Descubrir mi mundo interior

La mayoría de las personas no tienen idea del poder de las palabras habladas. Sus palabras son afirmaciones magnéticas que atraen hacia uno mismo las mismas cosas de las que habla. Esto se debe a que las palabras que pronunciamos son simplemente un espejo de los pensamientos y creencias, y estas son las que definen nuestro punto de atracción. Al igual que la emoción aumenta el poder creativo de los pensamientos, lo mismo ocurre al decirlos en voz alta. Lo que hablas refuerza, y por lo tanto amplifica, el pensamiento subyacente y acelera su manifestación.

Tus palabras no causarán manifestaciones instantáneas de lo que hablas, pero cuanto más las digas, más definidas estén y menos contradichas sean en base a sus pensamientos e ideas, más pronto se manifestarán.

Esta idea se repite en la siguiente declaración hecha por Mike Dooley en su libro altamente recomendado Infinitas Posibilidades. Tus palabras son simplemente tus pensamientos en voz alta, convirtiéndolos en lo que pronto se convertirá en cosas.

La emoción es parte de la razón por la cual las palabras son tan poderosas. Los pensamientos que elegimos decir en voz alta, a menudo son los que sentimos con más fuerza y los hacemos atractores muy poderosos.

Por lo tanto, una de las reglas de oro de la creación deliberada es… Asegúrate de que cada palabra que hables, escribas o pienses, sea lo más positiva posible para obtener los mejores resultados.

Muchas personas no siguen esta regla. Muchos han caído en la trampa del pensamiento negativo y pesimista habitual. Han desarrollado un hábito profundamente arraigado de enfocarse en lo que no quieren o no les gusta, en lugar de enfocarse en lo que quieren. Se centran en lo que podría salir mal en lugar de esperar lo mejor, y se centran en las limitaciones en lugar de las posibilidades.

Peligro: Hablar de lo que no te gusta, no quieres o temes

Aquellos que tengan una mentalidad negativa o pesimista, son muy fáciles de detectar. ​​Todo lo que tiene que hacer es escuchar lo que sus palabras dicen. Si lo hace, les escuchará quejarse mucho, hablando de lo que no les gusta y lo que no quieren. Les escuchará hablar mucho sobre sus miedos y lo que no quieren que suceda. Les escuchará hablar mucho sobre lo que podría salir mal. Esto es muy negativo hacia la vida si entiendes un poco las leyes de la creación. Lamentablemente, estas personas están malinterpretando todo, y ni siquiera lo saben.

Quejarse es una de las formas más obvias de hablar mal creativamente. Es la costumbre de hablar sobre nuestros problemas y lo que no nos gusta o no queremos. Quejarse es similar a preocuparse, ya que nos enfocamos en lo que no queremos en lugar de lo que si, lo que, por supuesto, según la Ley de Atracción, solo sirve para mantener o atraer más de las cosas que eres acerca de estas quejas.

Este sentimiento se repite en la siguiente declaración hecha por Rita Schiano, una exitosa oradora motivadora e inspiradora. – “Hablar de nuestros problemas y miedos es nuestra mayor adicción. Rompe con este hábito y habla sobre tus sueños y alegrías!!.”

¿Qué hacer cuando te encuentras quejándote?… Haz una pausa inmediatamente, recuérdate que negativo es este hábito y lo que puedes atraer hacia ti y luego di algo positivo. Di algo sobre lo que te gusta o quieres, o expresa gracias por algo que ya tienes, ¡Di algo positivo!. Sigue haciendo esto cada vez que te encuentres quejándote, y pronto te encontrarás quejándote cada vez menos, y creando un hábito de positividad.

Examinando tus pensamientos y creencias. Monitoreando tus palabras.

La fuerte relación entre nuestros pensamientos y lo que hablamos es algo bueno porque nos brinda una manera fácil de observarnos a nosotros mismos pensando negativamente.

Es casi imposible controlar nuestros pensamientos porque la mayoría de ellos surgen del inconsciente. Es mucho más fácil controlar lo que decimos porque pronunciamos nuestros pensamientos en voz alta. No es tan difícil desarrollar el hábito de observar tus palabras y reflexionar sobre los pensamiento y creencias subyacentes que representan.

Comprende los principios de la creación deliberada y si solo comienzas a prestar atención a lo que estás diciendo, cualquier cosa negativa o errónea se destacará como un dedo dolorido. Esto te dará la oportunidad de ajustar tus palabras y tu pensamiento subyacente, así como de identificar potencialmente una creencia limitante central que no te está sirviendo, permitiéndote eliminarla o reemplazarla. 

Hablar sobre tus esperanzas, sueños y deseos

Las palabras que pronuncias espontáneamente en una conversación a menudo son dichas casi inconscientemente y, debido a esto, reflejan tus pensamientos y creencias existentes. Pero también puedes hablar de una manera intencional y deliberada, tanto durante la conversación con los demás como contigo mismo. Durante las conversaciones con otros, comparte deliberadamente tus expectativas positivas de situaciones que funcionen a tu favor, de tu futuro y de alcanzar tus sueños y deseos. Compártelas con personas que sepas que son positivas y te alentaran en lo que persigues. Si te encuentras con personas envidiosas y pesimistas, solo recuerda que no son conscientes de que somos creadores y que existimos en un campo de posibilidades infinitas. Ignóralos ya que pueden ir en contra de tus palabras y frenar sueños y deseos.

Durante los momentos privados, habla deliberadamente y apasionadamente contigo mismo y con el Universo sobre tus visiones positivas de ti mismo, de tu futuro y del logro de tus sueños y deseos. A este proceso se le llama afirmaciones y es una gran herramienta que puede usarse regularmente para enfocarte en tus aspiraciones y expectativas más altas, convirtiéndolas en tu punto de atracción predominante. Las afirmaciones positivas ayudan a que tu situación mejore rápidamente. Solo piensa y habla sobre tus deseos, no afirmes tus miedos.

Las afirmaciones son simplemente declaraciones que repetidamente te dices a ti mismo. Al decir repetidamente lo que quieres experimentar o lo que quieres ser, preferiblemente como si ya hubiera sucedido, estás reforzando esos pensamientos y haciéndolos atractores más poderosos. Habla con gran convicción, pasión y escúchate, como si estuvieras escuchando a una autoridad superior que te cuenta cómo es tu vida. No uses solo afirmaciones enlatadas que otros pueden sugerirte. Personalízalas o crea las tuyas propias para que tengan un profundo significado personal para usted.

Las afirmaciones no solo amplifican tu punto de atracción, sino que también pueden ayudarte a desgastar las creencias limitantes e instalar otras completamente nuevas. Reemplazar las creencias limitantes por otras fortalecedoras es esencial porque tus creencias den forma a tus pensamientos. 

Un ejemplo personal del uso de las afirmaciones

Cuando pensé en comenzar a escribir sobre espiritualidad y metafísica, me pareció una dirección muy poco probable. Ser escritor y autor me parecía improbable porque la gramática siempre había sido mi peor asignatura en la escuela. Una parte de mí ciertamente creía que no tenía talento para escribir y que sería un escritor horrible. Pero tenía una pasión ardiente por compartir estas nuevas ideas que mi mente acababa de abrir y estaba decidido a seguir adelante.

Sabía que era mejor hacer afirmaciones para contrarrestar mi creencia de que no podía, que no sería un buen escritor. En lugar de comenzar con una afirmación como “Soy un gran escritor y un autor exitoso y próspero” , que podría haber sido un gran salto en términos de credibilidad, decidí usar una técnica de puente.

Entonces, como parte de mis sesiones regulares de afirmaciones, comencé diciéndome a mí mismo “Escribir es una habilidad que se puede aprender. Cualquiera puede aprender a escribir razonablemente bien, incluyéndome a mí. Estudiar y practicar es todo lo que se requiere”.   Cuando comencé a sentirme seguro de que podría aprender a ser un buen escritor, comencé a decirme a mí mismo: “Soy un gran escritor y un autor exitoso y próspero”. Esta parte de mi vida todavía es un trabajo en progreso, pero ciertamente parece que mis afirmaciones y mi visión están ayudando porque las cosas están comenzando a despegar en esta área.

En resumen

Para maximizar el poder de tus palabras habladas y llevar tus poderes de creación al siguiente nivel, siga estas cuatro reglas;

  1. Asegúrate conscientemente de que cada palabra que hables sea lo más positiva posible.
  2. Evita deliberadamente quejarte de lo que no te gusta o hablar de lo que no quieres.
  3. Solo habla de tus deseos, no de tus miedos.
  4. Use regularmente afirmaciones positivas para prestar más atención y enfoque intencional a tus más altas aspiraciones y expectativas.