Descubrir mi mundo interior

¿Cómo son tus mañanas nada mas levantarte? ¿Haces lo posible para levantarse con energía sintiéndote como un rayo de sol y listo para brillar sobre todos los que se crucen en tu camino? ¿O simplemente te sientes cansado e irritable?…. Tómate unos minutos cuando te despiertes para observar cómo te sientes. Observa tus emociones sin dejarte llevar por ellas. Haz una pausa y menciona algunos motivos para dar gracias mientras saludas al nuevo día. Concéntrate en tu potencial para este día. Eres suficientemente fuerte como para superar los desafíos y descubrir momentos de satisfacción.

Recuerda comenzar tu día con autocompasión en lugar de palabras duras hacia ti. Por ejemplo, si te quedaste dormido, en lugar de molestarte y enfadarte contigo, usa una declaración de autocompasión como, “Uauuu, escuché a mi cuerpo y descansé un poco mas. Ahora, necesito vestirme y sumergirme en este nuevo día “.

Comenzar el día y levantarse con energía y con atención plena puede ayudarte a despejar tu mente y crear la oportunidad de aceptar el día tal como viene. Ahora, repasemos algunos ejercicios para ayudarte a crear algunas mañanas de atención plena y para levantarse con energía.

Ejercicio 1: Postura de superhéroe

Tiempo para hacer: 8 minutos

Los psicólogos sociales han identificado el concepto de las poses y posturas de poder. Señalan que la forma en que mantenemos nuestro cuerpo y nuestra postura, influyen en cómo pensamos y sentimos acerca de nosotros mismos. Combinar una pose de poder con una declaración positiva es una excelente manera de conectarte con tu fuerza interna y establecer algunas intenciones poderosas para tu día. Haz esto los días en los que tengas un gran proyecto o necesites tener una conversación difícil con alguien. Deja que la postura del superhéroe te ayude a aprovechar tu fuerza interior y a levantarse con energía.

  1. Colócate frente a un espejo, con los pies separados a la altura de los hombros y las manos en las caderas. Mírate a los ojos mientras tomas cinco respiraciones profundas.
  2. Háblate a tí mismo en voz alta: “Busco fuerza, sabiduría y coraje”. Estate quieto durante 1 minuto en esta pose; mírate y mantén una conciencia plena hacia este mundo.
  3. Dígase a sí mismo o en voz alta: “Encuentro fortaleza, sabiduría y coraje”. Párate durante 1 minuto en esta pose; mírate a ti mismo y mantén estas palabras como una gran verdad.
  4. Dígase a sí mismo o en voz alta: “Tengo fuerza, sabiduría y coraje”. Cierra los ojos e imagínate conquistando la tarea del día. Repita este paso nuevamente.
  5. Para terminar, toma cinco respiraciones profundas.

Profundiza: Al final de cada día, escribe en tu diario acerca de tus logros. Después de terminar, tenga en cuenta los momentos en que mostró fuerza, sabiduría o coraje.

Ejercicio 2: Abrazo de la mariposa

Tiempo para hacer: 7 minutos

Las primeras palabras que te digas a ti mismo, marcarán tu tono del día. El ejercicio del abrazo de la mariposa es una forma de ayudar a calmar tu mente, conectarte con tu fuerza interior y experimentar la amabilidad hacia ti mismo. Puedes hacer este ejercicio mientras estás acostado en la cama, sentado en el borde o sentado cómodamente en una silla.

  1. Con tu cuerpo en una posición cómoda, mientras te encuentra en un lugar tranquilo y privado, entrelace los pulgares para crear una forma de mariposa y coloca las palmas sobre el pecho, justo debajo de la clavícula.
  2. Con la mano derecha, toca suavemente la clavícula. Haz lo mismo con tu mano izquierda. Continúa con esto durante un minuto.
  3. Mantén las manos sobre el pecho, respira hondo tres veces mientras te dices a ti mismo o en voz alta: “Yo Soy feliz, saludable y tranquilo”.
  4. Repite tu toque de mariposa, el abrazo y la frase tres veces.
  5. Termina este ejercicio con tres respiraciones profundas.

Ir más profundo: ¿Cómo te sentiste? ¿Notaste cómo cambió tu mente? ¿Sientes la fuerza interior para ayudarte en este día?… Una excelente manera de profundizar es desarrollar tu propia afirmación positiva para usar con el abrazo de mariposa. Mantén un registro de cómo va tu día con cada afirmación positiva que uses.

Ejercicio 3: Cuida la alimentación

Tiempo para hacer: 7 minutos

La alimentación consciente es una manera fácil de practicar tus nuevas habilidades. Este ejercicio trata de ser consciente de lo que estás comiendo y centrarte en disfrutar ese mismo momento. Elimina otras distracciones, como navegar por las redes sociales, mirar la televisión o terminar alguna tarea. Por el contrario, tómate un momento para mirar, pensar, oler y saborear la comida.

  1. Toma tres respiraciones profundas. Coloque su comida en tu plato o tazón y mírelo.
  2. Mientras toma tres respiraciones profundas más, piense en la fuente de su alimento: los campos, las granjas o el océano del que proviene.
  3. Respira tres veces más mientras piensas en el delicioso olor.
  4. Respira tres veces más profundamente. Muerde y observa la temperatura, el sabor y la textura de los alimentos. Mientras masticas, observa las sensaciones y la liberación de los sabores en tu boca. Mientras tragas la comida, observa las sensaciones y los sabores restantes en tu boca.
  5. Después de terminar el primer bocado, coloque los utensilios y respire profundamente tres veces. Repita el ejercicio hasta que estés saciado.
  6. Termina tomando tres respiraciones profundas.

Ir más profundo: La alimentación consciente es uno de los hábitos más fáciles de agregar a nuestro día. Te animo a extender la práctica para incluir el almuerzo y la cena. Al final del día, reflexiona por un momento: ¿Notó una mejora de la atención plena para en mi día?