Descubrir mi mundo interior

¿Qué es la Ley de la Atracción?

La ley de la atracción es una ley por la que atraemos a nuestras vidas exactamente aquello en lo que más nos enfocamos.

Nuestros pensamientos y sensaciones emiten unas frecuencias vibratorias en forma de mensajes al Universo. Trata de imaginarte al Universo como un inmenso Espejo, con la diferencia de que este espejo es creador, no te devuelve una imagen, sino una situación reflejo exacto de lo que tú piensas.

Cualquier cosa que pienses y sientas te lo devolverá reflejado en situaciones, emociones… similares. No importa quién o como seas. La ley de la atracción opera siempre y para todo el mundo.

De este modo si piensas (te enfocas) en lo que te hace sentir bien (alegre, relajado, entusiasmado…) te llegarán más situaciones cosas, personas, etc. que te harán sentir del mismo modo.

Si por el contrario te enfocas en lo que te hacen sentir mal (triste, ansioso, rabioso…) atraerás hacia tu vida situaciones que concuerdan con ese sentir.

Ten en cuenta que para la ley de la atracción no hay bien ni mal. El Universo solo refleja tu estado de ánimo y manifiesta tus deseos.

Ejemplo de cómo funciona la Ley de la Atracción

Ilustremos esto con un ejemplo: dos personas se encuentran en un atasco provocado por un accidente y llevan media hora esperando que la carretera se despeje. El primero está malhumorado, se queja del gobierno, de cómo va el país, de lo mal que conduce la gente, de lo dura e injusta que es la vida por permitir que haya accidentes… está emitiendo una señal de malestar al Universo.

Y eso será precisamente lo que le devolverá. El segundo decide descansar un poco, se pone una preciosa música relajante y decide aprovechar esos momentos de pausa que el Universo le procura. La señal que emite es de bienestar, de confianza en la vida y en sus procesos y eso es lo que el universo le devolverá.

Nuestra fuerza y nuestro poder son infinitos.

No importa si eres rico o pobre, alto o bajo, sano o enfermo, hombre o mujer… la ley de la atracción como espejo creador siempre funciona.

Y te puedes preguntar ¿Y cómo puede ser que para la gente que se comporta mal, que roba, que son egoístas… también funcione? La ley de la atracción es una Ley Universal. Al igual que la Ley de la gravedad, si saltas hacia arriba volverás a llegar al suelo, no importa si eres bondadoso, generoso… caerás igual que si hubieses sido de otro modo.

Cómo saber si estoy utilizando la ley de la atracción a mi favor

Hay una regla básica e inquebrantable:

Ocurra lo que ocurra en tu vida, si tú eliges enfocarte en los pensamientos más positivos que te puedan ayudar, entonces, te darás cuenta de que atraes lo mejor para ti.

No hablamos de que nunca nos sintamos tristes, solos, nerviosos, perdidos… de lo que se trata es de salir de ese estado y no permanecer en él. Fíjate en la reacción de dos personas distintas ante las mismas dificultades. Nunca es la misma. Una utiliza la dificultad para crecer al enfrentarla y superarla; la otra la aprovecha para caer en la trampa del victimismo.

¿Qué hacer para evitar caer en el desánimo?

Cuando te estés sintiendo mal: triste, ansioso, enfadado, celoso, envidioso, desanimado… encuentra un modo de cambiar esta vibración, elije otros pensamientos que te permitan sentir bien: alegre, feliz, relajado… De este modo acelerarás el proceso de atraer a tu vida todo tipo de bien.

Ejemplos de cosas que podemos hacer para subir nuestra vibración: leer un libro sobre la ley de la atracción (siempre inspira y tranquiliza), hacer alguna afirmación, llama a algún amigo, mira imágenes del viaje que quieres hacer, o de la casa que deseas comprar o del coche… escucha una música que te inspire… haz aquello que te ayuda a salir de ahí, y a reencontrar tu felicidad.

Cuando caemos y nos sentimos mal, es importante no quedarnos mucho tiempo en este sentimiento vibracional bajo. Actúa, haz algo, lo que sea que a ti te inspire. Ya sabes, el Universo es un reflejo creador y refleja exactamente aquello en lo que más te enfocas.

PASOS

1- Tú llegas a ser aquello en lo que más piensas, pero también atraes aquello en lo que más piensas.

-NO pienses en lo que no quieres, o divagues acerca de las cosas que han sucedido en el pasado, porque si solamente piensas en todas las cosas malas que te han sucedido, o en las cosas malas que piensas que te van a suceder, entonces solamente conseguirás más de esas cosas malas que no quieres que sucedan.

-No es aceptable pensar cosas como, “No quiero que esto suceda..” o, “Esto NO sucederá” o “Esto está pasando ahora, pero no va a suceder nunca más..”. Diciendo estas cosas no estás alejando a las malas circunstancias, o impidiendo que sucedan. En todo caso, estás atrayendo esas circunstancias a tu vida. La ley de la atracción NO ve que NO QUIERES eso, sólo sabe que estás pensando en eso, y por la ley de la atracción te dará lo que sea que estés pensando.

2- Tus sentimientos causan tus pensamientos

Esto es la parte más difícil de entender para la mayoría de gente. Es increíblemente difícil aprender cómo usarlo, pero no es imposible y vale la pena. Justo como se acaba de mencionar, este paso es el más difícil de aprender para la gente, pero también es la parte más importante. Aplicar la ley de la atracción a tu vida no tendrá éxito si no sabes cómo transformar tus sentimientos negativos a sentimientos positivos.

-Si estás sintiendo emociones buenas como felicidad, amor, excitación, gratitud, pasión, alegría, esperanza, y satisfacción, entonces tus pensamientos serán positivos y te sucederán cosas positivas. Pero si estás sintiendo emociones malas como la furia, el miedo, el resentimiento, la depresión, el odio, la venganza y culpa, entonces tus pensamientos serán negativos y te sucederán también cosas negativas.

-Si estás sintiendo esas emociones buenas y positivas y algo negativo te sucede, entonces serás capaz de controlar tus emociones y no dejar que esa situación negativa que ha sucedido afecte tus emociones. Nadie te puede dar la respuesta de cómo puedes controlar tus emociones y mantenerlas positivas. Tienes que aprender a hacerlo por ti mismo, porque será diferente para cada uno.

-Por ejemplo: en la mañana, si empiezas teniendo un buen día y siempre que no permitas que NADA cambie ese sentimiento o humor, entonces continuarás atrayendo más situaciones, circunstancias y gente que preserven ese sentimiento feliz. Lo mismo sucede si te despiertas de mal humor. Si empiezas teniendo un mal día y no alteras tu humor, entonces solo atraerás más situaciones, circunstancias y personas malas e infelices.

-Lo que se va a decir es muy importante, y necesitas entenderlo plenamente. La forma en que sientes lo es todo. Es la clave para aplicar a ley de la atracción. Si lo que deseas es estar saludable, debes sentir que YA estás saludable. No deseando estar saludable o esperando algún día estar saludable, sino realmente sentir como si YA estuvieras saludable, incluso si no lo estás. Tienes que continuar pensando y sintiendo de esta forma todo el tiempo. Tienes que comprometerte con el sentimiento de estar ya saludable. Si no te comprometes con eso, entonces será un desperdicio de tiempo y nada cambiará.

-Si lo que deseas es algo tangible como un coche nuevo, entonces tienes que sentir como si ya lo tuvieses. No deseando ser el dueño de un coche o esperando que algún día puedas tener ese coche, sino realmente sintiendo como si ya lo tuvieses, aun cuando no lo tengas. Tienes que continuar pensando y sintiendo de esta forma todo el tiempo. Tienes que comprometerte con el sentimiento de que ya posees ese nuevo coche. Si no te comprometes, será un desperdicio de tiempo y puede que acabes volviendo a desear y esperar tener ese coche y nunca hacer nada respecto a eso.

-Una vez que te hayas dado cuenta que la forma en que sientes lo es todo y empieces a dirigir tus pensamientos basado en cómo se siente, poco a poco puedes encontrar el lugar para el sentimiento de lo que deseas y se manifestará en tu experiencia.

3- Empieza a hablar acerca de lo que quieres con otros e involúcralos en tu sueño, tu deseo, tu necesidad

Empieza a hablar como si eso que deseas ya estuviera llegándote, o que ya fuera parte de tu experiencia.

4- Recuerda “Yo soy…”

Es una oración poderosamente creativa. Es una declaración. Una declaración empieza el proceso de creación. Asegúrate que lo que sea que sigue al “Yo soy” es realmente lo que quieres en el ahora y perpetuarse en el futuro. También, formula tu oración concisa y precisa. No le agregues a lo que quieres todas las razones por las que no puedes tenerlo (por ejemplo, “Quiero tener un coche nuevo, pero no puedo pagarlo). En lugar de hacer esto, simplemente di lo que quieres (“Quiero un coche nuevo”) sin usar el “no”, el pero, el porqué. Simplemente di lo que quieres.

5- Lleva a cabo acciones llenas de inspiración que te alinean a ti con lo que quieres

Si quieres un nuevo trabajo, uno que te satisfaga más, más emocionante, con mejor salario, pensar en eso o hablar de eso no te hará conseguirlo. DEBES tomar acciones que le digan al Universo que tú quieres ese trabajo. Empieza buscando activamente. Establece contactos. Habla sobre lo que tú quieres en un trabajo. Diles a tus amigos y familiares lo que estás haciendo. Apoya tu deseo con acción. La manifestación de lo que quieres viene mucho más rápida cuando se apoyan tus palabras. Apóyate en tu integridad. Haz lo que dices que vas a hacer. Muestra al Universo que eres un creador poderoso SIENDO lo que dices que quieres ser.

¿Verdad que si hubieses sabido esto antes te hubieses ocupado rápidamente de encontrar formas de no quedarte en lo que te hace sentir mal?
Busca tu propia manera y… ¡adelante!

¡Atrévete a Ser Feliz!