarnos en el lado positivo de la curación espiritual. Como trabajadores de nuestras sombras internas, entendemos que hay una parte oscura en nuestro interior que también necesita ser explorada y sanada.

En lugar de simplemente buscar la luz y el amor, debemos estar dispuestos a sumergirnos en la oscuridad y sacar a la luz lo que está oculto en nuestro ser. Debemos poner luz en la oscuridad. Esto puede ser difícil y doloroso, pero es una parte esencial para nuestro crecimiento espiritual y nuestra sanación.

Es importante reconocer que la curación espiritual no es solo sobre sentirse bien y encontrar la paz interior, sino también saber enfrentar y sanar las partes oscuras de nosotros mismos. Debemos estar dispuestos a abordar esos temas difíciles y dolorosos que nunca sacamos a la luz en nuestra búsqueda de la curación espiritual.

Mariposas alrededor de una bombilla simbolizando la Curación espiritual de nuestro lado oscuro

¿Qué es la curación espiritual?

La curación espiritual implica restaurar, armonizar y equilibrar nuestro ser, incluyendo nuestro espíritu, alma, mente y cuerpo. Hay diversas formas de abordar la curación espiritual, cada una con sus propios enfoques y técnicas.

Por ejemplo, algunos curanderos de la nueva era se enfocan en equilibrar el campo de energía no físico del cuerpo humano. Los curanderos chamánicos se enfocan en la restauración del alma y la curación de la pérdida del alma. Y otros curanderos holísticos buscan unificar el cuerpo, la mente, el corazón y el alma en su práctica de curación.

Además, los profesionales de la psicología y la terapia también están comenzando a integrar la curación espiritual en su trabajo, especialmente en los campos profundos y transpersonales de la psicología.

Explorar el lado oscuro de la curación espiritual

Hay una razón por la cual el lado oscuro de la curación espiritual se evita en las conversaciones y nadie quiere hablar de ello. En primer lugar, muchas personas no son conscientes de la existencia de este lado oscuro en su interior. Segundo, aquellos que son conscientes, puede que no tengan el valor o se sientan incómodos al enfrentarse a ello.

En resumen, existen dos partes oscuras dentro de la curación espiritual:

La Resistencia espiritualizada

La resistencia espiritualizada puede ser una trampa peligrosa en el camino de la curación espiritual. En lugar de enfrentarnos y trabajar a través de nuestras emociones y traumas, solemos usar la curación espiritual como una forma de evasión para evitar enfrentarnos a emociones incómodas o dolorosas. Podemos creer que si meditamos lo suficiente, si hacemos suficiente yoga, si repetimos afirmaciones positivas, todo se resolverá mágicamente y seremos liberados de nuestro dolor. Pero la verdad es que la curación espiritual no es un atajo para evitar el trabajo interno profundo y a menudo doloroso que debemos hacer para sanar y crecer.

En lugar de enfrentarnos y procesar las emociones, las reprimimos y las empujamos hacia abajo. Esto puede llegar a manifestarse en forma de ansiedad, depresión, ira, resentimiento y amargura. Esta resistencia también puede impedir nuestro crecimiento y evolución espiritual, manteniéndonos estancados en patrones negativos y limitantes.

Además, la resistencia espiritualizada también puede llevarnos a juzgar y culpar a los demás por sus problemas, creyendo que su «falta de iluminación» es la causa de nuestras dificultades. Esto puede llevar a una actitud de superioridad espiritual y una desconexión de la empatía y la compasión hacia los demás.

Es crucial que comprendamos que en la verdadera curación espiritual, se trata de enfrentar, reconocer, explorar e integrar lo que estamos pasando. En lugar de tratar de escapar de nuestra realidad, se trata de estar presente en el momento y de enfrentarnos a los desafíos que se nos presentan. La curación espiritual auténtica no implica ignorar o suprimir nuestras emociones y experiencias. Trata de abrazarlas y trabajar a través de ellas para lograr un mayor equilibrio, bienestar y conexión con nosotros mismos y el universo.

Mujer abrazandose y Perdonarse a si mismo

Maestros espirituales oscuros

La existencia de maestros espirituales oscuros es perpetrada por practicantes y sanadores espirituales que conocen, ya sea a nivel consciente o inconsciente, la resistencia espiritualizada de la curación espiritual que hemos visto anteriormente. Se aprovechan de esto generando una adicción en la búsqueda constante de la superación y el bienestar personal y la explotan para su propio beneficio. Este tipo de comportamiento se puede encontrar en muchas partes del mundo y es lamentable de contemplar.

Es frecuente ver a personas que creen que necesitan gastar grandes sumas de dinero para de alguna manera «manifestar sus deseos», mantener su vibración mas alta generando un estado de bienestar y de poder, y acumular más, como si quienes son y lo que tienen no fuera suficiente. Este ciclo interminable de «ser» y de «tener» puede conducir a un sufrimiento cíclico.

Es importante ser conscientes de los maestros espirituales oscuros y tomar medidas para evitar caer en sus trampas. En lugar de centrarse en la acumulación constante y en la superación personal, es importante recordar la importancia del autoconocimiento, la aceptación y la gratitud por lo que uno ya tiene.

Hay una categoría especialmente siniestra de maestros espirituales oscuros, que pueden parecer divinos e iluminados en la superficie, pero que en realidad no lo son. Un verdadero maestro espiritual siempre te ayudará a recuperar tu poder personal. Un falso maestro espiritual no solo se aprovechará de tu codependencia, sino que la fomentará activamente. Estos falsos maestros espirituales pueden afirmar tener el poder de «sanar» todos tus problemas y ofrecerte el «único camino verdadero» hacia la iluminación, la unificación, o la conexión divina. Si les crees, quedarás atrapado en una peligrosa red de creencias que te hacen depender de alguien externo a ti mismo para obtener la salvación.

Es importante estar atentos y ser críticos cuando buscamos a un maestro espiritual, para no caer en la trampa de los falsos gurús. Un verdadero maestro espiritual no te dirá lo que debes hacer o creer. Este te guiará para que encuentres tus propias respuestas y tu propio camino hacia la sabiduría y la iluminación. Un buen maestro espiritual te empoderará y te ayudará a reconocer tu propia fuerza interna, en lugar de hacerte depender de él o ella para obtener la salvación.

¿Cuál es la sanación espiritual auténtica?

La auténtica curación espiritual es un proceso interno de crecimiento y transformación que implica enfrentar, reconocer, explorar e integrar lo que estamos pasando. No se trata de tratar de escapar de nuestra realidad, sino de adentrarnos en ella con valentía y compasión.

La verdadera curación espiritual nos lleva a explorar nuestras emociones y pensamientos más profundos, a cuestionar nuestras creencias limitantes y a liberarnos de patrones de comportamiento poco saludables. Es un proceso que nos permite descubrir nuestra verdadera esencia y conectarnos con algo más grande que nosotros mismos.

Si nos encontramos con una herida que supura sangre y pus, ¿realmente lograríamos algo positivo si nos cubrimos los ojos y pretendemos que no está allí?…. No, el dolor y la infección seguirían presentes. ¿Podríamos realmente sanar si fingimos que la herida no es nuestra responsabilidad o si esperamos que alguien se encargue de ella?… No, seguiríamos cargando con esa herida a donde quiera que vayamos y tardaría mas en desaparecer. La verdadera curación espiritual implica enfrentarla, aceptarla y buscar formas de aliviar su dolor, no como un medio para escapar de la realidad, sino como una forma de amor propio.

Cuando se trata de curación espiritual, es importante ser consciente de estas trampas y practicar precaución y salud mental. Las habilidades de pensamiento crítico y la honestidad radical son vitales en el mundo actual.

Personalmente, he caído en la trampa de tratar de escapar de mi sufrimiento a través de la curación espiritual. He luchado con la ansiedad durante años. A menudo he tratado de evadirla mediante pensamientos positivos y métodos que prometen una solución instantánea. Sin embargo, esto nunca ha funcionado. Intentar poner una curita en una herida que supura solo empeora las cosas. Resistir la realidad, incluso de una manera «espiritual», solo profundiza el sufrimiento. La única salida es enfrentarnos desde el núcleo y las raíces de nuestros problemas, para poder sanar de verdad.

FavoriteAñadir este artículo a Mis favoritos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí