Siguiendo los pasos del Buda

0
3517
Siguiendo los pasos del Buda

Siguiendo los pasos del Buda

El despertar es la experiencia de la consciencia sin objetos
– Francis Lucille

Cuando el Buda se sentó a los pies del árbol Bodhi tomó la determinación de no levantarse hasta ver cuál era su verdadera naturaleza. Desde aquí os sugiero que hagáis lo mismo que él. No, no tenéis que sentaros al pie de ningún árbol ni dar un paseo por ningún parque, tan solo os pido que cojáis el dibujo que viene con este texto, os metáis en el cuarto de baño donde haya un espejo o si no, entrad con un pequeño espejo de mano y tomad la determinación de no salir hasta haber visto vuestra verdadera naturaleza.

Os voy a explicar como fue el momento en que descubrí que soy-somos consciencia gracias al experimento del espejo ideado por Douglas Harding y que viene en el libro de Jan Kersschot, Nadie en Casa.

He aquí la experiencia del re-conocimiento de la consciencia que somos con el dibujo que tenéis aquí y que fue el que me ayudó para tal cometido. Cuando vi los experimentos en el libro me pareció que este del espejo sería el idóneo para ver mi verdadera naturaleza –como así fue- así que me metí en el cuarto de baño con el libro en la mano y el dibujo en cuestión con la intención de no salir hasta “verlo” con mis propios ojos. Algo así como cuando el Buda se sentó al pie del árbol Bodhi para no levantarse hasta haber alcanzado la liberación.

Ya con el libro en la mano y frente al espejo del cuarto de baño comencé a mirar el primer dibujo, el que está más a la izquierda donde está escrito: a: visión en tercera persona (visión desde fuera).

¿Qué significa tal dibujo y tal comentario? Muy sencillo. Que esa es la forma en que te ve alguien aparte de ti y del espejo, como una tercera persona viéndote como te miras a ti mismo en el espejo del cuarto de baño.

Eso me quedó claro. Pasé al siguiente dibujo, b: visión en segunda persona (reflejo en el espejo). La forma de verme reflejado allá fuera, de ver mi rostro, mi cara ahí, -a un metro más o menos-, en el espejo. También era evidente su significado porque allí, en el espejo del baño veía no sólo mi cara sino también parte de mi cuerpo junto con el libro que tenía en mis manos.

Ahora entraba de lleno en el meollo de la cuestión con el tercer dibujo, el que se encontraba a la derecha de todos, c: visión en Primera Persona (Rostro original). Aquí estaba el último peldaño para descubrir mi verdadera naturaleza y tenía que ver con ese dibujo que ahora podéis ver conmigo: un círculo hecho con líneas discontinuas.

Bueno, a ver, recapitulemos, a: visión en tercera persona (visión desde fuera), o sea, como si me viera otra persona desde unos metros aparte, b: visión en segunda persona (reflejo en el espejo), como me veo allá afuera, en el reflejo del espejo del baño. Hasta aquí todo correcto, c: visión en Primera Persona (Rostro original), ¿y? ¿Qué es lo que tengo que ver? ¿Un círculo con líneas discontinuas? Eso lo veo en el dibujo del libro pero no en el espejo. ¿Qué es lo que tengo que ver? ¿Un fondo blanco? Si lo que veo es parte de mi cuerpo en el espejo. Y así una y otra vez vuelta a empezar desde el primer dibujo, desde la visión en tercera persona. Y no quería darme por vencido, tan fácilmente.

Después de intentarlo unas cuantas veces más, me enfoqué en el tercer dibujo, la visión en Primera Persona porque los otros dos ya los tenía claros. La solución estaba en ese tercer dibujo y, a base de intentarlo e intentarlo caí en la cuenta de que no es que tenga que ver algo sino que es desde donde estoy viendo, desde donde estoy mirando: la consciencia clara, vacía y desnuda de todo por lo que todo puede aparecer. El circulo con líneas discontinuas es la consciencia ilimitada que todos somos –y siempre hemos sido- y en ese momento lo vi claro, vi que esto siempre había sido así, siempre habíamos estado iluminados –siempre hay consciencia- y no hay nada ni nadie separado de esa consciencia una en todo y todos, o sea, una consciencia universal.

Os sugiero que imprimáis este texto y que junto al dibujo que he incluido os acerquéis a un espejo del baño y hagáis las prueba por vosotros mismos y veáis que sois consciencia y cuando lo hayáis visto os daréis cuenta de que todo está incluido en esa consciencia y que todos tienen esa misma consciencia por lo que es universal, divina, ilimitada, inmortal, atemporal y que no depende de nuestro cerebro ni de nuestro cuerpo sino que el cerebro ,el cuerpo y todos los cuerpos, y todas las cosas, pensamientos, sensaciones, percepciones, emociones, aparecen en ella. La consciencia es el espacio consciente pero vacío para todo lo que se presenta en ella y no excluye ni se identifica con nada de lo que surge ahí.

Haced el experimento y luego comentarnos que tal os ha ido, si tenéis dudas o si os cuesta verlo haced algún comentario al respecto y yo, Luis Granados os ayudaré para que podáis verlo por vosotros mismos.

Gracias.

– Luis Granados

Fuente: Presencia Consciente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí