Descubrir mi mundo interior

Todos nosotros deseamos saber cual es el secreto de la curación de nuestro cuerpo. Alguna vez seguro que hemos escuchado casos sobre gente que ha sanado de alguna enfermedad terminal. ¿Alguna vez te has preguntado acerca de la “verdadera razón” por la que nos enfermamos o por qué algunos de nosotros somos más susceptibles a los gérmenes e incluso a las células cancerosas?… Sin duda, si pudiéramos identificar la causa principal de la enfermedad, tendríamos el secreto para la salud y la curación.

Aunque la medicina moderna puede presumir de tener casi todas las respuestas, los médicos tradicionales no tienen forma de explicar cómo miles de pacientes terminales sanan espontáneamente contra todo pronóstico. De hecho, se catalogaron más de 35000 casos médicamente reportados de remisión espontánea de algún tipo de enfermedad en todo el mundo.

Estos pacientes terminales no solo desafiaron las leyes de la medicina moderna, sino que superaron las limitaciones percibidas del cuerpo. Pero, ¿Por qué a estos pacientes se les trata como si fuesen la excepción y no la regla?…

Aunque todos hemos experimentado la capacidad innata del cuerpo para curar problemas menores, como podrían se quemaduras de la piel, contusiones y huesos rotos, la mayoría de nosotros parece tener una capacidad limitada cuando se trata de problemas más graves de autocuración. Pero… ¿Por qué el cuerpo “no puede sanarse” cuando realmente lo necesita?

Después de todo, si algunos de nosotros podemos curar problemas terminales, ¿No deberíamos poder hacerlo todos y así tener claro cual es el secreto de la curación?…

¡El secreto de la curación es la vibración!

Al igual que todo lo demás en el universo, el cuerpo humano está compuesto de una energía que tiene una vibración. Cuando mantenemos una frecuencia óptima, nuestros cuerpos funcionan perfectamente. De hecho, siempre que vibremos cerca de la frecuencia óptima, el cuerpo cura automáticamente los posibles problemas físicos antes de que surjan problemas notables, lo que nos permite mantener una salud perfecta.

Cuencos tibetanos y su vibración como secreto de la curación

Aunque todos poseemos el poder de curarnos (como se evidencia en la curación diaria normal), si nuestra vibración y frecuencia se ve comprometida durante un período prolongado de tiempo, la capacidad de curación natural del cuerpo se ve comprometida. Cuando el cuerpo no puede curarse adecuadamente, los problemas físicos pueden convertirse en enfermedades graves o trastornos crónicos.

De hecho, prácticamente todas las enfermedades crónicas y terminales comienzan como simples problemas físicos. De otro modo sanarían si el cuerpo estuviera vibrando a una frecuencia óptima.

Además, cualquier parte del cuerpo que esté fuera de una “armonía vibracional” durante semanas, meses o años, es más susceptible a la enfermedad. Por ejemplo, ¿alguna vez has notado que tienes más probabilidades de enfermarte en momentos de estrés?… Cada vez que el estrés disminuye nuestra vibración, la inmunidad del cuerpo se ve comprometida, lo que nos convierte en imanes para resfriados, gripes, o cosas peores.

La conclusión es que podemos prevenir todo tipo de problemas físicos leves o graves simplemente manteniendo una vibración alta .

¿Milagro o maestría?

Una vibración crónica baja puede dar lugar a una variedad de problemas físicos. Esos mismos problemas pueden curarse elevando nuestra vibración a un nivel en el que el cuerpo pueda curarse a sí mismo. Por ejemplo, si las células cancerosas y los virus prosperan a bajas frecuencias, no pueden sobrevivir a altas frecuencias. Esto significa que si elevamos nuestra vibración a un nivel en el que estos problemas no pueden sobrevivir, el cuerpo se cura naturalmente.

Al elevar la vibración de nuestro cuerpo a una frecuencia que conduzca a la curación, la misma capacidad innata de autocuración que sana un corte o un moretón, puede curar problemas crónicos e incluso terminales. Podemos ver como según los registros de más de 3500 pacientes que se han autocurado, nunca es demasiado tarde. De hecho, simplemente elevando la vibración del cuerpo a un nivel en el que pueda curarse a sí mismo, podríamos experimentar el mismo tipo de “milagros”, y si es así… ¡Significa que todos tenemos el poder de curar lo incurable!

Aunque el cuerpo humano puede sanar prácticamente cualquier cosa cuando vibra a la frecuencia correcta, también es importante tener en cuenta que el nivel constante de nuestra frecuencia debe ser relativo al grado de curación requerido. Al igual que el agua no puede hervir sin un cierto nivel de calor, el cuerpo no puede curar problemas físicos avanzados sin un cierto nivel de vibración. Por lo tanto, si queremos sanar dolencias crónicas, enfermedades incurables o incluso enfermedades terminales, debemos alcanzar y mantener un nivel de frecuencia en el que el cuerpo sea capaz de una curación avanzada.

  • Baja frecuencia corporal -> la capacidad de curación comprometida resulta en problemas de salud.
  • Frecuencia corporal promedio -> la capacidad de curación normal resulta en un bienestar general.
  • Alta frecuencia corporal -> la capacidad de curación avanzada puede resultar en una curación milagrosa y una salud óptima.

Entonces, ¿cómo podemos elevar efectivamente nuestra vibración a un nivel donde la salud y la curación sean naturales?

¡Activando el poder del secreto de la curación!

el poder de la curación

Ten en cuenta que cuando nos referimos a la vibración del cuerpo, estamos hablando de nuestra vibración general en la vida. Esto significa que la vibración de su cuerpo tiene todo que ver con sus pensamientos, creencias, comportamientos y acciones. En otras palabras, tu cuerpo es un reflejo de cómo vives tu vida.

Por lo tanto, estas son 7 formas efectivas de elevar su vibración a un nivel en el que su cuerpo pueda curarse a sí mismo.

Las 7 formas efectivas de aumentar la vibración:  

1. ¡Elige la vida!

Ya sea que estés buscando una curación milagrosa o simplemente quieras mejorar tu salud, se requiere un cambio de conciencia. Este cambio fundamental comienza con la opción de vivir. Aunque obviamente todos estamos vivos, la mayoría de nosotros creemos que nunca elegimos conscientemente el estar aquí. Si damos la vida por sentado de esta manera, la frecuencia de nuestra vibración sufre en consecuencia.

Además, si no nos comprometemos con la vida, nuestros cuerpos reciben el mensaje de que no hay una razón real para sanar. Para algunos de nosotros, esto puede resultar en una alarmante llamada de atención, como un terminal o pronóstico incurable. Claramente en este punto, si queremos sanar, no podemos dar la vida por sentado. Todos los pacientes terminales que se han curado contra viento y marea, han elegido conscientemente la vida y su alegría.

Al comprometernos con nuestra vida, el cuerpo de repente tiene una razón para sanar. Si el deseo por la vida es lo suficientemente fuerte y realizamos los cambios necesarios que afirman nuestra vida, podemos elevar la vibración del cuerpo a un nivel donde la salud y la longevidad sean naturales y milagrosas. La curación es posible.

Ten en cuenta que no necesitas enfrentarte a un pronóstico grave para elegir la vida.

2. ¡Controla los pensamientos!… Pensamientos -> Emociones -> Vibración

Si bien es normal experimentar una variedad de emociones a lo largo de la vida, nuestras emociones habituales inevitablemente determinan la frecuencia de nuestra vibración. Por ejemplo, mientras que la alegría, la paz y el entusiasmo provocan una vibración alta, la tristeza crónica, la frustración y la ira provocan una vibración baja.

Dado que nuestras emociones casi siempre vienen de nuestros pensamientos, nuestra vibración no puede ser más alta que la calidad de nuestros pensamientos. Por lo tanto, para elevar nuestra vibración a un nivel donde el cuerpo pueda sanar, debemos identificar y liberar el pensamiento negativo.

Sin duda, el cuerpo no puede sanar mientras es bombardeado con una negatividad constante. Esto incluye todas las palabras que dices y piensas, visualizando lo peor, preocupándote, quejándote, juzgando, reproduciendo recuerdos infelices, etc.

Dado que los pensamientos negativos resultan en enfermedad y los pensamientos positivos resultan en curación, debemos dominar nuestra mente y aprender a tener pensamientos que invocan emociones de alta vibración.

¡De una forma u otra, tus pensamientos pueden curarte o enfermarte!

3. Cura las heridas emocionales

Mujer triste en un lago. El secreto de la curación.

Cuando la energía de la fuerza vital fluye a través del cuerpo sin inhibiciones, naturalmente mantenemos una vibración alta, y en esa misma señal, cuando el flujo de energía se bloquea o inhibe, nuestra vibración se ralentiza en consecuencia.

Dado que las heridas emocionales no curadas se almacenan energéticamente en el cuerpo, son la causa número uno de los bloqueos energéticos y, en consecuencia, una causa principal de los problemas de salud. A medida que liberamos nuestras heridas emocionales, el flujo de energía en el cuerpo aumenta naturalmente. Si eliminamos suficientes bloqueos emocionales, nuestra vibración puede elevarse a un nivel en el que el cuerpo pueda sanarse a sí mismo.

Para una visión profunda de la curación de heridas emocionales, lee los artículos:

4. ¡Inmunizarse contra la negatividad!

Lo creas o no, la vibración es contagiosa y, de hecho, la vibración de otra persona puede enfermarnos y alejarnos del secreto de la curación.

Independientemente de si somos conscientes de la dinámica o no, sentir la energía emocional de los demás es una forma básica de comunicación y conexión. De hecho, cada vez que queremos conectarnos con alguien, naturalmente nos volvemos sensibles a su energía emocional y viceversa. Cuando nuestras energías comienzan a alinearse con la otra persona, experimentamos una conexión emocional.

En la mayoría de los casos, la persona con la energía más fuerte dicta la vibración general de la interacción. Esto significa que, a menudo, en lugar de solo sentir la energía de alguien, adoptamos su energía como propia. Además, una vez que “captamos” la vibración de alguien, nuestros cuerpos reaccionan como si nos pertenecieran y, en consecuencia, experimentamos un cambio en el estado de ánimo o de la energía. Por supuesto, esto no es tan malo si la persona es feliz o pacífica, pero es otra historia si está triste o molesta.

Sin embargo, con una pequeña dosis de conciencia, todos tenemos la capacidad de sentir la energía emocional sin permitir que la negatividad afecte nuestra vibración. Entonces, ¿cuál es la clave para inmunizarnos contra la negatividad?…

Bueno, este tipo de “inmunización” requiere que identifiquemos todas las formas en que tomamos la energía negativa de otra persona.

Por ejemplo, tomamos negatividad externa siempre que:

  • Juzgamos a alguien.
  • Juzgamos las circunstancias de alguien negativamente.
  • Sentimos pena por alguien.
  • Nos sentimos responsables de alguien.
  • Creemos que nuestro trabajo es mejorar las cosas.

Dado que todos estamos en nuestro propio viaje y nunca sabemos lo que es mejor para nadie, generalmente es una buena idea dejar de emitir juicios y opiniones. Entonces, en lugar de asumir la responsabilidad de las circunstancias de alguien o tratar de arreglar algo, ¿por qué no empoderar a las personas para que resuelvan sus propios problemas?…

5. Remedia la sensación de soledad y abre tu corazón

Niño en soledad en un banco.

Cuando el amor incondicional fluye a través de un corazón abierto, experimentamos una vibración alta que activa la capacidad natural del cuerpo para sanar. Por otro lado, si nos sentimos solos, desconectados de los demás y si nuestros corazones comienzan a cerrarse, el amor no puede fluir, y debido a que nuestra vibración sufre en consecuencia, a menudo resulta en problemas de salud.

Por lo tanto, si queremos elevar nuestra vibración a un nivel de autocuración, debemos poner remedio a la sensación de soledad. Ya sea que esto signifique sanar viejas relaciones o crear nuevas, es importante abrir nuestros corazones y salir de nuestra zona de confort. Si bien hay millones de personas solitarias que buscan una conexión, no hay escasez de oportunidades.

Además, ya sea que lo llames Dios, Fuente, Universo, etc., ¡es importante cultivar una conexión con algo más grande que tú!

6. Amor propio

No es sorprendente que cada vez que nos maltratamos o nos descuidemos, nuestra vibración disminuye en consecuencia. Debemos aprender a tratarnos con amabilidad y compasión. Desafortunadamente, muchos de nosotros estamos en relaciones abusivas con nosotros mismos y ni siquiera lo sabemos. Esta es a menudo la causa principal de muchos de los problemas físicos. (Para más información sobre este tema, lea mi artículo: ¿Está usted en una relación abusiva consigo mismo?

No importa cómo lo veamos, el amor propio es la base de una vibración alta y un cuerpo sano. Por lo tanto, cuando se trata de curación, la práctica del amor propio es fundamental, y todo comienza con el cuidado personal.

7. Autocuidado

Dado que existe una relación directa entre el autocuidado y la vibración, es importante como secreto de la curación, elabordar cada uno de los siguientes puntos y, en consecuencia, hacer cambios tangibles en la vida en consecuencia.

¡Sé el verdadero tú!
Cada vez que comprometemos o sacrificamos nuestras necesidades, sueños o valores para ser amados o aceptados, inevitablemente rechazamos nuestro ser real. El autorrechazo siempre disminuye la vibración. Por lo tanto, expresar tu ser real y decir tu verdad, es una de las mejores cosas que puedes hacer para elevar tu vibración y curarte.

¡Haz lo que amas!
Cuando hacemos lo que nos gusta hacer, naturalmente experimentamos emociones de alta vibración, como felicidad, alegría, paz, satisfacción, etc. Esto significa que mientras te diviertes y eres creativo, tu vibración aumenta naturalmente. Además, si deseas sanar tu cuerpo, es importante librar tu vida de culpas y obligaciones para encaminarse hacia el secreto de la curación. ¡Llena conscientemente tu vida con todas las cosas que realmente disfrutas!

Crear un Propósito
Si no tienes razones para levantarte por la mañana, la depresión puede establecerse fácilmente. Por lo tanto, tener un propósito en la vida puede hacer una enorme diferencia en tu salud y bienestar. Sin embargo, en lugar de esperar a descubrir algún gran propósito, ¿por qué no crear su propio propósito?… Por ejemplo, al marcar la diferencia en la vida de otra persona, traerá significado a la suya, y su vibración aumentará naturalmente.

Solo recuerda, para tener energía y nunca agotarte, siempre cuídate tu primero antes de dar a los demás.

Medio ambiente
Dado que el entorno en el que vivimos y trabajamos afecta nuestra vibración, es importante ser consciente de tu entorno diario y, siempre que sea posible, realizar los cambios necesarios. Además, si no puedes remediar un entorno hogareño o laboral negativo, es posible neutralizar los efectos pasando tiempo regularmente en la naturaleza .

Nutrición
Sin duda, lo que ponemos en el cuerpo de una manera regular tiene un efecto significativo en nuestra vibración general. Los alimentos de baja vibración, como los alimentos procesados, pueden reducir la vibración, es posible aumentarla al comer conscientemente “Alimentos de alta vibración” (generalmente aquellos basados ​​en plantas).

Movimiento
No es sorprendente que, cada vez que estamos activos, activamos energía en el cuerpo, y cuando nuestra energía aumenta a través del movimiento, nuestra vibración aumenta naturalmente. Por lo tanto, al participar regularmente en actividades, como yoga, natación, senderismo, ciclismo, etc., puede mejorar tu capacidad general de curación.

La risa
¿Alguna vez has notado que es difícil de aferrarse a la negatividad mientra nos reímos?… Dado que la risa crea una liberación energética en el cuerpo, es una de las formas más rápidas de aumentar la vibración. Esto significa que en realidad podrías curarte a ti mismo a través de la práctica diaria de la risa. 

¡Quien dijo que la risa es la mejor medicina no estaba bromeando!

¡Sé el milagro hacia el secreto de la curación!

Ya hemos visto el secreto para un cuerpo sano y de la cura para muchas enfermedades. Tenemos el poder de implementar conscientemente opciones en nuestra vida y cambios que apoyen una vibración alta.

Por lo tanto, las 5 cosas más importantes para recordar:
1. El secreto de la curación comienza con la opción de vivir.
2. Dado que tus pensamientos pueden curarte o enfermarte, elige conscientemente los pensamientos curativos.
3. Liberar heridas emocionales y traumas pasados ​​elevará tu vibración.
4. Aprende a inmunizarte contra la negatividad externa.
5. Asume la responsabilidad de la soledad y sánala con el corazón abierto.
6. Domina el amor propio.
7. Cultiva una práctica de autocuidado de por vida.

Si quieres experimentar un milagro, ¡hazte cargo de tu vibración!