Descubrir mi mundo interior

Respuestas, ejemplos

Los ejemplos dados a continuación fueron transcritos de la grabación de las respuestas de un grupo de fantasía de identificación con un rosal. Les dará alguna idea acerca de la enorme variedad de experiencias posibles con este tipo de fantasía. Estos ejemplos podrán servir de trasfondo y de comparación con su experiencia de otros. Aún si puede aprender de ellas, recuerde que sólo aprenderá acerca de usted por sus propias experiencias.

No lea más hasta que haya intentado esta fantasía de identificación por su cuenta.

(M) indica mujer
(H) = hombre


1 (M) “Estoy contra la pared de una casa. Estoy llena de botones. En parte estoy a la sombra de la casa — a veces estoy al sol. Tengo otros arbustos junto a mí, hay pasto frente a mí, y cada cierto tiempo cambio — me veo distinta, me veo como otro tipo de arbusto y luego vuelvo a ser como antes. Finalmente me transformo en una sola gran flor, soy solamente una enorme flor — una rosa…/ C: ¿No tiene ningún tipo de sentimientos acerca de ser ese rosal, o alguna experiencia a medida que cambian las estaciones ?/Puedo sentirme creciendo y cambiando, es hermoso.

2(H) Soy un rosal de invernadero. Estoy protegido, raíces jóvenes, humus. Vivo en un invernadero, guarecido de los elementos, y ya que estoy en un invernadero, la gente viene y me mira pero no toma mis botones. Había una mujer que me cuidaba, pero aún puedo sentir animalitos comiendo de mis brazos. Hay muchas flores distintas junto a mí, pero no son mi tipo de flor y no son tan hermosas como yo. Me siento seguro en mi invernadero, siento que no puedo ser herido y la mujer no lo hará, la única cosa que puede llegar hasta mí son esos animales, pequeños animales que corren sobre mis brazos. Mis espinas son protección, pero no puedo mantener fuera a animales pequeños. Mantienen fuera a los grandes.

3 (M) Estoy en un patio, junto a una cerca, y es mi patio, y puedo mirar por sobre la cerca y subo por ella, y crezco, de manera que puedo ver más de lo que sucede a mi alrededor. Puedo sentir la tierra debajo de mí y es tierra húmeda, pero es fría y mis raíces la penetran profundamente y no me gusta estar enraizada, no me gusta no ser capaz de ver. Y hay otros arbustos a mi alrededor, pero no son arbustos en flor.

Y  ellos no son, yo sólo los miro, no hay comunicación entre mí y los otros arbustos. Y yo realmente, yo tengo muy pocos otros brotes, yo soy más o menos una, una sola flor realmente, con un gran botón encima y botones más chicos alrededor. No me gusta el invierno. No me gusta cuando hace frío y llueve. Y soy vulnerable, porque no tengo protección y pierdo todas mis flores. Y me gusta la primavera, florezco nuevamente, y la gente, la gente viene y toma todas las flores. Pero eso no me entristece porque me gusta, me gusta cuando la gente toma las flores porque piensan que los botones son preciosos.

4 (M) Estoy próxima a una gran casa blanca, y tengo un camelio a mi lado y tengo flores creciendo debajo de mí. Me gusta sentir mis raíces en el suelo, me gusta la tierra fría y es… es un buen sentimiento. Yo no siento que mis flores sean realmente yo, sólo sentía como si fueran algo que producía, algo bonito que mirar / C: ¡En presente! / Y puedo meterme en mis venas y siento el agua desde mis raíces correr por mis venas. Y me gusta mirar a la gente caminando a mi alrededor. Miro a la gente a mi alrededor y he vivido junto a esta casa por mucho tiempo y he visto suceder mucho aquí./ C: ¿Cómo se siente siendo este rosal?/Ah, era fascinante. Nunca he hecho esto antes. Es precioso.

5 (H) Soy un rosal y estoy sentado en un claro y hay árboles a mi alrededor y hay pasto verde y pasto seco. Creo que, creo que es primavera cuando comienza esto. Y siento que hay botones en mí, hay tres, y mientras sigo, antes de que cambien las estaciones hay tres botones, y uno es mi cabeza y otro es mi corazón y no puedo, y no sé qué es el otro. Y hay una mujer hermosísima que encuentra este claro; ella viene hacia mí y ve mis botones y finalmente mis flores que están abiertas y al final del verano ella arranca la que es mi corazón… Y no es una sensación mala, es una sensación buena.

Y  ella toma las flores y se va, desde allí en adelante hay una sensación de espera. Y entonces es tristeza. / C: En vez de decir “es tristeza diga “Estoy triste, estoy esperando” / Estoy triste, estoy esperando y son sentimientos de otoño y de invierno y de frío y luego,
después de que las nieves se derriten. Me siento tibio nuevamente
y aún esperando. Y termino esperando.

6 (H) Yo soy un rosal con un sistema de raíces muy enredado que penetra profundamente en el suelo y tengo raíces principales, pero no las siento, no me doy tanto cuenta de esas cosas como me doy cuenta de este sistema de raíces como filamentos que penetran al suelo por todas partes, como dedos de pies y manos por sobre toda la tierra. Y van en todas direcciones como si se esforzaran en llegar a cada fuente de alimentación y líquido que puedan encontrar. Y puedo subir por mi sistema de raíces y sentir, mientras lo voy atravesando, algunas raíces más gruesas que conducen hacia mi cuerpo, pero no hay tanta conciencia de eso. Tengo unas ramas robustas, verdes y espinudas, pero no me siento como si ellas fueran espinudas, siento como si fueran parte mía y como si alguien extraño pudiera verlo como una cicatriz, yo lo miro como una parte mía, ni bella ni fea. Tengo muchas hojas y muchos brotes que crecen en varias direcciones. La mayoría de ellos son rectos, pero hay pequeñas ramas que salen de estos brotes. Muchas hojas… Estoy cubierto de hojas… Y cuando cambian las estaciones, siento el frío y en ese momento me viene una sensación de cansancio, de receso —no es algo que uno pueda mirar y ver— es una sensación dentro de mí; caen algunas hojas, pero la mayoría permanece durante el tiempo frío.

No hubo gente cortando mis ramas, pero reflexioné acerca de eso. Y la sensación era de… pensaba que esa gente era la que ayudaba a convertirme… la que me plantó, me puso aquí, me cultivó… y esa gente vendrá a veces a cortar mis ramas. Y me siento como afligidos por ellos, de que no fueran conscientes de mis necesidades sino de lo que ellos creen son mis necesidades. Ellos cortarían ramas que parecen muertas, o que parecen tener necesidad de ser cortadas —según ellos— pero en realidad son ramas u hojas que no necesitan ser cortadas. Yo estaría más afligido por el hecho de que las cortaran. Aquí estoy yo, creciendo, haciendo lo que mejor sé hacer: crecer. Ellos me han plantado aquí, y hmmm, yo no los complazco ni… bueno, me estoy complaciendo a mí mismo. Pero no estoy complaciéndome ni complaciéndolos… por eso me quieren cortar… Si los estuviera complaciendo, no me cortarían…

7 (H) Soy una rosa tratando… tratando de crecer, pero hay pasto a todo mi alrededor. Tengo que arrimarme a esta valla, porque siento el calor de la valla. Ese calor viene del otro lado. Y tengo que crecer más alto que esta valla a fin de obtener ese calor. Cada vez que me asomo por sobre la valla, el calor se ha ido y es invierno y todas mis hojas se caen. Siento que estoy deshaciéndome y que estoy cayéndome por debajo de la valla nuevamente y desapareciendo dentro de la tierra. Quiero que alguien venga y me saque, me lleve adentro para no tener frío y que me vuelva a poner afuera cuando sea verano, así puedo crecer y tal vez encaramarme por sobre la valla.

8 (H) Soy dos rosales. Uno es… hmmm, con grandes rosas blancas y el otro es un rosal con rosas amarillas, rosadas y anaranjadas. Y me mantengo yendo y viniendo entre estos dos colores. El color predominante es el blanco, un gran rosal que está en el patio del fondo, próximo a la cerca. / C: Diga “Yo…” / Que está podado. / C: “Yo estoy podado” / Con paciencia. / C: Diga “Yo estoy podado / Yo estoy podado con paciencia, es decir, yosufro con la paciencia, porque beneficia mi crecimiento. Estuve aquí mucho tiempo: soy un rosal muy viejo. He visto a muchos de los habitantes de las casas vecinas ir y venir. Llegan y se mudan. Cuando llega el invierno, me retraigo en mí mismo y nuevamente hay una espera. Espero la llegada de la primavera, y cuando llega me siento crecer. Es como si hibernara, Cuando llega el verano, siento como si me bañara en energía y me estremezcoentero, me siento muy acalorado; siento el calor a todo lo largo y a lo ancho. Todo fluye con mayor sencillez, como miel derretida. Soy muy dichoso por lo placentera que es mi respiración para la gente que veo alrededor de mí, veo las estaciones ir y venir y veo a la gente ir y venir. De vez en cuando me enloquezco, cuando vienen los bichos y me comen. Veo mis hojas y pétalos cayendo en el otoño y sé que las llevaré dentro de mí nuevamente y que creceré aún más cuando venga el calor.

Con las mismas hojas que se me caen este año, me mantendré y creceré aún más. Tengo espinas pero no sé para que las tengo. Ellas no significan nada para mí. Es casi como algo que alguna vez tuvo sentido para mí, pero ahora ya no lo tiene. Me siento bien enraizado en la tierra y siento esas dos partes mías: la de debajo de la tierra y la de encima. Cada una contribuye con la otra.

9 (M) Soy un rosal enorme, lleno de rosas. Ramas altas y gruesas creciendo desde las raíces. Estoy detrás de una casa grande —la casa en donde vivo ahora— al pie de una pequeña colina. Tengo muchas espinas, unas tres o cuatro rosas amarillas y a mi izquierda hay unas barras, barras de gimnasia donde juegan muchos niños, y yo los miro. A mi derecha había… / C: ¡ Tiempo presente…!/ A mi derecha hay rosales, más rosales. No me doy cuenta de ellos, no sé de qué color son las flores que tienen. Y también hay algo de maíz creciendo justo al lado de la casa. Mis raíces son pequeñas, profundas y blancas. Está lloviendo y la lluvia es refrescante. Me siento realmente bien, como si estuviera recién salido de la ducha o si recién me hubiera lavado la cara. Y el viento me mece y es magnífico, es como ser columpiado. Y me siento muy cómodo. Estoy en esta estación… primavera, y espero el verano que me resulta apacible. El invierno me resulta ruidoso. Alguien me cortó y me llevó dentro de la casa y me puso dentro de un vaso, sobre una mesa y no me gusta eso, me gusta estar afuera, totalmente conectada con el rosal, donde me corresponde estar.

10 (M) Me siento realmente horrible, no me siento nada bonita. Y todo cuanto puedo ver son tres ramas a mi derecha. Me encuentro en medio de un gran campo abierto. La tierra es fresca y húmeda, pero no hay nada a mi alrededor. Hay dos pimpollos que no se abrieron. Estoy tan cubierta… Soy esas tres ramas con espinas que… aborrezco. Me siento muy sola, pero no tengo miedo, porque no hay nada allí. Y no sé como es el resto de mí y puedo sentir mis raíces y me siento realmente fuerte y saludable. No siento que me llegue ningún alimento. Y cada tanto aparece una mano grande que se dirige hacia la parte que no puedo ver y corta una rosa roja, gran de y hermosa. Veo la mano con la flor, puedo ver la mano con un dedo arrancado de un tirón, arrancado de la mano, pero no le duele verdaderamente. La mano… es horrible y es… no me gusta.

Sigo mirando las espinas y los pimpollos en… cerca de las espinas, nunca florecen. Pero siempre veo una flor roja pasando al lado mío, en una mano. La flor es mía pero no tiene nada que ver con lo que yo puedo ver. /C: Usted dice, que hay una parte suya que puede ver y una parte que no puede ver. Tal como está sentada ahora, ¿cuál es la parte suya que puede ver y cuál la que no puede ver? / Veo apenas tres… tres ramas horribles saliendo de mi derecha. Me siento alta, sé que hay una parte mía detrás de mí, pero no puedo verla. No veo una persona delante de mí, sólo veo la mano. No hay estaciones, el tiempo nunca cambia, es siempre el mismo.

11 (H) Soy una… rosa en el jardín de mi madre, junto al pozo de agua… es un viejo pozo, un manantial. Soy una rosa rosada y es simplemente… simplemente maravilloso, no sé cómo decirlo. Estoy tan contento, tan feliz. Soy como… mi abuela, ella siempre me está cuidando. Ella es… siempre estoy limpio y pulcro, abundante comida, cantidades de agua y todas esas flores maravillosas a mi alrededor. Flores hermosas… no son rosas, yo soy la única. Estoy ubicado junto al manantial, crezco y soy simplemente feliz.

12  (H) Soy una joven rosa creciendo en un jardín verde. Y estoy realmente asustado el primer invierno, donde comienza a sentirse verdaderamente frío. Y parece que me contraigo y finalmente me relajo, el frío me pasa por encima y entonces despierto constante mente y me extiendo en primavera. Pareciera que no conozco otra cosa que primavera e invierno y luego nada, y entonces me extiendo de nuevo y soy más pequeño de lo que era la última vez. Tengo muchas ramas y pocas flores. Las flores y las espinas parecen ser la razón de mi existencia. Cuando cortan mis flores, me siento muy complacido, esa es la razón de mi estar aquí, de vivir, de crecer. Las espinas son… son verdes también, no son torcidas ni puntudas, son verdes y me gustan y por lo tanto las nutro tanto como a las flores. No parece haber muchas hojas. Estoy hundiendo mis raíces profundamente dentro de la tierra fresca y oscura y, finalmente, hundo una raíz dentro de una fuente subterránea.

13 (M) Mis raíces están muy hondamente metidas en la tierra. El suelo es verdaderamente cálido. No está mojado, sino apenas húmedo. Es muy suave y muy rico y oscuro. Mis raíces son blancas y tienen muchas ramificaciones pequeñas y mucho alimento viene a través de la tierra. Tiene un buen sabor y va hacia las ramas y dentro de las flores. Las flores no están abiertas aún. El sol entra y mientras el sol entra y se encuentra con el alimento que sube por las ramas, las flores parecen… / C: “Mis flores” / Primero aparecen muy pequeñas, y mientras llega el sol y se pone más y más cálido, se vuelven más y más grandes absorbiendo el sol. Hay una casa muy, pero muy vieja, blanca detrás de mí, y sé que he estado aquí mucho tiempo, y sin embargo, me siento muy joven. Hay pasto delante de mí, kilómetros y kilómetros de pasto verde —un hermoso color verde— espeso y profundo, y muy crecido. Y puedo ver para siempre y, al mismo tiempo, siento todo ese alimento viniendo desde la tierra, viniendo desde el sol. Las abejas penetran en mis flores y llevan miel y alimento de mis flores y luego vuelan y yo quiero volar con ellas. Quiero volar sobre las colinas y encima del pasto. Cuando finaliza el verano y viene el otoño, mis flores se deshojan, pero no es como si hubieran muerto. Caen sobre la tierra y la nutren y vuelven a transformarse en alimento. Y estoy comenzando a secarme y la tierra comienza a secarse y me siento como si estuviera esperando la llegada del invierno. Y el invierno llega y es muy duro. Hay muchas heladas, muchas nubes negras y el viento fuerte. Es tan bueno ser mecido por el viento. No es suave, es un viento muy fuerte. Y cae la lluvia y es tan buena la lluvia sobre mi rostro, sobre mis ramas. Y penetra la tierra y siento que se enriquece y el alimento y el agua suben a través de mis ramas. Puedo sentir todo mi cuerpo que se expande con el agua que sube dentro de mí. Y sigue lloviendo y sigue lloviendo, y luego, finalmente, sé que es tiempo para la llegada de la primavera. La primavera llega y siento el sol en mi cara.

Hace calor, pero no mucho. Hay una brisa apacible y vuelve a aparecer el pasto, un pasto muy verde. Se había vuelto de un hermoso color dorado, y entonces los campos fueron arados y ahora el pasto está apareciendo nuevamente. Y la tierra está húmeda, el sol la calienta y se está poniendo tibia y el agua sube y el sol penetra y las flores florecen nuevamente. Y son simplemente hermosas. Es… es la libertad que siento cuando vienen las abejas y se llevan la miel y vuelan, esa es milibertad que estalla como flores. Pero aún siento un… una contención. Quiero volar a algún lado y quiero proseguir. Y, sin embargo, sé que mis raíces y ramas son importantes para las flores y tengo que entender quién soy como rosal. Y la gente corta mis flores y… y a mí eso me gusta. No es como si ellos me cortaran cosas y se llevaran cosas mías. Es un compartir que me gusta. Creo que eso es todo. Y mis flores mueren y todo… lo que vuelve a la tierra o todo lo que entra en mí o se va… es parte mía, como volar con la abeja. Soy todas las cosas. Es como si fuera una abeja también, recogiendo alimentos y volando. Me siento como una base y también como las cosas que llegan a esa base y parten de ella…

14 (M) Soy apenas una rama, apenas… y estoy en una pequeña maceta plástica y es cuadrada, y soy apenas una rígida rama verde y tiene espinas y… / C: “Yo…” / Estoy creciendo y de alguna manera llego donde no puedo verme más y miro hacia abajo y me veo subiendo nuevamente desde la maceta; crezco nuevamente y sigo creciendo más alto, y vuelvo para abajo y veo que comienzo todo de nuevo… Subo y bajo y vuelvo a subir. Y luego miro para ver mis raíces y soy un arbusto, y apenas soy… no tengo flores, apenas una rama y muchas espinas. Y no me gusta contarle a nadie que tengo espinas. Y, hmmm, mis raíces son… la mitad de ellas, lindas… bueno, hmmm, estoy en la tierra y la otra parte es de un color blancuzco amarillento, y se arrastran, avanzan y retroceden y aparecen fuera de la tierra. Y no tengo estaciones (del año). / C: ¿Usted dijo que algunas raíces estaban fuera de la tierra? / Fuera de la tierra. Es como si la tierra se escapara de mí, la mitad de la tierra se escapa. / C: Usted está gesticulando con su lado derecho. / Ah, sí, en el lado derecho, y el otro lado es buena tierra. Y las raíces que están afuera, y se están arrastrando y avanzan y retroceden. / C: ¿Tiene alguna sensación acerca de eso, de esas raíces expuestas? / Yo… yo… se mueven en el aire. Cuando las veo, las veo como… como arrugándose, pero no me siento de ese modo, sino moviéndome apenas. Y, hmmm, y es todo negro a mi alrededor salvo pequeño pedazo de tierra donde crecen las raíces. Yo estoy… no tengo ningún entorno sino ese pedazo de tierra. Es horriblemente difícil ser rosal; estoy cansada de estar allí y ser el rosal; quiero reír y ser más feliz, entonces hago que desaparezca y estoy simplemente recostada.

15 (H) Soy una planta bien crecida, bien crecida. Estuve aquí un buen tiempo. Puedo ver por encima de todo. Puedo ver algo en frente; puedo ver detrás, porque allí es donde está todo. Muchos niños del vecindario, juegan a la pelota… los chiquitos juegan a la pelota y la pelota se clava en mis espinas. Sí. Las pincho. Los niños se cansan de que las pinche, consiguen una soga, la atan alrededor de mis ramas y luego me arrancan. Pero, no me sacan del todo. Dejan una parte mía y yo vuelvo a crecer.

16  (M) Soy un viejo rosal nudoso y resistente que crece sólo en el desierto. El suelo es muy rocoso y arenoso y mis raíces son fuertes y consistentes metiéndose en la roca, en busca de humedad, nada me arrancará de allí. Por encima de la tierra soy mayormente corto y grueso, con ramas nudosas. Inmediatamente después de una lluvia me muestro con unas pocas hojitas durante un rato, antes que los animales vengan y las mordisqueen nuevamente. Mis ramas nudosas
y resistentes son seguras: son demasiado duras para ser comidas.

17 (H) Soy un rosal en un jardín y crezco contra un enrejado junto a una casa. Me siento muy forzado, todas mis ramas están atadas al enrejado y me siento sujeto y forzado. Cuando mis brotes son jóvenes, alguien los ata a este enrejado y, entonces, tengo que crecer sin naturalidad. Y hacia mi derecha, en medio del parque, hay un árbol de rosas que no está atado como yo. Está cubierto de flores y tengo mucha envidia de la libertad que tiene esa rosa para crecer. Hiervo de envidia y me esfuerzo por soltarme.


 Dentro de esta pequeña muestra de diecisiete respuestas hay una amplia gama de experiencias. Las instrucciones les pedían imaginarse que son un rosal y explorar su existencia siendo este rosal. La variedad de respuestas a las mismas instrucciones debiera convencer aun al escéptico, de que lo que una persona experimenta en esta fantasía no está del todo determinado por las instrucciones. Al contrario, lo que una persona experimenta tiene mucho más que ver con lo que ella o él son y de cómo vive su existencia.

Aun cuando personas distintas tienen eventos similares en sus fantasías, sus respuestas a este evento pueden ser muy diferentes. Varias personas vieron sus rosas cortadas en la fantasía, pero se “sentían” muy distintas frente a este hecho. Algunos se veían muy felices de poder compartir sus rosas con otros, dos sentían tristeza o desagrado y una persona sintió terror al serle cortada su rosa por una mano mutilada.

¿Cómo vivencia una persona sus espinas? Uno gozaba pinchando la pelota de unos niños, otro las necesitaba para protegerse, dos sintieron poca acerca de sus espinas, a uno le desagradaban, otra sintió disgusto con sus feas espinas, y otros a su vez no se preocuparon de ellas o no se dieron cuenta que las tenían. No puede haber un “significado simbólico” uniforme. Referir sentidos simbólicos a un diccionario es, cuando mucho, un juego intelectual.

Pero si usted me dice en detalle qué experiencia y también cómo experiencia esto, entonces yo puedo compartir su experiencia y puedo comenzar a comprender su vida tal como la experiencia. Usted no necesita la guía de un “experto” para comprender la vida de otro ser humano; todo lo que necesita es sensibilidad y apertura frente a su experiencia.
Pronto voy a señalar aspectos de algunas de estas respuestas y comparar diferentes respuestas. Mientras considero esto, temo que usted lector, comience inmediatamente y deliberadamente a cambiar toda “mala” experiencia que haya tenido por una “buena”, manipulando sus fantasías así como manipula su vida. Si tiene experiencias desagradables, cualquier intento de evitarlas o cubrirlas tan sólo se sumará al desagrado. Jim Simkin tiene un excelente ejemplo que ilustra esto.

El ajo, cuando está bien entremezclado en una lasagna italiana, otorga a ésta un aroma agradable. Si usted mantiene aparte el ajo y lo come tan sólo con el último bocado, resulta muy desagradable y repulsivo. Mientras más tiempo evite el ajo en su vida, tanto más desagradable será el bocado posterior. Por ejemplo, mucha gente evita experienciar y expresar su cólera, porque la cólera confunde y resulta, a veces, hasta destructiva. De este modo su cólera se acumula hasta que dispara una explosión de violencia y destrucción. La cólera no es necesariamente violenta y destructiva; puede servir de apoyo a su vida. Cólera puede ser una expresión razonable de mi respuesta a las injurias o malos tratos, o puede ser una respuesta no razonable a injurias imaginarias.

Cualquiera sea su origen, existe, y será un obstáculo en su vida hasta que esté dispuesto a expresarla, explorarla, darse cuenta profundamente de ella e integrarla a su experiencia. Lo que sea que experimente en una fantasía es un hecho, un hecho que debe ser respetado y explorado, más aún, si va a hacer uso de él. En orden de respetar algo, debe permitirle existir tal como es y también debe darse plenamente cuenta de ello; el significado original de respetar es ‘mirar una cosa”. Espero que mis comparaciones de respuestas y el destacar algunos aspectos le ayudará a darse más cuenta de ellos en detalle. Entonces podrá volverse más sensible a sus respuestas y a las de otros, y en especial llegar a darse más cuenta de sus evasiones, en donde haya un no darse cuenta y una falta de respeto.

Quiero comenzar con dos respuestas que son muy distintas. Relea las respuestas 10 y 13 y compárelas. La respuesta 10 es una Pesadilla, con mucha fealdad, disgusto, odio, mutilación. Hay también grandes áreas de falta de alerta. Ella sólo se da cuenta de tres ramas espinosas a su derecha y el resto de su existencia es una evasión, una ausencia del darse cuenta. Ella no puede ver el resto de sí misma, ella no puede sentir sus raíces ni ningún tipo de alimento y aun la mano mutilada no siente dolor. La única interacción con lo que la rodea es con esta mano. Con estos fuertes sentimientos de fealdad y odio se da también un fuerte sentido de reiteración y estancamiento. La mano despegada del cuerpo y mutilada coge reiteradamente la flor, los botones nunca florecen y ella dice: “No hay estaciones, el tiempo nunca cambia, es tan sólo siempre lo mismo”. 

La respuesta 13 es casi el opuesto exacto: en vez de fealdad, odio, falta de alerta, y estancamiento, hay belleza, calor, pleno darse cuenta, crecimiento y cambio. Ella puede tanto ver como sentir sus raíces. Ella puede sentir y gustar el alimento que fluye a través de la tierra a sus raíces y luego por el tronco hacia sus flores. No tan sólo sus entornos son nutritivos, sino que también nutre a otros, compartiendo y otorgando libremente a la abeja que lleva la miel y la gente que coge sus flores. Aun la venida de un invierno muy duro, con escarcha, lluvia y un fuerte viento es placentero y nutritivo, no representa una amenaza peligrosa. Hay un cierto sentimiento de contención al no estar en condiciones de moverse y volar como la abeja, pero ella aun logra sentir una participación de este vuelo. Toda la energía de esta mujer está disponible para el crecimiento, la vida, la interacción, y la cooperación con lo que la rodea.

La respuesta 10 muestra a una persona cuyas energías están casi todas bloqueadas en un conflicto estancado y de evasión. Cuando ella realmente se contacta con sus energías en conflicto, el estancamiento se transformará en movimiento y sus botones comenzarán a abrirse.