Descubrir mi mundo interior

¿Siempre estás viviendo 10 pasos por delante de tu vida?… Es un hábito no muy positivo que hemos adquirido como sociedad moderna. No podemos vivir en el presente, pero siempre nos centramos y nos preocupamos por el futuro. Cuando estamos en el trabajo, soñamos con cuándo estaremos de vacaciones. Cuando estamos de vacaciones, nos preocupa la cantidad de trabajo que tendremos cuando regresemos, o cualquier otra cosa que tenemos que hacer a la vuelta… ¿No crees que deberíamos estar ya cansados ​​de de tratar siempre de estar y vivir por delante del ahora?

Para muchos de nosotros, vivir continuamente en el futuro se ha convertido en un mecanismo común para evitar cualquier preocupación o desafío que podamos enfrentar hoy en día. Pero mientras nuestras mentes viven semanas, meses o incluso años por delante de nosotros, nos estamos perdiendo la belleza de lo que está sucediendo en el ahora, en el presente.

Estás más adelante en el camino, pero nada ha cambiado.

Nuestra necesidad de mirar siempre hacia el futuro, con la certeza de que este será mejor, es el resultado del miedo.

Muchos de nosotros creemos erróneamente que, en el futuro, todas nuestras circunstancias habrán mejorado. Quizás tendremos más ingresos, cometeremos menos errores, tendremos un estilo de vida más feliz, etc…

El problema con esta mentalidad de deseo es que no nos lleva a ninguna parte. No solo cerramos los ojos a la vida que tenemos en este momento, sino que también nos prepara para el fracaso. Esto se debe a que cuando nos sumergimos en una visión de un futuro mejor, nos estamos tranquilizando con pensamientos de seguridad que más adelante, creeremos que las cosas se habrán resuelto ‘mágicamente’. Es por eso que tendemos a preferir mirar hacia el futuro. La distancia entre nosotros y el futuro nos hace sentir seguros al saber que hay tiempo para que las cosas cambien, pero por ahora, el futuro está demasiado lejos para que podamos tomar alguna medida.

Las promesas tranquilizadoras de ‘un día’ o ‘en el futuro, cuando tengamos más tiempo o menos problemas’ nos atraen. Podemos soñar en grande y disfrutar de la idea del cambio, mientras nos damos una excusa para no tomar ninguna medida.

Por qué deberías vivir en el momento presente

Los problemas de correr constantemente por delante de nosotros son numerosos.

Para empezar, nos deja desconectados de nosotros mismos y del presente. Nos perdemos las cosas emocionantes y hermosas que nos están sucediendo a nuestro alrededor en este mismo momento. Perdemos la oportunidad de conectarnos profundamente con los demás, de aprender importantes lecciones de vida. Nuestro presente puede parecer desordenado y estresante en este momento, pero te garantizo que no será diferente más adelante a que habrá menos que aprender o superar respecto a los desafíos a los que nos enfrentamos ahora.

Cuando dejas la responsabilidad del cambio a tu futuro yo, para sentirte seguro ahora, estás acumulando más y más problemas que vas a tener que tratar en una fecha posterior. Por lo tanto, siempre que evites la verdad a la que deberías enfrentarte ahora, es más probable que te encuentres exactamente en la misma posición más adelante. Para que el cambio tenga lugar y comiences a vivir la vida que deseas, debes comenzar a vivir para el presente.

Has llegado. Tu tiempo para vivir es el ahora.

Aprovecha este momento para darte cuenta de que ya ha llegado el momento. ¡No estás pensando en el pasado o corriendo hacia el futuro!. Tu realidad es ahora.

No te escondas de esto. Abrázalo, vívelo, ámalo!. No importa si tienes miedo o está preocupado por como está actualmente tu presente. Enfréntate a esto ahora y así nunca será parte de tu futuro.

Pregúntate, ¿De qué he estado escapando y aplazando todo este tiempo?… Abre los ojos hoy y permítete sentir el miedo o la ansiedad que siempre has estado evitando. Es solo cuando finalmente nos enfrentamos a nuestros demonios, que aumenta el control y la observación sobre nosotros.

Siente la vida y la plenitud de este momento. Recuerda cómo dice el viejo dicho que “Ayer es historia. Mañana un misterio. Hoy es un regalo.” Es inútil tratar de descubrir qué nos deparará el mañana. Después de todo, el mañana tal vez nunca llegue. Todo lo que tenemos es hoy y debemos celebrarlo haciéndolo lo mejor posible, lo demás es aire.