Descubrir mi mundo interior

Reactivación Esférica

Esta meditación permite que todos aprovechemos nuestros sentidos físicos y espirituales en la mayor medida. Deben redefinir y aprender a utilizar apropiadamente los sentidos físicos para poder acceder.

En cada uno de nosotros, los centros de energía funcionan en mayor o menor grado, pero en pocas ocasiones somos conscientes, que podemos activarlos, de manera creativa, para que puedan reconstruirse, independientemente de los hechos del pasado. Es importante que también se den cuenta de que cada chakra y órgano dentro del cuerpo tiene una conciencia propia que fue superpuesta e infundida con las energías de sus muchas experiencias pasadas y formas de pensamiento. No sólo han creado su mundo exterior con sus creencias y frecuencias vibratorias de sus pensamientos, sino que también han construido su mundo interior. Nuestro cuerpo se comunica con nosotros en muchas formas, se hincha, se cansa, enferma, se equilibre, nos brillan los ojos…

Es curioso todos sabemos comunicarnos con “ángeles o seres espirituales pero en pocas ocasiones hablamos con nuestro cuerpo.

Estamos en un proceso de camino acelerado de iniciación/transformación, que a medida que profundizamos crea muchísima incomodidad y distorsión dentro de su vehículo físico. Algunos alumnos se quejan que desde que conectaron con su yo superior, sienten gran tristeza o cansancio etc., todo eso estaba ahí, solo que estaba en el inconsciente, y al entrar en contacto con los cuerpos energéticos, se ha hecho físico, para ser retirado y liberado.

Empezaremos este proceso de manera consiente, teniendo en cuenta otros aspectos de nuestros chacras y activándolos de nuevo.

Respiraremos hondo, tres veces para tomar conciencia del presente, y después llevaremos a término un proceso de arraigo. Enfocaremos el núcleo de la tierra y tomaremos contacto con el mismo recogiendo un haz de luz azul, azul brillante, lleno de energía; que se dirija hacia nuestra piernas, centrándose, en el chacra estrella del alma, una vez entra en contacto con este, visualizamos como a nuestro lado se enciende una esfera de luz, que nos rodea y nos deja todo el aura activada y brillante.

Entramos en contacto con el Chakra Raíz arraiga su yo físico en la fuerza vital de la Tierra y da estabilidad al cuerpo físico Cuando este chakra está funcionando adecuadamente y en equilibrio, tendrán más vitalidad, valor y confianza en sí mismos. Nos ayudará a soltar viejos temas de supervivencia y escasez y conectar con su cofre del tesoro de la abundancia.

Una vez allí, respiraremos hondo y visualizaremos una gran esfera de luz blanca que se expande en él y como un haz de luz azul, dibuja en él un infinito dentro de ella, en tres direcciones, delante detrás, arriba abajo y derecha izquierda. Cuando los tres estén dibujados juntos, con el punto central de unión, empezaran a rodar en espiral cada vez mas y mas de prisa hasta convertirse en una gran esfera de luz dentro de la esfera, que por su energía y rapidez explotará expandiéndose. Ese es el punto en el que la energía subirá al siguiente centro de energía y así irá repitiendo uno por uno hasta que estén todos activados, tomando conciencia, sobretodo de las siguientes actitudes de los chacras.

En cada uno de los chacras empezaremos este proceso de nuevo, generando tres ejes de infinitos y la rotación de los mismos hasta que genere una esfera de luz.

El segundo chacra, es el asiento de su yo físico/emocional. Si está en equilibrio, ya no vivimos plagados por la duda, adicciones o problemas sexuales.

El plexo solar es el asiento de su yo físico/mental. Cuando este chakra empieza a girar en armonía y sólo quedan unas pocas energías discordantes, su autoestima regresa, el conocimiento se convierte en sabiduría y claridad de pensamiento. Recuperan el auto-control.

El chakra del corazón es el portal hacia los chakras superiores, los cuales los conectan con su Yo Álmico y Yo Espiritual. Cuando su chakra del corazón está desequilibrado o casi cerrado, es cuando funcionamos como unos seres humanos instintivos que están gobernados por los tres chakras inferiores del yo físico. A medida que se equilibran las energías de la mente/emociones del corazón Rápidamente se liberan todas las energías y patrones de pensamiento como celos, envidia, egoísmo, culpa o sentimientos de no ser dignos.

El chakra de la garganta está conectado con el plano emocional/astral o plano mental/causal, dependiendo de las frecuencias vibratorias de los pensamientos y palabras que proyectan. Nosotros creamos nuestra propia realidad con los patrones de frecuencia que irradian, la ley de atracción asegura que las frecuencias bajas que envían hacia afuera van a atraer energías del plano astral y las frecuencias altas conectarán con los planes mentales de conciencia. El proceso de ascensión implica alcanzar la maestría del plano físico, el plano astral (emocional), el plano mental, y eventualmente hacia arriba a las dimensiones superiores. La comunicación, el poder de la palabra hablada, es una de las herramientas más importantes en el plano físico.

El chakra del entrecejo o tercer ojo abre la puerta hacia los “sentidos internos”, primero conectándolos con su yo inconsciente (mente subconsciente) y gradualmente con su Yo Superior a medida que escuchamos nuestro yo superior.

Cuando se abre el chakra coronario, se abre el camino hacia su Yo Espiritual.

Para terminar entramos en contacto con el chacra estrella del alma, situado unos 20cm por encima de nuestra cabeza, que nos ayudara a restablecer una conexión fuerte y pura con los guías espirituales; pero sobretodo, con nuestro espíritu y esencia.

Enfoquen su conciencia profundamente dentro de su Corazón Sagrado mientras toman algunas respiraciones profundas. Y visualicemos como la energía se sube en vertical desde la base, recogiendo todos los colores de los chacras, salen por la corona, y florecen como un gran haz de luz, que se amplifica hacia el infinito. Y se despliega en una cascada que rodea toda nuestra aura, y la expande.

Respiramos hondo de nuevo tres veces para tomar conciencia del presente, y empezamos a mover nuestras piernas, los pies y el resto del cuerpo, hasta abrir los ojos, y estar centrado.

No levantarse antes de estar bien firme en el suelo.

Fuente: Ha llegado la Luz