Descubrir mi mundo interior

“Somos lo que pensamos. Todo lo que somos, surge con nuestros pensamientos. Con ellos, hacemos nuestro mundo interno y el mundo global.”

Estas son las palabras del Buda pronunciadas hace más de 2.500 años. Esto refleja la idea de que nuestra conciencia crea nuestra realidad.

Tomate un tiempo para pensar en esto, porque las implicaciones son asombrosas. Esta comprensión acerca de la naturaleza de la conciencia nos capacita para poder esencialmente lograr cualquier cosa. Nuestra propia salud y bienestar, están en gran medida en nuestras manos cuando nos damos cuenta de que este tremendo poder de que somos lo que pensamos, está a nuestra disposición durante cada momento de nuestra existencia.

Cómo nuestros pensamientos afectan al agua

El agua es la sustancia más común y posiblemente más misteriosa del planeta Tierra. Esta sustancia es tan increíble que nosotros, como humanos, a través de pensamientos dirigidos podemos cambiar literalmente la composición de las moléculas de agua.

No, eso no es un error tipográfico. Para explicar una declaración tan audaz, consideremos lo siguiente:

Si proyectas emociones positivas como el amor, la felicidad y la alegría, el agua cambiará literalmente su estructura cristalina y se convertirá en una sustancia mucho más curativa y beneficiosa para tu ser y para el medio ambiente en general. Este es un descubrimiento fascinante que puede ser replicado fácilmente. Ademas está documentado en gran profundidad por el Dr. Masaru Emoto y está escrito en sus libros. Desde que realizó estos experimentos, muchos otros también lo han realizado por su cuenta.

El cuerpo humano está compuesto principalmente de agua y por lo tanto, imagina que impacto tiene el bienestar de tu propio cuerpo simplemente por la forma en la que piensas. Incluso pensar negativamente en alguien tiene un efecto negativo en tu ser de una manera que no imaginas.

El Dr. Emoto demostró que la energía humana, los pensamientos, las palabras, las ideas y la música afectan la estructura molecular del agua. El agua ocupa aproximadamente el 70% de un cuerpo humano maduro y cubre nuestro planeta en aproximadamente en la misma cantidad. Es una fuente primaria de vida en nuestro planeta, por lo que no debería sorprendernos que tenga una relación tan íntima con nosotros mismos. El agua puede cambiar a nivel molecular en respuesta a estímulos externos como los pensamientos positivos. Las diversas formas de energía que existen en el medio ambiente del agua, afectarán directamente la forma molecular de la misma y, como resultado, ese misma agua será evidencia de cómo era el medio ambiente en ese mismo momento.

En los libros del Dr. Emoto, hay muchas fotografías que muestran tomas de agua antes y después en su forma cristalina. Su investigación demuestra la capacidad del pensamiento en un nivel de energía sutil, para replicarse en un nivel de energía más bajo y más físico.

imagen de los pensamientos en el agua

No debería sorprendernos que nuestra conciencia tenga un impacto tan directo con la realidad y que haga que seamos lo que pensamos. Somos uno con nuestro entorno y del mismo modo, el es uno con nosotros. La realidad de la unidad ha sido difícil de ver para muchas personas en los últimos tiempos. En gran parte es debido a la aceptación de un aumento en la fuerza del ego sobre el yo. Un ego empoderado, hace que alguien crea que él o ella, está separado de su entorno. También cree que la naturaleza es algo para ser conquistado. No existe un “nosotros” colectivo sino un “yo” individualista que se cree que existe. Ahora se sabe que lo contrario de esto es cierto y la investigación, como los estudios del agua del Dr. Emoto, muestran que este es el caso.

Cómo la ira afecta nuestra salud física

Nuestro estado mental afecta nuestra salud y bienestar en más formas de las que podemos pensar. Por ejemplo, la emoción energética de la ira puede enfermar físicamente a una persona. Ya sea que se manifieste en la furia del camino, la guerra, el abuso doméstico o en cualquier otra forma. Es un hecho mucho más común de lo que uno puede pensar y tiene graves consecuencias para la persona que proyecta tal energía negativa.

Recientemente etiquetado como trastorno explosivo intermitente, esta reacción con ira y enojo hacia alguien o algo se descubrió en un estudio de 2006 que afecta a 1 de cada 14 adultos en los EE. UU. Como resultado de proyectar tales emociones negativas, se descubrió que estas personas se enfermaron físicamente Esto hace que sea aún más necesario detenernos en el camino una vez que la negatividad ingresa a nuestras mentes.

Cómo nuestros pensamientos afectan nuestro ADN

Los sentimientos que experimentamos todos los días, que también proyectamos en los demás y en el resto del mundo, pueden afectar la estructura misma de nuestro ADN. La investigación realizada en el Instituto de Matemáticas del Corazón, ha demostrado que cuando se sienten sentimientos de amor, gratitud y aprecio, el ADN se relaja. Por el contrario, cuando se experimentan sentimientos de ira, frustración, estrés o miedo, el ADN se tensa. Algunos códigos de ADN incluso se apagan durante tales estados emocionales negativos. Somos lo que pensamos.

Cómo nuestros pensamientos afectan la recuperación de enfermedades

La buena noticia es que estos efectos perjudiciales pueden revertirse al sentir estados emocionales positivos. Los sentimientos positivos creados a través del poder mental del pensamiento, nos impactan de una manera tan directa e intensa, que a veces incluso aquellos de nosotros que entendemos estos mecanismos bastante bien, todavía estamos asombrados por el poder que tienen.

Un ejemplo de esto es el caso en el que el Heart Math Institute descubrió, que al experimentar sentimientos de amor, alegría y gratitud, las personas con VIH positivo, tuvieron una mejora apreciable en su salud. Se descubrió que su sistema inmunológico tenía una cantidad colosal de 300,000 veces la cantidad de resistencia que tenían antes de esos estados de conciencia. Este es un gran impacto que es casi imposible de imaginar y que confirma muchas veces que somos lo que pensamos.

Usando el poder de nuestros pensamientos, podemos ayudar con el proceso de curación de lo que sea que estemos sufriendo, o simplemente elevar nuestro nivel de conciencia hacia la iluminación del Ser. Ser capaz de dar forma a nuestro propio ADN es una habilidad poderosa que también se debe a la realidad de la naturaleza interconectada de las cosas en esta realidad infinita.

Tenemos el poder de la creación de la realidad dentro de nosotros. Somos lo que pensamos.

Cada uno de nosotros tiene el poder de crear una realidad de elección a través de nuestros pensamientos y estados de conciencia. De hecho, cada uno de nosotros hace esto a diario. Nadie debería sentir que de alguna manera no tiene el control de su vidas. No debemos ser tan rápidos en culpar a un factor externo de nuestro estado emocional. El poder de responder negativa o positivamente a cualquier situación está dentro de cada uno de nosotros.

Si proyectamos energía negativa hacia nosotros, la elección de la energía negativa como respuesta en represalia, es nuestra elección. No es un requisito combatir el fuego con fuego, sin embargo, muchas personas toman esta misma acción. Podemos elegir responder de una manera diferente, adoptar una postura tranquila y firme pero pacífica. Somos lo que pensamos.

Una frecuencia energética que sea igual o inferior a otra no puede tener un resultado transformador positivo. Si la frecuencia del amor se proyecta en alguien que proyecta una frecuencia de miedo, ese miedo puede desaparecer. La frecuencia acaba de elevarse a un nivel emocional más positivo. Antes de disolver el miedo y poder alcanzar estados de amor, alegría y felicidad, podemos sentir que es un instinto natural reaccionar a una respuesta emocional con las mismas emociones o similares con sentimientos de ira, indignación o represalia.

Alguien puede decir que “yo soy asi” y que él o ella no puede cambiar este hecho de la vida. Sin embargo, el hecho real es que no es quien eres. Es quién crees que eres y cómo tu ego desea que te quedes. Si siempre estuviéramos como estamos, nunca habría ningún crecimiento. Debes evitar esa actitud derrotista, ya que la trascendencia a otros niveles de conciencia nunca será posible de otra manera.

Cuando proyectamos un pensamiento a través del lenguaje, el efecto en nosotros es tan fuerte como lo es a través de la comunicación no verbal de los sentimientos en un nivel sutil. Es por eso que métodos como las afirmaciones y la hipnosis a veces pueden producir resultados positivos.

Los sabios del pasado han entendido este aspecto de nuestra realidad, el que somos lo que pensamos. Sabían que el cuerpo y la mente pueden ser guiados y dirigidos en cierta manera por el lenguaje y los pensamientos. El Dr. Masaru Emoto demostró esto en estudios científicos, donde las formas de pensamiento, fueron escritas en jarras de agua etiquetadas y observaron que el agua logro cristalizarse en diversas estructuras de cristales.

El efecto placebo es la creación de la realidad en acción

El increíble poder del pensamiento y nuestra conciencia está a nuestra disposición todo el tiempo. En una demostración clásica de pensamientos que crean realidad, se puede examinar el llamado “efecto placebo”. Por definición, esto es cuando una sustancia es inerte o inocua y se usa en experimentos controlados para probar la efectividad de otra sustancia. 

La comprensión de los placebos era que no funcionan con el cuerpo. Aunque la sustancia que se usa como placebo en sí misma puede ser inerte y no producir ningún tipo de cambio en el organismo, hay más cosas en juego en esta situación. La mente del sujeto tiene un efecto más fuerte en la persona, de lo que alguien alguna vez pensó que fuese posible. Esto es gracias a una nueva investigación sobre los maravillosos resultados que denominaron la experiencia del “efecto placebo”, y actualmente se llama la “respuesta placebo”. La investigación sobre esto ha demostrado que los placebos no solo funcionan en beneficio o en detrimento del individuo. Estos placebos parecen estar manifestando un efecto aún más fuerte que en el pasado.

La capacidad de la conciencia, para ser tan efectiva como un agente externo que se usa o se hace para un propósito específico, es bastante increíble. Simplemente desviando la energía de nuestro ser hacia una creencia en un resultado particular, alguien puede verse afectado física y psicológicamente de una gran manera. Como muchas cosas, en una realidad física dualista, puede ser beneficioso o perjudicial. El poder reside en cada uno de nosotros. Si se usa con un propósito beneficioso, el efecto será maravilloso. Si se usa con un propósito malévolo, el efecto no será particularmente agradable. Con esta comprensión, podemos alterar el resultado de algo negativo o neutral a algo positivo y útil.

Cómo alterar los resultados en la vida

Hay muchas maneras de alterar una respuesta a un estímulo que normalmente recibiríamos de una respuesta enojada u hostil. Uno de estos métodos es simplemente evitar situaciones en las que uno pueda ser provocado de manera negativa. Evitar ciertas situaciones no es necesariamente la respuesta ideal, ya que inhibe nuestra capacidad de usar situaciones difíciles para el crecimiento personal, pero ofrece una salida más fácil.

También hay un problema con el echo de evitar, ya que puede no ser siempre tan simple como para evitar situaciones por completo. Puede haber ocasiones en las que no tengamos más remedio que permanecer en una situación que provocará una respuesta enojada en nosotros. Una respuesta mucho más beneficiosa a una situación de estas, es minimizar la influencia del ego sobre el yo. Lo que esto significa específicamente es que no debemos tomar algo que alguien dice o hace personalmente, como para ofendernos por algo.

Puede haber una gran variedad de razones por las cuales una persona hizo o dijo algo. El ego es la razón principal por la que nos sentimos ofendidos o heridos hasta el punto de que reaccionemos a una determinada acción, de una manera negativa. Mirar la situación desde otra posición de conciencia, nos ayudará a desviar cualquier proyección hacia el ego que se ofende fácilmente y nos iluminará sobre las razones por las cuales esa hostilidad percibida se proyectó hacia nosotros.

Herramientas para minimizar la influencia del ego

Es completamente comprensible que minimizar la influencia del ego sobre nuestras acciones y reacciones, no sea algo que se pueda hacer de la noche a la mañana. Dado que este es el caso, sería útil proporcionar varias herramientas simples que se puedan utilizar en una situación incómodamente negativa, que dificultará que nuestro ego tome medidas de una manera negativa.

Sólo respira…

Una herramienta para usar es la respiración. La respiración profunda es increíblemente beneficiosa en muchos sentidos. Uno de ellos es la disminución del sentimiento de ira o de alguna otra emoción negativa.

  • Respira y exhala profundamente por un minuto.
  • Aguanta la respiración durante cuatro segundos.
  • Exhala.

Este método te traerá paz interior y tendrás muchos menos deseos de responder negativamente a una situación. Pruébalo y ve los resultados de esta técnica tan simple pero tan poderosa.

El pensamiento es energía creativa

El pensamiento es energía creativa que se enfoca hacia un aspecto particular de la realidad. Recibes lo que das. Si se proyecta un pensamiento de odio, una persona debe esperar encontrar que el odio es recíproco. La misma vibración se reproduce para estar en sintonía con la vibración original, para crear armonía a través del equilibrio. Es mucho más beneficioso si se proyectan pensamientos positivos, de modo que se reciba de nuevo la positividad. Somos lo que pensamos. Requiere mucho menos esfuerzo, por lo que debería haber pocas razones para expresar la negatividad de esta manera.

El estado de nuestro planeta tierra, esta así debido a las formas de pensamiento colectivo que se proyectan y se manifiestan en la realidad. Si los pensamientos de codicia, deseo y orgullo no estuvieran entre los pensamientos de la conciencia global, el planeta estaría en un estado mucho mejor de lo que está actualmente. Para que la situación actual cambie para mejor, tendría que ocurrir un cambio por el cual solo los pensamientos unificadores y positivos estarían dentro del mar de la conciencia.

Hay un viejo dicho que nos advierte que debemos tener cuidado con lo que deseamos, ya que somos lo que pensamos. Esta es una representación precisa de la realidad de los pensamientos como proyecciones poderosas de energía. Todos los pensamientos y formas de pensamiento, como las palabras, son creativos en su propia naturaleza. Una persona siempre debe recordar guardar sus pensamientos y desconfiar de los pensamientos que se manifiestan en su mente.

Los pensamientos, las palabras y las acciones que tienes o experimentas diariamente, finalmente volverán a ti. Proyectar formas de pensamiento positivas y selectivas, garantizará una realidad maravillosamente atractiva para todos, gracias a la naturaleza de la unidad. Hazte la idea de que somos lo que pensamos.

Use pensamientos negativos como catalizadores para el cambio positivo

Es de esperar que la manifestación de pensamientos positivos ocurra con más frecuencia que los pensamientos negativos. Esto permite que ocurra la evolución en lugar de la degeneración. Al comprender esto, es casi seguro que todos encontraremos pensamientos negativos que se evocan en las profundidades de nuestras mentes.

Afortunadamente, estos pensamientos y emociones negativas pueden usarse de una manera que sea beneficiosa para nuestro crecimiento personal. Para aprovecharlos al máximo, intente lo siguiente:

  • Aprende a identificar cuándo comienzan a surgir pensamientos negativos .
  • Una vez que los hayas notado, recuerda que todos los pensamientos son creativos y hacen que seamos lo que pensamos.
  • Pregúntate si realmente deseas que el pensamiento negativo se vuelva creativo.

Aunque el pensamiento consciente no es la tarea más simple, es algo que se puede aprender, modelar e imprimir. Al notar cualquier forma de pensamiento negativo, a medida que esté surgiendo en su mente, puede aprender a elegir si le da a este pensamiento negativo la capacidad de crear después de manifestarlo. Si se niega la manifestación al pensamiento, se puede realizar un pensamiento más positivo y seleccionarlo para reemplazar al pensamiento negativo.

Hacer esto transformará una posible concepción negativa en una creación positiva actualizada. Al tener el poder de crear, nuestros pensamientos también tienen el poder de cambiar y transformar el mundo Mientras más pensamientos positivos se manifiesten y proyecten, más positivo se volverá el estado del mundo. Somos lo que pensamos.

Cómo los pensamientos afectan al dolor

somos lo que pensamos

Vamos a considerar un estudio de la Universidad de Montreal, donde se descubrió que, dependiendo de si alguien está experimentando emociones positivas o negativas, el dolor se magnificará en el extremo positivo o negativo del espectro de sentimientos.

El estudio giró en torno a administrar pequeñas descargas eléctricas a las personas, mientras que a estos sujetos se les mostraron algunas imágenes que fueron elegidas selectivamente para transmitir una reacción emocional agradable, neutral o desagradable. Este estudio demostró que cuando se les mostró una imagen agradable, las descargas eléctricas duelen menos; cuando se les mostró una imagen neutral, los choques fueron aproximadamente del mismo grado de dolor; cuando se les mostró una imagen desagradable, los golpes dolieron más.

Lo que este interesante estudio puede demostrar al individuo que esté interesado en los pensamientos que dan forma a la realidad, es que si algo está en nuestra mente produciendo una reacción emocional negativa, ese patrón de pensamiento será perjudicial para nuestra salud.

Si las formas de pensamiento son de tipo positivo, experimentará un beneficio directo y definitivo. Las personas que emanan pensamientos positivos irradian energía muy fuerte en su vida diaria. Esto se irradia a su campo de influencia inmediato y, en última instancia, a la conciencia colectiva de la humanidad. Somos lo que pensamos.

Los pensamientos positivos pueden producir huellas más fuertes en la conciencia global que los pensamientos negativos. Se necesitan muchos pensamientos negativos para superar un solo pensamiento positivo fuerte. Al igual que se necesita más energía para fruncir el ceño que la sonrisa, los pensamientos positivos requieren menos energía para manifestarse y también requieren menos para facilitar la transformación social. No debería ser una competencia para nosotros decidir entre los dos qué tipo de formas de pensamiento elegimos manifestar para poder ser lo que pensamos.

Cuando pasamos tiempo con personas que parecen irradiar positivamente, comenzaremos a sentir los efectos de esos pensamientos dentro de nosotros y a nuestro alrededor. Puede producirse un aura de buen ánimo sin que una persona vea ninguna causa para tal sentimiento. Gracias a la conciencia cambiada de alguien en su esfera de influencia, esa persona sentirá la positividad personal y directamente. Esto es interconexión en acción.

Esto ha sido experimentado por todos durante al menos algún momento de nuestras vidas. Cuando estamos cerca de personas que son felices y positivas, también nos sentimos más felices y más positivos, incluso aunque sea bastante sutil. Una vez que entramos en interacción con una persona que es melancólica y negativa, también puede deprimirnos, ya que la experiencia es más negativa. Si alguien es naturalmente más feliz, él o ella sentirán una falta de armonía cuando estén cerca de aquellos que proyectan pensamientos negativos. Sienten un desajuste de vibraciones.

Todos nos sentimos más cómodos cuando estamos cerca de aquellos que tienen una vibración parecida a la nuestra. Atraeremos a aquellos que son similares a nosotros. Si hacemos un hábito inconsciente de crear siempre pensamientos y acciones positivas, atraerán pensamientos de una longitud de onda similar.

La interconectividad es una cosa hermosa y produce situaciones muy agradables cuando se usa de una forma de pensamiento positiva. ¿Por qué no beneficiarse de esto de la manera más completa posible?

Tenemos las llaves de nuestro propio destino, del ser como pensamos. Ya sea que reconozcamos esta realidad conscientemente o que ocurra inconscientemente, el poder está en nuestras manos. Cada uno de nosotros tiene el poder de reaccionar de manera positiva o negativa a algo. Si reaccionamos o no de cualquier manera se basa en cómo deseamos reaccionar. Existe el libre albedrío dentro de cada persona. Esto no es algo que se pueda quitar. Lo que se crea es un reflejo de los patrones de pensamiento que manifestaron la creación. Cosechamos lo que sembramos. Somos lo que pensamos.