Descubrir mi mundo interior

Reconectando mi Ser Interior

Se recomienda escuchar el video mientras se lee

Les confieso, que en estas últimas semanas he leído tantos mensajes sobre los efectos del eclipse, las energías y las canalizaciones de distintas fuentes, que realmente por un momento me sentí muy desconcertada, por las aseveraciones en que incurrían.

Es probable que todo lo publicado sea de buena fuente y excelente intención, pero algunos de esos mensajes, los sentía que no abrían puertas, por el contrario las cerraban.

Tratando de sentir la energía de dichos mensajes, descubrí…

…que pertenecían a la Vieja Tierra, donde el miedo y la incertidumbre eran el camino para nuestra “dependencia”, en la búsqueda de la salvación externa, en algunos casos era Dios fuera de nosotros, en otros, nuestros Hermanos Estelares, que iban a entablar una lucha contra las fuerzas de la oscuridad y así liberarnos definitivamente.

Cuando se afirma sobre la erradicación de la fuerza oscura encarnada en el Planeta, dando fechas muy específicas, siento especialmente, en esos mensajes, que hay algo que se nos está tratando de ocultar… nuestra capacidad de ser libres por nuestros propios medios.

Me preguntaba…

¿Dónde dejan el “Libre Albedrío” que el Creador le otorgó al Planeta Tierra?

Quienes o quién tiene derecho a intervenir en la evolución de la Humanidad, cuando el mismo Creador no interviene, pues de hacerlo estaría en contra de su propia creación y de la libertad que le otorgó a la Humanidad para elegir cómo y cuándo evolucionar.

Pero lo que más me llamaba la atención es la difusión de esos mensajes y la amplia aceptación del público ávido de información que le asegure un final feliz de esta historia interminable de polaridades, entre la luz y la sombra.

Recuerdo hace tiempo atrás, cuando nos hablan los “Maestros” a través de canalizadores sobre cataclismos, erradicación definitiva de la oscuridad, dando nuevamente fechas, para  posteriormente quedarnos, todos, me incluyo, esperando dichos acontecimientos, buscando por la red de internet, más respuestas… cuando la verdadera respuesta la daba…

….La corriente de la vida, que nos demostraba en silencio y equilibro, que la vida continuaba, que esa era la única realidad palpable que existía, mientras nosotros demorábamos el cambio interno, la verdadera liberación del Ser Humano.

Asimismo, los que aprendimos a sentir a través de la sensibilidad del corazón, percibíamos las energías que ingresaban en nuestros cuerpos, tanto físico como energéticos, logrando muy lentamente  ampliar nuestras capacidades para intuir los acontecimientos que se sucedían, sentir los cambios en nuestro interior, crear nuevos espacios, transmutar las energías viejas en brillante luz, era como renacer, con cada amanecer.

Entre tanto sentir, reflexionar, contemplar…

… se produjo una nueva transformación en mi Ser Interior.

Comencé a sentir, como se abría una brecha entre los cambios que se iban sucediendo en mi interior y los que anunciaban desde el exterior, específicamente en dichos mensajes.

Ayudada por la entrada de estas energías tan fuertes y tan puras, una mañana, mirando al Sol, busque guía y sanación…

Se abrió ante mi vista multidimensional, pues mis ojos físicos,  estaban cerrados, una fuente de luz dorada que se expandía hacia los bordes en colores rubí, dorado y violeta, salpicado por luces muy brillantes como si fueran cristales que reflejaban luz blanca/diamante.

Fue así, que comprendí que mi camino no era seguir leyendo, ni para sentirme “informada” y posteriormente ejercitar mi discernimiento, debía ingresar de lleno a mi nuevo espacio de luz.

Lógicamente, no fue un proceso rápido, primero crucé el desapego, después llegó la aceptación al cambio en mi silencio interior.

¿En qué se diferencia esta transformación a las anteriores?

Solté un hábito.

Leer, discernir para después descartar o aceptar.

Ya no necesitaba la lectura de mensajes y pronósticos, para descubrir cuál era el camino de la verdad.

Estaba en mi interior, esperándome.

Hoy no me conmueven las lecturas de pronósticos, aseveraciones de acontecimientos futuros, próximos o lejanos, no los siento más!!!!

Vivo en mí HOY, mi PRESENTE, en el hacer cotidiano, centrada en mi silencio interior de mi  nuevo espacio.

No vivo aislada, tengo una familia, nos movemos dentro de una sociedad que transita un proceso de cambios muy intensos.

Que lo expresa a través de impulsos de ira, de solidaridad, de amor, de pasión, de indiferencia, de miedo, de inseguridad, de búsqueda de PAZ…

En ese casi “caos”, vive mi familia y yo junto a ella.

Lograr interactuar espiritualmente en ese marco de polaridades externas y extremas, no es muy fácil, pero la Luz es LUZ,  aún cuando se mueva entre las fuerzas negativas y oscuras a su alrededor, por otra parte si todo fuera luz…

¿Cómo se cumpliría nuestra misión de Ser Faros de Luz????

Con un marco social y económico de dualidad que se tambalea entre los extremos de una cuerda que intenta mantenerse en el tiempo sin cortarse, mi espiritualidad, está a prueba cada día.

En mi nuevo espacio de Luz, mis energías se centran y equilibran, a pesar del mundo exterior  que es pura convulsión y movimiento.

No crean que el cambio solo se refiere a un  simple cambio de hábito, es un reflejo de un cambio mayor, que seguramente todos ustedes también irán sintiendo,  quizás de otra forma, hacia otros temas, pero atravesarán cambios tras cambios y todos serán distintos y cada uno de ellos les aportará algo más al Ser Espiritual.

Siento que mis transformaciones no solo me benefician a mí, generan cambios en la red energética Planetaria, pues ellos no son transitorios, son definitivos.

Transmuté mi energía, me desconecté de una parte de lo que yo era, para conectarla a la nueva realidad interior donde estoy instalada ahora, desde esta nueva realidad se conecta a la Red Energética Planetaria.

De esta forma como la savia en una planta, nutriendo en cada avance, circula para llegar hasta el final de su recorrido y reiniciarlo nuevamente.

No me siento aislada, sino ¡¡¡reconectada!!!

Un nuevo espacio, donde todo funciona más rápido, pues se expresa en términos de luz, eso nos lleva a no estar pendientes de la oscuridad, pues se camina en la luz, ahora comprendo el por qué de mi desinterés en la lectura de esos mensajes que anuncian el fin de la oscuridad, pues cuando uno se afirma en la Luz y se siente parte de ella, la oscuridad ya no puede afectarnos, ni con la lectura.

Amados, un nuevo amanecer se estableció en nuestros corazones en el instante que aceptamos que Dios está en nuestro interior, en nuestro ADN, circula en nosotros, somos Fuente de Luz Divina.

Si somos una chispa de nuestro Padre, si nos otorgó el Libre Albedrío, entonces…

Qué esperamos para sentirnos enteramente libres de la oscuridad, ya nada puede hacernos, pues nuestra luz ocupa todo espacio vacío que antes existía, eso es la oscuridad… espacio vacío de luz.

Nadie ni nada puede quitarnos nuestra luz, si nosotros no dejamos espacios vacios…

El miedo, lo ocupo con amor.

La duda, la ocupo con confianza y fe.

La agresión, la transmuto en luz con misericordia y compasión.

La oscuridad ocupó el Planeta y manejó a la Humanidad, cuando el Ser Humano olvidó, en su descenso en la materia, que era Chispa Divina encarnada.

Hoy, despiertos de ese sueño, del olvido obligatorio, tomamos nuevamente el sendero de NUESTRA PROPIA LUZ, en nosotros mismos.

 Entonces…

Nosotros somos responsables, del poder que le otorgamos a la oscuridad, comenzando en nosotros mismos, después globalmente como Humanidad.

En nosotros está el desalojar los restos de oscuridad Planetaria y personal…

Soltar el miedo, las dudas, la indiferencia, el egoísmo.

Reemplazar las energías oscuras por Amor, solidaridad, comprensión, compasión.

Comencemos la limpieza en nuestro Ser Interior, después la globalidad… llega sola.

Recuerden que lo afín atrae lo afín, a través de la Ley de la Atracción.

Aprovechen esta oportunidad energética para liberar, soltar y recuperar nuestro pedacito de Cielo olvidado.

Hasta nuestro próximo encuentro!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.